¿Puede el cáncer matar al cáncer?

Por Irina Antonova
06 de Abril de 2023 2:46 PM Actualizado: 06 de Abril de 2023 2:46 PM

Sí, según una nueva investigación, en la que se descubrió que las células cancerosas actúan como un “arma” contra otras células cancerosas.

Este método, conocido como terapia de doble acción, se ha creado para eliminar los tumores existentes y entrenar al sistema inmunitario para que acabe con los nuevos, evitando así la reaparición del cáncer.

Esta nueva y revolucionaria forma de convertir las células cancerosas en potentes agentes anticancerígenos ha sido desarrollada por el laboratorio de Khalid Shah, MS, PhD, del Hospital de Mujeres Brigham de Boston en EE.UU., miembro fundador del sistema sanitario Mass General Brigham.

En su investigación, los investigadores desarrollaron una nueva terapia celular para eliminar crecimientos establecidos e inducir inmunidad a largo plazo, lo que ayuda a entrenar el sistema inmunitario para evitar que el cáncer reaparezca.

El equipo probó su arma anticancerígena de doble acción en el glioblastoma, un cáncer cerebral mortal, con resultados prometedores.

“Nuestro equipo ha perseguido una idea sencilla: tomar células cancerosas y transformarlas en asesinas del cáncer y vacunas”, afirma Shah en un comunicado de prensa.

“Mediante ingeniería genética, estamos reutilizando las células cancerosas para desarrollar una terapéutica que mate las células tumorales y estimule el sistema inmunitario para destruir los tumores primarios y prevenir el cáncer”.

Especificaciones del cáncer cerebral

El cáncer cerebral es un tipo de cáncer que afecta al cerebro o a la médula espinal y puede ser muy difícil de tratar, lo que a menudo se traduce en un mal pronóstico.

Se estima que en 2020 fallecieron en todo el mundo 251,329 personas por tumores cerebrales cancerosos primarios y del Sistema Nervioso Central.

Los síntomas del cáncer cerebral incluyen:

– Dolor de cabeza, que no cede con medicamentos de venta libre

– Debilidad en las extremidades, la cara o un lado del cuerpo

– Deterioro de la coordinación

– Dificultad al caminar

– Dificultad en actividades rutinarias como leer y hablar

– Cambios notables en sentidos como el gusto y el olfato

– Problemas de control de la vejiga

– Cambios en el estado de ánimo, la personalidad o el comportamiento

– Náuseas o vómitos

– Pérdida de memoria

Se desconocen las causas exactas del cáncer cerebral, pero algunas de las posibles son:

– Las mutaciones genéticas provocan una multiplicación incontrolada de las células del cerebro, lo que da lugar a una masa tumoral

Cáncer en otras partes del cuerpo

Los factores de riesgo incluyen:

– Antecedentes familiares

– Edad: las personas mayores tienen más riesgo de desarrollar tumores

– Exposición a sustancias químicas y radiaciones

Tratamientos

En la actualidad existen algunos tratamientos para esta enfermedad, como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia, pero no siempre son eficaces y pueden tener importantes efectos secundarios.

Una posible solución a este problema es una vacuna contra el cáncer, un tipo de terapia que utiliza el sistema inmunitario del organismo para combatir el cáncer.

Funciona entrenando al sistema inmunitario para que reconozca y ataque a las células cancerosas.

En la actualidad se están desarrollando varias vacunas contra el cáncer, pero ninguna ha sido aprobada para tratar el cáncer cerebral.

El enfoque del equipo de Shah

El enfoque adoptado por Shah y sus colegas posee una característica única: en lugar del método habitual de utilizar células tumorales inactivas, el equipo reutiliza células tumorales vivas, que viajan por el cerebro para volver al lugar donde se encuentran sus compañeras.

Aprovechando esta propiedad única, el equipo de Shah manipuló células tumorales vivas mediante la herramienta de edición genética CRISPR-Cas9 y las reutilizó para transportar y liberar un agente que mata las células tumorales.

Además, estas células tumorales modificadas se diseñaron para que el sistema inmunitario las detectara, etiquetara y recordara con facilidad, preparándolas para una respuesta antitumoral a largo plazo.

Esas células tumorales terapéuticas reutilizadas (o ThTC) se probaron en distintas líneas de ratones, incluida la que tenía células de médula ósea, hígado y timo derivadas de humanos, imitando el microentorno inmunitario humano.

El equipo de Shah también incorporó a la célula cancerosa un interruptor de seguridad de dos capas que, cuando se activa, erradica las ThTC en caso necesario, lo que hace que esta terapia celular de doble acción sea segura, aplicable y eficaz en estos modelos, sugiriendo una hoja de ruta hacia el tratamiento.

Aunque se necesitan más pruebas y desarrollo, el equipo de Shah eligió específicamente este modelo y utilizó células humanas para allanar el camino de la aplicación de sus hallazgos a los pacientes.

“En todo el trabajo que hacemos en el Centro, aunque sea muy técnico, nunca perdemos de vista al paciente”, dice Shah.

“Nuestro objetivo es adoptar un enfoque innovador pero traducible, de modo que podamos desarrollar una vacuna terapéutica contra el cáncer que, en última instancia, tenga un impacto duradero en la medicina”.

Las células tumorales terapéuticas de ingeniería inversa (ThTCs) se refieren a la inmunoterapia contra el cáncer que implica tomar las células tumorales de un paciente, modificarlas genéticamente en un laboratorio y volver a inyectarlas en el paciente, un enfoque también conocido como “inmunoterapia autóloga con células tumorales”.

El proceso de ThTCs implica el uso de técnicas como la edición genética CRISPR para modificar las células tumorales con el fin de mejorar su capacidad para estimular el sistema inmunitario y hacer que las células tumorales sean más visibles para el sistema inmunitario, de modo que éste pueda reconocer y atacar a las células cancerosas con mayor eficacia.

Controversia en torno a CRISPR-Cas9

CRISPR (Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas Regularmente Interespaciadas, por sus siglas en inglés) es una tecnología de edición genética que permite a los científicos modificar o manipular genes con precisión y exactitud. Utiliza una proteína llamada Cas9, que puede programarse para atacar genes específicos y cortarlos en lugares concretos del ADN.

Sin embargo, también se considera controvertida, ya que sus detractores temen que pueda utilizarse para crear vacunas basadas en el ADN que alteren el genoma humano.

El Dr. Kiran Musunuru, en su libro “La generación CRISPR: La historia de los primeros bebés editados genéticamente del mundo”, califica la tecnología de arma de doble filo.

Musunuru es profesor adjunto en el Departamento de Células Madre y Biología Regenerativa de Harvard y cardiólogo en el Hospital de Mujeres Brigham.

“El trabajo que hacemos tiene consecuencias”, afirma Musunuru. “No ocurre aislado en un laboratorio. Cada vez más, el trabajo que realizamos tiene implicaciones para la salud y el bienestar humanos y, si se utiliza de forma irresponsable, puede causar daños. La comunidad científica debe ser más consciente de ello”.

Musunuru compara la edición genética CRISPR con el fuego. Si se utiliza bien, puede ser muy útil. Pero si se pasa de la raya, puede provocar un infierno.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.