¿Puede el ‘socialismo democrático’ conducir al comunismo?

Por Trevor Loudon
01 de Febrero de 2019 Actualizado: 01 de Febrero de 2019

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre socialismo democrático y comunismo?

Por lo general, entre cinco y diez años.

En serio, aunque, esta pregunta surge mucho en la época de Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez. Muchos jóvenes parecen pensar que el socialismo democrático significa toda la libertad y prosperidad de la que disfrutamos hoy en día, más un montón de cosas gratis. Los jóvenes adoctrinados son llevados a creer que los únicos cambios en sus vidas bajo el socialismo serán la incorporación a la universidad gratuita, la atención médica gratuita, muchas viviendas públicas, pensiones garantizadas y programas de bienestar generosos. Suecia, Alemania y Noruega son los ejemplos más mencionados de los beneficios de un estado de bienestar.

Los defensores de un gobierno pequeño replicarán que la cantidad de impuestos y regulaciones necesarias para mantener este tipo de sistema sofocará la innovación y el espíritu empresarial, estrangulará el crecimiento y la creación de empleo, y llevará a la mayoría de nosotros a la pobreza. El caso de Venezuela sirve actualmente como un valioso ejemplo.

El término “socialismo democrático” se utiliza a menudo indistintamente del socialismo. Los puristas, sin embargo, explicarán con condescendencia que el calificativo “democrático” distingue al socialismo democrático de la variedad de socialismo marxista-leninista, evidentemente tiránico, conocido popularmente como comunismo.

Algunos de izquierda, especialmente aquellos integrantes de la organización marxista más grande de Estados Unidos, los Socialistas Demócratas de Estados Unidos (DSA por sus siglas en inglés), dirán que esto nunca sucederá bajo su supervisión. Seguiremos siendo “democráticos” -dicen- y todas las decisiones importantes se someterán a votación. Introduciremos una “democracia en el lugar de trabajo” generalizada. Señalarán la estabilidad de los países escandinavos como evidencia de un modelo de estado de bienestar. “Nunca dejaremos que Estados Unidos se convierta en Venezuela, o Cuba, o Bulgaria, o Hungría, o la Unión Soviética, o la República Popular China, o la República Democrática de Alemania (Alemania Oriental), o la República Democrática de Corea (Corea del Norte)”, nos aseguran.

Como dice un dicho mencionado a menudo: “Cualquier país con ‘democrático’ en su nombre, no lo es”.

La mayoría de los jóvenes socialistas democráticos probablemente creen sinceramente que están trabajando hacia una sociedad más libre, próspera y equitativa con una mezcla de propiedad pública, privada, y cooperativa. Reconocen la necesidad de mayores impuestos (como el 70 por ciento de Ocasio-Cortez sobre los “multimillonarios”) y regulaciones. A pesar de las repetidas lecciones de la historia, los jóvenes socialistas no creen que el aumento de los impuestos y las regulaciones dañará la economía y llevará a un gran número de personas a la pobreza extrema.

Los radicales más endurecidos (y honestos) te dirán: “Sí, necesitaremos más impuestos y regulaciones. Sí, eso hará que las empresas quiebren. ¡Esa es la cuestión!”.

En un artículo de la edición de primavera de 2007 de la publicación de la DSA “Izquierda Democrática”, el miembro del Comité Político Nacional de la DSA, David Green de Detroit, escribió con mucha franqueza sobre las metas de su organización:

“Lo que distingue a los socialistas de otros progresistas es la teoría del valor agregado. Según Marx, el secreto del valor agregado es que los trabajadores son una fuente de más valor del que reciben en sus salarios. El capitalista es capaz de capturar el valor agregado a través de su propiedad de los medios de producción, su derecho a comprar mano de obra como una mercancía, su control sobre el proceso de producción, y su propiedad del producto final. El valor agregado es la medida de la explotación de la mano de obra por parte del capital. Nuestro objetivo como socialistas es abolir la propiedad privada de los medios de producción”.

Como se evidencia, Green no solo quiere abolir el “gran negocio”. No hay calificativo ahí. Está abogando explícitamente por la plena propiedad pública como “medio de producción” por parte el comunismo.

Como dijo Karl Marx en el “Manifiesto Comunista”: “La teoría del comunismo puede resumirse en una frase: Abolir toda propiedad privada”.

En febrero de 2017, Green fue mencionado por Reuters como participante en la convención de primavera del Partido Demócrata de Michigan. Al Partido Demócrata de Michigan no pareció importarle que un socialista de alto rango estuviera entre ellos.

“Necesitamos un partido abierto a las fuerzas progresistas”, dijo Green. “Y es por eso que tenemos que elegir un liderazgo progresista dentro del partido”.

Ahora, según DSA y sus camaradas, la abolición de la propiedad privada se hará “democráticamente”. Habrá una votación en el Congreso para quitar tu corporación multinacional, tu aserradero, tu granja lechera, tu gasolinera o tu tienda de comestibles. No habrá una turba proletaria desenfrenada que “expropie” tu negocio o granja. Se hará de manera civilizada. Paulatinamente al principio. Además gradualmente usted pagará más impuestos, tendrá que lidiar con más y más regulaciones, y la contratación y el despido serán cada vez más difíciles y onerosos. Si usted es una pequeña empresa, probablemente se verá forzado a venderla a una empresa más grande que puede permitirse contratar suficientes abogados y contadores o sobornar a suficientes funcionarios para mantener al gobierno alejado antes de que se vea obligado a cerrar sus puertas.

En algún momento, el deslizamiento hacia el socialismo y el comunismo puede llegar a un equilibrio temporal, donde las grandes empresas coexistirán con el “Estado todopoderoso” -China en las últimas tres décadas es un buen ejemplo.

Después de la “revolución”, Marx argumentó, que los trabajadores (el “proletariado”) tomarían el control de los “medios de producción”. Después de un período de transición, el gobierno se desvanecería mágicamente, dando lugar a una sociedad sin clases basada en la propiedad común de toda la riqueza: “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”.

Desafortunadamente, ningún socialista explicó de manera convincente por qué los líderes revolucionarios con el control de toda la riqueza y el poder lo entregarían voluntariamente a las “masas”.

El historiador y estadista británico Lord Acton entendió la naturaleza humana mucho mejor que Marx. Su famoso dicho: “El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente” es el argumento definitivo contra las teorías sobre el socialismo y el comunismo de Marx, que son evidentemente inviables.

El dicho de Acton es igualmente válido tanto si la riqueza y el poder son tomados “democráticamente” o por la fuerza bruta.

Los ingenuos jóvenes marxistas creen que el socialismo democrático conducirá al socialismo y eventualmente a una utopía benevolente sin clases y sin líderes llamada comunismo.

Es importante destacar que los revolucionarios más sofisticados y experimentados entienden que el “socialismo democrático” y luego el “socialismo” llevarán a la centralización de la riqueza y el poder en muy pocas manos. Esos revolucionarios quieren ser esas manos. Aquí es donde el sueño comunista inevitablemente debe terminar.

Hay muchos caminos hacia la tiranía. El “socialismo democrático” no es más que el camino más sutil y benigno hacia el comunismo.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, estuvo investigando los movimientos de la izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

 

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS