Qué significa la votación en Hong Kong sobre la reforma electoral

17 de Junio de 2015 Actualizado: 17 de Junio de 2015

Antes de que termine esta semana, los legisladores de Hong Kong votarán el plan de reforma electoral avalado por Beijing, aquel que el año pasado provocó la mayor manifestación de la historia en el centro financiero y provocó tensiones en la ciudad.

El Consejo Legislativo de Hong Kong debatirá la aprobación de un proyecto de ley que permitirá que los cinco millones de votantes –en una población de 7,2 millones– elijan a su jefe ejecutivo en las próximas elecciones de 2017. Se espera que la votación tome lugar el jueves o viernes. El plan electoral será enviado a Beijing para su aprobación, en caso de que al menos dos tercios de los 70 legisladores voten por el Sí.

Actualmente, el proyecto está a cuatro votos de asegurar su aprobación –durante meses, los 27 legisladores pro-democráticos juraron votar en contra del plan electoral.

Estos legisladores afirman que el marco delineado por Beijing, que fue entregado el 31 de agosto del año pasado, es una democracia falsa porque los dos o tres candidatos a jefe ejecutivo serán seleccionados por un comité nominador que responde a los intereses de Beijing.

Los pro-democráticos de Hong Kong –estudiantes, profesionales, amas de casa y jubilados– desconfían tanto del plan electoral de Beijing que el año pasado tomaron las calles principales de los distritos comerciales y gubernamentales durante tres meses, y este año ya han organizado varias protestas y marchas, la última de ellas, el domingo pasado.

El grupo pro-democrático de Hong Kong sabe que aprobar el proyecto de ley significaría mantener la actual versión, claramente no democrática, en la que el jefe ejecutivo es elegido por un grupo de 1.200 personas que pertenecen a elites amigas de Beijing.

“Volvemos al casillero 1, pero así son las cosas”, dijo la legisladora pro-democrática Emily Lau a la Voz de América. “Es muy trágico… Hemos estado luchando por décadas, pero Beijing todavía no permite que Hong Kong tenga una elección genuina… hemos estado luchando por tantos años, no hay razón para detenernos ahora”.

El líder estudiantil Joshua Wong, la cara adolescente del Movimiento de los Paraguas, siente que los hongkoneses deben empezar a pensar en cómo hará la ciudad para mantener sus derechos y privilegios especiales después de 2047, cuando termine la fórmula “un país, dos sistemas”. Hong Kong puede mantener su sistema capitalista y su modo de vida libre bajo el régimen comunista durante un periodo de 50 años después de que los británicos cedieron la soberanía en 1997.

“El movimiento democrático no es la responsabilidad de una generación”, escribió Wong en una editorial para el New York Times.

¿La última oportunidad?

Los funcionarios chinos se han rehusado a recomenzar el proceso de reforma electoral o a correrse del marco ofrecido, una postura que dejaron en claro en una reunión a puertas cerradas con 14 legisladores pro-democráticos a fines de mayo.

Beijing “no va a ceder ni un milímetro”, dijo Alan Leong, uno de los 14 legisladores, según el Wall Street Journal.

El portavoz del régimen chino, El Diario del Pueblo, también publicó una serie de editoriales en las últimas semanas donde describe al plan electoral de agosto como lo mejor para el interés del pueblo de Hong Kong, una línea retórica repetida el martes por el funcionario del Ministerio de Exteriores chino, Song Ru’an.

“Si los pan-democráticos insisten tercamente en rechazar la propuesta, la democracia en Hong Kong quedará en punto muerto”, dijo Song. Los legisladores, agregó Song, deberían “votar con responsabilidad y darle una oportunidad a la propuesta”.

El jefe ejecutivo de Hong Kong y legisladores pro-establishment dijeron cosas parecidas.

El jefe ejecutivo Leung Chun-ying dijo el martes que los legisladores pro-democrácticos no deben pensar que Beijing tendrá en cuenta sus demandas más tarde si esta semana votan en contra del proyecto de ley.

Holden Chow, el segundo en la Alianza Democrática por el Mejoramiento y el Progreso de Hong Kong, de línea pro-Beijing, repitió lo que dijo Leung.

“Si esta vez rechazan el proyecto, la próxima vez, sea en 5 o 10 años, cuando lancen de nuevo la reforma política, se enfrentarán al mismo marco de Beijing”, dijo Chow al New York Times. “Eso significa que se mantiene el staus quo, y ustedes pierden su tiempo”.

¿Escalada?

El sentimiento popular muestra apoyo al plan electoral.

Los resultados de las últimas encuestas sobre la propuesta de elecciones para jefe ejecutivo, realizada en conjunto por tres universidades de Hong Kong, muestran un 45 % a favor y un 41 % en contra. Los alrededor de 1.000 participantes que han sido encuestados desde abril en general apoyan la propuesta, aunque de manera marginal.

A pesar de que se espera que los legisladores pro-democráticos voten en contra de la propuesta electoral, es probable que se realicen manifestaciones alrededor del edificio de la Legislatura de Hong Kong en el centro de Almirantes, donde se está debatiendo y votando el proyecto.

Si se aprueba, las cosas podrían ponerse feas rápidamente, y la policía de Hong Kong se está equipando para ello.

Al menos 5.000 oficiales estarán preparados en día de la votación, indicaron dos oficiales de policía de alto rango a Reuters.

Wong Yeung-tat, líder del grupo localista Pasión Cívica, se quejó en una publicación en Facebook de que la policía y los periodistas le habían estado preguntando si planeaba entrar por la fuerza a la Legislatura (LegCo) de Hong Kong. Un integrante de su grupo participó en la entrada por la fuerza al edificio de LegCo el año pasado, durante las protestas de Occupy.

La policía también detuvo a nueve personas el domingo y a una más el lunes por sospechas de fabricación de explosivos. En una conferencia de prensa el domingo, la policía afirmó que al menos una de ellas pertenece a una “organización radical local” y mostró máscaras de Guy Fawkes, rifles de aire comprimido y panfletos que promovían el “localismo”, un movimiento político que promueve los intereses de Hong Kong por sobre los de China continental.

Ray Wong, organizador del grupo localista HK Indígena, dijo en un video de Youtube publicado el martes que su grupo podría no adherirse al principio de no-violencia en caso de que ocurra otra manifestación masiva.

“Hemos perdido la paciencia y la confianza en la ciega persistencia de la paz”, dijo Wong.

TE RECOMENDAMOS