¿Qué contiene la nueva ley electoral de Georgia?

Por Ivan Pentchoukov
07 de Abril de 2021
Actualizado: 07 de Abril de 2021

Los republicanos de Georgia promulgaron el mes pasado una serie de cambios electorales que se convirtieron en el blanco de las críticas de los demócratas, la Casa Blanca, las grandes corporaciones y las Grandes Ligas de Béisbol.

La mayoría de las críticas se centran en que la nueva ley supuestamente dificulta el voto, lo que al parecer, equivale a la supresión de votantes. El presidente Joe Biden calificó la ley de “enfermiza” por obligar a las urnas a cerrar a las 5 de la tarde, una afirmación que incluso los verificadores de hechos del izquierdista Washington Post consideraron “falsa”.

Una revisión de la ley de 98 páginas (pdf) muestra que restringe ligeramente el acceso al voto anticipado, mientras que lo amplía de otras maneras. Tomado en su totalidad, la ley parece tener un efecto global insignificante sobre la facilidad de votar en Georgia durante las próximas elecciones.

En tanto, casi todas las descripciones de la ley por parte de los medios de comunicación del establishment ignoran por completo o mencionan solo con ligereza las disposiciones que otorga en el aspecto de seguridad electoral e integridad de los votos. El gobernador Brian Kemp describió específicamente la nueva ley —titulada Ley de Integridad Electoral de 2021— como una ley que haría más fácil votar y más difícil hacer trampa. La propia ley afirma que las secuelas de las elecciones de 2018 y 2020 estuvieron marcadas por una importante falta de confianza debido a las acusaciones de supresión de votantes y fraude electoral.

Sin embargo, las nuevas medidas de integridad electoral son una mezcla de modificaciones que fueron criticadas como insuficientes por el expresidente Donald Trump y el exfiscal general de Kansas, Phill Kline. Trump criticó la eliminación del cotejo de firmas, mientras que Kline argumentó que la ley no hacía lo suficiente para prohibir la infusión de dinero privado en la infraestructura electoral.

Seguridad e integridad

La ley incluye una serie de medidas diseñadas para reforzar la seguridad electoral y la integridad de la papeleta de voto. Exige la creación de una línea telefónica directa en la que los georgianos puedan denunciar las actividades electorales ilegales y la supresión de votantes, ordena la vigilancia permanente de los buzones de votación y exige que las papeletas de votos se impriman en papel de seguridad para su autentificación.

Los buzones de voto por correo deben estar protegidos dentro de los edificios y solo se podrá acceder a ellos cuando estén abiertos. La ley limita el número de buzones a uno por cada 100,000 votantes registrados o al número de locales de votación anticipada por condado, lo que sea menor.

Las nuevas normas exigen que las papeletas de voto en ausencia sean retiradas de los buzones cada día de votación por un equipo de al menos dos personas, que rellenan un formulario de transferencia de las papeletas, el que incluye sus identidades y una afirmación de que el buzón se cerró después de retirar las papeletas. Los funcionarios electorales que recogen las papeletas también están obligados a rellenar el formulario de transferencia.

La ley exige que estos formularios de transferencia del voto en ausencia sean un registro público. Trump se ha referido en más de una ocasión a los más de 400,000 formularios de transferencia que aún no se presentaron en respuesta a una solicitud de un medio de comunicación local.

Además la ley exige que el director de cada local de votación anticipada abra el buzón al comienzo de cada día para asegurarse de que está vacío. Si el buzón no está vacío, el gerente debe alertar a las autoridades electorales locales, que a su vez deben notificar al secretario de Estado.

A su vez el estado de Georgia eliminó la comprobación de las firmas en favor de la verificación de la identidad de los votantes mediante las licencias de conducir y los números de identificación del Estado. Las personas que no dispongan de ninguna de las dos formas de identificación pueden presentar los cuatro últimos dígitos de su número de la Seguridad Social.

Georgia ya exigía a los votantes en persona que mostrasen una identificación física. En consecuencia, los votos por correo siguen siendo más propensos al fraude porque los posibles autores no necesitan presentar un documento oficial del gobierno ni presentarse en persona para hacerlo. La combinación del requisito de identificación con la comparación de firmas habría dificultado el fraude.

La ley tipifica como delito la manipulación de las papeletas de votos o el desprecintado de los sobres de los votos por correo por parte de personas no autorizadas. También prohíbe a los votantes solicitar el voto por correo varias veces.

La prohibición de la ley de entregar alimentos y bebidas a los votantes en la cola, muy difamada por Biden, forma parte de la prohibición de entregar dinero, regalos y otros artículos a los votantes. Antes de las elecciones de 2020, varios grupos de varios estados sortearon tarjetas de regalo en efectivo y artículos costosos para los votantes acudieran a las urnas.

La legislatura también prevé la participación de Georgia en la base de datos de registro de votantes de varios estados para identificar a los votantes que se trasladaron o votaron en varios estados.

La ley prohíbe a los superintendentes electorales locales aceptar cualquier tipo de fondos privados a menos que sean difundidos por los gobiernos del condado, del estado o del gobierno federal. Kline escribió un artículo de opinión señalando que la restricción no es suficiente, ya que las entidades privadas todavía pueden canalizar donaciones a los gobiernos del condado y del estado. El multimillonario fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, donó más de 400 millones de dólares en 2020 a las autoridades electorales locales de todo el país. Gran parte del dinero se destinó a condados de tendencia demócrata en estados indecisos, según Kline.

El exfiscal general de Kansas dijo, sin embargo, que las reformas electorales de Georgia harían en general más difícil hacer trampa.

“La idea de que la ley de reforma electoral de Georgia está suprimiendo a los votantes es una completa mentira, en realidad amplía el acceso al voto anticipado”, escribió Kline en Twitter. “Lo único que la ley electoral de Georgia está suprimiendo es la capacidad de la izquierda para hacer trampas en futuras elecciones”.

Transparencia

Construida sobre las medidas de seguridad e integridad, la nueva ley añade una serie de requisitos de transparencia, algunos de los cuales parecen abordar las controversias de las elecciones de 2020. La ley otorga al secretario de Estado la facultad de inspeccionar los sobres y solicitudes de voto en ausencia en todo el estado. También hace públicas las imágenes escaneadas de las papeletas.

La ley exige que la duplicación de las papeletas defectuosas o dañadas sea supervisada por un comité bipartidista. Los vídeos de los colegios electorales de las elecciones de 2020 parecen mostrar a personal no supervisado duplicando papeletas defectuosas.

Los funcionarios electorales tienen ahora prohibido detener el recuento de papeletas hasta que se hayan procesado todas, otra cuestión que recibió importantes críticas tras las elecciones de 2020 en Georgia. Los superintendentes electorales que no publiquen los resultados de las elecciones en sus recintos antes de las 5 de la tarde del día siguiente a las elecciones podrían provocar una revisión del desempeño por parte de un panel independiente designado por la junta electoral del estado.

La ley exige a los funcionarios electorales locales que publiquen diariamente las estadísticas de los votos en ausencia y los votos anticipados durante el periodo de votación anticipada. Los funcionarios electorales locales están ahora obligados a publicar los horarios y días de apertura de las urnas en sus sitios web o, si no tienen sitios web, en los periódicos.

Acceso al voto

Aunque gran parte de las críticas de la izquierda se centraron en que la ley supuestamente dificulta el voto, las disposiciones específicas en torno a esta cuestión son de doble sentido.

La ley no introduce cambios en el horario de la jornada electoral. En cuanto al voto anticipado, la ley reduce el periodo durante el cual se puede solicitar el voto por correo a 78 días antes de las elecciones, en lugar de 180, al tiempo que amplía tanto el horario como los días de apertura de las urnas. Los votantes de Georgia podrán ahora votar durante los dos sábados anteriores a las elecciones, y las localidades tendrán la opción de ampliar el horario de funcionamiento de las urnas entre las 7 de la mañana y las 7 de la tarde, en lugar del “horario comercial habitual” que estaba en vigor anteriormente. Los distritos electorales también pueden tener la opción de abrir las urnas durante uno o dos domingos en el periodo de votación anticipada. Las solicitudes de voto deben recibirse ahora 11 días antes de las elecciones.

Las papeletas de voto por correo se enviarán ahora entre 25 y 29 días antes de las elecciones, en lugar de entre 45 y 49 días. La ley amplía a 10 días, en lugar de cinco, el periodo en el que las personas confinadas en un hospital pueden emitir un voto en ausencia.

Otras disposiciones

Una parte importante de la nueva ley está dedicada a despojar a la junta electoral del estado y al secretario de estado de parte de su poder de reglamentar las elecciones, en favor de la legislatura del estado elegida democráticamente. También hay una serie de requisitos para que los votantes que se presenten en el distrito electoral equivocado puedan emitir su voto, así como normas para la segunda vuelta de las elecciones.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov
Siga a Ivan en Parler: @IvanPentchoukov


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS