Qué hay detrás de una donación de USD 500 millones para “acabar con el carbón”

Muchos defensores de la energía eólica y solar sostienen que el cierre de las centrales de carbón y gas merece el riesgo y el coste porque detendrá el calentamiento global

Por Kevin Stocklin
05 de Noviembre de 2023 7:32 PM Actualizado: 07 de Noviembre de 2023 8:00 PM

El filántropo multimillonario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg prometió en septiembre USD 500 millones para cambiar la producción eléctrica de Estados Unidos a la energía eólica y solar y cerrar sus centrales de carbón y gas.

Sin embargo, algunos expertos afirman que los millones de Bloomberg, junto con los miles de millones que está gastando la administración Biden, están allanando el camino hacia la ruina.

La donación de Bloomberg Philanthropies, que se suma a los USD 500 millones que Bloomberg prometió en 2019, tiene como objetivo “terminar el trabajo con el carbón” y “acelerar la transición hacia la energía limpia para alcanzar el objetivo de que el 80 por ciento de la generación total de electricidad” provenga de energías renovables, según un comunicado oficial.

“Con 372 de las 530 plantas de carbón anunciadas para retirarse o cerrarse hasta la fecha -más del 70 por ciento de la flota de carbón del país- esta próxima fase cerrará hasta la última planta de carbón de Estados Unidos”, declaró Bloomberg Philanthropies.

También se pretende “reducir a la mitad la capacidad de las centrales de gas y bloquear todas las nuevas”.

Muchos de los que estudian la infraestructura eléctrica de Estados Unidos dicen que esto nos está llevando por un camino peligroso.

El entonces candidato presidencial demócrata y ex alcalde de Nueva York, Mike Bloomberg, espera a ser presentado durante un mitin de campaña celebrado en el Minglewood Hall de Memphis, Tennessee, el 28 de febrero de 2020. (Joe Raedle/Getty Images)

“Aquí estamos siguiendo a gente que actúa como flautista de Hamelín”, dijo a The Epoch Times el físico y analista energético John Droz, refiriéndose al personaje literario que conducía a los niños a su perdición mediante engañosas seducciones.

“Todo este asunto de promover las renovables como solución carece por completo de pruebas científicas”.

La transición está desestabilizando la red eléctrica estadounidense, lo que podría dañar los transformadores y provocar cortes a largo plazo, según Steven Milloy, experto en energía, comentarista de noticias y editor de Junkscience.com.

“Estamos inmersos en una carrera absurda y precipitada por destruir nuestra red”, declaró a The Epoch Times.

Lo que se pasa por alto en esta campaña para cerrar las centrales de carbón y gas es la capacidad de Estados Unidos para mantener la luz encendida. Y aunque ni el gobierno de Biden ni Bloomberg han presentado un análisis coste-beneficio de sus planes, los analistas dicen que podemos fijarnos en lugares como Alemania y Texas, que han tomado la delantera en la transición a la energía eólica y solar, para hacernos una idea de lo que nos espera.

El economista alemán especializado en energía Lars Schernikau ha evaluado los resultados de la “Energiewende” (transición energética) de su país y advierte a los estadounidenses que no sigan el ejemplo de Alemania.

La energía eólica y la solar no parecen funcionar; de lo contrario, tras 20 años de “Energiewende”, los precios de la electricidad serían más bajos y Alemania no estaría en apuros”, declaró a The Epoch Times.

Desde 2002, Alemania ha invertido cientos de miles de millones de euros en la construcción de instalaciones eólicas y solares, duplicando su capacidad de generación de electricidad e incrementando el porcentaje de energías renovables del 10 por ciento al 60 por ciento. Sin embargo, su producción de electricidad se ha estancado, mientras que el coste de la electricidad se ha disparado.

La eólica y la solar no aumentan la producción proporcionalmente debido a su “factor de capacidad”, significativamente más bajo, es decir, el porcentaje que se genera realmente frente a la capacidad construida.

El factor de capacidad de la eólica y la solar es muy inferior al de la nuclear o los combustibles fósiles. (Administración de Información Energética)

El factor de capacidad de la energía eólica y la solar es del 35 y el 25 por ciento, respectivamente, frente al 92 por ciento de la nuclear y el 50 por ciento del carbón y el gas natural. El hecho de que muchas empresas de servicios públicos den prioridad a la compra de energía eólica y solar frente a las centrales de carbón y gas infla artificialmente el factor de capacidad de la energía eólica y solar, incluso a partir de estos bajos niveles.

A pesar de todos los miles de millones gastados, la “Energiewende” alemana ha generado un sistema eléctrico cada vez menos fiable a un coste para los consumidores superior al de prácticamente cualquier otro país desarrollado.

El proceso de cierre de centrales nucleares y de carbón ha dejado al país a merced de las condiciones meteorológicas y de vecinos hostiles, como Rusia, y también peligrosamente escaso de energía fiable que pueda ajustarse a las fluctuaciones de la demanda.

La gente hace cola para tomar un helado en Glens Custard a la sombra de la central eléctrica GenOns Cheswick, que todavía quema carbón para producir 637 megavatios de electricidad para la región, en Cheswick, Pensilvania, el 7 de junio de 2021. (Jeff Swensen/Getty Images)

Antes de la actual tendencia a cerrar centrales de carbón, las empresas eléctricas del Oeste solían operar sus sistemas de generación de energía con un margen de reserva instalado del 20 por ciento sobre la demanda máxima prevista, para asegurarse de que siempre podrían satisfacer las necesidades de los consumidores.

Ese margen garantizaba que la red eléctrica siguiera funcionando incluso durante acontecimientos imprevistos, como una helada invernal en Texas o una ola de calor estival en California.
Agotar las reservas para equilibrar las renovables

Agotar las reservas para equilibrar las renovables

La transición a las renovables está erosionando ese margen de seguridad. Alemania, donde la demanda máxima ronda los 80 gigavatios, tenía unos 100 gigavatios de capacidad fiable y despachable; ahora, la capacidad fiable se reduce a entre 80 y 85 gigavatios, según Schernikau.

“Eso significa que están al límite”, afirma. “En cuanto te acercas al margen, si tu suministro fiable de energía es igual o apenas superior a tu pico de demanda, tienes problemas, que es exactamente lo que ha hecho Texas”.

Las empresas eléctricas de Estados Unidos, una a una, están siguiendo los pasos de Alemania, y ya estamos viendo resultados similares. La Administración de Información Energética de Estados Unidos informó que las plantas de carbón y gas natural representarán el 98 por ciento de los cierres de plantas en 2023 y que las empresas de servicios públicos de Estados Unidos han detenido un promedio de 11 gigavatios de capacidad de carbón por año desde 2015.

Las empresas de servicios públicos están cerrando rápidamente centrales de carbón y gas. (Administración de Información Energética)

El problema para la red eléctrica en su conjunto es que la oferta de electricidad debe coincidir siempre con la demanda. Si el sistema se desequilibra, el hardware de la red podría sufrir daños considerables y provocar cortes a largo plazo.

“El viento va y viene, y no se puede funcionar con algo que es una fuente impredecible; se necesita una fuente auxiliar de energía para equilibrarla”, explica Droz. “Algo así como el 99 por ciento de esa energía de equilibrio es gas.

“Cuando se habla de energía eólica, es engañoso, porque la energía eólica por sí sola no existe. Lo que deberían decir es un paquete de viento más gas”.

Lo que muchas empresas estadounidenses están haciendo es ampliar su capacidad eólica y solar, pero sin añadir instalaciones de respaldo fiables que la igualen, dijo. En lugar de eso, las empresas “se limitan a volcar en el sistema cualquier exceso de necesidad de equilibrio”, con la esperanza de poder recurrir a otras regiones cuando se produzca un déficit.

Cada vez recurren más a la reserva de emergencia.

“Los promotores eólicos están utilizando la reserva como auxiliar, y eso no debe ser así”, dijo Droz. “No se les debería permitir tomar de la reserva de emergencia para equilibrar sus proyectos eólicos”.

Trabajadores de Gainesville Regional Utilities señalan una instalación de paneles solares en el mapa de la red eléctrica de la ciudad, en Gainesville, Florida, el 15 de abril de 2009. Ese año, la ciudad de Gainesville se convirtió en la primera ciudad del país en contar con una ordenanza de tarifas de alimentación solar, que permite a los propietarios de sistemas solares fotovoltaicos recibir 32 céntimos por kilovatio hora de electricidad producida por el sistema durante los próximos 20 años. (Joe Raedle/Getty Images)

El pollo de la fiabilidad

Brent Bennett, director de políticas de la Fundación de Políticas Públicas de Texas, se refiere a este proceso como ” el pollo de la fiabilidad”.

“Ahora tienen que jugar a muchos juegos para justificar la construcción de más energía eólica y solar”, dijo a The Epoch Times.

Según Bennett, entre las empresas de servicios públicos “todos se señalan unos a otros y dicen: ‘Vamos a recuperar la energía de estos tíos’, y estos tíos de aquí dicen: ‘Vamos a recuperar la energía de aquellos tíos'”.

Mientras haya un pequeño porcentaje de energía eólica y solar en el sistema, “pueden salirse con la suya”, según Droz.

“Pero cuando se produce un caso más grave, como la helada de Texas, de repente esa reserva que se había creado para emergencias desaparece por completo”, afirma.

La tormenta invernal Uri de Texas en 2021 causó cientos de muertes, muchas por hipotermia, cuando los cortes de electricidad impidieron a los tejanos calentar sus hogares. En ese caso, los servicios públicos del estado estuvieron a punto de colapsar la red durante semanas o más.

Karla Pérez y Esperanza González se calientan junto a una barbacoa durante un apagón provocado por la tormenta invernal Uri en Houston el 16 de febrero de 2021. (Go Nakamura/Getty Images)

En última instancia, los operadores de electricidad de Texas fueron capaces de implementar apagones rodantes de emergencia y eliminar suficiente carga para reequilibrar el sistema a tiempo para evitar una catástrofe aún mayor. Sin embargo, los expertos advierten que operar tan cerca del margen es un juego muy peligroso.

En una comparecencia ante el Senado de Estados Unidos en 2015, se preguntó al exdirector de la CIA James Woolsey qué les ocurriría a los estadounidenses si la red eléctrica dejara de funcionar durante un periodo prolongado.

“Hay esencialmente dos estimaciones sobre cuántas personas morirían de hambre, de inanición, de falta de agua y de trastornos sociales”, dijo.

“Una estimación es que en el plazo aproximado de un año morirían dos tercios de la población de Estados Unidos. La otra estimación es que en el plazo de un año más o menos, moriría el 90 por ciento de la población estadounidense”.

A pesar de ese riesgo, las políticas gubernamentales están empujando a las empresas de servicios públicos a acelerar el cierre de las centrales de carbón y gas.

“Todos los incentivos son para que las empresas de servicios públicos construyan más energía eólica y solar”, dijo Bennett.

Turbinas eólicas en Big Spring, Texas, el 19 de septiembre de 2023. (Brandon Bell/Getty Images)

Entre ellos están los incentivos de la Ley de Reducción de la Inflación, que proporciona casi USD 400.000 millones en subvenciones, préstamos y créditos fiscales a la inversión para construir instalaciones y créditos fiscales a la producción para subvencionar la energía que producen. A ello se suman las leyes estatales que, en muchos casos, obligan a las empresas de servicios públicos a dar prioridad a la compra de producción eólica y solar frente a la de carbón y gas.

Las nuevas normas de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) imponen límites a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y requisitos de captura de carbono que, en suma, obligarán a las empresas de servicios públicos a abandonar el carbón y el gas.

“El Presidente Biden ha fijado el ambicioso objetivo de Estados Unidos de lograr un sector energético libre de contaminación por carbono para 2035 y una economía de emisiones netas cero para 2050 a más tardar”, anunció la Casa Blanca en abril.

“Como resultado de las inversiones históricas de la Ley de Reducción de la Inflación y de la Ley Bipartidista de Infraestructuras, así como de otras medidas que está adoptando la Administración, Estados Unidos se encuentra en una senda clara para alcanzar este objetivo, al tiempo que reduce los costes para los consumidores, disminuye los contaminantes nocivos, mitiga el cambio climático y crea nuevas oportunidades económicas.”

Sin embargo, un reciente informe de la North American Energy Regulatory Corp. (NERC), que supervisa la fiabilidad de la red estadounidense, ha advertido sobre la inestabilidad de grandes segmentos de la infraestructura eléctrica de Estados Unidos debido a una retirada demasiado rápida de las centrales de combustibles fósiles despachables.

John Moura, director de evaluación de la fiabilidad de la NERC, describió la situación en una entrevista en enero con The Epoch Times como “correr mientras nos atamos los zapatos”.

El presidente Joe Biden señala una tabla comparativa del tamaño de los aerogeneradores durante una reunión sobre la Asociación Federal-Estatal para la Implantación de la Energía Eólica Marina en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca el 23 de junio de 2022. (Drew Angerer/Getty Images)

A pesar de los riesgos, que ahora incluso los reguladores federales están poniendo de relieve, “la EPA viene y dice: ‘No se están moviendo lo suficientemente rápido, tienen que moverse más rápido'”, según el Sr. Bennett.

Entre promesas de que la generación eólica y solar reducirá los costes de la energía, muchos estudios predicen lo contrario.

Costes por las nubes

“La transformación de la economía mundial necesaria para alcanzar las emisiones netas cero en 2050 sería universal y significativa, y requeriría un gasto medio anual de 9.2 billones de dólares en activos físicos, 3.5 billones más que en la actualidad”, afirmaba la consultora de gestión McKinsey en un estudio de 2022.

A medida que se acelera la transición a las energías renovables, los consumidores siguen viendo aumentar sus facturas eléctricas.

Cuando una empresa regional de servicios públicos estadounidense, Duke Energy, con sede en Carolina del Norte, puso en marcha su plan para retirar las centrales de carbón y construir una infraestructura renovable, las facturas de electricidad se dispararon rápidamente un 20 por ciento.

En las últimas semanas, los habitantes de Wyoming se han reunido en asambleas públicas para protestar por el aumento del 29 por ciento de sus facturas de electricidad, ya que su empresa, Rocky Mountain Power, también está realizando la transición a las energías renovables.

El estado, que es uno de los principales productores de carbón de Estados Unidos, vio cómo el porcentaje de producción de las centrales de carbón descendía en 2022 del 97 por ciento al 71 por ciento de su generación eléctrica. Al mismo tiempo, la cuota de energía eólica aumentó hasta el 22 por ciento, compensando la mayor parte de la diferencia.

Rocky Mountain Power afirma que los aumentos de precios se deben a la subida de los precios del carbón y el gas. Del mismo modo, Southwestern Electric Power Co. (SWEPCO) de Texas también citó el aumento de los precios del carbón para su decisión de cerrar la central de carbón de Pirkey antes del final de su vida útil.

Un peatón camina junto a una subestación eléctrica de Pacific Gas & Electric en Petaluma, California, el 26 de enero de 2022. El Departamento de Seguridad Nacional ha advertido de que extremistas nacionales han estado desarrollando planes específicos para atentar contra las infraestructuras eléctricas de Estados Unidos. (Justin Sullivan/Getty Images)

Explicación del cierre de una planta

“Los continuos costes operativos y el alto coste del lignito [carbón] fueron las principales razones para retirar la planta”, dijo el portavoz de SWEPCO, Scott Blake, a The Epoch Times.

“Los costes de combustible de Pirkey llevan subiendo más de 15 años y se esperaba que siguieran siendo más altos que los de otras plantas similares de SWEPCO”.

“El análisis que llevó a la decisión en 2020 de retirar la planta de Pirkey mostró que evitar los costos de cumplimiento y los mayores costos operativos y de combustible en curso ahorraría a los clientes un estimado de 740 millones a 1.2 mil millones.”

Texas lidera actualmente la transición a las energías renovables en Estados Unidos, con un aumento de la eólica y la solar hasta alcanzar hoy el 45 por ciento combinado de la generación, frente a un porcentaje prácticamente nulo en 2008. A medida que Texas cierra centrales de carbón, las sustituye casi exclusivamente por energía eólica y solar.

Las compañías eléctricas argumentan que, como los costes marginales de producción de energía eólica y solar son inferiores a los del petróleo y el gas, la electricidad será más barata. Sin embargo, los críticos se muestran escépticos ante la posibilidad de que los consumidores vean algún ahorro.

Además del coste de un sistema de generación duplicado, hay que añadir el coste de construir una red de transmisión masiva para conectar las zonas urbanas donde se concentra la demanda de electricidad desde lugares remotos donde hace viento o sol.

Estos costes suelen repercutir en los consumidores en forma de facturas más elevadas.

“La eólica y la solar, a escala de red, aumentarán el coste total del sistema, que es lo único relevante para un país”, afirma Schernikau.

“No te importa el coste marginal de un kilovatio-hora, te importa el coste total del sistema, y el coste total del sistema siempre sube cuanto más eólica y solar tienes en el sistema”.

Los defensores de la eólica y la solar también afirman que la construcción de sistemas de almacenamiento en baterías resolverá ese problema, eliminando la necesidad de sistemas de generación de reserva, algo que muchos analistas ponen en duda.

“El coste de almacenar energía en baterías a escala de red es unas 200 veces superior al coste de almacenar gas natural para generar electricidad cuando se necesita”, se lee en un informe de Mark Mills, investigador principal del Manhattan Institute.

Según él, “se necesitan baterías de Tesla por valor de 200,000 dólares, que en conjunto pesan más de 20,000 libras, para almacenar el equivalente energético de un barril de petróleo”.

“Ni siquiera una mejora del 200 por ciento en las economías y la tecnología de las baterías subyacentes cerrará semejante brecha”, dijo Mills.

Paneles solares y contenedores de almacenamiento de energía con baterías de iones de litio en el campus de la Universidad de California-San Diego el 16 de septiembre de 2022. (SANDY HUFFAKER/AFP vía Getty Images)

Las industrias abandonan Alemania

La subida de los precios de la electricidad no solo afecta a los consumidores. También afecta a las empresas, que ven cómo aumentan sus costes de producción y pierden competitividad.

Como consecuencia de la Energiewende alemana, muchas empresas manufactureras están trasladando sus instalaciones a Asia, según Schernikau.

“La industria pesada está abandonando el país”, afirma. “Hablo con industriales y empresas familiares que me dicen: ‘Tengo que buscar alternativas; el coste de la energía es demasiado alto y la fiabilidad cada vez menor; así no se pueden dirigir organizaciones industriales'”.

Muchos defensores de la energía eólica y solar sostienen que cerrar las centrales de carbón y gas merece el riesgo y el coste porque detendrá el calentamiento global. Sin embargo, alcanzar ese objetivo parece poco probable.

Desde 2006, Estados Unidos ha reducido sus emisiones de CO2 de unos 6000 millones a 5000 millones de toneladas anuales en 2022, es decir, más o menos el mismo nivel que en 1979.

Mientras tanto, China casi duplicó sus emisiones de CO2 hasta 11,500 millones de toneladas desde 6500 millones en el mismo periodo y ha anunciado planes para construir 100 nuevas centrales de carbón en los próximos años.

India también duplicó sus emisiones de CO2 durante este periodo, hasta alcanzar un nivel actual de 2,500 millones de toneladas.

Mientras que el éxito de Occidente en la reducción de emisiones se ve abrumado por el rápido crecimiento en los países en desarrollo, tampoco se tienen en cuenta en la contabilidad verde las emisiones de CO2 procedentes de la minería y la producción de turbinas eólicas y paneles solares.

Tampoco se tienen en cuenta los daños medioambientales derivados de la utilización de tierras y paisajes marinos a menudo vírgenes para instalar y explotar turbinas eólicas y paneles solares.

Trabajadores se preparan para verter hierro fundido de fundición dúctil en un molde en la fundición Siempelkamp Giesserei de Krefeld, Alemania, el 21 de abril de 2022. La empresa ha tenido que hacer frente a múltiples subidas de precios de sus materias primas, como chatarra, níquel y aluminio, debido a las sanciones de la UE contra Rusia. Un portavoz de la empresa dijo que una interrupción del suministro de gas natural en Alemania paralizaría gran parte de la capacidad de fabricación de la fundición. (Sascha Schuermann/Getty Images)

“Las centrales eléctricas y las líneas de transmisión se ubicarán en zonas no acostumbradas al desarrollo industrial, lo que podría crear oposición”, se lee en un informe del think tank de izquierdas Brookings Institution.

“La generación eólica y solar requiere al menos 10 veces más terreno por unidad de energía producida que las centrales de carbón o gas natural, incluyendo el terreno perturbado para producir y transportar los combustibles fósiles”.

Retirada de los mandatos Net-Zero

Alemania se vio obligada a reiniciar o retrasar el cierre de unas 20 centrales de carbón el año pasado debido a la incapacidad de la energía eólica y solar para suministrar energía fiable, unida a un boicot del suministro de gas natural procedente de Rusia,

Esto forma parte de lo que parece ser una retirada multifacética de los mandatos de energía neta cero en toda Europa, que también incluye el retraso de las prohibiciones de los motores de combustión interna y las estufas de gas.

La cuota de la energía eólica y solar en el consumo total de energía en Alemania es solo del 5 por ciento, lo que indica una demanda continua de combustibles fósiles. A pesar de todos los esfuerzos de los gobiernos europeos por pasar a las energías renovables, los combustibles fósiles siguen representando el 70 por ciento del consumo total de energía.

Trabajadores inmigrantes pasan en triciclo por delante de las torres de refrigeración de agua de una central eléctrica de carbón en las afueras de Pekín, el 4 de mayo de 2007. (FREDERIC J. BROWN/AFP vía Getty Images)

En todo el mundo, los combustibles fósiles representan el 80 por ciento del consumo de energía, y países como China e India están realizando grandes inversiones en nuevas centrales eléctricas de carbón.

“Para mí no se trata de política, sino de pura lógica económica y medioambiental. “Y, por desgracia, la eólica y la solar no son lo correcto a escala de red.

“Eso no significa que todos los molinos de viento sean malos, ni que todos los paneles solares sean malos. Pero si intentas sustituir el sistema por esto, tienes problemas, y Alemania es un ejemplo perfecto”.

Mientras Europa se replantea su transición a las renovables y Asia sigue adelante con la construcción de su capacidad de carbón, Estados Unidos acelera su dependencia de la generación eólica y solar.

“Estamos en un lugar que da mucho miedo”, dijo Milloy. “Nos dirigimos hacia un muro de ladrillos y nadie hace nada al respecto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.