¿Qué podría y debería pasar el 6 de enero?

Por Rick Green
04 de Enero de 2021
Actualizado: 04 de Enero de 2021

Comentario

Las noticias cambian cada hora en relación con los acontecimientos del 6 de enero, cuando los votos electorales presidenciales se abren oficialmente y se cuentan en Washington, D.C. Considerando las demandas pendientes, los precedentes históricos conflictivos, la ambigüedad de las disposiciones constitucionales pertinentes y la Ley de 1887 sobre el recuento electoral, que es el peor estatuto escrito de la historia de la humanidad, no estoy seguro de que nadie en el planeta pueda predecir lo que sucederá el 6 de enero.

Pero aquí están las opciones más probables que podrían suceder.

Opción uno, solo unos pocos republicanos tienen el coraje de luchar por la Constitución y objetar la ilegalidad. Sus objeciones son ignoradas y no pasa nada en D.C., ya que los resultados declarados por los medios de comunicación son sellados por simple formalidad del Congreso y la mitad del país se queda con muy poca fe en que todavía somos una república constitucional. Este escenario le daría a Biden la victoria. Pero con 140 representantes republicanos, y ahora varios senadores republicanos, anunciando que impugnarán los resultados, este escenario parece relativamente poco probable.

La segunda opción es que el Congreso intente seguir la Ley de Recuento Electoral de 1887, que es universalmente vista como un estatuto federal incomprensible, e inconstitucional por muchos expertos y académicos. En este escenario, las objeciones a los votos electorales disputados dan lugar a que la Cámara y el Senado debatan la cuestión por separado en sus propias cámaras.

Esto lleva a unos pocos discursos ardientes y obliga a cada miembro del Congreso a hacer constar su apoyo u oposición al peligroso precedente establecido por los esquemas electorales inconstitucionales de algunos estados. Pero al final ambas cámaras votan para contar los electores de Biden certificados por los gobernadores de cada uno de los estados cuestionados, a pesar de que la Constitución no prevé tal norma o proceso.

En el siguiente escenario, el Senado rechaza milagrosamente los estados impugnados, la Cámara de Representantes argumenta que ambas cámaras deben rechazar o de lo contrario los electores son contados, y todos esperan que la Corte Suprema dictamine.

La apelación de la demanda de Gohmert llega exactamente al mismo tiempo y la Corte Suprema divide al bebé en sentido figurado (indemnización dividida), declarando inconstitucional la ley de 1887 por tratar de despojar los poderes constitucionalmente concedidos a través de una ley federal en lugar de una enmienda constitucional.

Pero para que no se siga la Constitución y Trump consiga un segundo mandato, el tribunal determina que solo Pensilvania será el cordero del sacrificio y sus 20 votos electorales se echarán a perder debido a la votación inconstitucional que tuvo lugar. Este gesto simbólico deja a Biden con los otros votos emitidos ilegalmente y suficientes para superar los 270 para la victoria.

En la última opción, el vicepresidente Pence, como presidente del Senado facultado por la XII Enmienda como presidente, tiene la autoridad de abrir y contar los votos y elegir si escuchar objeciones o no. Hay un precedente de este enfoque en el que los anteriores vicepresidentes han rechazado arbitrariamente las objeciones de los miembros y deciden por sí mismos si cuentan o no los votos en disputa.

Jefferson en 1800, Nixon en 1961 y Gore en 2001 aceptaron o rechazaron las listas de los electores en disputa sin la participación del Congreso. En este escenario Pence podría, como presidente del Senado, rechazar los siete estados con doble electorado y se produciría el caos. Con 84 votos electorales retirados, Pence declara que Trump ha ganado “la mayoría del número total de electores elegidos”, siendo sus 232 votos la mayoría de los restantes 453 electores elegidos.

Pero muy pocos esperan que Pence tome este curso, especialmente después de que se opusiera a la demanda de Gohmert, aunque estas acciones pueden ser absolutamente defendidas histórica, constitucional y legalmente.

¿Qué debería suceder?

Mientras que todas estas son opciones, la verdadera pregunta es, ¿qué debería pasar?

Un enfoque equilibrado sería que el vicepresidente Pence ejerciera parte de su deber según la Constitución, pero dejara la decisión final al Congreso.

Primero, Pence declara que tiene dos grupos de electores de siete estados y necesita más pruebas para decidir cuál, si es que hay alguna, contar. Reconoce las objeciones de 140 miembros de la Cámara y una docena de senadores. Pence entonces permite a los Senadores y Congresistas presentar evidencia y testimonio antes de la Sesión Conjunta, o sigue la petición del 2 de enero de una docena de Senadores de tener una audiencia de emergencia de 10 días para investigar.

En segundo lugar, después de una revisión justa de las pruebas, Pence declara que es obvio que algunos estados no pudieron determinar quién ganó realmente los votos legales emitidos en su estado y aunque el precedente histórico y la XII Enmienda le facultan para tomar la decisión por sí mismo, desea cumplir de la manera más razonable posible con la Ley de Recuento Electoral de 1887 y busca la aportación tanto de la Cámara como del Senado.

Como oficial que preside, instruye a la Cámara a votar según la XII Enmienda, que es 1 voto por estado. Instruye a ambas cámaras para que voten sobre una recomendación para rechazar o aceptar cada uno de los 7 estados en cuestión. Aconseja a la Sesión Conjunta que en cualquier caso en el que ambas cámaras decidan aceptar o rechazar, lo hará; pero en cualquier caso en el que la Cámara y el Senado no estén de acuerdo, él tomará la decisión final.

Por último, si ningún candidato tiene 270 después de que se hayan contado o rechazado todos los votos, se plantearán inmediatamente cuestiones legítimas sobre si el “número total de electores elegidos” debe seguir siendo 538, ya que los Estados en litigio “eligieron” pero no fueron contados.

Puesto que hay precedentes históricos tanto para cambiar el denominador de esta ecuación como para mantenerla igual, Pence, como presidente del Senado, dictamina que el número total siga siendo 538 y si nadie supera los 270, entonces la XII Enmienda exige una elección contingente en la Cámara de Representantes en la que cada estado reciba un voto. Con los republicanos teniendo la mayoría de los estados, Trump gana.

Estos son todos los escenarios que podrían suceder, y algunos de ellos definitivamente deberían suceder.

Desafortunadamente, la fe en el temple de los funcionarios republicanos está en su punto más bajo, pero quizás el 6 de enero el coraje será contagioso y todos seremos sorprendidos por líderes audaces que defienden el estado de derecho y la Constitución.

El exrepresentante del estado de Texas, Rick Green, es un experto constitucional, abogado y fundador de Patriot Academy.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Trump se une al mitin del 6 enero

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS