Qué sigue para las acciones de EE.UU.

Los fundamentos se asemejan a subidas anteriores de los principales mercados
Por Valentin Schmid- La Gran Época
19 de Febrero de 2018 Actualizado: 19 de Febrero de 2018

Los inversores dedican horas a estimar números y fundamentos económicos, relaciones precio-beneficio y valoraciones relativas. Pero al final del día, confían más en su instinto.

“La característica actual de este mercado se parece tanto a Japón en 1989 como a Estados Unidos en 1999. Y los acontecimientos que ocurrieron desde enero me hacen estar más convencido que nunca que esta historia se repite”, escribió el notorio hedge fund Paul Tudor Jones en una nota a los clientes obtenida por Bloomberg.

¿Y quién puede culparlo por este sentimiento? Los fundamentos del mercado se asemejan a Japón en 1989 y a los Estados Unidos en 1999. El crecimiento del PIB es saludable, el desempleo  disminuyó y los beneficios empresariales son sólidos.

“Estamos en este período de ‘Ricitos de Oro’ ahora mismo. La inflación no es un problema. El crecimiento es bueno, todo es bastante bueno con una gran sacudida de estimulación proveniente de los cambios en las leyes fiscales. Si tienes dinero en efectivo, te vas a sentir bastante estúpido”, dijo otra leyenda de los fondos de cobertura, Ray Dalio, el fundador de Bridgewater Associates, en el World Economic Forum de Davos en enero, antes de la reciente corrección.

Los fundamentos del mercado se asemejan a Japón en 1989 o a los Estados Unidos en 1999.

Sin embargo, eso es lo mejor que se puede obtener en términos de fundamentos. Tanto las acciones como los bonos son muy caros en comparación con las valoraciones históricas, y tanto las empresas como el gobierno se están ahogando en deudas, una de las razones por las que las tasas están subiendo de forma escalonada desde enero.

La subida de los tipos de interés del Tesoro junto a una Reserva Federal en modo de ajuste es probablemente una de las razones que desencadenaron el colapso de la “volatilidad de operaciones en corto” y la posterior venta masiva en el mercado accionario. En lejanos ecos de similares episodios anteriores, el banco central japonés también comenzó a subir los tipos de interés un año antes de que el mercado bursátil japonés se desplomara a finales de los años ochenta, y la Reserva Federal  comenzó el ajuste un año y medio antes de que estallara la burbuja de las punto.com en 2001.

 

Endurecimiento del Banco Central

¿Por qué el Banco de Japón y la Reserva Federal de Greenspan fueron tan persistentes en la subida de los tipos de interés en aquel entonces, y por qué es muy probable que la Fed de Powell siga subiéndolos en 2018 a pesar de la tensión del mercado? Todos ellos estaban preocupados por la exuberancia irracional y las burbujas del mercado financiero, así como por la inflación de los precios al consumo.

La razón por la cual la Fed se salió con la suya al mantener las tasas de interés demasiado bajas desde 2009 durante demasiado tiempo se debe al hecho de que la inflación de los precios al consumidor nunca despertaron, incluso cuando la inflación de los precios de los activos se consolidó en los mercados bursátiles, de bonos y de bienes raíces.

La inflación de los precios al consumo se produce cuando la inflación salarial comienza a subir. Gracias a millones de personas fuera de la fuerza laboral y que no contabiliza en la cifra de desempleo principal, los ingresos promedio por hora se estancaron durante la mayor parte de la última década, hasta diciembre de 2017. Los datos publicados el pasado 2 de febrero muestran que las ganancias por hora subieron un 2,9 por ciento, el mayor aumento desde 2009.

Las expectativas de inflación del mercado, junto con las tasas de interés, se mantuvieron en alza desde enero, lo que mantendrá a la Reserva Federal a la defensiva. Y aunque la Fed generalmente no quiere que el mercado disminuya demasiado rápido y demasiado lejos, generalmente no les importa una corrección del 20 por ciento, especialmente cuando creen que el mercado está muy por arriba.

Este fue el caso en 2011, cuando el mercado sufrió una caída de casi un 20 por ciento en menos de una semana debido a que Standard & Poor’s rebajó la calificación de la deuda soberana estadounidense. Ben Bernanke sólo salvó acciones a finales de agosto con un discurso muy favorable en la conferencia anual de la Fed de Jackson Hole.

 

Aumento de las tasas

Independientemente del curso de la Reserva Federal para elevar las tasas una o dos veces más este año, los rendimientos del Tesoro están aumentando debido a las expectativas de inflación, y porque los recortes de impuestos del presidente Trump y el presupuesto van a ver al gobierno federal sangrar tinta roja durante todo el 2018 y 2019.

El director del presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, espera que esto pueda evitarse si el crecimiento se recupera a largo plazo.

“Si podemos mantener el ritmo de la economía y generar más dinero para ti, para mí y para todos los demás, entonces el gobierno recibe más dinero y así es como esperamos poder mantener la deuda bajo control”, dijo Mulvaney a Fox News.

En el corto plazo, sin embargo, incluso admite que la nueva emisión de deuda pública podría llevar a un nuevo repunte en las tasas de interés, si el déficit alcanza los 1.2 billones de dólares en 2019 como se espera, debido al gasto adicional en infraestructura y defensa.

Así que fundamentalmente, nos encontramos en una época similar a la de Japón en 1989 y Estados Unidos en 1999 -una gran economía subyacente, pero con tasas de interés en alza y mucha deuda privada- la única diferencia es que en ambas ocasiones, los gobiernos sólo acumularon gastos y deuda después de que estalló la burbuja. La historia no siempre se repite, pero generalmente rima, y el riesgo adicional de la deuda pública esta vez no ayuda.

 

Técnicos

Desde el punto de vista técnico, esta corrección se parece más a 1987 que a 2001, porque el mercado se vendió tan rápido y sin previo aviso. El S&P 500 perdió un 11,8 por ciento en sólo 10 días antes de una importante recuperación.

Esta liquidación es diferente a la de los máximos del mercado alcanzados en 1999, 2007, 1987 e incluso la caída del 20 por ciento en 2011, ya que el mercado experimentó algunas caídas y  subidas antes de la subida final y una posterior fuerte caída.

Este año se parece más al Nikkei de 1989. Una subida a largo plazo sin una corrección del 2 por ciento, lo que resulta en un aumento del 19 por ciento desde agosto para el S&P. Entonces sin previo aviso, la caída del 11,8 por ciento.

Si Paul Tudor Jones y los técnicos tienen razón, y si la situación actual del mercado refleja la de Japón en 1989 y Estados Unidos en 1999, entonces estamos en un difícil 2018. El Nikkei perdió casi el 50 por ciento de su valor en 1990 después de haber llegado al tope a principios de ese año. El S&P 500 mejoró en el año 2000, perdiendo sólo un 20 por ciento después de alcanzar el máximo en marzo.

Pero la última caída no llegó hasta 2003, con una corrección del 50 por ciento, y un banco central muy acomodaticio que lamentaba su posición de halcón de los años anteriores.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS