¿Qué sucede si la economía de China colapsa?

Por Katabella Roberts
25 de Noviembre de 2022 9:53 AM Actualizado: 25 de Noviembre de 2022 10:38 AM

China, con una población de más de 1400 millones de personas, es la segunda economía más grande del mundo. La nación asiática ha experimentado una tasa de crecimiento anual promedio del 6.7 por ciento desde 2012, impulsada en parte por su dominio en la fabricación y exportación de bienes baratos.

En 2022, China tenía un PIB de USD 17.7 billones, justo por detrás de Estados Unidos, con un PIB de USD 22.9 billones. Muchos economistas han pronosticado que China se convertirá en la mayor economía del mundo en 2030.

Sin embargo, la economía del país ha estado perdiendo impulso constantemente este año a medida que se adapta a una estrategia estricta de cero-COVID. Como resultado, la actividad comercial y de consumo dentro del país se ha detenido efectivamente, al igual que en las primeras etapas de la pandemia, mientras que la demanda mundial ha disminuido y el desempleo entre los jóvenes se ha disparado.

A los problemas del país se suma la represión del régimen chino sobre la deuda de los promotores inmobiliarios, que ha llevado a las autoridades a endurecer las normas de compra de viviendas y a limitar los préstamos de los bancos, al tiempo que ha instado a los poderosos magnates inmobiliarios a dedicar recursos e influencia para respaldar los intereses de Beijing.

Esto provocó un desplome del mercado inmobiliario que ha perjudicado aún más a la economía en el último año.

Mientras tanto, el PIB del país se expandió solo un 0.4 por ciento interanual en el segundo trimestre, y aunque aumentó un 3.9 por ciento en el tercer trimestre, muchos economistas creen que la situación económica de China empeorará, lo que aumenta las posibilidades de una recesión global.

¿Está cayendo la economía china?

La economía actual de China se está desacelerando, con un aumento de la producción industrial del 5 por ciento interanual en octubre, perdiendo las expectativas del mercado de un crecimiento del 5.2 por ciento y desacelerándose desde la expansión de la producción industrial del 6.3 por ciento de septiembre.

En tanto, las ventas minoristas, un indicador del consumo, cayeron 0.5 por ciento en el mes de octubre; la primera vez desde mayo, cuando cayeron un 6.7 por ciento después de que Shanghai, el centro de negocios más grande del país, fuera cerrado en toda la ciudad.

Por otra parte, la inversión inmobiliaria cayó un 16 por ciento interanual en octubre, marcando la mayor caída desde el período enero-febrero de 2020, según un análisis de Reuters basado en datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Además, el país está sufriendo una severa devaluación de su moneda este año.

Además de sus problemas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó en octubre su pronóstico para el crecimiento del PIB de China en 2022 al 3.2 por ciento, marcando su segundo nivel más bajo desde 1977, y muy por debajo del objetivo del régimen chino del 5.5 por ciento que anunció en marzo.

El FMI dijo que el pronóstico recortado reflejaba el “impacto de los bloqueos de cero-COVID en la movilidad y la crisis en el sector inmobiliario”.

Colapso inmobiliario de China 2021

El PIB de China creció un 8.1 por ciento interanual a 114,37 billones de yuanes (unos USD 18 billones) en 2021, coincidiendo con las expectativas de los economistas.

Sin embargo, la actividad económica se desaceleró significativamente en la última parte del año, una tendencia que ha continuado durante gran parte de este año.

Sin embargo, en medio de una pandemia global y relaciones cada vez más desgastadas con los Estados Unidos y otras economías importantes, 2021 sin duda será recordado por la crisis paralizante del mercado inmobiliario de China, que todavía amenaza con tener implicaciones financieras para su economía en la actualidad.

En 2021, Beijing puso en marcha una campaña a gran escala para frenar la deuda de los promotores, pero la medida dejó a los promotores en apuros.

La empresa inmobiliaria china Evergrande, que entonces era la segunda promotora inmobiliaria más grande del país, advirtió a los inversores en múltiples ocasiones que probablemente incumpliría los pagos de su deuda, cuyo valor asciende a la sorprendente suma de USD 300,000 millones. Finalmente, eso es exactamente lo que hizo. Poco después, otros promotores inmobiliarios, como Kaisa y Shimao, siguieron su ejemplo.

Eso tuvo un efecto dominó en la industria de bienes raíces en su conjunto, creando una caída de la vivienda en la que las ventas de propiedades se desplomaron y muchos propietarios se negaron a pagar sus hipotecas sobre propiedades que aún no habían terminado de construirse.

Como resultado, el sector inmobiliario, que representa una quinta parte del PIB de China, sufrió enormes pérdidas.

En una señal de que se avecinan más problemas, Country Garden, el mayor promotor inmobiliario de China, informó que su beneficio en el primer semestre de 2022 se desplomó un 96 por ciento, llegando a USD 89 millones durante los primeros seis meses de 2022, en comparación con los USD 2200 millones que registró en el mismo periodo de 2021.

En un esfuerzo por impulsar nuevamente la industria inmobiliaria, Beijing ha prometido miles de millones de dólares, aproximadamente 200,000 millones de yuanes (USD 27,000 millones), en préstamos para ayudar a los desarrolladores con problemas de efectivo a terminar la construcción de los proyectos.

La economía de China en problemas

En una conferencia de prensa en Beijing a principios de este mes, Fu Linghui, portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas, reconoció que las estrictas medidas de contención de la pandemia de COVID de China estaban ejerciendo una “enorme” presión sobre la economía actual de China, y señaló que los riesgos para la economía global estaban aumentando.

“El impacto de la triple presión sobre las operaciones económicas -la reducción de la demanda, los choques de la oferta y el debilitamiento de las expectativas- es cada vez mayor”, dijo Fu.

Aun así, Fu cree que la economía de China probablemente se recuperará de manera constante, y señaló que el desempeño económico del país en lo que va del año ha mostrado resistencia, a pesar del resurgimiento de los brotes de COVID y el debilitamiento de la demanda.

Mientras tanto, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha implementado una serie de medidas de estímulo en un esfuerzo por apuntalar la economía, incluido un paquete de 1 billón de yuanes (USD 146,000 millones) anunciado en agosto y destinado a mejorar la infraestructura, impulsar las pequeñas empresas y el sector inmobiliario, aliviar la escasez de energía, ayudar en la sequía y asegurar la producción de arroz durante la importante cosecha de mitad de temporada, entre otras cosas.

En octubre, el FMI revisó su pronóstico de crecimiento para la economía de China en los próximos dos años, reduciendo su pronóstico del PIB para 2023 al 4.4 por ciento desde el 4.6 por ciento original, y señaló que un “empeoramiento de la crisis del sector inmobiliario de China podría socavar su crecimiento”.

Economía de planificación centralizada

Anteriormente, China era una economía de planificación centralizada, también conocida como economía dirigida o economía comunista, en la que las decisiones económicas, incluidas las relativas a la producción y distribución de bienes y la asignación de recursos, las tomaba el régimen en lugar de los participantes del mercado o autónomos.

Este enfoque se mantuvo desde 1949, cuando se estableció la República Popular China, hasta finales de 1978.

¿China tiene una economía mixta?

China hizo la transición a una economía mixta, un sistema que combina aspectos tanto del capitalismo como del comunismo, luego del final del período maoísta.

En el sistema económico actual coexisten tanto empresas privadas como entidades de régimen o propiedad del Estado, y se aplican ciertos niveles de libertad económica en cuanto al uso del capital.

Sin embargo, la intervención del régimen todavía se aplica en ciertas áreas de la economía, como en los servicios públicos y el bienestar, para que el régimen logre sus fines políticos.

Deng Xiaoping, exlíder del PCCh desde diciembre de 1978 hasta noviembre de 1989, denominó al sistema como “socialismo con características chinas”.

Sin embargo, el líder actual de China, Xi Jinping, quien recientemente obtuvo un tercer mandato al frente del PCCh, más tarde declaró una “nueva era” de modernización socialista para China, bajo la cual el PCCh aparentemente ha aflojado el control sobre la economía del país, pero permanece a cargo de la sociedad en general.

Es difícil predecir cómo le irá a la economía de China en el futuro. Sin embargo, si experimentara un verdadero colapso, tendría un efecto devastador en el resto del mundo, particularmente en lo que respecta al comercio exterior y los mercados financieros. Aunque es aún más difícil predecir si estos efectos son duraderos o a corto plazo, dado el actual estado volátil de la economía mundial.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.