Queda ciego de un ojo por parásito que entró al ducharse con lentes de contacto

Por Jesús de León
09 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

Un futbolista aficionado inglés quedó ciego de su ojo derecho después que un parásito le infectó la córnea cuando se duchó con sus lentes de contacto.

Nick Humphreys, de 29 años, de Shrewsbury, Shropshire, no tenía idea de que era peligroso usar lentes de contacto en la ducha y lo hacía regularmente.

En enero de 2018, se dio cuenta de un doloroso arañazo en su ojo, que controló en ese momento con gotas para los ojos mientras los oftalmólogos realizaban exámenes.

Le dijeron que tenía una úlcera en el ojo y le aconsejaron que fuera al Hospital Royal Shrewsbury inmediatamente.

Luego le detectaron una infección de Acanthamoeba keratitis (AK), un pequeño organismo que se encuentra en el agua y que entra en el ojo a través de alguna pequeña herida, a menudo causada por lentes de contacto.

Humphreys usó gotas desinfectantes para los ojos durante tres semanas, hasta que de repente, en marzo de 2018, se encontró completamente ciego del ojo derecho.

Foto de la infección de Acanthamoeba keratitis. Wikimedia.

Entonces los médicos le recetaron gotas oculares de mayor potencia que debían aplicarse cada hora, incluso por la noche.

“Usé lentes de contacto porque no me gustaba cómo me quedaban las gafas, y casi me cuesta el ojo derecho”, dijo Humphreys.

También mencionó que si hubiera sabido lo peligroso que era usar lentes de contacto en la ducha nunca los habría usado.

“Después de contraer la infección, pasé de ir al gimnasio cada dos días y jugar al fútbol tres veces por semana, a estar confinado en casa durante seis meses y perder las ganas de vivir”, contó según Daily Mail.

La terrible experiencia de 18 meses tuvo un gran impacto en la salud mental de Humphreys que luchó por superar las limitaciones de su ojo dañado.

Pasó semanas de noches sin dormir y sin poder trabajar, y quedó confinado en su casa y deprimido, mientras los médicos trataban de decidir el mejor curso de acción.

Además, sentía un intenso dolor en el ojo.

Seis meses después de su diagnóstico inicial los médicos decidieron que la única opción que le quedaba era realizar un enlace cruzado corneal en julio de 2018.

El procedimiento implica el uso de luz ultravioleta y gotas de vitamina B2 para promover el “enlace cruzado” o el fortalecimiento de las fibras de colágeno en la córnea.

Mientras el procedimiento eliminaba la infección, Humphreys se quedó ciego del ojo derecho.

Foto ilustrativa de MOHAMMED HUWAIS/AFP/Getty Images.

“Obviamente, no quería estar ciego en mi ojo derecho, pero al menos, sabiendo que la infección había desaparecido podía empezar a volver a encarrilar mi vida”, dijo. “Finalmente podría volver al trabajo y empezar a ir al gimnasio”.

Luego tuvo otra operación. En septiembre de 2018 se sometió a un trasplante de membrana amniótica en su córnea derecha en el Centro Oftalmológico de Birmingham y West Midland.

Amenaza en aumento

De acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología (AAO, por sus siglas en inglés), la aparición de la Acanthamoeba keratitis como patógeno grave en oftalmología coincidió con la expansión del uso de lentes de contacto blandas en la década de 1980.

La mala higiene de los lentes de contacto, el uso de agua del grifo para limpiar o almacenar los lentes de contacto, o la contaminación de los lentes con agua del grifo, de la piscina o del jacuzzi, aumentan el riesgo de infección.

Según una investigación publicada el año pasado por el Moorfield’s Eye Hospital, el número de AK en los últimos ocho años en el Reino Unido se triplicó, según Daily Mail.

Humphreys ahora está colaborando con la organización benéfica “Fight for Sight” para concientizar sobre el peligro de usar lentes de contacto mientras se duchan o nadan.

Según esta organización benéfica la amenaza visual de AK va en aumento. Es más común en personas que usan lentes de contacto.

“Honestamente puedo decir que si hubiera tenido la más mínima idea de que esta era una posibilidad remota, nunca habría usado lentes de contacto en primer lugar”.

Luego añadió: “Es crucial que la gente sepa que esto es una realidad y que puede suceder por algo tan simple como meterse en la ducha”.

Humphreys está a seis semanas de someterse a un trasplante de córnea.

***

Descubre la razón:

Louise Morrison nació enferma y ahora a los 60 se siente mejor que cuando era adolescente

TE RECOMENDAMOS