Querida próxima generación: La vida es maravillosa

Por DEAR NEXT GENERATION
20 de Abril de 2022 5:28 PM Actualizado: 20 de Abril de 2022 6:27 PM

Una vez escuché que la vida es como una moneda. Podemos gastarla como queramos, pero solo podemos gastarla una vez.

Si la vida es como una moneda, debe, como una moneda, tener dos caras. ¿Cómo puede tener dos caras? Bueno, la respuesta es que la vida tiene muchas caras. Tiene un lado bueno y un lado malo. Tiene un lado fácil y un lado difícil. Tiene un lado feliz y un lado triste. Por supuesto, la lista es prácticamente interminable. La cuestión es que es nuestro privilegio, nuestra oportunidad y nuestra responsabilidad utilizar sabiamente cada día el regalo que se nos ha dado.

La película “It’s a Wonderful Life” nos da una sensación de felicidad y al mismo tiempo nos ayuda a darnos cuenta de que la vida no es automáticamente maravillosa. Lo que hacemos con nuestra vida, con el regalo de cada día, es lo que la hace maravillosa.

The Good Book nos dice que debemos alegrarnos y gozar del día que el Señor hizo para que lo disfrutemos y lo utilicemos.

Un amigo dotado decía que si podemos levantarnos de la cama por la mañana, es un día maravilloso. Él era plenamente consciente de ese sentimiento porque había estado a punto de morir varias veces, incluso cuando le sorprendió, en la mediana edad, una misteriosa enfermedad que le dejó paralizado con el diagnóstico de que nunca volvería a caminar. Sin embargo, gracias a su fuerte fe y a su convicción de que podía vencer, volvió a caminar con el apoyo de unas muletas. Nunca lamentó su lentitud para desplazarse de un lugar a otro, sino que celebró el hecho de poder moverse con su propia fuerza.

Norman Vincent Peale dijo que cuando nos levantamos por la mañana, podemos decidir ser felices o podemos decidir ser infelices. Su pregunta era: “¿Por qué elegiríamos ser infelices?”. Buena pregunta.

Centrémonos en algunos ejemplos de las caras opuestas de la moneda de la vida.

Primero, debemos gastar. Podemos gastarlo sabiamente haciendo cosas buenas para nosotros y para los demás, o podemos malgastarlo. Esa es nuestra elección. Con suerte, al final de cada día, podemos irnos a dormir agradecidos por todo lo que hemos podido lograr ese día. Podemos cerrar los ojos satisfechos de haber hecho lo mejor que podíamos, de haber marcado la diferencia.

En segundo lugar, debemos ser siempre conscientes de que la moneda de la vida tiene dos caras. El bien y el mal existen en nosotros, en los demás y en nuestro mundo en general. Tenemos que luchar contra lo malo en nosotros, en los demás y en el mundo. Siempre debemos buscar y elegir el bien por nuestro propio bien y por el bien del mundo en el que vivimos. Tenemos que poner de nuestra parte para hacer del mundo un lugar mejor. No podemos cambiar el mundo, pero sí tenemos el poder de cambiarnos a nosotros mismos.

En tercer lugar, todos tenemos a veces la suerte de tener un día fácil. Tenemos que estar agradecidos. A veces nos enfrentamos a dificultades. Tenemos que resolverlas y estar agradecidos.

Cuarto, la felicidad es una bendición, la tristeza es una prueba. En cualquier caso, debemos estar agradecidos. Nos gusta disfrutar de los momentos felices, pero tenemos que aprender a soportar y superar los momentos tristes de nuestra vida. Ambos forman parte de la vida.

En quinto lugar, debemos dar siempre las gracias por ser libres. Es una bendición que nos permite desarrollar nuestros talentos al máximo de nuestra capacidad. Sin embargo, nunca debemos olvidar que sin responsabilidad, la otra cara de la moneda, no hay libertad. Si no reconocemos que nuestra libertad se detiene en el límite de la libertad del otro, no habrá verdadera libertad para ninguno de los dos. Sea libre y use su libertad para su bien y el de los demás, pero nunca infrinja los derechos de los demás. Ellos también deben tener su propia libertad.

En sexto lugar, a veces ganaremos y a veces perderemos. Tanto ganar como perder forman parte de la vida, incluso de la buena vida. Celebre la victoria, pero nunca presuma de ella. Puede que la próxima vez sea el perdedor, lo cual está bien. Perder puede ayudarlo a aprender y a hacerse más fuerte.

En séptimo lugar, tenemos que agradecer todas nuestras bendiciones. En esta época, tener un buen hogar, comida abundante, ropa cómoda, familia y amigos que nos quieren y nos animan, y algo que valga la pena hacer cada día son bendiciones. No debemos dar por sentadas esas y muchas otras cosas.

En octavo lugar, las dos caras de la moneda de la vida son el nacimiento y la muerte. Hacemos bien en recordar que nuestra vida es corta y que no hay que pasarla sin propósito ni esfuerzo. La vida puede ser maravillosa, pero hacerla maravillosa depende de nosotros.

En noveno lugar, el reverso de la moneda de recibir es dar. Nos gusta recibir miradas atentas de la familia, de los amigos, de los vecinos, incluso de los desconocidos. Deberíamos acostumbrarnos a hacer lo mismo con todas las personas que conocemos cada día. Todos son importantes y merecen nuestro respeto.

Décimo, algunas personas tienen muchos amigos; otras tienen muy pocos. El viejo refrán dice que para tener un amigo, hay que ser un amigo. Sea un amigo y tendrá amigos. No podemos permitirnos el lujo de esperar a que alguien nos quiera. Primero hay que caerles bien. Ellos captarán el mensaje. Estarán contentos, y usted también.

En undécimo lugar, algunos amigos pueden ser buenos para nosotros, mientras que otros pueden ser malos. Tenemos que elegir a nuestros amigos con cuidado.

Abraham Lincoln aconsejaba que la mejor manera de tratar con un enemigo es convertirlo en amigo. Un buen consejo.

Cuando estaba en la universidad, los estudiantes de mi colegio tenían que asistir a un número determinado de convocatorias cada semana. A muchos estudiantes les molestaba tener que hacerlo, pero a mí me inspiraron mucho.

Un orador nos dijo que solo eran necesarias tres cosas para vivir una buena vida. La primera era un “yo con el que vivir”. Debemos aprender a vivir con nosotros mismos. La segunda era un “propósito por el que vivir”. Seremos más felices y tendremos un mayor impacto positivo con nuestra vida si tenemos un plan y un propósito para cada día de nuestra vida. El tercero era “fe para vivir”. Sin fe tenemos poca fuerza para navegar con valentía a través de las tormentas de la vida. Necesitamos fe.

Otro orador dijo que solo son necesarias cuatro cosas para una buena vida: el amor, la risa, la música y la religión. Luego, añadió otro pensamiento relacionado: “Y todas son gratis”. Hacemos bien si hacemos de estas cuatro cosas el objeto de nuestro deseo a lo largo de nuestra vida.

Agradezca el regalo de todos y cada uno de los días de esta maravillosa vida.

Kenneth Chastain

___________

¿Qué consejo le gustaría dar a las generaciones más jóvenes?

Hacemos un llamado a todos nuestros lectores para que compartan los valores intemporales que definen el bien y el mal y pasen la antorcha, por así decirlo, a través de su sabiduría y de la experiencia adquirida con esfuerzo. Creemos que la transmisión de esta sabiduría ha disminuido con el tiempo y que sólo con una base moral sólida podrán prosperar las generaciones futuras.

Envíe sus consejos, junto con su nombre completo, estado y datos de contacto a [email protected] o envíelos por correo a Next Generation, The Epoch Times, 229 W. 28th St., Floor 7, New York, NY 10001


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.