Querida siguiente generación: “Es el amor la linterna que ilumina el camino que debemos recorrer”

Por The Epoch Times
01 de Marzo de 2021
Actualizado: 01 de Marzo de 2021

Tengo 76 años, estoy casado desde hace 47 años con mi alma gemela, tengo dos hijos, de los que estoy inmensamente orgulloso, y tres hermosos nietos, todos los cuales viven a poca distancia de nuestra casa.

Mis años de formación los pasé en Inglaterra, un país que mostraba vívidamente los efectos físicos y psicológicos de una guerra mundial. La privación y el retraso en la gratificación eran comunes para todos. Nada de azúcar, poca carne, usábamos sal en la avena; poca calefacción en invierno, uso racional de las ganancias. En la escuela utilicé una pizarra durante un par de años antes de pasar al papel, la pluma y el tintero. La ropa interior era de lana. Mis padres eran personas de fe y todos asistíamos a la iglesia semanalmente. En Inglaterra no había televisión para la mayoría de la gente hasta los años 50, así que los deportes al aire libre y los juegos de salón eran la norma. Mis años de formación fueron efímeros y me vi lanzado a un mundo que cambiaba rápidamente, con un pie en el pasado, más bien seguro y predecible, y el otro firmemente plantado en el futuro.

Era el pasado el que dirigía mi forma de vida disciplinada, honesta, moral, cortés y solidaria. Creía que la familia era primordial, el patriotismo importante y la fe una meta. Los años 60 fueron los más tumultuosos, pero sobreviví mientras presenciaba la constante destrucción de la mayoría de lo que creía. Afortunadamente, la fe vino a mi rescate. Me aisló del ambiente “progresista” mientras se formaban sucesivas generaciones de “bienestar”, incluido yo mismo. Nunca cedí a la adicción a las drogas o al sexo. Y lo que es más importante, conocí personalmente las escrituras de Jesucristo, La Palabra, y descubrí que es el libro de autoayuda más convincente de la vida. Lamento que mi educación nunca me explicara mi propósito en la vida, que nací con la intención de seguir dos reglas: amar a Dios y amar al prójimo. El amor es la linterna que ilumina el camino que debemos recorrer, y Dios es la fuente de esa luz. Todo lo que necesito saber se encuentra en esa premisa exclusiva.

Randal Agostini
Satellite Beach, Florida

______

A la siguiente generación:

“¿Qué está leyendo esta semana?” Esta es una pregunta que hago a menudo a los más jóvenes, y recibo una mirada perdida o una no respuesta que equivale a “no tengo tiempo para leer”. ¿Se has olvidado de la lectura de libros? ¿Lee para informarse y conocer o para entretenerse y disfrutar? Me parece recordar todas esas sugerencias de los padres de leer a sus hijos para inculcarles el amor por la lectura. Mi sugerencia para la siguiente generación es leer: libros, artículos de revistas, historias cortas y libros electrónicos gratuitos.

Leer mensajes de texto, tuits e Instagram no es leer. Prueba con varios géneros: biografías, memorias, historia, fitness y salud, militar, autoayuda, novelas históricas, misterio, thrillers, cultura pop, religión, historias adolescentes, paternidad, liderazgo, actualidad, política y mucho más para enriquecer su mundo y educarse. Si las circunstancias de la vida le impiden viajar, lea sobre los lugares que le interesan. Un libro puede “llevarlo allí”. Internet es maravilloso para una búsqueda rápida, pero no puede sustituir a un buen libro.

La lectura es relajante y enriquecedora; ejercite el cerebro. Cada pieza de información nueva que almacena en su cerebro crea nuevas vías cerebrales y fortalece su memoria. Una novela apasionante puede llevarlo a un mundo diferente, mientras que un artículo corto e interesante lo distraerá del estrés y la tensión del día. La lectura llena su cerebro de nueva información, ampliando su conocimiento de diversos temas, lo que lo convierte en una persona más interesante, aunque solo sea para una conversación casual. Cuanto más leas, mejor será su vocabulario y su capacidad para escribir, lo que se traduce en una mejor capacidad de comunicación y más confianza en sí mismo. La lectura le ayuda a concentrarse, a relajarse y a desarrollar su capacidad de análisis. La lectura puede ser un medio de entretenimiento gratuito. Lea sobre Andrew Carnegie, que regaló a la nación nuestro sistema de bibliotecas. La lectura le permite acumular un tesoro que nunca podrá perderse ni quitarse.

Christine O’Loughlin
Columbia, Maryland

______

Durante la pandemia, leí varios artículos sobre cómo la gente se estaba volviendo solitaria, aislada, ansiosa y deprimida. No solo enfermo físicamente por COVID-19, sino emocional y psicológicamente por el distanciamiento social y la falta de interacción y conexión humana.

En los últimos años de mi vida, me he dado cuenta de lo importante que es mi familia de la iglesia. A medida que me hago mayor, mis familiares más cercanos fallecen o se marchan. Se los extraña mucho y no se los puede reemplazar; hay un vacío  en mi vida por su ausencia. Mi familia de la iglesia, sin embargo, se repone continuamente. A medida que las personas mayores fallecen o ingresan en residencias de ancianos —lo que tiene sus restricciones durante la COVID-19— o los más jóvenes se marchan, llegan nuevos miembros a la iglesia.

Pertenezco a un grupo de voluntarios de nuestra iglesia que, junto con otros miembros de la iglesia y del templo, alimentan y visten a los pobres y a los sin techo. Cuando llegó la pandemia, algunos escépticos nos preguntaron si íbamos a seguir alimentando a los sin techo y a los pobres. De hecho, tuvimos que redoblar nuestros esfuerzos, ya que algunos grupos locales se echaron atrás debido a la gravedad del virus.

Mi mujer y yo hemos estado más involucrados y activos en nuestra comunidad ahora que antes de la pandemia. Dicho esto, llevamos mascarilla, nos lavamos las manos continuamente y mantenemos la distancia social. Ningún miembro de nuestro grupo de ayuda se ha contagiado de COVID-19 de las personas a las que servimos ni se lo hemos transmitido.

Así que mi consejo a la próxima generación es que se involucre en la ayuda a los demás; ya sea a través de una iglesia, sinagoga o mezquita, o de otro grupo de ayuda. Cuando ya no podíamos ver a nuestros nietos debido a las restricciones por la COVID-19, les leíamos cuentos a través de FaceTime. Por supuesto, con Zoom, con los teléfonos móviles e Internet, hay muchas maneras de llegar a los demás.

Recientemente hemos puesto en marcha una despensa de alimentos en una residencia local que alberga a 70 personas que anteriormente no tenían hogar. Todos los meses entregamos alimentos de nuestro banco de alimentos local, miles de libras cada mes. Conseguimos que un grupo de voluntarios se encargue de empaquetar los productos en su sala comunitaria y ayude a entregarlos en sus habitaciones. Es muy gratificante ver cómo se iluminan sus ojos y escuchar su agradecimiento. Al fin y al cabo, “es dando como se recibe”.

Rick Costanzo
Cleveland, Ohio

______

Consejos para la siguiente generación:

Ya se han ofrecido muchas cosas que son muy verdaderas y buenas. Nuestros pensamientos para añadir:

1. Séa siempre honesto, especialmente consigo mismo. Aprenda a identificar sus verdaderos sentimientos y de dónde vienen. Si no son lo que deseas, tal vez provengan de expectativas egocéntricas o de información incompleta. Busque a una persona de confianza con la que pueda compartir sus pensamientos, que sea imparcial a su forma de pensar.

2. Siga una moral simple. No cause daño a otras personas o a usted mismo con sus palabras o acciones.

3. Elija modelos excepcionales que tengan rasgos positivos que le gustaría imitar. Alguien que sonría mucho y dé servicio a los demás sería un buen punto de partida si usted no da servicio ni sonríe.

4. Dedique tiempo a las personas mayores. Aprenda de ellos. Hágale preguntas.

Bill y Lani Reynolds
Camarillo, California

______

Belinda Stanley en Francia en 1970 (Cortesía de Belinda Stanley)

En 1969, a los 16 años, me ofrecieron la oportunidad de pasar un verano en Francia con mi profesora, su familia y otras tres chicas. Les pregunté a mis padres si lo considerarían. Estuvieron de acuerdo: si conseguía reunir el dinero para el boleto de avión y los gastos imprevistos, me pagarían el alojamiento y la comida. Durante ocho semanas vivió una auténtica experiencia educativa, con 800 dólares de alojamiento y comida.

Trabajé en la tienda Woolworth’s como cajera los sábados y tres noches a la semana, y me pagaban el salario mínimo (1.60 dólares en 1969-70). Con mis ingresos, me compré el boleto de avión y la mayor parte de la ropa que iba a necesitar. Varios meses después, llegó el día de comprar los cheques de viaje para mi alojamiento y comida. Oí a mi madre y a mi padre hablar, comentando que estaban teniendo algunas dificultades financieras y que no sabían de dónde sacarían dinero.

Mi padre era contratista de obras, un negocio que a menudo es de festín o de hambre. Sin embargo, no se echó atrás en el trato que habían hecho conmigo. Vendió un remolque prácticamente nuevo por mucho menos de lo que había pagado por él. Nunca olvidaré el día en que me llamó a su habitación, abrió su cartera y me contó ocho billetes de 100 dólares en la mano.

El viaje fue la experiencia de mi vida, pero lo que más recuerdo es el amor de mis padres y los sacrificios que hicieron para que yo pudiera ir. Las otras chicas no tuvieron que ganar parte de sus gastos. Sus padres lo pagaron todo; sin embargo, creo que yo fui la que más aprovechó la experiencia. Cincuenta años después, todavía puedo imaginar ese momento especial en el que mi padre cumplió su parte del trato.

Belinda Stanley
Helotes, Texas


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS