Querida siguiente generación: ¿La juventud se va? Nunca

Por DEAR NEXT GENERATION
19 de Noviembre de 2020
Actualizado: 19 de Noviembre de 2020

Su pelo era blanco. Sus mejillas, aunque eran rosadas, estaban cubiertas de arrugas, en una red de líneas profundas y entrecruzadas. La niña que vino a verla reflexionó sobre todo esto, y luego preguntó seriamente: “¿Es usted una anciana?”. Lenta en responder pero con una mente rápida, dijo, “No, cariño”. Sus ojos, aún brillantes con un espíritu insaciable, brillaron un poco. “No exactamente. Pero debo decir, cariño, que he sido joven durante mucho tiempo”. Esta historia me vino a la mente desde algún lugar de ahí fuera.

Es difícil envejecer. Mejor dicho, es difícil hacerse viejo. Pero creo que es aún más difícil crecer. No hay manera de detener la inevitable desaceleración de los procesos corporales. Sin embargo, por suerte para todos nosotros, mientras perdemos los signos externos de nuestra juventud, es posible retener para siempre el mismo espíritu optimista y esperanzado que llenó nuestras vidas anteriores.

Hay un momento en nuestras vidas en que el impulso y la energía o el atractivo físico eclipsan rasgos tan asquerosos como el egoísmo, la irritabilidad o la insistencia en dominar a los demás. Cuando ese impulso juvenil o la belleza de la juventud desaparece, esos rasgos desagradables se destacan con una claridad sorprendente.

Es prudente detenerse y hacer un balance de nosotros mismos antes que pasen demasiados años, mientras todavía haya tiempo suficiente para corregir esas tendencias ofensivas de nuestro carácter que pasamos por alto con nuestra juventud. Si no se corrigen pronto, podrían causar una verdadera infelicidad más adelante. Necesitamos cultivar la generosidad, la bondad, el desinterés, la simpatía y la tolerancia. Necesitamos apreciar el valor de cada persona como individuo, y necesitamos desarrollar una tolerancia para dejar que los demás piensen y sientan de manera diferente a nosotros. Estas son las cualidades de la mente y el corazón que enriquecerán el paso de los años. Sin ellas, invitamos a una triste y amargada soledad en nuestros últimos años.

La mayoría de las personas que envejecen antes de tiempo lo hacen… no por el endurecimiento de las articulaciones o los músculos, sino por el endurecimiento de las mentes, que se vuelven rígidas e intolerantes. Mientras la mente permanezca alerta, flexible, tolerante, y no dominada por el odio y el resentimiento, puede funcionar a su máxima eficiencia durante muchos años. Y [recuerde] el viejo dicho, que dice algo así: “Envejece conmigo (…) porque lo mejor está por venir”.

Herb Carlson


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS