Quiebra de bancos vinculados a comunidad de criptomonedas: ¿Nuevas regulaciones lo podrían haber evitado?

Por Jeff Carter
13 de Marzo de 2023 7:20 PM Actualizado: 13 de Marzo de 2023 7:20 PM

Opinión

En los últimos días hemos sido testigos de la quiebra de varios bancos. Las quiebras aparentemente surgieron de la nada. Sin embargo, hay algunos puntos en común entre los bancos que quebraron. Intentaré conectar algunos puntos para usted. Escuché una transmisión en vivo del bufete de abogados Foley and Lardner. El socio Pat Daughterty dijo que los tres bancos tenían relaciones con la comunidad de criptomonedas. El designado por Biden, Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), estaba tratando de romper las rampas de entrada y salida entre la comunidad de criptomonedas y cualquier agencia bancaria fiduciaria. Silvergate fue el primero en caer. Luego, el Silicon Valley Bank. Luego Signature Bank, en Nueva York, donde el exrepresentante Barney Frank (D-Mass.) era miembro de la junta. El 13 de marzo, el mayor competidor de Silicon Valley Bank, First Republic, quebró.

Esto no fue culpa del expresidente Donald Trump, como algunos afirman. Barney Frank presionó mucho para cambiar las regulaciones en 2018 sobre los bancos más pequeños. La aplicación de las regulaciones Dodd-Frank a los bancos más pequeños acabó con la banca comunitaria y regional. La banca comunitaria y regional mantuvo la industria bancaria descentralizada. Eso es bueno para la gestión de riesgos. Cuanto más centralizadas están las cosas, mayor es el punto de quiebra.

¿Se habría detenido el mundo sin un rescate? Desde luego, uno siente mucha empatía por las nuevas empresas que operaban en esos bancos. Habrían sufrido una crisis de liquidez, pero según una presentación del bufete internacional Cooley que vi, la mayoría habría recuperado el 100% de su efectivo a tiempo, mientras el banco pasaba por el proceso de suspensión de pagos. La innovación habría continuado, quizá a un ritmo más lento. Las empresas de capital riesgo habrían tenido que renegociar los acuerdos con las nuevas empresas o concederles préstamos. Esa es realmente la razón por la que las empresas de capital riesgo gritaban como niños de dos años teniendo una rabieta.

Inicialmente, los poderes fácticos en Washington, D.C., dijeron “no al rescate”.  Eso era lo correcto, y habría sido correcto en 2008 también, pero los poderes fácticos rescataron entonces a los bancos cuando deberían haberles dejado ir a la quiebra. En este caso, la tripulación de Washington cedió ante los ricos capitalistas de riesgo.

¿Adivine quiénes son los representantes de los capitalistas de riesgo? El gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, la vicepresidenta en funciones Kamala Harris y la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Tras la crisis financiera de 2008–09, ejemplificada por la política de “tirar los dados” del representante Frank, los demócratas redactaron y aprobaron la ley Dodd-Frank. Fue un cambio radical en la regulación y la legislación bancaria.

En ese momento, escribí que era uno de los peores proyectos de ley aprobados por el Congreso desde la Ley de Asistencia Asequible y que no haría nada para evitar futuras quiebras. Desde entonces se ha demostrado que tenía razón. Las economías capitalistas de libre mercado no son frágiles. Se flexionan, pero no se rompen. Las economías capitalistas de compadrazgo son frágiles y se rompen constantemente. Estados Unidos tiene hoy una economía capitalista de compadrazgo, y hay puntos de quiebra por todas partes en varias industrias debido al exceso de regulación.

Más regulación no hará que los bancos sean más seguros. Estos bancos quebraron por dos razones. Primero fueron las acciones intencionales del presidente de la SEC, Gary Gensler, para regir en las criptomonedas. El profesor de derecho de Northwestern, John McGinnis, tenía razón cuando planteó la pregunta: “¿El gobierno que crea la moneda fiduciaria permitirá que exista un competidor?”

La segunda razón por la que estos bancos quebraron es que tenían equipos de gestión terribles que no entendían la diferencia entre números contables y números económicos. Eso les hizo fijar precios erróneos y evitar totalmente la cobertura de sus riesgos. No cumplieron con su deber y con sus responsabilidades fiduciarias tanto para los accionistas como para los depositantes. Escribir nuevas regulaciones no puede arreglar estupideces.

First Republic ni siquiera cuenta con un responsable de riesgos en su equipo de gestión de C-suite. El responsable de riesgos de Silicon Valley Bank estudió Ciencias Políticas en Harvard y también se graduó en la Kennedy School of Public Policy. Ambos bancos estaban más preocupados por hacer hincapié en cuestiones sociales que en las operaciones de bloqueo y abordaje de la gestión de un banco. ¿Les parece bien a los depositantes de todos estos bancos que los banqueros conocieran mejor su huella de carbono que cómo cubrir sus carteras en los mercados de swaps y futuros?

Entonces, ¿cómo rectificamos esta situación cuando sabemos que redactar más reglamentos no es la respuesta? En mi vida pasada, fui trader de materias primas en un mercado de valores. Cuando la gente ganaba o perdía millones de dólares, yo lo veía con mis propios ojos. Creo que podemos trasladar esa experiencia a los bancos. Si un banco no tiene una cierta cantidad de activos, no puede ser una empresa pública. No debería tener acceso a los mercados de capitales. Debe constituirse como los antiguos bancos mercantiles antes del cese de Glass-Steagal. Los equipos directivos mantendrían su dinero en el banco, y cuando el brazo derecho hiciera algo que no le gustara al brazo izquierdo, tendrían una discusión cara a cara sobre ello. Esto fue siempre lo mejor de las antiguas sociedades de Wall Street en Lehmen Bros, Bear Stearns y Goldman Sachs. Cuando un socio se pasaba de la raya, otro lo reprimía. Ese tipo de presión interna entre compañeros desapareció con la capacidad de esas empresas para acceder a los mercados públicos.

¿Cómo cambiaría eso la banca? Sin acceso a los mercados de capitales, tendrían que conseguir depósitos para hacer crecer el banco. También tendrían que contratar a personas cualificadas que realmente entendieran la banca y el riesgo, en lugar de contratar por razones que hicieran que la gente se sintiera bien consigo misma. En lugar de unos pocos superbancos, el sector bancario quedaría más fragmentado.

Por tanto, no se crean el cuento de que el contribuyente no tendrá que pagar por ello. Los rescates no son gratuitos. Hay costos de oportunidad y costos directos. Si la Reserva Federal amplía su balance y absorbe todos los pagarés a bajo interés que compraron los bancos, perderá dinero. ¿Quién respalda a la Fed? El contribuyente. Si cobran a los bancos tipos más altos por el seguro de la FDIC u otros seguros, esos costes llegarán a su extracto bancario y usted asumirá la carga. Si la Reserva Federal reduce sus aumentos de los tipos de interés para luchar contra la inflación causada por el despilfarro del gasto público, especialmente durante el COVID, eso tendrá otro tipo de coste económico para su bolsillo.

No se confunda. Usted, el contribuyente, está asumiendo el peso de los rescates al igual que lo hizo en 2008.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.