La RAE desata polémica al quitarle a la definición de homeopatía la palabra “curativo”

Por Romina Garcia
11 de Noviembre de 2019 Actualizado: 11 de Noviembre de 2019

La decisión de la Real Academia Española de cambiar la definición de la palabra homeopatía generó controversias, luego que en el XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, celebrado en el centro de convenciones de Cartuja (Cartuja Center) de Sevilla entre el 4 y el 8 de noviembre, la antigua medicina tradicional dejó de tener el concepto curativo.

La palabra homeopatía, de acuerdo al nuevo significado de la RAE, dejaría de tener un efecto curativo y solo se trataría de una simple práctica.

La definición de homeopatía, que se mantuvo sin cambios durante 167 años tras su aparición en 1852, decía: “Sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir”. Desde ahora, la nueva definición dice: “Práctica que consiste en administrar a alguien, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían supuestamente en la persona sana síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir”.

La homeopatía funciona desde el supuesto de que una sustancia que causa un síntoma indeseado puede servir para contrarrestarlo si es diluida hasta proporciones muy pequeñas. Pero el principio de que “lo similar cura a lo similar”, aún carece de evidencia científica, explicó una reciente publicación de Clarín.

ó  Imagen ilustrativa. (Bru-nO/Pixabay)

La polémica que se desató debido al transformación de dicha palabra hizo replantear la función de la homeopatía en el tratamiento de enfermedades. ¿Cómo se explica que tantas personas crean en la homeopatía?

Según Clarín, los que defienden a la homeopatía explican que posee una larga tradición y que las acusaciones que recibe obedece a una conspiración de las empresas farmacéuticas.

El Dr. Gualberto Díaz, médico español especialista en medicina familiar y comunitaria y diplomado universitario en homeopatía clínica, se pregunta si ahora es posible que intenten eliminar también todo término sugestivo de acción sobre la salud (medicina, terapia, sistema curativo, técnica terapéutica, etc), entonces, qué sucedería con los términos y significados de la acupuntura y la medicina tradicional china, la medicina ayurvédica, que junto a la homeopatía y otras se regula y se impulsa por su propio ministerio en la India, qué pasaría con la fitoterapia, sabiendo que las plantas medicinales están en el origen de muchísimos medicamentos convencionales y forman parte de la rutina médica y farmacéutica.

“¿Tendremos en España, [en español y castellano] definiciones diferentes a las de los diccionarios inglés, francés o alemán, que mantienen las alusiones a la intención terapéutica de estas prácticas?”, se cuestiona el Dr Diaz y continúa “seguramente no”, asegura explicando que se trata de solo un grupo radical de pensamiento único, tecnocientífico, o más bien cientifista que están en contra de la homepatía.

El Dr. Diaz desde su posición manifiesta que ya sea un sistema curativo, una técnica terapéutica, una práctica dentro de la medicina, tiene el potencial de capacitar a los profesionales sanitarios que se interesan por ayudar aún más y aún mejor a los pacientes.

“La homeopatía, a diferencia de otras opciones terapéuticas, tiene reconocimiento legal a través de las leyes que regulan los medicamentos”, agregó.

Otros médicos como el Dr. Eduardo Yahbes, pediatra recibido en la UBA y hoy Presidente de la Asociación, en una entrevista con Clarín en 2015, expuso: “Yo noto cada vez más gente que se acerca a la homeopatía. Algunos creen que es más lenta, pero quienes llegan, por lo general, vienen de recorrer un largo camino con la medicina oficial sin resultados”.

Imagen ilustrativa. (Semevent/Pixabay)

Los investigadores sostienen que “la gente que elige homeopatía puede poner su salud en riesgo si rechaza o demora tratamientos sobre los cuales hay buena evidencia sobre su seguridad y efectividad”. Lo que responden los médicos homeópatas, sin embargo, es que no se trata de elegir entre una cosa y la otra.  “Si yo tengo que recetar un medicamento alopático por supuesto que lo hago”, afirma el Dr. Yahbes. “Por ejemplo, en un proceso psiquiátrico con componente orgánico desde ya que usamos medicación psiquiátrica. Luego, cuando podemos individualizar las características específicas de su enfermedad y darle un tratamiento homeopático, en muchas circunstancias se le puede ir retirando la medicación que estaba recibiendo”, agrega.

Imagen ilustrativa. (Jorge Royan/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0)

Lo que diferencia a la homeopatía de la medicina convencional es un paradigma dicen los homeópatas. “Para la medicina clásica, hay un enfermo porque hay una enfermedad: se trata la enfermedad puntual pero no se involucra a la persona como totalidad, explica el Dr. Yahbes. Para los homeópatas, la enfermedad tiene características individualizantes (‘mi angina es diferente a la de otro’) y una enfermedad local es la manifestación de una desarmonía global que hay que considerar”.

A pesar que la RAE y otros investigadores consideran que la homeopatía no tiene efecto curativo y que solo puede justificar las mejorías por evidencia anecdótica, nadie puede negar que sus tratamientos tienen efectos positivos en los cuerpos de sus pacientes.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS