Rancheros de Texas viven atemorizados por el aumento de encuentros con extranjeros ilegales

"Están golpeando las paredes y todo", dijo la esposa de un ranchero en una frenética llamada telefónica a principios de este año
Por Charlotte Cuthbertson
25 de Mayo de 2021
Actualizado: 26 de Mayo de 2021

CONDADO DE KINNEY, Texas —Vivir en un rancho en medio de la nada es la representanción del sueño americano para muchos tejanos. Son reservados, ayudan a sus vecinos y trabajan duro.

Pero en los últimos meses, los rancheros están recibiendo visitas no deseadas que destruyen su propiedad, roban sus vehículos y asustan a sus familias.

Son los inmigrantes ilegales, normalmente varones adultos que han eludido la Patrulla Fronteriza y se dirigen a una gran ciudad donde es más fácil desaparecer.

Cole Hill, su esposa y sus tres hijos, de 9, 7 y 5 años, viven en un rancho en el condado de Kinney, a unas 35 millas (56 km) al norte de la frontera entre Estados Unidos y México. La propiedad también está al lado de un puesto de control de la Patrulla Fronteriza en la carretera, y los que quieren evadir la captura tienden a rodearlo.

Hill dice que lleva años tratando con extranjeros ilegales que atraviesan sus tierras, pero solo unas 25 personas al año, en promedio; a veces, pasan meses sin actividad.

Epoch Times Photo
Los inmigrantes ilegales son captados por una cámara de caza mientras atraviesan el rancho de Cole Hill en el condado de Kinney, Texas. (Cortesía de Cole Hill)

“Llevo unas seis semanas seguidas con [extranjeros] ilegales en mi propiedad a diario, o varios grupos al día”, dijo durante una reunión local el 22 de mayo.

Su casa está situada “en medio de la nada”, dijo. “Podríamos tener un verdadero tiroteo en nuestro porche y nadie se enteraría”.

El primer encuentro de Hill con extranjeros ilegales este año tuvo lugar el 20 de enero, cuando su perro le alertó de la presencia de un hombre en el porche delantero vestido de pies a cabeza con ropa de camuflaje.

“Obviamente me alarmó. He tenido muchos encuentros con extranjeros ilegales en los últimos 10 años o más, pero nunca había tenido uno tan cerca de la casa”, dijo Hill. “Lo detuve. Le dije que retrocediera y se alejara”.

También llamó a la Patrulla Fronteriza, pero no sabe si atraparon al intruso.

“Eso fue solo el comienzo de esta gigantesca bola de nieve que está ocurriendo”, dijo.

“Me siguen diciendo que a lo que nos enfrentamos no es un problema nuevo. Obviamente, todos sabemos que la inmigración ilegal ha existido siempre. Pero para mí, en mi entorno, en mi casa, en nuestro rancho, esto es ciertamente un problema nuevo”.

Epoch Times Photo
Los inmigrantes ilegales son captados por una cámara de caza mientras atraviesan el rancho de Cole Hill en el condado de Kinney, Texas. (Cortesía de Cole Hill)

El siguiente encuentro ocurrió unas tres semanas después, cuando Hill y su hijo mayor estaban trabajando en el rancho y su mujer le llamó para decirle que un grupo de inmigrantes ilegales había rodeado la casa.

“Están mirando por las ventanas, están en la puerta de atrás, están en la puerta principal, están golpeando las paredes, todo”, le dijo la esposa de Hill.

Corrió a casa y encontró a un hombre en el porche delantero, mientras que el resto se había escondido mientras se acercaba su camioneta.

“Llegué muy rápidamente hasta el individuo que estaba en el porche, lo saqué del porche y lo acompañé rápidamente fuera del patio”, dijo Hill. Finalmente, desalojó al resto del grupo de su garaje y los expulsó.

De nuevo, llamó a la Patrulla Fronteriza, pero los agentes tardaron más de una hora en llegar.

Epoch Times Photo
Agentes de la Patrulla Fronteriza detienen a unos 50 inmigrantes ilegales después de cruzar el Río Grande desde México hacia Del Río, Texas, el 24 de mayo de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“Vivo a unas 12 millas del puesto de control. En un buen día, pueden estar en mi casa en unos 15 minutos”, dijo Hill.

“Odio pensar en lo que podrían hacer cinco hombres si quisieran hacer daño a mi familia y pudieran entrar en mi casa tan rápido como fuera posible”.

Después de ese encuentro, los Hill mantuvieron a sus hijos, normalmente libres, más cerca de casa, a menos que estuvieran fuera con ellos.

“Después de lo ocurrido, ya no queremos que nuestros hijos jueguen fuera en el patio”, dijo Hill. Mantuvo a los niños casi siempre en casa durante unas semanas, pero los dejó andar por ahí mientras se ocupaba de algunos trabajos de jardinería un sábado.

“No había llegado ni a la mitad de cortar el césped de mi jardín delantero y los niños estaban jugando en el patio trasero (…) y, efectivamente, aquí vienen cinco tipos más (…) escurriéndose entre la maleza, y se ponen a correr de camino a mi casa, viniendo directamente a mi casa”.

“Apagué el cortacésped, grité a los niños que entraran, empecé a gritar a estos tipos que se quedaran atrás, corrí dentro y cogí un arma de fuego, y tan pronto como volví a salir, se detuvieron, cambiaron de rumbo y se fueron”.

Hill volvió a llamar a la Patrulla Fronteriza, pero pasó más de una hora antes de que respondieran.

“Ayer por la mañana fue el quinto grupo que he tenido en mi casa desde el 20 de enero de este año, y esto fue a las 3:30 de la mañana”, dijo en una reunión local el 22 de mayo.

El agente jefe del sector de Del Río, Austin L. Skero II, dijo que la Patrulla Fronteriza está muy limitada.

Epoch Times Photo
Cole Hill en su rancho en el condado de Kinney, Texas, el 25 de mayo de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“Actualmente estamos aprehendiendo un promedio de más de 900 migrantes durante este período de siete días en el Sector Del Río”, dijo Skero a The Epoch Times por correo electrónico.

“Debido a este aumento del 433 por ciento en las aprehensiones con respecto al año fiscal pasado hasta la fecha, los agentes están frecuentemente ocupados con tareas de transporte, procesamiento y detención.

“Esto ha impactado absolutamente en nuestra capacidad de responder rápidamente a la actividad ilegal en la propiedad privada. Estamos haciendo lo mejor que podemos y responderemos a cada llamada dando prioridad a las situaciones de emergencia”.

Cifras récord

El condado de Kinney, con una población de 3400 habitantes, comparte solo 16 millas (25 km) de la frontera internacional con México, pero está en una ruta directa de contrabando desde la zona de Del Río hasta San Antonio. El 21 de abril, fue el primero de los 28 condados de Texas en declarar un desastre local por la crisis fronteriza.

El condado se encuentra dentro del sector de la Patrulla Fronteriza de Del Río, que está experimentando niveles récord de aprehensiones de extranjeros ilegales.

A lo largo de cuatro días, a partir del 20 de mayo, la Patrulla Fronteriza de Del Río detuvo a más personas ilegales que cruzan la frontera que la población total del condado de Kinney. Los días 20, 21 y 23 de mayo, los agentes detuvieron a más de 1000 extranjeros ilegales cada día en el sector, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Los agentes dijeron a The Epoch Times que la gente está pagando actualmente a los grupos de contrabandistas mexicanos 2200 dólares por persona para cruzar el río hacia Estados Unidos. Eso supone 2.2 millones de dólares por cada 1000 que cruzan.

Epoch Times Photo
Agentes de la Patrulla Fronteriza detienen a inmigrantes ilegales después de cruzar el Río Grande desde México hacia Del Río, Texas, el 23 de mayo de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El número de los que evaden la Patrulla Fronteriza también está aumentando. Más de 42,000 extranjeros ilegales eludieron su captura a lo largo de toda la frontera sur en abril.

“No sabemos quiénes son, de dónde vienen o cuáles son sus intenciones”, dijo el presidente del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, Brandon Judd.

Además de los que la Patrulla Fronteriza sabe que han evadido el arresto, “es muy justo decir que hay un gran número de personas que son capaces de escapar y que ni siquiera detectamos”, dijo Judd.

Hill dijo que ha tenido muchos más encuentros con extranjeros ilegales mientras está en el rancho trabajando solo.

“Hago todo lo que puedo para tratar de someterlos o retenerlos para la Patrulla Fronteriza”, dijo, pero cada vez es más difícil.

“Seguro que también hay algunas personas buenas. Pero no creo que las personas buenas estén a 35 millas del río tratando de evadir todas las fuerzas de seguridad que puedan con tanta agresividad”.

Los daños a su propiedad también están aumentando. En los últimos meses, le han cortado la valla perimetral siete veces, la mayoría de ellas de arriba a abajo, y en tres casos le arrancaron una sección entera.

Los bebederos y las tuberías de Hill también están sufriendo daños.

“Lo siguiente es que tengo 100 cabezas de vacas que se quedan sin agua, así de fácil. Y eso puede convertirse en una crisis bastante terrible en sí misma”, dijo Hill.

Culpa a la Administración de Biden de la ola en la frontera y del impacto que está teniendo en los tejanos. La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional no respondieron a las solicitudes de The Epoch Times de comentarios.

“Creo que solo hay dos maneras de resolver este problema. Y va a ser mediante ‘Nosotros el Pueblo’ o la gente de arriba. No me gusta pensar que ‘Nosotros, el pueblo’ se encargue de ello, pero quién sabe”, dijo.

“Lo que sí sé es que tenemos que hacer todo lo que podamos y ponernos en contacto con nuestros funcionarios electos para tratar de hacer esto de la manera correcta”.

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

Siga a Charlotte en Parler: @charlottecuthbo


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS