Recetados en exceso: Los suicidios acechan la dudosa aprobación de los antidepresivos- Parte 1

Los antidepresivos se prescriben para algo más que la depresión y las consecuencias incluyen un mayor riesgo de suicidio

Por Huey Freeman
10 de Febrero de 2024 2:14 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2024 2:14 PM

El viernes 8 de septiembre de 2023, un magnífico día de verano en Wisconsin, Dale Niggemann llegó a casa y vio una nota en la puerta de Maggie Stern, de 55 años, su mejor amiga y compañera durante los últimos cinco años.

La nota decía: “Llama al 911”. Los socorristas llegaron a su casa y descubrieron el cuerpo de la Sra. Stern.

“Decía que sentía mucho dolor todo el tiempo”, dijo el Sr Niggemann, de 57 años, que estaba al lado de la Sra Stern mientras ella luchaba contra los efectos adversos de un antidepresivo y contra los dolorosos síntomas de abstinencia cada vez que intentaba dejar de tomarlos.

“Sufría migrañas, temblores, sensaciones de dolor, alteraciones nerviosas y pensamientos negativos sobre los demonios y el infierno”. El Sr. Niggemann dijo que Maggie sabía que tenía todo por lo que vivir, pero el dolor, causado por los efectos de los medicamentos, era demasiado intenso. “Le rechinaban los dientes y tenía los dedos de los pies curvados. Eso es lo que hacen estos antidepresivos”.

Dale Niggemann y Maggie Stern. (Cortesía de Dale Niggemann)

El Sr. Niggemann dijo que Maggie describía su vida como un infierno ardiente de dolor.

Preescripción excesiva y en crecimiento

Más de 1 de cada 8 estadounidenses toman antidepresivos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y es probable que el número haya aumentado durante la pandemia, según una investigación limitada. Muchas personas toman antidepresivos para usos no indicados o para usos distintos de la depresión, incluida la ansiedad y la dificultad para dormir.

Los antidepresivos más comunes recetados para la depresión son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Sin embargo, un estudio publicado en 2022 destaca la controversia sobre si el uso de ISRS aumentar la serotonina disponible en el cerebro y puede aliviar la depresión.

Los usos no indicados y adicionales de los antidepresivos son segmentos de mercado importantes para los fabricantes de medicamentos. El mercado total de antidepresivos fue de 15,600 millones de dólares en 2022 y se prevé que alcance los 23,220 millones de dólares en 2030, según la empresa de estudios de mercado SNS Insider.

Las estimaciones de prescripción excesiva varían ampliamente desde el 20 por ciento entre la población general hasta el 24 por ciento o más entre los ancianos.

En un artículo para la Asociación Estadounidense de Psicología, Steven Hollon, profesor de psicología de la Universidad de Vanderbilt que investiga la eficacia de los antidepresivos, sugirió que la tasa podría ser mucho mayor.

“Yo diría que al menos la mitad de las personas que están siendo tratadas con antidepresivos no se benefician de los efectos farmacológicos activos de los medicamentos en sí, sino de un efecto placebo”, dijo el Sr. Hollon.

Buscar alivio conduce al sufrimiento

Hace unos 20 años, a la Sra. Stern le recetaron el ISRS Zoloft (nombre genérico: sertralina) después de quejarse con un médico debido a los síntomas de ansiedad, justo en el momento en el que se preparaba para mudarse de Wisconsin a Alaska para comenzar un nuevo capítulo de su vida.

El Sr. Niggemann dijo que su médico le dijo que era una “vitamina cerebral”. La Sra. Stern le dijo que el médico no le informó de los posibles efectos adversos.

Dos semanas después de la muerte de la Sra. Stern, el Sr. Niggemann encontró su nota de suicidio, la última entrada de su diario sobre el dolor:

“Si lees este diario, tendrás una idea de lo duro que luche, traté de sobrevivir.

La mierda de las Farmacéuticas mató mi cuerpo, pero no mi espíritu.

Sigo siendo yo. Pero el DOLOR es demasiado para soportarlo.

Por favor, eduquen/ADVOQUEN contra todos los medicamentos farmacéuticos, especialmente las vacunas y los ‘antidepresivos’”.

Aunque los suicidios de personas que consumen fármacos antidepresivos suelen adjudicarse a su depresión, un conjunto cada vez más numeroso de familiares y médicos afirma que los propios fármacos pueden conducir al suicidio, así como a comportamientos violentos, agitación y depresión.

Un médico alega que los estudios sobre medicamentos informaron erróneamente los riesgos de suicidio

El Dr. Peter C. Gøtzsche, médico internista radicado en Dinamarca y autor del libro “Deadly Psychiatry and Organized Denial”, es un destacado crítico de los fármacos antidepresivos. En agosto de 2023 publicó una carta abierta (pdf) a dos revistas médicas destacadas, pidiendo “la retractación de tres informes de ensayos fraudulentos de antidepresivos en niños y adolescentes”.

En la carta, alega que “los informes del ensayo subestimaron seriamente los intentos de suicidio, otros eventos suicidas y los precursores del suicidio y la violencia con drogas activas, y exageraron sustancialmente los beneficios de las drogas”.

El Dr. Gøtzsche y el Dr. David Healy, psiquiatra y autor de “The Antidepressant Era”, analizaron dos estudios controlados con placebo de fluoxetina, comúnmente conocida como Prozac, que llevaron a su uso aprobado para niños y adolescentes. Su examen de los documentos originales, publicados en 2022 en el International Journal of Risk & Safety in Medicine, concluyó que “la fluoxetina no es segura ni eficaz”.

Los doctores Gøtzsche y Healy dijeron que los estudios, que incluían a 96 y 219 participantes respectivamente, “parecen haber sido información errónea”. Los acontecimientos suicidas que ocurrieron durante los ensayos no aparecieron en las publicaciones e informes de los estudios. “Los precursores del suicidio o la violencia se produjeron con más frecuencia con fluoxetina que con placebo”, dijeron, y “las valoraciones de los pacientes no consideraron que la fluoxetina fuera efectiva”.

El estudio con 96 participantes (niños de 7 a 17 años) concluyó que “la fluoxetina fue superior al placebo en el tratamiento de fase aguda de… pacientes ambulatorios con depresión grave y persistente”. Este informe fue publicado en Archives of General Psychiatry, el precursor de JAMA Psychiatry.

Los participantes se dividieron en dos grupos de 48. Un grupo tomó fluoxetina y el otro grupo tomó un placebo.

Según la revisión de los documentos originales del estudio por parte de dos médicos, dos participantes del grupo de fluoxetina intentaron suicidarse durante el ensayo, mientras que 32 de los 48 experimentaron efectos adversos. Los intentos de suicidio quedaron fuera del informe publicado, escribió el Dr. Gøtzsche, citando evidencia descubierta hace unos 10 años.

En el estudio con 219 participantes, publicado en el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry en 2002, los autores concluyeron que la fluoxetina parecía “bien tolerada y eficaz para el tratamiento agudo del TDM (trastorno depresivo mayor) en pacientes ambulatorios niños y adolescentes”. La fluoxetina es el único antidepresivo que demostró eficacia en dos ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo sobre depresión pediátrica”.

Sin embargo, el Dr. Gøtzsche señaló en su revisión del documento original del ensayo que uno de los 10 pacientes jóvenes tratados con fluoxetina sufrió daños graves y que los pacientes del ensayo sufrieron síntomas que incluían manía, agitación, hiperactividad, agresión física y trastorno de la personalidad.

El Dr. Peter Gøtzsche, médico danés, entrevista a Kim Witczak para su podcast, Broken Medical Science, noviembre de 2023. (Huey Freeman)

“La fluoxetina fue aprobada a pesar de que una revisión estadística de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.) había observado que no había un beneficio estadísticamente significativo para el fármaco en el resultado primario en ninguno de los ensayos”, dijo el Dr. Gøtzsche en su carta. “La fluoxetina (Prozac) allanó el camino para la aprobación de otros antidepresivos en niños y adolescentes, y estos fueron los dos ensayos fundamentales controlados con placebo en la depresión”.

El tercer estudio clínico al que se refirió el Dr. Gøtzsche en su carta fue el de paroxetina, nombre comercial Paxil. El estudio original concluyó que “proporciona evidencia de la eficacia y seguridad del ISRS, paroxetina, en el tratamiento de la depresión adolescente”. Se publicó en el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry (JAACAP) en 2001.

Otros investigadores también han reexaminado los datos de ensayos de estudios clave utilizados para conseguir la aprobación de antidepresivos para adolescentes y han encontrado problemas sorprendentes.

………………..

No se pierda la segunda parte de este informe especial el día de mañana:

Investigadores descubren que se informaban erróneamente los eventos relacionados con el suicidio como “labilidad emocional”; Los suicidios en jóvenes tras un controvertido “mecanismo” contra la depresión


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.