Recetados en exceso: Los suicidios acechan la dudosa aprobación de los antidepresivos- Parte 2

Los antidepresivos se prescriben para algo más que la depresión y las consecuencias incluyen un mayor riesgo de suicidio

Por Huey Freeman
11 de Febrero de 2024 12:25 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2024 12:30 PM

En la primera parte de este informe.

El Dr. Peter C. Gøtzsche, médico internista radicado en Dinamarca y autor del libro “Deadly Psychiatry and Organized Denial”, un destacado crítico de los fármacos antidepresivo, en agosto de 2023 publicó una carta abierta (pdf) a dos revistas médicas destacadas, pidiendo “la retractación de tres informes de ensayos fraudulentos de antidepresivos en niños y adolescentes”.

En la carta, alega que “los informes del ensayo subestimaron seriamente los intentos de suicidio, otros eventos suicidas y los precursores del suicidio y la violencia con drogas activas, y exageraron sustancialmente los beneficios de las drogas”.

El Dr. Gøtzsche y el Dr. David Healy, psiquiatra y autor de “The Antidepressant Era”, analizaron dos estudios controlados con placebo de fluoxetina, comúnmente conocida como Prozac, que llevaron a su uso aprobado para niños y adolescentes. Su examen de los documentos originales, publicados en 2022 en el International Journal of Risk & Safety in Medicine, concluyó que “la fluoxetina no es segura ni eficaz”.

Evaluaciones adicionales

Los investigadores que examinaron el informe del ensayo original descubrieron que informaba erróneamente los eventos relacionados con el suicidio como “labilidad emocional”. Labilidad es la cualidad de ser inestable o susceptible de decaer. El informe del ensayo dijo que cinco pacientes tuvieron comportamientos suicidas o autolesivos mientras usaban el medicamento, pero los investigadores independientes encontraron 11 pacientes en esta categoría, más del doble del número reportado. En su informe, publicado en el BMJ en 2015, los investigadores concluyeron que “ni la paroxetina ni las dosis altas de imipramina (otro antidepresivo) mostraron eficacia para la depresión mayor en adolescentes, y hubo un aumento de los daños con ambos fármacos”.

Los investigadores que examinaron el informe original del ensayo descubrieron que informaba erróneamente de los sucesos relacionados con el suicidio como “labilidad emocional”. La labilidad es la cualidad de ser inestable o propenso a decaer. El informe del ensayo decía que cinco pacientes habían tenido conductas suicidas o autolesivas mientras consumían el fármaco, pero los investigadores independientes encontraron 11 pacientes en esta categoría, más del doble de la cifra comunicada. En su informe, publicado en el BMJ en 2015, los investigadores concluyeron que “ni la paroxetina ni la imipramina en dosis altas (otro antidepresivo) mostraron eficacia para la depresión mayor en adolescentes, y hubo un aumento de los daños con ambos fármacos.”

El informe del BMJ encontró que el informe original del estudio clínico de paroxetina decía que cinco pacientes exhibían conductas suicidas o autolesivas, pero los investigadores independientes encontraron 11 pacientes en esta categoría. El informe del estudio clínico realizado por SmithKline Beecham, fabricante de paroxetina, en su mayoría informó erróneamente los eventos relacionados con el suicidio como “inestabilidad emocional”.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ha pedido a los fabricantes de antidepresivos populares que agreguen o refuercen en sus etiquetas advertencias relacionadas con el suicidio, así como la posibilidad de empeorar la depresión, especialmente al inicio del tratamiento o cuando se aumentan o disminuyen las dosis. (Ilustración fotográfica de Joe Raedle/Getty Images)

En su carta a los editores de JAACAP y JAMA Psychiatry, el Dr. Gøtzsche dijo que los editores deberían retractarse de los informes de los ensayos publicados anteriormente porque no informaban lo suficiente sobre los intentos de suicidio y exageraban los beneficios de los farmacos.

Mary K. Billingsley, directora editorial de JAACAP, fue una de las destinatarias de la carta del Dr. Gøtzsche. En un correo electrónico enviado a The Epoch Times la Sra. Billingsley escribió que la revista perseguirá cualquier acusación de mala conducta. “Las sospechas de mala conducta y/o las acusaciones de deshonestidad académica” se gestionarán según las directrices de un comité de ética, decía el correo electrónico. El editor de JAMA Psychiatry, el otro destinatario de la carta, no ha respondido a una solicitud de comentarios.

La carta del Dr. Gøtzsche también fue firmada por otras 10 personas, cada una de las cuales sufrió la pérdida de un hijo o un cónyuge por suicidio como resultado de que se les recetó un antidepresivo para una condición no psiquiátrica. Los antidepresivos se recetan habitualmente para usos no autorizados, que van desde trastornos del sueño hasta incontinencia urinaria.

Suicidios entre jóvenes

Los suicidios impulsivos son más probables entre las personas más jóvenes, según encontró un estudio de 2013.

Entre los firmantes se encontraba Mathy Downing, madre de Candace Leigh Downing, de 12 años. Candace estaba experimentando frustraciones con los exámenes y las tareas cuando ingresó a la escuela secundaria, por lo que la llevaron a ver a un psiquiatra infantil. Aunque no estaba deprimida y tenía muchos amigos, le recetaron Zoloft.

“Fui a ver cómo estaba y me encontré a mi preciosa niña colgada, con las rodillas dobladas”, dijo la Sra. Downing a The Epoch Times. “Comencé a gritar llamando a mi esposo y corrí a bajarla. No hubo ninguna nota, ninguna advertencia de lo que pretendía hacer”. La historia de Candace se cuenta en “Prescripción: ¿Suicidio?“, un documental premiado.

Kim Witczak, cuyo marido Woody Witczak, de 37 años, se ahorcó cinco semanas después de empezar a tomar Zoloft, también firmó la carta.

Woody y Kim Witczak en la víspera de Año Nuevo, 2002. (Cortesía de Kim Witczak)

“Woody no estaba deprimido; no tenía antecedentes de depresión ni de ninguna otra enfermedad mental”, dijo la Sra. Witczak a The Epoch Times. “Acababa de empezar un nuevo trabajo y tenía problemas para dormir, así que acudió a su médico. Le dieron Zoloft y el médico le dijo que le ayudaría a dormir. Cinco semanas después Woody se quitó la vida. Nunca cuestionamos el fármaco. Se lo dio nuestro médico, estaba aprobado por la FDA”.

“En el momento de la muerte de Woody, no había advertencias de recuadro negro sobre el suicidio en los antidepresivos”, añadió la Sra. Witczak.

La señora Witczak presionó al Congreso y a la FDA para que implementaran estas advertencias, que entraron en vigor para niños y adolescentes en 2004 y se ampliaron dos años después para incluir a adultos jóvenes, para 36 medicamentos antidepresivos diferentes. Las advertencias del recuadro negro, publicadas en los prospectos de las cajas de recetas, afirman que existe riesgo de pensamientos y comportamientos suicidas para usuarios menores de 25 años.

La FDA ordenó estas advertencias después de que científicos y familiares de víctimas de suicidio presentaran evidencia en una serie de audiencias, y ensayos aleatorios controlados con placebo que demostraron que estos medicamentos aumentaban el riesgo de suicidio. La Sra. Witczak forma parte del comité asesor de medicamentos psiquiátricos de la FDA. Su historia fue el tema de un documental de American Thought Leaders de The Epoch Times, “¿ Son las vacunas contra COVID solo la punta del iceberg?

El controvertido “mecanismo” de la depresión

Durante los últimos 60 años, el Dr. Peter Breggin, psiquiatra con práctica de psicoterapia en Ithaca, Nueva York, ha estado haciendo sonar la alarma sobre los riesgos de las drogas psiquiátricas. Ha escrito más de 20 libros, muchos de ellos en coautoría con su esposa, la periodista Ginger Breggin, y aproximadamente la mitad de ellos incluyen advertencias sobre los efectos adversos de los antidepresivos. Los libros escritos por el Dr. Breggin, a quien han nombrado como la “conciencia de la psiquiatría”, incluyen “Toxic Psychiatry“, “Medication Madness” y “Talking Back To Prozac”.

Zoloft, Prozac y Paxil se clasifican como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). En una entrevista con The Epoch Times, el Dr. Breggin dijo que los médicos han hecho afirmaciones sin fundamento de que la inhibición de la recaptación de serotonina alivia la depresión. A medida que los neurotransmisores transportan mensajes entre los nervios, el mecanismo de recaptación devuelve algunos de ellos a los nervios donde fueron creados.

“Esta inhibición de la recaptación supuestamente ayudará a la depresión al aumentar la serotonina en las sinapsis”, dijo el Dr. Breggin.

Esta es la explicación que los psiquiatras dan a los pacientes, pero muchos científicos han dudado durante mucho tiempo de la explicación demasiado simple de que la serotonina podría ser responsable de la depresión, la tristeza, la apatía y otras cosas relacionadas con la depresión.

Dr. Peter Breggin, Psiquiatra. (Cortesía del Dr. Peter Breggin)

“La serotonina es el neurotransmisor más extendido en todo el cerebro, por lo que afecta a todo tipo de cosas. Está en el intestino, está en el torrente sanguíneo, por lo que esta idea es ridícula“.

Cuando se comercializó originalmente esta clase de antidepresivos, los psiquiatras afirmaban que ahora tenían un estándar de oro para tratar a las personas porque iban a afectar un desequilibrio químico particular en sus cerebros de manera efectiva, dijo el Dr. Breggin.

“Y todo el mundo lo creyó, a pesar de que la idea de que la depresión estaría relacionada con una función del cerebro era errónea”, dijo el Dr. Breggin. “Lo que cualquiera habría sabido, si no hubiera sido influenciado por las compañías farmacéuticas, es que no se puede afectar a un neurotransmisor en el cerebro por sí solo porque todos están conectados. Por eso los humanos somos tan complicados”.

A la luz de las advertencias del recuadro negro que asociaban los antidepresivos con el suicidio, varios otros investigadores emprendieron estudios para descubrir por sí mismos si existía una relación causal. En un estudio publicado en 2006 en el Australian and New Zealand Journal of Psychiatry, los investigadores preguntaron: “¿Cómo han afectado los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina la mortalidad por suicidio?”

Los investigadores australianos, el Dr. Wayne D. Hall, entonces profesor de políticas de salud pública en la Universidad de Queensland, y la Dra. Jayne Lucke, investigadora principal de la universidad, descubrieron que estudios controlados aleatorios recientes de antidepresivos ISRS “aumentaron la ideación suicida en las primeras etapas del tratamiento, comparado con placebo. Los estudios observacionales han encontrado un mayor riesgo de autolesión dentro de los 9 días posteriores a la prescripción de un medicamento antidepresivo”.

Concluyeron: “Si los ISRS aumentan el riesgo de suicidio en algunos pacientes, el número de muertes adicionales es muy pequeño porque los estudios ecológicos generalmente han encontrado que la mortalidad por suicidio ha disminuido (o al menos no ha aumentado) a medida que ha aumentado el uso de ISRS”.

Los estudios ecológicos implican observar un grupo masivo de personas para hacer inferencias sobre los efectos de un tratamiento y patrón a nivel poblacional. En el caso de los antidepresivos, los investigadores no encontraron un aumento de los suicidios después de la introducción de los ISRS. Sin embargo, los estudios ecológicos pueden dificultar el análisis de causas y efectos específicos debido a la cantidad de variables de confusión. Por ejemplo, si hay una disminución del tabaquismo en toda la población o un aumento de la riqueza, esto podría sesgar cualquier información potencial.

Dolor a simple vista

La sargento del ejército, Angela Peacock, que entonces tenía 24 años, estaba sirviendo en Irak cuando un compañero soldado casi muere a causa de un artefacto explosivo improvisado. La sargento Peacock estaba físicamente enferma en ese momento y no estaba con su unidad cuando el convoy fue atacado. Los pensamientos de muerte la llevaron a ver a un psiquiatra del ejército, quien le recetó un sedante y un ansiolítico. Las drogas la hicieron sentir peor y fue dada de alta médica del servicio.

Unos años más tarde, la Sra. Peacock tomaba 18 medicamentos al mismo tiempo, incluidos antidepresivos. Tenía pensamientos suicidas, así como pensamientos sobre la posibilidad de matar a estudiantes en la escuela de su sobrina.

“Mi problema original se vio agravado por las drogas”, dijo la Sra. Peacock a la The Epoch Times. “Me recetaron más de 40 medicamentos durante 13 años para tratar los síntomas y efectos secundarios de la salud mental. No me di cuenta de que eran los medicamentos los que me mantenían en este mal estado hasta mucho más tarde”.

Los productores de un largometraje documental sobre personas dañadas por drogas psiquiátricas, “Medicating Normal“, se pusieron en contacto con la Sra. Peacock y relataron su proceso de curación, así como su regreso a la universidad, donde obtuvo una maestría en trabajo social. Ahora trabaja como asesora de curación, ayudando a personas que han resultado perjudicadas por medicamentos psiquiátricos.

Mary Neal Vieten, psicóloga clínica certificada, es la directora de Warfighter Advance, un grupo que ayuda a los combatientes a reintegrarse después de sus experiencias de guerra. Desde 2010, ha tratado a muchas personas que sufren efectos adversos graves de los fármacos antidepresivos. El Dr. Vieten, veterano de 22 años de la Marina, apareció junto a la Sra. Peacock en el documental.

Ella siguió el modelo bioquímico de tratamiento de salud mental durante los primeros años de su carrera militar. “Fueron necesarios muchos suicidios antes de que me preguntara: “¿Qué estamos haciendo mal?”, dijo el Dr. Vieten en una entrevista con The Epoch Times. “Me di cuenta de que mucho de lo que me daban en la escuela de posgrado lo proporcionaban partes que no eran imparciales, como las compañías farmacéuticas. Oculto a plena vista estaba el hecho de que la gente que tomaba antidepresivos y se suicidaba era un resultado muy común”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.