Redada en Mar-a-Lago podría ser legal pero parece sospechosa, según expertos legales

Por Matthew Vadum
12 de Agosto de 2022 11:43 AM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 11:43 AM

Aunque la redada del FBI en la casa del expresidente Donald Trump en Palm Beach, Florida, es impactante y puede violar las normas democráticas estadounidenses, todavía es posible que sea una parte legítima del proceso de aplicación de la ley, dijeron comentaristas legales a The Epoch Times.

Pero todavía no se sabe lo suficiente sobre los hechos del caso para decirlo con seguridad, añadieron.

En la noche del 8 de agosto, el FBI ejecutó repentinamente y sin previo aviso una orden de registro de las instalaciones de Mar-a-Lago, el complejo turístico privado de Palm Beach donde vive actualmente el expresidente. La orden de registro y la declaración jurada o las declaraciones juradas que la respaldan no se han hecho públicas, pero el fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, dijo la tarde del 11 de agosto que había pedido al tribunal que desclasificara la orden. La Casa Blanca ha negado que el presidente Joe Biden, que podría volver a ser el contrincante de Trump en 2024 en caso de que éste obtenga la nominación presidencial del Partido Republicano, supiera de la redada con antelación. El propio Trump no ha dicho si volverá a presentarse.

Los reportes de los medios de comunicación, basados en fuentes confidenciales, indican que el FBI buscaba materiales que Trump podría haber llevado a su casa después de terminar su mandato presidencial. La Administración Nacional de Archivos y Registros remitió el caso al Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) con la esperanza de recuperar 15 cajas de material clasificado presuntamente faltante.

Los presidentes suelen llevarse los documentos relacionados con sus presidencias cuando dejan el cargo. Al parecer, el expresidente Barack Obama hizo que se enviaran a Chicago 30 millones de documentos de su mandato a su biblioteca presidencial. A veces la situación legal de los documentos no está clara —sobre todo porque en el sistema de gobierno estadounidense es el propio presidente quien puede desclasificar a voluntad documentos sensibles— y el expresidente y la nueva administración entablan conversaciones para recuperar los documentos. Trump insiste en que no ha hecho nada malo y que ha cooperado con la administración en relación con los documentos en cuestión. Trump argumenta que no había necesidad de que el FBI hiciera una redada en su residencia y que fue una más de la serie de “cacerías de brujas” que sus enemigos han llevado a cabo contra él.

“Estos son tiempos oscuros para nuestra nación, ya que mi hermosa casa, Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, fue allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”, dijo Trump en un correo electrónico del 9 de agosto a sus partidarios enviado por su comité de acción política Save America.

“[E]s importante que sepan que no fue solo mi casa la que fue violada: fue la casa de todos los estadounidenses patrióticos por los que he estado luchando desde ese momento icónico en que bajé las Escaleras Doradas en 2015”, dijo Trump, en referencia al día en que anunció por primera vez que buscaba la presidencia.

“Me enfrenté a la corrupción de la izquierda radical. Devolví el poder al pueblo y cumplí de verdad con nuestro país como nunca antes habíamos visto. El establishment lo odió”, dijo Trump.

Trump también ha acusado a sus oponentes de llevar a cabo otras cacerías de brujas en su contra, entre ellas la teoría de la conspiración de la colusión electoral entre Trump y Rusia, y la investigación en curso del Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la irrupción del 6 de enero de 2021 en el complejo del Capitolio de Estados Unidos.

Según el expediente judicial en el caso conocido como Estados Unidos contra la orden de registro sellada, expediente judicial 9:22-mj-08332 ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, el juez magistrado Bruce E. Reinhart emitió la orden para Mar-a-Lago el 5 de agosto.

Un juez magistrado no es nombrado por el presidente ni confirmado por el Senado de EE. UU., sino que es elegido por los jueces federales de distrito para desempeñar funciones judiciales de apoyo. Un juez magistrado no tiene los mismos poderes que un juez confirmado por el Senado, según la Ley Federal de Magistrados de 1968.

En los procedimientos penales, pueden emitir órdenes de registro, de detención y de comparecencia, así como revisar la fianza, fijar las condiciones de la misma y programar y dirigir las comparecencias iniciales de los acusados. También presiden las audiencias previas al juicio, las audiencias preliminares o las audiencias de “causa probable”, toman juramento y declaraciones y llevan a cabo procedimientos de extradición.

Reinhart contribuyó con miles de dólares a la campaña del expresidente Barack Obama en 2008 y con 500 dólares a la candidatura del exgobernador de Florida Jeb Bush a la presidencia del Partido Republicano en 2016, según un reporte de Fox News que citaba un artículo del New York Post. Reinhart también habría proporcionado representación legal al difunto pedófilo condenado Jeffrey Epstein durante una investigación sobre tráfico sexual. En un momento dado, Reinhart dijo al Miami Herald que también actuó para los pilotos de Epstein y su programador.

La redada en Mar-a-Lago es “probablemente legal por definición, en el sentido de que los tribunales dicen cuál es la ley”, dijo en una entrevista a The Epoch Times el comentarista jurídico Curt Levey, presidente de Committee for Justice

“Suponiendo que fueron honestos con el magistrado [que emitió la orden de registro], entonces supongo que es legal”, dijo Levey. Pero si las autoridades “mintieron” sobre los hechos del caso, “esa es una historia diferente”.

La redada en la propiedad de Mar-a-Lago donde vive Trump podría sentar un peligroso precedente, dijo Levey.

“Ciertamente va en contra de las normas democráticas y eventualmente descubriremos qué buscaban y si estaba justificado”, dijo.

“Ciertamente, nunca querrías decir que no puedes allanar la casa de un expresidente, si sospechas que ha asesinado a alguien y hay un cadáver allí”.

“Por otro lado, si de lo que estamos hablando es solo una pelea cotidiana sobre lo que debe ir a los Archivos Nacionales, creo que la mayoría de la gente diría que no merece la pena romper una norma democrática”, dijo Levey.

“El problema de romper las normas democráticas es que son difíciles de restaurar. Es decir, la próxima vez que tengamos un presidente republicano, van a estar muy tentados de, digamos, acusar a Joe Biden o a Hunter Biden, y no es un camino que quieras recorrer”.

Las órdenes de registro, añadió Levey, suelen estar selladas y sus detalles no suelen hacerse públicos.

La organización sin ánimo de lucro de Levey se describe a sí misma como “dedicada a restaurar la visión de los Fundadores de un poder judicial federal regido por el estado de derecho y anclado en la Constitución”.

Jim Burling, vicepresidente de asuntos jurídicos de la Pacific Legal Foundation, un bufete nacional de abogados de interés público sin ánimo de lucro que desafía los abusos del gobierno, dijo que normalmente la ejecución de órdenes de registro no es un gran problema, pero en este caso la identidad de la persona a la que se dirige es relevante.

“Se trata de un expresidente de Estados Unidos que muy bien podría volver a presentarse a la presidencia dentro de un par de años. Así que, teniendo eso en cuenta, todo el asunto no tiene precedentes —extrañamente sin precedentes— para ir tras él” y se plantea la cuestión de si la redada fue adecuada o si estuvo “políticamente motivada o no”.

“Nunca vas a conseguir que el Departamento de Justicia admita que hay alguna política involucrada. Pero, como sabes, en la última década más o menos, el FBI y el DOJ han hecho cosas bastante extrañas”, dijo Burling a The Epoch Times en una entrevista.

Pero las circunstancias en este caso parecen sospechosas, dijo, dado que un fiscal general nombrado por el actual presidente tiene como objetivo a un “expresidente que puede volver a presentarse”.

Los materiales presentados en apoyo de la solicitud de la orden de registro, que presumiblemente “detallan todos los presuntos delitos” tienen que ser “suficientemente creíbles”.

“¿Y qué tan creíbles son esas alegaciones? Y no creo que alguien ahí fuera, excepto el juez, y la gente del Departamento de Justicia que lo ideó y redactó la declaración jurada tenga ni idea de cuán apropiado es todo esto. Pero, ¿quién sabe?”.

“Como todo el mundo, quiero ver el trabajo”, la declaración jurada, para determinar “cuán apropiado y adecuado fue esto”.

Si la redada no estaba justificada, el gobierno de Biden “ha hecho daño al país”, añadió Burling.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.