Reescribiendo el guion de las citas

En una cultura de tener citas en la que los estándares y las expectativas han desaparecido, ¿cómo se encuentra una relación real?
Por Yeny Sora Robles
07 de Noviembre de 2020
Actualizado: 07 de Noviembre de 2020

Algunos clientes acuden a Leila Tomasone con preguntas, fallas y simplemente confusión sobre sus vidas amorosas.

“Citas, ¿qué significa esa palabra?”, preguntó Tomasone, una coach de manejo de relaciones interpersonales y madre de dos hijos, con base en Virginia. De hecho, las citas no han existido durante mucho tiempo, señala. Los matrimonios se arreglaban, y el cortejo en la historia moderna fue un asunto público bastante transparente. “Los jóvenes llamaban a la casa de una joven y la familia estaba allí, y levantaban el teléfono y querían saber qué pasa con este chico”.

Las jovencitas iban a estas citas, pero las expectativas generalmente eran inocentes (acompañadas incluso, yendo más atrás). “El estándar para tener intimidad en una relación era el matrimonio”, dijo Tomasone. “Sucedía mucho más rápido, y se entendía que si un hombre llevaba a una joven a varias citas, eso terminaba dirigiéndose hacia el matrimonio o le estaba haciendo perder el tiempo”.

Coach de relaciones interpersonales Leila Tomasone. (Cortesía de Leila Tomasone)

Esos guiones, estándares y expectativas desaparecieron por completo, pero no se erigió una nueva estructura para reemplazarlo. Tomasone ha hablado con personas que cuestionaron lo que significa aceptar o invitar a alguien a salir en una cita, qué obligaciones conlleva y si sus acciones reflejan sus palabras. Preguntas sobre relaciones fundamentales, como si estaban viendo a otras personas, o hacia dónde se dirigían las cosas, eran cosas que la gente no tenía ni idea de cómo preguntar, o peor aún, simplemente asumían.

Tomasone empezó a dar consejos a sus amigos, y entre su círculo hubo un efecto dominó positivo. Desde entonces, ha convertido esta habilidad en un negocio de entrenamiento.

La verdad es que, según Tomasone, todo comenzó con sus propios problemas en sus relaciones interpersonales.

“Comenzó con mi experiencia de tener un mal matrimonio y luego de tener algunas malas relaciones y solo necesitaba resolverlos”, dijo Tomasone. Fue una “prueba de fuego”, pero a través de su camino con errores, aprendió la psicología de las relaciones, así como recursos, habilidades y estrategias, y se dio cuenta que muchas otras personas necesitan lo mismo.

El documental “The Dating Project” presenta la situación real de cinco personas solteras, de 18 a 40 años, que navegan por el nuevo paisaje de las citas. (Cortesía de The Dating Project)

Una cultura sin citas

Las experiencias de Tomasone no fueron nada fuera de lo común, y ni siquiera se acercaron a un extremo.

La profesora del Boston College Kerry Cronin ocupó los titulares hace unos años cuando inició su “proyecto de citas”, dándole a los estudiantes una tarea obligatoria en la que tenían que invitar a alguien a salir. Los correos electrónicos que comparte en sus charlas van desde lo cómico a lo trágico —desde un estudiante que “se sintió como una diosa” después de invitar a alguien a tomar un café y decenas de personas le dijeron que fue “muy valiente” porque habían oído hablar de la tarea de Cronin, hasta un estudiante de último año que originalmente decía que prefería la cultura de las relaciones sexuales y no quería ni necesitaba tener una cita, y que cuatro años más tarde le pidió a Cronin que “la corrigiera”.

Cronin añadió que no es que los jóvenes estén teniendo más sexo, sino que la cultura de sin ataduras de “Netflix and chill” para relacionarse y salir es lo que prevalece. Es tan así que invitar a alguien a tomar un café para una cita de 60 a 90 minutos era absolutamente angustioso para muchos estudiantes, y para los estudiantes de alto rendimiento, consumados y socialmente adeptos. Literalmente no tienen ni idea de lo que es una cita. La idea de conocer a alguien, y a su vez aprender a revelarse a sí mismos, es una idea extraterrestre.

Así que Cronin estableció reglas (deben preguntar personalmente, programar algún momento en los próximos tres días, etc.), y el aparentemente extraño y anticuado ritual se volvió tan viral que todo el campus (y algunos más) han oído hablar de él desde entonces. Preguntar o recibir una pregunta para una cita fue menos bizarro sabiendo que “es para la tarea de esa profesora”.

La profesora Kerry Cronin, del Boston College, ocupó los titulares hace unos años cuando dio a los estudiantes la tarea obligatoria de invitar a alguien a salir. (Cortesía de The Dating Project)

En la costa opuesta de California, las cineastas Megan Harrington y Catherine Fowler Sample estaban en la fiesta de una amiga, había más de una docena de mujeres de 20 años, todas solteras y sin citas. Les pareció extraño, y mientras creaban un documental para mirar el mundo de las citas, destrozado como está, para un rango de personas de 18 a 40 años, se encontraron con la tarea de Cronin, que incluyeron en su ampliamente visto documental “The Dating Project“, (El proyecto de citas).

La mitad de Estados Unidos es soltera, dijo Harrington, y prevalece un sentimiento de soledad, y de estar conectado pero sintiéndose desconectado. También hay un sentimiento de decepción, de gente que ha asimilado películas, canciones, programas de televisión y artículos sobre cómo vivir la buena vida de soltero; la gente está empezando a articular cómo los ideales representados prometen felicidad y plenitud, pero no la encuentran siguiendo esos guiones.

“Es la falta de una conexión real y auténtica con alguien”, dijo Harrington. Ella no era ajena a la cita tradicional, pero la gente de menos de una década de su edad en los campus universitarios no tenía ningún concepto de la cita del café, y eso era algo que quisieron evaluar.

Megan Harrington escribió y realizó el documental “The Dating Project”. (Cortesía de The Dating Project)

Como explicó Cronin en la película, puede que a los jóvenes no se les haya enseñado tener citas, pero la cultura está hablando muy, muy alto, y les está enseñando la cultura de las relaciones interpersonales, y puede que ni siquiera se den cuenta.

Harrington dijo que durante el documental hicieron muchas preguntas que la gente no suele pensar, y una y otra vez la gente se daba cuenta que veía y escuchaba las condiciones de sus acciones, como esa canción pop cuya letra nunca habían escuchado realmente, aunque la hubieran oído una docena de veces.

“Desarrollamos hábitos, y ese es el caso de cualquier cosa”, dijo Harrington. La “buena vida de soltero” a la que se ha condicionado a la gente a vivir es una en la que las relaciones son transitorias, en la que la gente se usa y estos hábitos se arraigan.

Con la película y el encargo de citas, los productores pretendían mostrar “algo más realista, algo más acorde con lo que anhelan los corazones de la gente, que es la relación y la verdadera conexión”, dijo Harrington. “No lo superficial y no lo transitorio, no lo inmediato y físico”.

Estos hábitos se extienden desde los campus universitarios, dijo Fowler Sample. Durante la realización del documental se dio cuenta que las personas de 40 años estaban atrapadas en los mismos hábitos y obstáculos que los estudiantes universitarios.

Además de realizar la película “El Proyecto de Citas”, Catherine Fowler Sample también ha escrito dos series de currículos centrados en la construcción de relaciones de citas y matrimonios saludables. Por cierto, mientras producía el documental, empezó a salir con el hombre que se convertiría en su marido. (Cortesía de The Dating Project)

“Esta es realmente una crisis de gran naturaleza en nuestra cultura que necesita ser explicada y explorada”, dijo. Mientras producía la película y veía las reacciones del público a las cinco personas a las que seguían en sus viajes de citas, y mientras escuchaba preguntas y discusiones después de las proyecciones, incluso en una reciente cita con el médico cuando su obstetra mencionó que mostraba “El proyecto de citas” a adolescentes sin conocer su conexión con la película, Fowler Sample vio el enorme efecto dominó que tiene este tema.

Las citas son un tema ligero, pero definitivamente no es algo trivial, ella se dio cuenta.

“Es realmente uno de los temas más profundos, y es algo que está impactando, francamente, en las próximas generaciones y en las venideras si no podemos corregir lo que estamos haciendo ahora”, dijo. “Es casi como el corazón de lo que mantiene al mundo en marcha, es el comienzo de él. Si nadie saliera con nadie, entonces nadie se casaría, y entonces el mundo no continuaría”.

También es el corazón de la crisis de la soledad, como dijo Fowler Sample. Sin ese script para citas, los jóvenes no tenían idea de cómo conocer a otras personas o cómo conectarse. La gente “hablaría” por siempre en las aplicaciones para citas pero nunca iría a ningún lado, y nunca haría esa conexión real. La sobresexualización de las citas y el hecho de que se tratara de lo físico tan rápidamente había confundido al script.

“Lo que sí sé y he visto una y otra vez es que a pesar de esta confusión, todo el mundo quiere una relación feliz y sana. Quieren tener esa cita de café. Quieren relacionarse con alguien de una manera real”, dijo Fowler Sample. Tiene la esperanza de que la película traiga de regreso las citas casuales, que realmente deberían ser un inocente punto medio entre esta cultura de relacionarse y el compromiso de la vida. Las campanas de la boda no deberían sonar cuando le pides a alguien una cita para tomar café, pero esa persona merece ser tratada con dignidad y consideración, dijo, lo que va en contra de la naturaleza transitoria de la cultura de las citas, en la que la gente se convierte en fantasmas todo el tiempo.

“Tiene sentido que la gente esté tan confundida, porque no ha habido ninguna orientación, y la gente quiere esa orientación. Esa fue otra sorpresa del proyecto”, dijo Fowler Sample. “En general, la gente quiere una orientación”.

Una cultura sin comunicación

La gente no solo ha olvidado cómo pedir una cita, sino que también ha olvidado cómo comunicarse en las relaciones en general, descubrió Tomasone. La mayoría de las veces, las personas se acuestan de inmediato y nunca llegan a hablar sobre su relación y hacia dónde se dirige. Las dos personas involucradas pueden tener ideas completamente diferentes sobre cuál es su relación con el otro.

“Hay suposiciones que la gente incorpora a las citas”, dijo Tomasone. Es fácil para la gente decir que no asumen ninguna obligación cuando salen en una cita, pero la realidad es que todas las personas con las que habla sienten que hay obligaciones, empujadas por la cultura.

“Se necesita mucha confianza para despojarse de las expectativas culturales y decir que esto es lo que quiero, esto es lo que puedo ofrecer, lo toma o lo deja, y es realmente salir a la calle, para alguien que ‘lo dejará’. Eso también es muy difícil”, dijo Tomasone. La gente puede sentir que hay una obligación de tener una intimidad rápida en la relación, o asumir que son exclusivos y que la persona con la que se están saliendo no está saliendo con nadie más.

Sin reglas, las expectativas varían mucho, y dos personas con suposiciones completamente distintas podrían permanecer juntas o “salir” durante años, cada una con diferentes imágenes mentales de la relación y hacia dónde se dirige.

De hecho, las suposiciones están tan arraigadas que muchas personas ni siquiera piensan conscientemente en lo que quieren de las citas; a veces se sorprenden cuando Tomasone pregunta. Hay un momento de epifanía, en el que dicen: “Oh, puedo pedir lo que quiero”.

Imagen ilustrativa. (Sasin Tipchai/Pixabay)

El auge del coaching de relaciones interpersonales

Para la gente que ha estado saliendo sin reglas durante años, establecer esas normas es más fácil de decir que hacer. Lo más importante que le preguntan a Tomasone es cómo reafirmar su posición en el establecimiento de las normas que quieren tener, y si tienen algún derecho a insistir en tener citas de esta manera.

Si la cultura actual es que la gente tiene dos citas, asume la exclusividad y la monogamia, y sale sin tener idea de hacia dónde va la relación o si el matrimonio va a entrar en escena o cuándo, hay mucho trabajo atrasado que la gente realiza cuando empieza a salir con un propósito, dijo Tomasone. Primero tienen que pensar en lo que quieren de las citas.

La mayoría de estos clientes de citas tienen en mente el matrimonio y la familia, y si van a volver a una cultura de citas pre-conectadas, estarán saliendo con mucha gente, pero también serán decisivos sobre si la persona es la adecuada para ellos o no (el experto en crianza Kari Kampakis señaló: “Las citas son realmente para rechazar)”. Si están saliendo con un propósito en mente, también piensan conscientemente en si sus valores se alinean y discuten estas cosas.

Tomasone le dice a las mujeres especialmente que no se vuelvan exclusivas rápidamente; que dejen que las personas con las que están saliendo lo sepan, y de hecho dejen que el hombre lidere el ritmo de la relación y sea el que escalen el estatus de la relación a la exclusividad.

Imagen ilustrativa. (Pixabay)

“Si él necesita pedirle la exclusividad, entonces no se presume hasta que eso suceda”, dijo Tomasone. No se trata de saber, sino de hacer, añadió. “Parte del aprendizaje es pasar por los pasos físicos. Puede decir: ‘Quiero tener estándares altos’, bueno, necesita practicar tener estándares altos, y actuar a través de eso antes de que realmente lo sienta en tu interior”.

Tomasone ayuda a parejas casadas y a solteros, y lo que ha aprendido es que estos temas de comunicación son los que siguen a la gente en el matrimonio.

Si la gente asume constantemente lo que su cónyuge quiere o piensa en lugar de discutir abiertamente estas cosas, pueden pensar que están suavizando las cosas cuando explican algo en sus mentes. “Eso es como borrarse a sí mismo y a su propia perspectiva de la relación, y ¿cómo puede tener una relación si se está borrando a sí mismo de ella?”, dijo. En realidad, lo que ahora tienen es una relación codependiente poco saludable.

“El consejo para citas es muy útil porque es todo lo que necesitan saber para tener una gran relación en el futuro”, dijo Tomasone. “Tienen que mantenerse al día con [la comunicación] y no dejarla caer en el camino”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS