Reestructuración del personal militar en Beijing son señales de que Xi Jinping está apretando más fuerte

04 de Abril de 2015 Actualizado: 04 de Abril de 2015

La Guarnición en Beijing del Ejército Popular de Liberación (PLA) tiene uno de los trabajos más importantes y sensibles en las fuerzas armadas: Protege otras instalaciones del PLA, proporciona apoyo logístico a la secreta Oficina de la Guardia Central, y ayuda en la protección de los principales líderes del Partido.

El Partido Comunista Chino ha mantenido mucho el refrán maoísta de que el poder nace del cañón de un arma. Así, junto a la guarnición en importancia política está la región militar de Beijing, que protege a la capital, y la Oficina de la Guardia Central, que custodia personalmente a los principales líderes.

Por lo tanto, se vuelve significativo cuando hay cambios en el liderazgo de estos tres órganos, como el nombramiento de un nuevo segundo comandante y comisario político en el caso de la guarnición, y una serie de cambios de personal en la región militar, incluido el nombramiento de los leales a Xi Jinping, el descenso de categoría de funcionarios cercanos a miembros purgados de la milicia, y los nuevos líderes.

Toda la acción sugiere que Xi Jinping está mejorando su control de estos puestos sensibles y protegiendo su flanco en tanto su campaña contra la corrupción se extiende profundamente en el ejército y en el mismo Partido Comunista.

El instintivo secretismo del partido comunista con frecuencia significa que los nuevos nombramientos para estos cargos van sin ser anunciados. En lugar de ello, los funcionarios simplemente aparecen en público llevando los nuevos títulos, y luego los observadores saben que una reestructuración ha tenido lugar.

Tal fue el caso con Wu Aimin, quien asistió a una conferencia militar el 18 de marzo en Beijing como comandante adjunto de la Guarnición en Beijing. (Anteriormente, era conocido como un comandante en la tercera división de la guarnición).

Luego estaba Jiang Yong, quien también apareció en una conferencia militar el 8 de enero con el nuevo título como comisario político de la guarnición, de acuerdo con el periódico The Paper, una publicación semioficial con sede en Shanghái. Jiang se desempeñó anteriormente en la región militar de Nanjing, al igual que el líder del partido, Xi Jinping, y por lo tanto llegó a denominarse leal de Xi.

La región militar de Beijing, que se encarga de la defensa de la capital y se jacta de tener alrededor de 300.000 tropas, también ha visto una serie de cambios de alto nivel en el personal.

Primero Liu Zhigang, ex subcomandante de la región, fue removido e hizo de diputado de los menos sensibles en la Región Militar de Jinan. Notablemente, Liu fue una vez un secretario para el ex vicepresidente de la Comisión Militar Central, Guo Boxiong, que está firmemente en la mira de los investigadores del Partido. Guo, así como poderosos funcionarios antiguos y actuales que ya han sido purgados, se cree que es un compinche de Jiang Zemin, el líder del Partido Comunista desde 1989 hasta 2002.

El Compañero de Liu, Qi Changming, anteriormente el subjefe del Estado Mayor en la región militar de Beijing, lo apartaron de las labores en la región militar de Lanzhou, en el suroeste de China. Qi fue antes el secretario de Xu Caihou, otro peso pesado militar purgado que actuó como los ojos, las orejas y las manos de Jiang Zemin en las fuerzas armadas mucho tiempo después de la salida de Jiang, de acuerdo con las recientes revelaciones en la prensa china.

Gran parte del enfoque de la campaña de rectificación del Partido de Xi Jinping, ha sido limpiar las redes de control e influencia que se establecieron y eran operadas por Jiang Zemin. En particular esto incluyó a Zhou Yongkang, quien controló todo el aparato de seguridad del partido, que cuenta con un presupuesto superior al de los militares.

Más recientemente, los instrumentos de los medios de comunicación dentro y fuera de China, presumen tomar pistas y recibir información de miembros del partido y de las autoridades de propaganda, y han corrido informes diciendo que Zhou Yongkang y Bo Xilai, un miembro caído del Buró Político, participaron en “actividades políticas no organizacionales. “Esto se interpretó en el sentido de que los dos formaron una facción sediciosa y trataron de descarrilar al líder entrante Xi Jinping.

En la región militar de Beijing, sangre fresca se inyectó: song Puxuan, ex director de la Universidad de Defensa Nacional, fue nombrado comandante de la región militar de Beijing; Bai Jianjun, ex jefe del estado mayor de la región militar de Beijing se convirtió en el comandante adjunto; Gao Donglu, ex miembro del Comité del Partido Municipal de Beijing, se hizo comisario político adjunto; Lu Zesheng, ex comandante de la región militar de Hebei, se convirtió en jefe de personal.

Importantes nombramientos también se han hecho en la Oficina de la Guardia Central, que es la que protege a la élite del Partido Comunista.

Wang Shaojun, dijo que una vez fue el guardaespaldas personal de Xi Jinping, fue trasladado de secretario adjunto de la oficina a la jefatura de la misma, de acuerdo con el South China Morning Post con sede en Hong Kong, el 13 de marzo. Otros dos funcionarios de la oficina fueron cambiados, efectivamente fueron bajados de categoría, a la región militar de Beijing y a una universidad de ingeniería del PLA, según otros informes.

El aparato de seguridad pública de Beijing también ha visto un cambio: Wang Xiaohong, un antiguo subordinado de Xi Jinping, en su paso por la provincia de Fujian, en la década de 1990, donde fue secretario del partido, ha sido nombrado jefe de la Oficina de Seguridad Pública en la capital.

El anuncio se realizó en las principales informaciones de la prensa en china continental. Estos incluyen una valoración entusiasta del historial de servicio  de Wang en Caixin, una revista de noticias dirigida por Hu Shuli, creyó durante mucho tiempo de ser amigos personales de ambos, Xi Jinping, y su mano derecha, el zar anticorrupción Wang Qishan.

TE RECOMENDAMOS