Regalos para el que da: lo que ganamos cuando damos

Por Jeff Minick
11 de Diciembre de 2021 9:50 PM Actualizado: 11 de Diciembre de 2021 9:50 PM

El escritor y conferenciante Dale Carnegie dijo una vez: “La vida es realmente un boomerang. Lo que das, lo recibes”.

El año pasado, me perdí el cumpleaños de mi nieto de 8 años. En una visita reciente a su casa me di cuenta de que le gustaba clavar clavos en una tabla, y le envié un cinturón de herramientas apropiado para su edad y unas herramientas que había encontrado en Internet.

Ese regalo inesperado provocó una llamada telefónica de un niño que estallaba de emoción. Hablamos durante unos minutos mientras me describía cada una de las herramientas, y colgué el teléfono impregnado de la felicidad que había compartido.

Ahí estaba el boomerang.

Dar a los demás trae regalos a cambio.

Por un lado, dar nos saca de lo que puede ser la prisión del yo. La nuestra es una cultura en la que podemos obsesionarnos con ese yo. Acudimos a terapeutas con la esperanza de encontrar una llave que abra la puerta de la prisión, leemos libros de autoayuda en busca de alivio para circunstancias tan variadas como la obesidad y la depresión y, en el peor de los casos, intentamos escapar del yo a través de las drogas o el alcohol.

Pero el acto de dar nos aleja de esta preocupación por nosotros mismos. El profesor cuya amada esposa murió recientemente, lucha contra su dolor dedicándose a la enseñanza, dando clases particulares a los alumnos, llevándolos de excursión e invitándolos en grupo a su casa para cenas especiales. El abogado alcohólico se une a AA y, al cabo de un tiempo, se convierte en padrino de los nuevos miembros que buscan la sobriedad, y descubre que, al ayudarles, se está ayudando a sí mismo.

Ya sea en forma de tiempo, tesoro o talento, cuando damos a los demás, también podemos sentir una enorme satisfacción por la felicidad y el placer que les proporcionamos. El esposo que, de repente, le trae a su mujer un ramo de rosas, el jefe que concede una bonificación de fin de año a sus empleados, la contable jubilada que enseña a su nieta de 10 años el arte de hacer tartas de manzana: ahí está de nuevo ese boomerang, volviendo a alegrar los corazones de esos regaladores.

Y ahora mismo, necesitamos especialmente esta generosidad de espíritu.

Nos acercamos a un invierno que promete dificultades y pruebas para la mayoría de nosotros, una temporada de días oscuros en los que puede haber escasez de alimentos y combustible, y un caos económico causado por una pandemia que parece no tener fin. Un corazón fuerte y una fuerza de voluntad inquebrantable serán esenciales si queremos atravesar estas tribulaciones.

Si queremos prevalecer durante esta prueba, y no simplemente sobrevivir, debemos también cultivar intencionadamente la generosidad, la entrega de nosotros mismos, el mayor de los regalos, a los que nos rodean. Ante la privación y el miedo, muchas personas se desaniman y se angustian.

Debemos resistir esa tentación, mirar con claridad lo que ocurre en la plaza pública y en nuestras vidas privadas, y siempre que sea posible esforzarnos por animar a los que nos rodean, a nuestra familia y amigos, a nuestros compañeros de trabajo y a nuestros vecinos. Los regalos, grandes y pequeños, pueden inspirar a los receptores a animarse y devolver esos gestos.

Denzel Washington es conocido como actor de cine galardonado, pero también es un destacado orador inspiracional. Aquí están sus pensamientos sobre la donación: “A fin de cuentas, no se trata de lo que tienes ni de lo que has conseguido. Se trata de lo que has hecho con esos logros. Se trata de a quién has levantado, a quién has hecho mejor. Se trata de lo que has devuelto”.

Este invierno, en particular, demos generosamente de nosotros mismos a los demás, velas de esperanza en la oscuridad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.