Régimen chino amenaza con tomar más medidas contra los manifestantes de Hong Kong en la próxima luna llena

Por Frank Fang
04 de Septiembre de 2019 Actualizado: 04 de Septiembre de 2019

Una de las principales agencias del régimen chino emitió una velada amenaza de que una represión más severa contra los manifestantes de Hong Kong podría tener lugar en dos semanas.

La Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, la principal entidad jurídica de China, en un artículo de opinión publicado el 1 de septiembre en su cuenta de la red social china WeChat, acusó a los manifestantes de participar en “actos terroristas” durante las protestas del 31 de agosto.

Decenas de miles de manifestantes salieron a las calles en la tarde del 31 de agosto, desafiando la prohibición de la policía. Esa noche, las escaramuzas entre los manifestantes y la policía se extendieron al metro, donde la policía arremetió dentro de los vagones del metro en un intento por arrestar manifestantes. Las imágenes mostraron a personas golpeadas por la policía antidisturbios mientras se resguardaban en el suelo detrás de sus paraguas.

El artículo advertía que los manifestantes no podían “escapar” simplemente “cubriéndose la cara”. Sugirió que se encontrarían con su destino “en el día de luna llena”. Luego advirtió a los manifestantes que tomaran nota de que el día festivo asiático, el Festival de Medio Otoño, que cae en la luna llena el 13 de septiembre de este año, está a solo unos días de distancia.

El comentario continuó diciendo que la presencia de banderas estadounidenses en una marcha anterior durante ese día es “evidencia de interferencia extranjera”.

El régimen chino ha recurrido repetidamente a la retórica de acusar a gobiernos extranjeros, en particular a Estados Unidos y el Reino Unido, de “fomentar el malestar” en Hong Kong. Beijing también ha calificado a los manifestantes como “radicales”.

Durante más de tres meses, masas de hongkoneses han llenado las calles pidiendo al gobierno de Hong Kong que retire completamente un proyecto de ley de extradición. La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, finalmente anunció el retiro del proyecto de ley en la tarde del 4 de septiembre.

Muchos temen que el proyecto de ley erosionaría la autonomía de Hong Kong, ya que permitiría que cualquier persona en Hong Kong fuera trasladada a China para ser juzgada en tribunales controlados por el Partido Comunista Chino, que es conocido por utilizar su sistema judicial para silenciar a los críticos y castigar a los disidentes.

Los manifestantes han pedido reiteradamente a la comunidad internacional, en particular a los gobiernos británico y estadounidense, que salvaguarden sus derechos humanos ante los crecientes casos de violencia policial contra los manifestantes, condenados por organizaciones de derechos humanos como la organización británica sin fines de lucro Hong Kong Watch.

Violencia en el metro

La marcha pacífica del 31 de agosto se convirtió en una serie de enfrentamientos entre los manifestantes y la policía por la noche. Los manifestantes presuntamente arrojaron bombas incendiarias y ladrillos, mientras que la policía disparó una ronda tras otra de gases lacrimógenos y desplegó cañones de agua.

Uno de los enfrentamientos tuvo lugar dentro de la Estación Príncipe Eduardo, una estación de metro situada en Mong Kok, un popular distrito comercial. Los videos online mostraron que los policías rociaban con gas pimienta y golpeaban a los pasajeros. Se podía observar a algunos manifestantes protegiéndose con paraguas, mientras que un hombre de rodillas imploraba a la policía que se detuviera.

La policía de Hong Kong arrestó a más de 40 personas en la estación, incluyendo a un niño de 13 años.

Hong Kong Watch, en un posteo de Facebook, condenó a la policía por lo que pasó en la estación de metro, diciendo que “las autoridades policiales de Hong Kong deben una explicación al pueblo de Hong Kong y a la comunidad internacional”.

Un congresista estadounidense pidió el 31 de agosto la liberación inmediata de las personas detenidas por “cargos con motivación política” y que las autoridades de Hong Kong pongan fin al uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes.

Entre el 29 y el 30 de agosto, la policía arrestó a varios activistas y legisladores prodemocracia, por cargos relacionados con realizar reuniones ilícitas durante protestas anteriores.

“La negativa de Beijing a dar a las autoridades de Hong Kong la libertad de responder a las preocupaciones de los hongkoneses ha exacerbado las tensiones. Hacemos un llamado al liderazgo de China para que reconsidere esta decisión”, dijo en una declaración conjunta el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot Engel (demócrata por Nueva York) y Michael McCaul (republicano por Texas).

“El compromiso será necesario para calmar las tensiones y restaurar la paz en esta gran ciudad”, agregaron.

La policía de Hong Kong ha arrestado a casi 900 personas en relación con las protestas desde junio.

***

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza de Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS