Régimen chino prioriza control social frente a propagación del virus, revelan documentos

Por Nicole Hao
29 de Febrero de 2020
Actualizado: 29 de Febrero de 2020

Los funcionarios chinos de Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei, donde el nuevo brote de coronavirus es más grave, informaron a sus superiores del gobierno provincial de que la gente no puede obtener tratamiento, se queda sin suministros en medio de las medidas restrictivas de cierre y siente temor y ansiedad por la propagación de la enfermedad.

A pesar de esas observaciones, las autoridades dieron prioridad a la forma de “controlar a la sociedad” y “manipular a la opinión pública” para que se consideren positivamente los esfuerzos de China por contener el virus, según informes internos del gobierno que obtuvo The Epoch Times.

Las autoridades de la ciudad de Shiyan, por ejemplo, enumeraron sus objetivos de trabajo como: “vigilar de cerca a los peticionarios y a las personas cuyos beneficios han sido gravemente dañados”, es decir, las personas que más probablemente disientan contra las autoridades; “impedir estrictamente que personas y grupos clave se reúnan y causen problemas”; y “castigar duramente a las personas que difunden discursos impropios o rumores relacionados con la epidemia”.

“Aumento de la ira social”

La Comisión de Asuntos Políticos y Legales (PLAC) es una agencia del Partido Comunista que supervisa el aparato de seguridad del país, incluyendo la policía, los tribunales y las prisiones. A raíz del brote, las sucursales locales de la PLAC en Xiaogan, Shiyan, Xiantao, y otras ciudades dentro de Hubei, han escrito recientemente “informes de trabajo sobre cómo controlar la sociedad”.

Los PLACs locales describieron las difíciles condiciones de vida después de que las autoridades suspendieran el transporte, las reuniones públicas y las actividades económicas para evitar la propagación del virus.

“Debido a que la epidemia está empeorando cada vez más, los métodos de control deben ser mejorados. La gente ha experimentado muchas dificultades debido a la suspensión integral de las operaciones comerciales, el transporte, las escuelas, etc.”, escribió la PLAC de la ciudad de Shiyan en su informe a la PLAC de Hubei el 16 de febrero.

“Después de que la ciudad fue cerrada, la mayoría de los residentes perdieron sus ingresos”, dijo la PLAC de Shiyan. “En general, la gente tiene fuertes emociones negativas, como pena, pánico, ansiedad y sospecha. El sentimiento de ira en la sociedad ha aumentado”.

Un vendedor entrega carne a un cliente en Wuhan, China, el 27 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Mientras tanto, un nueva agencia de “control de enfermedades” establecida dentro del gobierno de Hubei para combatir el actual brote compila “informes de inspección diaria”, para que los altos funcionarios del Partido los lean, como Ying Yong, el jefe provincial del Partido; Wang Xiaodong, el gobernador; y Huang Chuping, el vicegobernador.

Los informes entran en detalle sobre la situación de los residentes. El 19 de febrero, la agencia dijo en su informe: “Los residentes de la aldea de Hongmiao en la ciudad de Anlu [una ciudad a nivel de condado dentro de la ciudad de Xiaogan, Hubei] se quejaron de que el gobierno de la ciudad bloqueó la aldea utilizando una red de alambre de púas. Han pasado seis días, y nadie los ha visitado [para suministrar las necesidades básicas]”.

La Oficina de Seguridad Pública de Hubei, a cargo de toda la fuerza policial de la provincia, también redacta “informes de trabajo” para el gobierno provincial sobre cómo la policía está ayudando a “prevenir y controlar el nuevo coronavirus”.

La Oficina describió la vida en Hubei de esta manera el 21 de febrero: “En general, los residentes carecen de las necesidades vitales básicas. Por ejemplo, algunas familias agotaron todo su gas para cocinar; algunas familias necesitan fórmula para bebés y pañales (…) Un gran número de residentes quieren dejar la ciudad y salir a ganarse la vida (…) Se vuelven extremos en su comportamiento”.

Control estricto

A pesar de esas condiciones, la Oficina no ofreció soluciones para resolver esos problemas de escasez. Explicó que una de sus principales tareas era “mantener el orden en los hospitales improvisados“, instalaciones construidas dentro de los estadios, centros de exhibición y gimnasios escolares para aislar a las personas con síntomas leves o moderados del virus.

Según el informe de la Oficina, se enviaron 970 policías y 882 guardias de seguridad a 20 de esas instalaciones en toda la provincia. “Sus principales tareas son controlar a los pacientes que causan problemas, a los que no quieren quedarse allí y a los que rechazan el tratamiento”, dijo.

La Oficina enumeró los objetivos futuros, como reforzar la seguridad en las oficinas gubernamentales, hospitales y centros de cuarentena; prepararse para actividades que podrían “dañar la estabilidad social” y bloquear “todas las posibles fuentes de infección”.

Propaganda

Las autoridades también subrayaron la importancia de difundir propaganda positiva sobre los esfuerzos de respuesta al virus.

El organismo provincial de “control de enfermedades” enumeró entre sus “logros” en su “informe sobre la labor de propaganda” del 20 de febrero: 215 historias positivas en la aplicación del Hubei Daily, un periódico administrado por el régimen; 25 historias positivas en WeChat, una popular plataforma de redes sociales similar a Facebook; 39 videos positivos en la aplicación Tiktok; 72 historias positivas en la aplicación de noticias Toutiao; y 42 publicaciones en Weibo, una plataforma similar a Twitter. “El total de páginas vistas alcanzó los 50 millones”, según el informe.

Otra prioridad es censurar los posts de las redes sociales que presentan a las autoridades de manera negativa.

En un documento del 7 de febrero, el gobierno provincial de Hubei dio órdenes a la agencia provincial de “control de enfermedades”: “Organizar un equipo de monitoreo de Internet las 24 horas para vigilar los mensajes en línea de todos los sitios web (…) Eliminar toda la información negativa y perjudicial”.

En el documento también se señalaba que las autoridades retiraron “4431 posts que perjudicaron gravemente a la opinión pública” y censuraron 3066 tipos de comentarios negativos del 1 al 8 de febrero.

Incluso dentro del “grupo líder antiepidémico” del gobierno central —la principal agencia de China encargada de enfrentar el brote— la mayoría de sus altos funcionarios provienen del Departamento de Propaganda y del Ministerio de Seguridad Pública. No hay miembros de la Comisión Nacional de Salud.

Tales documentos reflejan la mentalidad de los burócratas chinos, “que ha existido desde que el Partido controla China desde 1949”, dijo Tang Jingyuan, comentarista de asuntos chinos con sede en EE.UU. en una entrevista del 27 de febrero con The Epoch Times.

“Los funcionarios de diferentes niveles quieren mantener sus posiciones. Para ello, los miembros del Partido hacen todo lo posible para mantener la estabilidad social, lo que se considera un logro”, añadió Tang. “En cuanto a la vida de la gente, eso no es importante a los ojos de los funcionarios”.

Haga clic aquí para descargar una selección de los documentos.

*****

Descubra:

Más del 50% de las muertes por coronavirus en China no se tratan en hospitales

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS