Régimen chino reduce la edad de una creyente de 80 años para encarcelarla

Por Eva Fu
08 de Abril de 2021 9:37 PM Actualizado: 08 de Abril de 2021 9:37 PM

El régimen chino sentenció recientemente a una practicante de Falun Gong de 80 años a un año y medio de cárcel al afirmar que era cinco años más joven.

En China, la ley proporciona más indulgencia para los menores y los ancianos, y la edad de 75 años establece el límite.

La mujer, Chen Guifen, recibió el veredicto judicial en la cama del hospital mientras se sometía a tratamiento por parálisis parcial y trombosis cerebral, ambos síntomas que desarrolló en septiembre del año pasado durante su detención.

Chen fue arrestada mientras distribuía materiales sobre la actual persecución de su fe por parte del régimen en un complejo residencial en su ciudad natal Chongqing, una ciudad al suroeste de China, según Minghui.org, un sitio web en Estados Unidos que rastrea la campaña de opresión.

Chen se había defendido en una audiencia judicial en julio de 2020 explicando que ella se había beneficiado personalmente de la práctica. El 17 de septiembre, dos semanas después de que fue hospitalizada, el tribunal local llevó a cabo un juicio con fines propagandísticos en la habitación de la paciente y la declaró culpable.

Los testigos que figuran en el documento judicial eran cinco agentes de policía de la comisaría de Degan, la misma instalación que ordenó el arresto de Chen, según Minghui. También fue multada con 1000 yuanes (alrededor de USD 153).

La disciplina espiritual china Falun Gong enseña cinco series de ejercicios de movimiento lento y pide a los practicantes que mejoren su formación moral siguiendo tres principios básicos: verdad, benevolencia, y tolerancia. Se estima que entre 70 y 100 millones de personas habían adoptado la práctica en 1999, cuando el régimen consideró que su popularidad era una amenaza y comenzó una campaña despiadada diseñada para acabar con ella.

“Definitivamente ilegal”

Wu Shaoping, un exabogado de derechos humanos en Shanghai, creía que las autoridades habían cambiado deliberadamente la edad de Chen con el objetivo de infligir un castigo más severo.

Según la ley penal china, las personas mayores de 75 años o más deberían recibir más indulgencia. Basándose en su experiencia, Wu dijo que las autoridades generalmente han dictado sentencias suspendidas en circunstancias similares a menos que el caso se clasifique en las ocho categorías más atroces: homicidio intencional, incendio premeditado, propagación de sustancias peligrosas, robo, violación, secuestro, atentado con bomba, y agresión agravada, ninguna de las cuales se aplica al caso de Chen.

La acción de la corte fue “definitivamente ilegal”, dijo Wu en una entrevista telefónica con The Epoch Times.

“La manipulación de la fecha de nacimiento de las personas es en sí misma una infracción de la ley”, dijo. “Sobre todo teniendo en cuenta que su objetivo es encarcelar a personas inocentes”.

En campañas políticas pasadas, la policía china a menudo se vio presionada a cumplir con las cuotas, según los observadores de derechos humanos. Para apaciguar a sus jefes y obtener recompensas monetarias, la policía a veces realizaba arrestos sin preocuparse tanto por las pruebas, según Wu.

“Incluso cuando no hay un caso, se les ocurre uno. Eso da bastante miedo”, dijo.

Él añadió que en China, “los ciudadanos normales no son mejores que las hormigas”.

“Cuando faltan pruebas, ellos simplemente los inventan. Si pueden hacerle esto a una persona, pueden hacerle lo mismo a otra”, dijo.

“[Ellos] pueden fabricar cualquier hecho a voluntad para incriminarlo y llevarlo a la cárcel”.

Chen había sido un blanco habitual de acoso policial antes de su arresto, y su casa fue allanada al menos dos veces en 2016 y 2019. En una visita domiciliaria en 2017, la policía y los funcionarios locales le pidieron que escribiera “declaraciones de arrepentimiento” para renunciar a su fe, y para que dejara de difundir literatura sobre la práctica, amenazando con enviarla al centro de lavado de cerebro si se negaba a cumplir.

En 2020, al menos 114 practicantes de Falun Gong fueron condenados por sus creencias, incluido Chen. El mayor de ellos tenía 88 años.

Este año, 42 ancianos han muerto bajo esta persecución. Casi 1200 personas más, la gran mayoría de ellas con edades comprendidas entre los 70 y los 94 años, denunciaron arrestos o acoso.

Con información de Sherry Dong.

Sigue a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.