Reglas para la vida: La clave es la responsabilidad personal

Por JEFF MINICK
28 de Junio de 2021 9:34 PM Actualizado: 14 de Julio de 2021 12:30 PM

La frase “en los sueños comienzan las responsabilidades” fue un epígrafe de la colección de poemas del poeta irlandés W.B. Yeats, “Responsabilidades”, y posteriormente fue el título del cuento más famoso de Delmore Schwartz.

Esas mismas palabras podrían servir también como tema central de los dos libros más vendidos de Jordan Peterson, “12 reglas para la vida: Un antídoto contra el caos” y “Más allá del orden: 12 reglas más para la vida”.

Ambos libros de Peterson, guías de autoayuda que mezclan filosofía, literatura y anécdotas personales, le han aportado una gran cantidad de lectores. Pero antes de caer enfermo y estar a punto de morir por el uso de medicamentos prescritos, Peterson se convirtió en un conferencista enormemente popular; llenó salas de conferencias y auditorios en Estados Unidos y en todo el mundo. Sus videos en YouTube atrajeron a millones de seguidores.

Entonces, cabe preguntarse ¿qué hay detrás de este fenómeno de Peterson? ¿Cuál era el atractivo? ¿Qué es lo que atrajo a tantos seguidores, sobre todo a jóvenes varones, hacia este hombre y sus ideas?

En una palabra, la responsabilidad.

En el prólogo de “12 Reglas”, el Dr. Norman Doidge da en el clavo al escribir: “¿Por qué no llamar a este libro ‘directrices’, un término mucho más relajado, fácil de usar y menos rígido que ‘reglas’?

“Porque realmente son reglas. Y la regla más importante es que uno debe asumir la responsabilidad de su propia vida. Y punto”.

Precisamente.

Viejos tiempos, viejas costumbres

Después de la derrota de la Carga de Pickett en Gettysburg, Robert E. Lee cabalgó hacia el campo para saludar a sus confederados en retirada, diciéndoles: “Todo esto es culpa mía”.

Aunque esta afirmación no es necesariamente cierta —muchos han criticado las fallas del Gral. Longstreet, subordinado de Lee, en este día de la batalla—, Lee aceptó sin embargo la responsabilidad del fracaso de este ataque. Asumir y soportar ese tipo de carga es la marca de un gran líder.

Hace medio siglo, tal vez un poco más, la gran mayoría de los estadounidenses todavía practicaban la responsabilidad personal. Se hacían responsables del cuidado de su familia y de su rendimiento en el trabajo. La mayoría ponía a sus hijos a realizar tareas en el hogar, animaba a los mayores a encontrar trabajo durante el verano y les hacía responsables de su rendimiento en la escuela. Cuando los adultos fallaban en alguna tarea o deber, los buenos cargaban con la culpa de ese fracaso.

Nuevos días, nuevas formas

Desde entonces, este concepto de responsabilidad personal parece haber disminuido. Vemos esta transformación a diario en nuestros titulares y, en algunos casos, en las personas que nos rodean. Hemos creado una cultura de la víctima, en la que, por ejemplo, el hombre que suspende la escuela o que no puede mantener un trabajo no se culpa a sí mismo de estos fracasos, sino que señala con el dedo a otros: profesores ignorantes, por ejemplo, o supervisores exigentes. A veces también puede culpar a su educación, a la falta de recursos o incluso a su origen étnico.

Varios acontecimientos recientes han contribuido a esta elevación del victimismo. El principal de ellos es la atención que prestamos a la raza, cada vez más extraña. La “teoría crítica de la raza” que domina actualmente nuestras empresas, universidades, escuelas y gobiernos, anima a las mujeres y a las minorías a considerarse víctimas de un sistema opresivo. Si nos detenemos a considerar lo que la multitud de la TCR está enseñando a estos jóvenes, deberíamos horrorizarnos. ¿Qué de bueno tiene decirle a una niña de 15 años que es una víctima? ¿Realmente queremos crear ciudadanos que pasen el resto de sus vidas creyendo que alguna fuerza irreversible les impide alcanzar sus objetivos?

Nuestro gobierno también ha debilitado nuestro sentido de la responsabilidad. Durante el último medio siglo, nuestros políticos y burócratas han creado el “estado niñera”, programas diseñados para ayudar a personas como los pobres, las personas sin hogar y las madres solteras. Sin embargo, con demasiada frecuencia esas buenas intenciones han creado dependencia en lugar de ayudar a las personas a recuperarse y salir adelante por sí mismas.

Nuestra cultura terapéutica también ha liberado a algunos de nuestros ciudadanos del peso de la responsabilidad. Aunque la terapia ofrece muchos beneficios a quienes la necesitan, existe el peligro real de que el paciente salga de este asesoramiento culpando a sus padres de sus defectos en lugar de asumirlos y buscar la autosuperación.

Por último, nuestra época de relativismo moral disminuye la responsabilidad. Cuando, como individuos, nos proclamamos árbitros morales, cuando llevamos el relativismo demasiado lejos —”Mi verdad no es tu verdad”, “Diferentes golpes para diferentes personas”, “Puedo hacer lo que quiera mientras no le haga daño a nadie”, lo cual es casi imposible—, nuestra cultura se hará añicos, incapaz de soportar el peso de tantos principios y normas diferentes.

Como escribe Peterson en “12 Reglas”, “Quizá, si viviéramos adecuadamente, podríamos soportar el conocimiento de nuestra propia fragilidad y mortalidad, sin el sentimiento de víctima agraviada que produce, primero, resentimiento, luego envidia y, después, el deseo de venganza y destrucción”.

Guías

“Si viviéramos bien”: con esto Peterson se refiere a ejercer la responsabilidad y seguir algunas reglas universales básicas para conducirnos a través de las pruebas normales de la condición humana.

A lo largo de toda la historia, los hombres y las mujeres han buscado caminos que aumenten su felicidad y su bienestar. La Biblia ofrece los Diez Mandamientos; Marco Aurelio encontró la respuesta en el estoicismo; un joven Benjamín Franklin ideó una lista de 13 virtudes para vivir una buena vida. Al igual que Jordan Peterson, cientos de escritores han escrito en el último siglo libros de autoayuda en los que exponen formas filosóficas y prácticas para que los lectores mejoren sus vidas.

Y casi todos estos mentores destacan la importancia de tomar el control de nosotros mismos, de superar nuestros vicios, sean cuales sean, y de optar por el bien. Muchos de ellos ofrecen los mismos consejos y reglas básicas: Conoce y practica las virtudes, ayuda a tu prójimo cuando puedas, trabaja para mantener a tu familia, pon en orden tu propia vida antes de intentar cambiar el mundo, y no culpes a los demás cuando no cumplas estas normas.

Enseñar a nuestros hijos

Uno de los grandes regalos que podemos transmitir a nuestros jóvenes es la capacidad de tomar las riendas de su vida. Podemos enseñarles esta lección desde una edad temprana, leyéndoles cuentos como “La gallinita roja”, “Solo lo olvidé” de Mercer Mayer, o “La hormiga y el saltamontes” de Esopo. A medida que crecen, podemos presentarles a los héroes de la historia que asumieron diversas tareas, tomaron decisiones difíciles y se hicieron responsables de los resultados. La aceptación de la responsabilidad por parte de las grandes figuras de nuestro pasado, y hay muchas, podría resumirse con el cartel que solía colocarse en el escritorio del presidente Harry Truman en la Casa Blanca: “La responsabilidad termina aquí”.

Las tareas son otra herramienta ideal para enseñar la madurez. Al igual que en las lecciones aprendidas de la literatura y la historia, podemos inculcar a los niños a una edad temprana la idea de ayudar en la casa, mantener sus habitaciones ordenadas y realizar un sinfín de otras pequeñas tareas.

La niña de 4 años que vive enfrente de mi casa ayuda a su madre preparando la mesa todas las noches y disfruta de la sensación de ser ayudante de su madre, hasta el punto de pedir tareas adicionales. Conozco a niños mayores que, de forma rutinaria, quitan la nieve de la acera y del camino de entrada, cortan el césped y cuidan de sus hermanos pequeños. Este trabajo les ayuda a prepararse para las responsabilidades de un trabajo fuera de casa en su adolescencia, y a partir de ahí, para vivir por su cuenta y cuidarse a sí mismos.

La escuela también desempeña un papel enorme en esta formación. Una redacción bien escrita y entregada a tiempo al profesor es un signo de madurez. El alumno de 10º curso que se olvide de esa misma redacción en casa recibirá una nota menos por su retraso. ¿El padre debe entregarlo en la escuela o dejar que su hijo sufra las consecuencias y aprenda una lección de responsabilidad personal?

Practicar la responsabilidad

Cada día, prácticamente cada hora de cada día, nos ofrece oportunidades para construir y fortalecer nuestro sentido del deber y la obligación. Si estamos casados, tenemos la responsabilidad de amar y cuidar a nuestra pareja, incluso en esos días horribles en los que todo salió mal en el trabajo o en los que los niños pequeños nos volvieron locos en casa con sus riñas. Si tenemos hijos, tenemos la responsabilidad de criarlos lo mejor posible para que sean considerados y amables, fuertes ante la adversidad, que no teman decir la verdad cuando la ocasión lo requiera, y mucho más.

En el mundo fuera del hogar, nuestra mayor responsabilidad se deriva de la Regla de Oro: “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti”. Este viejo adagio abarca todas las situaciones, desde darle a tu jefe un día completo de trabajo hasta tratar con cortesía al dependiente de la tienda. Es así de sencillo.

A través de un entrenamiento temprano y mucha práctica, podemos hacer que la responsabilidad tenga menos peso sobre nuestros hombros y sea más una parte de nuestra naturaleza. Nunca podremos librarnos por completo de ese yugo del compromiso personal con el deber, pero podemos fortalecernos y llevarlo con más facilidad.

Y aquí hay otra buena noticia: Mientras más enseñemos y ejercemos la responsabilidad, mejor será el mundo que nos rodea.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de alumnos que se educaban en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning As I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.