Relato del sufrimiento dentro del confinamiento en Shanghái

La dura respuesta de Beijing al COVID-19 lleva a los residentes de la ciudad al límite
Por Eva Fu
13 de Abril de 2022 5:45 PM Actualizado: 13 de Abril de 2022 5:45 PM

Las donaciones de alimentos se han dejado pudrir en las banquetas y en los montones de basura, mientras las élites de la ciudad más rica de China tienen problemas para asegurar su próxima comida.

Los hambrientos habitantes de la ciudad han comenzado a golpear ollas y sartenes desde sus balcones mientras exigen comida a gritos.

Desde los centros de cuarentena, han surgido videos de personas encerradas en instalaciones a medio terminar en pobres condiciones sanitarias. Uno de ellos mostraba a docenas de personas teniendo que compartir un único retrete atascado.

El hambre, la frustración y la desesperación han invadido Shanghái, un centro financiero chino con 26 millones de habitantes, tras semanas de confinamiento que el régimen comunista ha insistido en que es clave para contener el creciente brote de ómicron.

No está claro si la estrategia ha funcionado. Los casos de virus en la ciudad han superado los 20,000 durante seis días seguidos, hasta el 12 de abril, más de cinco veces el número de casos registrados a finales de marzo, cuando entró en vigor el cierre. Aunque los expertos y la población local han cuestionado constantemente si las cifras chinas son fiables.

Epoch Times Photo
Un trabajador, con equipo de protección personal (EPP), camina junto a un coche de policía en una calle durante el cierre de COVID-19 en el distrito de Jing’an en Shanghai el 11 de abril de 2022. (HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

Pero al menos una cosa parece clara: el draconiano cierre de Shanghái, producto del enfoque de línea dura de Beijing respecto al COVID-19, está poniendo a prueba los límites de la población china.

El 11 de abril, Shanghái había empezado a relajar el cierre, pero al menos 15 millones de residentes siguen confinados en sus casas.

Nadie se salva

La comida es una de las principales cuestiones que atormentan a los residentes de Shanghái encerrados. Los estantes vacíos de las tiendas de comestibles, las escasas provisiones de las autoridades y la falta de fiabilidad en las entregas han mantenido a los residentes en zozobra a pesar de las repetidas garantías del gobierno de la ciudad de que los suministros son abundantes.

“Funcionarios, por favor, dejen el guión, muéstrennos ahora cómo piden las verduras desde sus celulares”, comentaba un residente local en Weibo, una popular red social china similar a Twitter, a propósito de una noticia sobre una reciente conferencia de prensa en Shanghái.

El usuario no ha sido el único molesto. Muchos se han quedado despiertos hasta la medianoche o se han levantado antes de las 6 de la mañana para cargar sus carros de la compra online con productos —a menudo a precios excesivos— solo para encontrar que sus pedidos se cancelan en el momento de pulsar el botón de compra. Incluso aquellos que lo consiguieron, se encontraron con que la fecha de entrega de sus artículos se retrasaba una y otra vez, y a veces no llegaba hasta varias semanas después.

CHINA-HEALTH-VIRUS
Un hombre mira al exterior desde su ventana durante un bloqueo por COVID-19 en el distrito de Jing’an, en Shanghai, el 12 de abril de 2022. (Hector RetamalL/AFP vía Getty Images)

Después de cuatro días sin hacer un pedido, un hombre de unos 30 años del distrito de Yangpu llamó a la policía preguntando si le darían de comer si salía del recinto y lo detenían por infringir las normas de cuarentena.

Su compra de alimentos realizada a través del comité vecinal local seis días antes nunca llegó, y el hambre le estaba provocando calambres estomacales, dijo.

“El comité de vecinos me dijo que ‘aguantara’, he aguantado cuatro días. Todo lo que es comestible se ha acabado, excepto el agua”, dijo a la policía en una llamada, cuya grabación él posteó después en Internet.

“Todas las noches sintonizo las noticias a las 7 de la tarde en las que todo está tranquilo y bien y rebosa de sensación de seguridad. No conozco esta seguridad”. La policía le contestó que lo enviaría de vuelta a casa, añadiendo que la comisaría tampoco podía albergarlo.

Los ricos tampoco se han librado de estos problemas. La multimillonaria Cathy Xu Xin, apodada reina del capital riesgo de China, tiene participaciones en múltiples apps de compra de alimentos, ahora imprescindibles para los chinos que están bajo confinamiento. Recientemente, Xin pidió a sus vecinos que la añadieran a un grupo de compra por internet de leche y pan a granel para abastecer a una gran familia, según dijo en un posteo en las redes sociales. En un grupo de chat de Tomson Riviera, un complejo de 220 viviendas de lujo con apartamentos valorados en decenas de millones de dólares, un usuario dijo a los demás que probaran suerte por la tarde si sus esfuerzos matutinos de compra no tenían éxito. Puede haber “sorpresas” si pasan más tiempo en las apps de compra, dijo el usuario.

Un residente de Shanghái, señalando cómo se había visto obligado a participar en peleas por comida en internet día tras día, se quejó en un posteo: “No sé dónde está mi dignidad”.

Mientras los residentes luchan por conseguir comida, han aparecido imágenes que muestran cómo camiones cargados de productos van directamente a los vertederos, lo que ha encendido aún más la ira de la población.

Los productos entregados por los camiones no han sido recibidos en la ciudad. En los videos que circulan por las redes sociales chinas, conductores de camiones exasperados procedentes de otras provincias gritan a las autoridades por teléfono tras encontrarse ellos mismos —y los alimentos donados que transportaron desde cientos de kilómetros— varados en las calles.

“Olvídate de lo cara que es la mercancía, estoy usando mi vida para mantener a Shanghái, pero ahora me he quedado sin agua ni comida”, dijo uno de los camioneros desde un estacionamiento más de un día después de su llegada, subiendo el tono de su voz  mientras hablaba, según un video viral.

China Shanghai Lockdown
Los edificios de una zona residencial cerca de la calle Zhoujiazui, en el distrito de Yangpu, se iluminan al anochecer n Shanghái, China, el 8 de abril de 2022. (Costfoto/Future Publishing vía Getty Images)

Muertes y cuarentena

Evitar la inanición no es lo único de lo que se han tenido que preocupar los habitantes de Shanghái. Los niños han sido separados de sus padres si mostraban resultados diferentes en las pruebas del virus. Los ancianos han tenido que enfrentarse a instalaciones médicas infestadas de COVID-19.

Un número indeterminado de ancianos ha muerto en esos centros tras contraer el virus o por falta de cuidados. El Sr. Chen, hijo de una anciana de 86 años en el Centro de Atención a los Ancianos de Xuhui, dijo que la mitad de las 200 personas del centro estaban enfermas, incluidos prácticamente todos los cuidadores. Su madre tuvo cuatro días de fiebre de 102.2 Fahrenheit, pero no pudo recibir atención en el centro. Tras una ronda de llamadas a todas las líneas de atención públicas disponibles, Chen recibió el 12 de abril una llamada del 120, el teléfono de emergencias médicas, diciéndoles que “esperaran”, dijo a The Epoch Times. La ciudad no ha informado de ninguna muerte relacionada con el COVID-19.

Los que dan positivo, ellos y sus contactos cercanos son enviados a centros de cuarentena centralizados, independientemente de las condiciones sanitarias de esas instalaciones.

A principios de abril, docenas de furgonetas llevaron a los habitantes de la zona a Wenjiadang, un hospital improvisado aparentemente a medio construir situado en el distrito de Pudong, en la parte oriental de Shanghái, donde esperaron con trajes blancos para materiales peligrosos durante horas frente a la puerta metálica de entrada. Detrás de la puerta había decenas de bolsas de basura apiladas.

La mujer que grabó el video dijo que había comidas envueltas en plástico apiladas en el suelo cubierto de polvo para que la gente las tomara, y que toda la instalación solo tenía un inodoro a pesar de que el centro tenía capacidad para albergar a 1000 personas. Su posteo y cualquier mención a la instalación han sido borrados de Weibo.

“Es muy difícil acceder al baño, pero como anciana, necesito ir al baño varias veces más que los jóvenes”, dijo, y añadió que solo dormía de tres a cuatro horas diarias desde que llegó al centro.

Tragedias evitables

La atención médica ha seguido siendo un problema para los débiles y los enfermos.

El Sr. Guo, un hombre de 65 años confinado en su apartamento del segundo piso en Shanghai, saltó recientemente desde su balcón en un intento desesperado de buscar ayuda médica para su madre de 90 años, que sufría una enfermedad pulmonar inflamatoria, hipertensión arterial y problemas cardíacos. Las autoridades habían sellado el edificio con un cerrojo metálico durante días. La ambulancia no acudía, dijo, y las llamadas a todas las líneas de atención públicas no recibían respuesta.

“Este gobierno es completamente disfuncional”, dijo a The Epoch Times. “De arriba a abajo… todos se pasan la pelota”.

Cuando The Epoch Times le preguntó por la situación de Guo, una trabajadora del comité vecinal local dijo que todos los funcionarios regulares han pasado a la cuarentena. En la actualidad, un grupo de voluntarios, entre los que se encuentra ella misma, se encarga de la vigilancia.

Sin embargo, los funcionarios reaccionaron rápidamente después de que Guo pidiera ayuda por Internet, pero no para ofrecerla. Llamaron al sobrino de Guo para pedirle que borrara el posteo, una ironía que Guo observó con amargura. “Antes no había nadie, y ahora han vuelto a la vida”, dijo.

Larry Hsien Ping Lang, destacado economista chino, perdió recientemente a su madre después de que las restricciones por el COVID-19 en Shanghái retrasaran su tratamiento médico. La anciana de 98 años, que sufría una insuficiencia renal, permaneció cuatro horas fuera de la sala de urgencias del hospital a la espera de un resultado negativo de la prueba del virus. Murió durante la espera.

“La tragedia podría haberse evitado”, escribió Lang en un posteo en las redes sociales. “Según el diagnóstico anterior, solo necesitaba una dosis de inyección [para el riñón] para estar bien”. A Lang solo se le permitió salir de su barrio para ir al hospital tras largas discusiones con las autoridades, y para entonces su madre enferma ya había fallecido.

Epoch Times Photo
Policías y funcionarios con equipos de protección trabajan en una zona en la que se están colocando barreras para cerrar las calles alrededor de un barrio bloqueado en Shanghai el 15 de marzo de 2022. (HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

La ira en un edificio

Para desahogar su ira, los residentes de algunos barrios han empezado a golpear sus utensilios de cocina y a gritar a pleno pulmón desde los balcones de los edificios de apartamentos.

Los videos compartidos a The Epoch Times también muestran a los vecinos gritando al unísono “dennos suministros”, y en un momento dado se enfrentan a un trabajador de la pandemia vestido de blanco.

La viceprimer ministra Sun Chunlan fue recibida por residentes que gritaban desde las ventanas de sus apartamentos que se estaban “muriendo de hambre” y exigían que se les enviara comida.

Li Qiang, secretario del Partido Comunista de China en Shanghái, se vio acorralado por varias mujeres que expresaban quejas similares. “Has cometido un crimen contra el país”, dijo una mujer que paseaba un perro. “Deberías avergonzarte al encarar a los ancestros y al cielo y la tierra”, según un video que circula por Internet.

Epoch Times Photo
Una mujer se asoma a un apartamento durante un cierre de COVID-19 en el distrito de Jing’an, en Shanghái, el 9 de abril de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Una mujer del recinto, que ha estado sellado desde hace un mes, dijo que les entregaron algo de arroz y naranjas podridas justo antes y después de la visita de Li. El arroz le daría para cinco días, pero no tendría verduras para acompañarlo.

“No sabía que Li Qiang iba a venir”, dijo a The Epoch Times. “Si no, seguro que habría bajado para tener una buena charla con él”.

“Los funcionarios solo responden ante sus jefes y nunca ante el pueblo llano”.

El entusiasmo de los funcionarios locales responsables del control de la pandemia también parece estar disminuyendo.

En una carta con fecha del 9 de abril, el comité de barrio de Hancheng, en Pudong, dijo que su personal estaba harto después de 24 días de estar encerrado en la oficina.

“Hemos hecho todo lo posible para cooperar con las diferentes políticas del gobierno. Todos y cada uno de los departamentos quieren nuestra comprensión y cooperación, pero a nadie le importa cómo nos sentimos”, escribieron en la carta que fue posteada em internet.

“Nosotros también somos humanos, no máquinas insensibles. También hay un momento en el que no podemos soportar más”.

Un funcionario del cercano comité vecinal de Renwen, al ser llamado, confirmó su renuncia. “La presión es bastante considerable”, dijo a The Epoch Times. Otro responsable del barrio dijo que “aguantarán todo lo que puedan”.

“Tampoco sabemos si algún día no podremos seguir”, dijo a The Epoch Times.

Wu Yingchuan, que se convirtió en secretario del comité del pueblo de Changli Garden el pasado mes de noviembre, también publicó una carta de renuncia en las redes sociales, en la que decía que habían hecho todo lo posible por ayudar a los residentes, pero que se encontraban atrapados entre las políticas del gobierno y las necesidades de 4000 residentes.

Llevan más de dos semanas sin ducharse. Sus trabajadores están enfermando debido al agotamiento físico y al virus. El volumen de llamadas solicitando ayuda cada día ha sido emocionalmente aplastante. Pero no han tenido ni el personal ni la capacidad de ofrecer ayuda tangible.

“Las órdenes de los superiores son definitivas. Pero los que dan estas órdenes irrevocables nunca han estado en el lugar de las pruebas nucleicas”, escribió. “Probablemente no tienen ni idea… por culpa de esa orden, de cuántos trabajadores de primera línea y voluntarios se infectarían y de cuántas personas perderían el sueño”.

Wu sigue trabajando actualmente, según un funcionario del comité que confirmó la veracidad de la carta cuando fue llamado por The Epoch Times.

“Todas las palabras y frases de esta carta son reales”, dijo el funcionario.

Con información de Luo Ya y Hong Ning.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.