Reporte de investigación: La razón de los apagones en toda China

La omnipresente industria de la vigilancia se ha convertido en el nuevo motor de la economía china
Por JENNIFER ZENG Y KATE JIANG
25 de Febrero de 2021
Actualizado: 25 de Febrero de 2021

El reciente apagón de Texas, en Estados Unidos, ha llamado mucho la atención en todo el mundo, pero no mucha gente sabe que se han producido apagones similares en muchas ciudades de China desde finales del año pasado, ni se percatan de la verdadera razón que hay detrás.

Una investigación en profundidad realizada por The Epoch Times sobre la estructura del consumo de electricidad en China ha llevado a la conclusión de que su industria de vigilancia digital, en rápido crecimiento, no solo se ha convertido en un nuevo e importante motor de la economía china, sino que también compite con los residentes por la electricidad. El omnipresente sistema de vigilancia digital también ha convertido a China en una sociedad orwelliana, en la que todos los datos e información recogidos pueden ser utilizados y aprovechados por el régimen comunista.

Tras el brote del virus del PCCh a principios de 2020, la construcción de nuevas infraestructuras como la 5G, la inteligencia artificial y los centros de datos se incluyeron en el informe de trabajo nacional del Partido Comunista Chino (PCCh).

En el invierno de 2020, Ulanqab, una ciudad de big data en Mongolia Interior, una importante provincia energética de China, fue la primera en informar sobre los cortes de electricidad, seguida de cortes en Hunan, Zhejiang y otras provincias. El PCCh interpretó la escasez de energía como resultado de una fuerte recuperación económica, afirmando que China es la única economía importante del mundo que registra un crecimiento positivo del PBI en 2020.

Sin embargo, según el libro blanco (pdf) sobre el Desarrollo de la economía digital en China (2020) de la Academia de Tecnología de la Información y las Comunicaciones de China, más del 30 por ciento del PBI del PCCh proviene de la economía digital, que está estrechamente vinculada a la nueva infraestructura, y su rápido aumento no es un signo de recuperación económica, sino una prevalencia de un estado de vigilancia.

Estado de guerra para el suministro de energía

A finales de 2020 y principios de 2021, China vio su primera alerta naranja de ola de frío en casi cuatro años. La demanda de electricidad y carbón aumentó drásticamente.

En medio del intenso frío, algunas zonas de China experimentaron cortes y restricciones de energía electrica, como Hunan, Zhejiang, Jiangxi y Mongolia Interior, la principal provincia china en cuanto a producción de electricidad y una importante productora de carbón.

Según sina.com, en la ciudad de Changsha, en la provincia de Hunan, algunas oficinas desconectaron los ascensores y muchas personas tuvieron que subir entre 20 y 30 pisos por las escaleras para llegar al trabajo. La Compañía de Energía Eléctrica de Hunan anunció el estado de guerra en el suministro de energía el 19 de diciembre.

No era la primera vez que China experimentaba una interrupción del suministro eléctrico. Según Caixin.com, China experimentó escasez a gran escala a principios de la década de 1990, durante 2002-2004 y 2008-2011. En 2002, 12 provincias y regiones de toda China aplicaron restricciones a la electricidad.

En aquel momento, la capacidad de generación de energía de China era inferior a 360 gigavatios (GW). Las fábricas de China tenían que abrir durante 3 días y luego cerrar durante 4 días. Durante las horas de mayor consumo de electricidad, los ascensores de los centros comerciales, así como la mitad del alumbrado público, tuvieron que apagarse.

Desde entonces, durante los últimos 18 años, China ha estado construyendo agresivamente centrales eléctricas, lo que ha provocado un grave exceso de capacidad en la industria energética del carbón. A finales de 2020, la capacidad de producción eléctrica instalada en China había alcanzado los 2.2 teravatios (TW), más de seis veces el nivel de 2002.

Ya en 2016, la Administración Nacional de Energía de China exigió a la industria que se deshiciera del exceso de capacidad de producción de energía de carbón. Sin embargo, menos de seis meses después de que el régimen chino emitiera una política en junio de 2020 por tercer año consecutivo para pedir a la industria que se deshiciera del exceso de capacidad, se repitió la historia de apagones y restricciones.

Las explicaciones oficiales de la escasez dadas por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma son:

  1. La reanudación de la producción industrial que aumenta la demanda de electricidad;
  2. El clima extremadamente frío que aumenta la demanda de electricidad;
  3. El limitado suministro de energía externa y las averías de los motores.

Nuevas infraestructuras y economía digital

Las tasas de crecimiento del consumo de electricidad en China en el primer, segundo, tercer y cuarto trimestre de 2020 son del -6.5%, 3.9%, 5.8% y 8.1% respectivamente, lo que parece estar básicamente en línea con las tasas de crecimiento del PIB del -6.8%, 3.2%, 4.9% y 6.5% en el primer, segundo, tercer y cuarto trimestre de crecimiento del PIB respectivamente (como se muestra en la Figura 1).

Epoch Times Photo
(Oficina Nacional de Estadísticas de China, Consejo de Electricidad de China)

Un informe del 21 de agosto de 2020 de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales del Consejo de Estado (SASAC) desglosa de dónde procede exactamente el aumento del consumo de electricidad.

Según el informe, el aumento del consumo de electricidad en China refleja la fuerte recuperación de la economía china tras la pandemia. En un análisis más detallado, gran parte del aumento se debe a la economía digital y a la fabricación inteligente, que están estrechamente relacionadas con la construcción de nuevas infraestructuras.

¿Qué son las nuevas infraestructuras?

Las infraestructuras tradicionales se refieren principalmente a carreteras, ferrocarriles, puentes, aeropuertos, puertos, redes eléctricas y otras instalaciones. Según SASAC, la nueva infraestructura del PCCh se refiere a las infraestructuras digitales, como las estaciones base 5G, el internet de las cosas, los centros de datos, la inteligencia artificial y el internet industrial.

Estas infraestructuras pueden digitalizar la información y las actividades empresariales, formando un sistema económico basado en la tecnología informática digital denominado economía digital.

“Desarrollar la economía digital”, “promover la industrialización digital, la digitalización industrial, la integración profunda de la economía digital y la economía real” y “construir grupos industriales digitales competitivos a nivel internacional” fueron incluidos en el 14º plan quinquenal del PCCh como Objetivos Visionarios de Desarrollo Económico y Social Nacional para 2035.

En el citado informe de la SASAC, las provincias de Hunan y Zhejiang fueron elogiadas por su mayor consumo de electricidad. Dos “destacados” “fabricantes digitales”, como Lens Technology y Sunward Intelligent, fueron especialmente mencionados y elogiados por su “rápido crecimiento” en el consumo de electricidad. Su consumo promedio diario de electricidad aumentó un 53% y un 72% interanual, respectivamente, lo que “contribuyó en gran medida al aumento del consumo local de electricidad”.

También cabe destacar que Hunan y Zhejiang, que fueron elogiados en el informe, también fueron lugares que sufrieron mucho por los cortes de electricidad en el invierno de 2020.

El informe también dice que “En Hangzhou, el crecimiento de la economía digital es más evidente. Impulsadas por empresas líderes como Alibaba y Hikvision, las industrias digitales, como la comunicación informática, la fabricación de equipos electrónicos, la transmisión de información, el software y la tecnología de la información, marcaron la tendencia y consumieron 1975 millones de kWh de electricidad en el primer semestre del año, lo que supone un aumento del 5.5% interanual, superior al crecimiento de la electricidad de toda la sociedad en un 13.6%. En la actualidad, Hangzhou cuenta con más de 50 centros de datos en funcionamiento, y se están construyendo varios proyectos de centros de datos supergrandes, como Xinchuang Cloud y Ali East-China Cloud”.

El informe también llegó a una importante conclusión: la economía digital y las industrias de fabricación inteligente se han convertido en el nuevo motor del crecimiento del consumo de electricidad. Esta conclusión también está respaldada por el Informe de Análisis y Previsión de la Oferta y la Demanda de Electricidad Nacional 2020-2021 publicado por el Consejo de Electricidad de China el 2 de febrero de 2021.

El informe dice que en 2020, el consumo de electricidad de la industria primaria aumentó un 10.2% interanual; el consumo de electricidad de la industria secundaria aumentó un 2.5% interanual (la industria manufacturera de la industria secundaria aumentó un 2.9%); el consumo de electricidad de la industria terciaria aumentó un 1.9% interanual; y el consumo de electricidad residencial aumentó un 6.9%.

Mientras tanto, “debido al rápido crecimiento de la aplicación de nuevas tecnologías como los datos masivo, la nube informática y el internet de las cosas”, el consumo de electricidad en el sector de transmisión de información/software y servicios de tecnología de la información en el sector terciario de China creció un 23.9 por ciento interanual, como se muestra en la Figura 2.

Epoch Times Photo
(Consejo de Electricidad de China)

Compitiendo por la electricidad

Mientras el consumo de electricidad de la economía digital —como las estaciones base 5G y los centros de datos— crecía rápidamente, China volvió a experimentar cortes de electricidad en el invierno de 2020. En la explicación oficial dada por el PCCh, se culpó al clima extremadamente frío y al limitado suministro de energía externa de haber ejercido una gran presión sobre el sistema de suministro de energía.

El clima frío extremo aumentaría, en efecto, la demanda de electricidad residencial, aunque la proporción del consumo de electricidad residencial en el total de la población china no es grande (14.5% del consumo de electricidad de toda la población en 2020).

Por otra parte, el nivel de consumo eléctrico residencial varía mucho. Por ejemplo, la cantidad durante el día es relativamente más alta, cuando la gente está trabajando y cocinando, y más baja por la noche, cuando la mayoría de la gente está descansando.

En invierno y verano, la demanda de calefacción y refrigeración también aumenta el consumo de electricidad.

Las tasas de crecimiento del consumo eléctrico residencial en China desde el primer al cuarto trimestre de 2020 son del 3.5%, 10.6%, 5.0% y 10.0% (interanual) respectivamente.

Cuando el consumo de electricidad alcanza su punto máximo, ejerce una gran presión sobre el sistema de suministro de energía, e incluso puede haber una escasez de suministro eléctrico.

Esta es una de las razones por las que China suele sufrir cortes de electricidad en invierno, provocados por el aumento del consumo eléctrico.

Sin embargo, en comparación con el consumo de electricidad residencial, el consumo de electricidad industrial, que representa el 68% del consumo total de electricidad de China, es más estable.

Por eso, cuando el informe oficial del PCCh menciona el limitado suministro de energía externa, se refiere principalmente a la electricidad importada de otras provincias, que es sobre todo energía hidroeléctrica.

Como el invierno es una estación seca, la capacidad de generación hidroeléctrica es limitada. Este es otro indicio de que la capacidad de las fuentes de energía limpia, como la hidroeléctrica, la solar y la eólica, se ve muy afectada por las condiciones naturales. En épocas de frío extremo, solo la energía térmica puede proporcionar una fuente de energía estable.

Es decir, los funcionarios del PCCh estaban culpando esencialmente de la escasez de energía a las condiciones meteorológicas extremas, o a los desastres naturales, sin tener en cuenta si se debía al aumento del consumo residencial de electricidad en invierno o a la falta de producción de energía limpia.

La realidad es que, aunque el clima extremo podría ser parte de las razones de la escasez de energía, había otra razón de origen humano.

Ulanqab en Mongolia Interior: La ciudad de los “macrodatos” de la escasez de electricidad

¿Cuál es el desastre provocado por el hombre detrás de los cortes de electricidad?

Un estudio de caso de Ulanqab, en Mongolia Interior, la primera ciudad de China que experimentó una interrupción del suministro de electricidad en 2020, puede arrojar algo de luz al respecto.

Según el sitio web chino Caixin.com, la región autónoma de Mongolia Interior fue la primera en experimentar cortes de electricidad en noviembre de 2020. El 25 de noviembre, Ulanqab reveló que estaba experimentando una interrupción del suministro eléctrico.

Sin embargo, la provincia de Ulanqab, la Región Autónoma de Mongolia Interior, es una de las principales provincias energéticas de China. No solo suministra electricidad a 10 provincias y regiones, sino que también es una de las principales bases de producción de carbón de China, que produce más de una cuarta parte del carbón del país.

Según bjx.com, un portal web sobre el uso de la electricidad en China, en los tres primeros trimestres de 2020, Mongolia Interior ocupó el primer lugar entre las provincias de China en cuanto a generación de electricidad, con una producción total de unos 409 teravatios-hora (TWh), por delante de la provincia de Shandong, que ocupó el segundo lugar con 402 TWh.

El consumo de electricidad de Mongolia Interior fue de 286 TWh, por lo que la energía saliente representó aproximadamente un tercio de su capacidad de generación de energía.

El informe de bjx.com también menciona que la electricidad en base al carbón, que proporciona un suministro estable de electricidad, es la principal fuente de energía en Mongolia Interior, gracias a sus abundantes recursos de carbón, representando el 84% de la electricidad generada.

Según la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, Mongolia Interior produjo 1.001 millones de toneladas de carbón en 2020, básicamente lo mismo que en 2019. Desde octubre del año pasado, la producción diaria de carbón en la región ha sido de alrededor de 3.2 millones de toneladas, un aumento de casi 600,000 toneladas en comparación con los tres primeros trimestres de 2020, lo que garantiza un suministro estable del mercado nacional de carbón.

La mayoría de las centrales eléctricas de carbón de Mongolia Interior son plantas bocaminas cerca de las minas de carbón. Por lo tanto, es más fácil que estas plantas tengan acceso al carbón que muchas otras centrales de carbón en otras regiones, como en la provincia de Hunan. Esto hace que sea poco probable que haya escasez de electricidad a base de carbón en Mongolia Interior debido a la falta de carbón.

Entonces, ¿por qué Mongolia Interior, que es un importante proveedor de electricidad y una de las principales provincias productoras de carbón, es la primera en informar de la insuficiencia de electricidad en invierno?

Según la Oficina de Estadística de la ciudad de Ulanqab, el 93.9% del consumo de electricidad de toda la ciudad fue un consumo de electricidad industrial relativamente estable.

Según el consumo de electricidad de enero a noviembre de 2020, el consumo de electricidad residencial representó el 1.7 por ciento del consumo total de electricidad de la ciudad. Aunque la proporción del consumo eléctrico residencial era pequeña, el aumento del consumo eléctrico residencial durante las horas pico aumentaba la carga del sistema eléctrico. Sin embargo, esta no fue la única razón del aumento de la carga en el sistema eléctrico.

El sitio web chino sina.com publicó un artículo titulado: Ulanqab: Una ciudad “solitaria” rodeada de las Big Data el 14 de septiembre de 2020. En él se describe cómo Ulanqab se apoya en la ciencia y la tecnología para desarrollarse.

El artículo dice que los fundamentos de esta pequeña ciudad de Mongolia Interior, de 2.87 millones de habitantes, eran antes la agricultura y el pastoreo. Sin embargo, desde que Huawei decidió establecer un centro de datos en esta ciudad en 2013, Ulanqab no solo se ha convertido en la base norte del centro nacional de preparación para desastres de macrodatos, sino también en un centro de los macrodatos para muchas empresas como Alibaba y Huaishou.

Según las autoridades de la ciudad de Ulanqab, el producto regional bruto de la ciudad en 2019 fue de 80.84 mil millones de yuanes (12.46 mil millones de dólares), de los cuales las contribuciones de las industrias primarias, secundarias y terciarias fueron de 12.87 mil millones de yuanes (1.98 mil millones de dólares, con un aumento del 2.4% interanual), 31.64 mil millones de yuanes (4.88 mil millones de dólares, con un aumento del 11.1% interanual) y 36.35 mil millones de yuanes (5.60 mil millones de dólares, con un aumento del 3.6% interanual) respectivamente.

Las proporciones de contribución de las industrias primaria, secundaria y terciaria al producto regional bruto fueron del 15.9%, 39.1% y 45%, respectivamente.

Esto muestra que la industria terciaria tomó la delantera, ya que las nuevas tecnologías, incluyendo los grandes datos, la nube informática, la transmisión de información/software y los servicios de tecnología de la información, pertenecen a la industria terciaria.

Según el sitio web de información estadística de China, en 2013, año en que se estableció el centro de macrodatos en Ulanqab, el PIB regional fue de 83,375 millones de yuanes (12,850 millones de dólares), de los cuales las contribuciones de las industrias primaria, secundaria y terciaria fueron de 13,366 mil millones de yuanes (2060 millones de dólares, un 5.2% más), 43,711 millones de yuanes (6740 millones de dólares, un 11.4% más) y 26,298 millones de yuanes (4050 millones de dólares, un 6.8% más), respectivamente.

Las contribuciones de las industrias primarias, secundarias y terciarias al producto regional bruto fueron del 15.6 por ciento, el 55 por ciento y el 29.4 por ciento, respectivamente.

En comparación con las cifras de 2019, la proporción de la industria terciaria ha aumentado significativamente, pasando del 29.4 por ciento en 2013 al 45 por ciento en 2019, lo que demuestra que el centro de datos contribuyó en gran medida a este aumento, como se muestra en la Figura 3.

Epoch Times Photo
(Sitio web de la ciudad de Ulanqab)
La industria de los macrodatos cambió esta ciudad de una zona agrícola y ganadera pobre y ventosa con un 76.3 por ciento de cobertura de bosques y pastos a un centro de datos nacional como el de Guizhou, en el sur de China.

Según las autoridades de la ciudad de Ulanqab, en 2020, el consumo de electricidad en la industria de transmisión de información, software y servicios de tecnología de la información, que incluye nuevas tecnologías como los macrodatos y la nube informática, aumentó en un 24.9 por ciento en comparación con el mismo período del año anterior.

El rápido aumento de la demanda de electricidad, junto con el incremento del consumo de electricidad de los residentes locales en invierno, había llevado a Ulanqab a convertirse en la primera ciudad en anunciar un corte de electricidad.

Centros de datos: Los gigantes del consumo de energía

Siempre que se menciona un centro de datos, la gente suele pensar en una hilera de bastidores de ordenadores, que parecen consumir mucha menos energía que las plantas de acero con sus grandes chimeneas humeantes.

Pero, en realidad, en comparación con las salas de servidores ordinarias, los centros de datos tienen unos requisitos muy elevados en cuanto a temperatura, humedad, interferencia de campos magnéticos y todos muy exigentes.

Además de la alimentación ininterrumpida, se necesitan muchos equipos, como aires acondicionados y refrigeradores, para ayudar a la iluminación y la ventilación. Según el análisis de iResearch Consulting Group, la electricidad representa el 56.7% del coste de funcionamiento de los centros de datos.

Según el portavoz del PCCh, Diario del Pueblo, ya en 2016 el consumo de energía de los centros de datos de China superó la generación anual de energía de la presa de las Tres Gargantas, y en 2017 superó la generación total de energía de la presa de las Tres Gargantas y la central eléctrica de Gezhouba. En 2018, el consumo total de electricidad de los centros de datos de China fue de unos 160 TWh, que es más que el consumo de electricidad de toda la ciudad de Shanghai, una ciudad con una población de 26 millones de habitantes.

La provincia de Hunan, que fue la primera en anunciar un estado de guerra para el suministro de energía el pasado mes de diciembre, anunció 86 proyectos clave a nivel provincial para el desarrollo de las industrias de big data y blockchain a principios de 2020, y las autoridades provinciales pidieron el desarrollo intenso de los datos masivos.

En la provincia de Zhejiang, donde el suministro de energía había sido desconectado o limitado, también se han establecido muchos centros de datos. Solo en la ciudad de Hangzhou, hay más de 50 centros de datos en funcionamiento.

Las estaciones base 5G, que ayudan a recopilar los datos masivos, también se llaman “tigres devoradores de electricidad”. Según la Red de la Industria de la Comunicación de China, el nivel de consumo de energía de las estaciones base 5G es más de 9 veces superior al de las 4G.

El consumo máximo de energía del 5G no solo es 3-4 veces mayor que el del 4G, sino que su área de cobertura es también más pequeña.

En la actualidad, el consumo de energía de las estaciones base 5G de varios de los principales fabricantes de China es de 4940 W en el caso de Datang, 3500 W en el de Huawei y 3255 W en el de ZTE, mientras que en la era 4G, el consumo de energía de una sola estación del sistema base era de solo 1300 W.

Mientras tanto, el radio de cobertura de las estaciones base 5G es de 300 a 500 metros. Así que se necesitan al menos tres estaciones base 5G para cubrir el área de una estación base 4G en las mismas condiciones.

En agosto de 2020, la sucursal de Luoyang de China Unicom cerró algunas de sus estaciones base 5G durante algunas franjas horarias de la noche debido a los altos costos de electricidad, enviando una señal al mundo sobre el alto consumo de energía de las estaciones base 5G.

Según Liu Liehong, viceministro del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, se han construido 700,000 estaciones base 5G en China, que conectan más de 180 millones de terminales 5G. El ritmo de construcción de 5G está aumentando rápidamente, y el medio de comunicación del partido Xinhua afirma que se espera que el PCCh construya más de un millón de estaciones base 5G en 2021.

Tang Wei, del Instituto Nacional de Investigación Energética de China, estima que para 2025 las estaciones base 5G en China podrían consumir 17 veces más electricidad que en 2020.

La 5G y los centros digitales no solo consumen enormes cantidades de energía, sino que también ayudan al PCCh a construir una sociedad orwelliana con vigilancia omnipresente.

Contribuciones de la nueva infraestructura y la economía digital

Tras el brote del virus del PCCh a principios de 2020, las nuevas infraestructuras como la 5G, la inteligencia artificial, los macrodatos, la nube informática y el internet de las cosas recibieron una alta prioridad por parte del PCCh y se incluyeron directamente en el informe de trabajo del régimen del PCCh.

Según el Diario del Pueblo, al menos cinco nuevas misiones relacionadas con la infraestructura se desplegaron en los altos niveles del PCCh en solo un mes, del 3 de febrero al 4 de marzo de 2020.

Según un artículo publicado por Xinhua el 26 de abril de 2020, la pandemia fue una motivación directa para el desarrollo de nuevas infraestructuras. El artículo afirma que la eficiencia energética de la infraestructura tradicional está disminuyendo y la nueva infraestructura representada por la infraestructura digital puede convertirse en un nuevo motor de crecimiento para la economía del PCCh y puede “hacer frente eficazmente a la presión a la baja en la economía”.

La nueva infraestructura también puede atraer una gran cantidad de inversiones, lo que puede impulsar aún más el crecimiento económico.

Según Xinhua, hasta mayo de 2020, más de 20 provincias de China han puesto en marcha nuevos planes de infraestructuras por un total de billones de yuanes.

Para el PCCh, el despliegue de nuevos proyectos de infraestructura como la 5G, la inteligencia artificial y los centros de datos, es matar dos pájaros de un tiro. No solo proporciona una red de vigilancia omnipresente, sino que también se convierte en un motor de la economía.

La red de vigilancia omnipresente

En el sitio web oficial de HuaweiCloud, CampusGo se presenta como un modelo de sistema inteligente para proporcionar gestión a edificios comerciales y residenciales, así como a la gobernanza urbana. Puede proporcionar detección de intrusiones, detección de restos, verificación de identidad facial, detección de movimientos ambulantes, reconocimiento de matrículas de vehículos y otras tecnologías de análisis inteligente; así como tecnologías de vanguardia como algoritmos inteligentes y aprendizaje profundo para garantizar la percepción y el procesamiento de alta precisión de la información de rostros, vehículos, eventos y comportamientos.

Huawei Cloud también ha lanzado un producto basado en la tecnología 5G: 5G Smart Security Solutions. Incluye el uso de drones, robots, gafas de realidad aumentada 5G y cámaras aéreas para devolver constantemente videos en alta definición de áreas clave a la plataforma en la nube a través de la red 5G, y luego analizar, identificar y grabar personas y eventos.

La esencia de las soluciones de seguridad inteligente de CampusGo y 5G Smart Security Solutions es supervisar, registrar y analizar todas las personas, cosas y eventos a través de cámaras, tecnología 5G, inteligencia artificial y centros de datos.

Al hacerlo, todos los datos e información recogidos pueden ser utilizados y aprovechados por el PCCh.

El exrepresentante estadounidense Randy Hultgren (R-Ill.) dijo en la audiencia de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos sobre Inteligencia Artificial: Las consecuencias para los derechos humanos (pdf) en 2018 que “las tácticas del gobierno chino contra el pueblo uigur en la provincia de Xinjiang han sido un laboratorio de tecnología de vigilancia de vanguardia que es orwelliana, y las repercusiones de ese mal uso de la tecnología podrían extenderse mucho más allá de China”.

De hecho, toda China se ha convertido en un laboratorio tecnológico para el PCCh. Según las estadísticas de IHS Markit, una firma de investigación británica, el 54 por ciento de las cámaras de vigilancia del mundo estaban en China a finales de 2019.

Las estadísticas de Surfshark, una empresa de VPN con sede en las Islas Vírgenes Británicas, muestran además que entre las 10 ciudades con mayor concentración de vigilancia en el mundo, seis ciudades están en China, incluyendo Beijing, Harbin, Xiamen, Chengdu, Taiyuan y Kunming, con el número de cámaras en Beijing alcanzando las 1.15 millones, el más alto del mundo.

Además del reconocimiento facial, el PCCh también lanzó en 2019 lo que dice ser el primer sistema de vigilancia de “reconocimiento de la forma de andar” del mundo. En otras palabras, el sistema puede identificar a un objetivo por la postura al caminar de una persona, incluso si su rostro está cubierto.

El PCCh también puede utilizar varios métodos para vigilar a las personas, como el reconocimiento de la voz, el reconocimiento de las emociones y la intervención del celular. Para ello se necesitan sofisticados algoritmos y análisis de datos.

Hsieh Chin-ho, presidente de Investment Media and Wealth Magazine dijo en 2018 que: “No importa dónde vayas en China, nunca podrás salir de la red de big data inteligente del PCCh.”

Vigilancia: El nuevo motor del crecimiento económico de China

El 19 de enero de 2021, el PCCh anunció una tasa de crecimiento anual del PIB del 2.3%, y dijo que China se había convertido así en la única gran economía del mundo que registró un crecimiento positivo del PIB en 2020. Entre todos los sectores, el de transmisión de información, software y servicios de tecnología de la información, que incluye los macrodatos y la nube informática, fue el que más creció, con un 16.9% interanual.

En julio de 2020, la Academia China de Tecnología de la Información y las Comunicaciones publicó su libro blanco (pdf) sobre el desarrollo de la economía digital en China (2020).

Según el libro blanco, “en el año 2019 el valor añadido de la economía digital en China alcanzó los 35.8 billones de RMB, lo que supone el 36.2 por ciento del PIB”. “Sobre una base comparable, el crecimiento nominal de la economía digital de China en 2019 fue del 15.6 por ciento, alrededor del 7.85 por ciento más alto que el del PIB en el mismo período”.

Epoch Times Photo
Figura 4: Crecimiento de la economía digital de China y del PIB (Desarrollo de la economía digital en China (2020) por la Academia China de Tecnología de la Información y las Comunicaciones)

Xu Hongcai, subdirector del Comité de Política Económica de la Academia China de Ciencias Políticas, publicó un artículo en Xinhua el 17 de mayo de 2020, en el que afirmaba que la “economía digital se ha convertido en un nuevo motor para el desarrollo de alta calidad”.

Detrás del desarrollo de la economía digital está la prevalencia de la vigilancia y los abusos de los derechos humanos por parte del PCCh. Después de tender una red de vigilancia omnipresente, el PCCh sigue de cerca lo que dicen, ven y hacen 1400 millones de personas en China cada día, cada minuto y cada segundo; analizando el comportamiento de las personas, las actividades económicas, el consumo diario e incluso las actividades culturales y de entretenimiento.

El PCCh también ha ampliado su red de vigilancia en el extranjero ayudando a organizaciones internacionales como las Naciones Unidas a establecer centros de datos.

El 21 de octubre de 2019, la revista Foreign Policy publicó el artículo “El Estado de Vigilancia de China tiene decenas de millones de nuevos objetivos“, sugiriendo que el PCCh está trabajando con el Ministerio de Seguridad Pública y las empresas de tecnología para recopilar información detallada sobre los llamados “individuos clave” en una base de datos del “Sistema de Control Dinámico” y luego compartirla en tiempo real para reprimir a las personas.

Las “personas clave” son los principales objetivos de la represión del PCCh, incluidos los practicantes de Falun Gong, los peticionarios, los defensores de los derechos humanos (incluidos los abogados de derechos humanos), los demandantes, los manifestantes y los grupos étnicos minoritarios como los uigures.

El número de “individuos clave” bajo vigilancia ha aumentado significativamente a medida que el alcance de la persecución del PCCh se ha ampliado, ya que cada vez más personas comienzan a criticar al PCCh.

Desgraciadamente, lo que mucha gente en el mundo ve es el crecimiento del PIB en China, y un buen número de inversores extranjeros siguen viéndose atraídos por los beneficios económicos de ese país.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS