Republicanos indagan si China puso en cuarentena a diplomáticos americanos para robar información

Por Andrew Thornebrooke
30 de Septiembre de 2022 5:01 PM Actualizado: 30 de Septiembre de 2022 5:01 PM

Dos congresistas republicanos pidieron al Departamento de Estado que conservara los documentos relacionados con la cuarentena forzosa de más de una docena de diplomáticos estadounidenses en China, alegando que el régimen comunista podría haberlos presionado para que entregaran información de inteligencia.

La carta del 29 de septiembre (pdf), dirigida al secretario de Estado Antony Blinken y firmada por los representantes James Comer (R-Ky.) y  Michael McCaul (R-Texas), dice que los funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) pueden haber utilizado las cuarentenas de COVID-19 para presionar a los diplomáticos para que entreguen información vital.

“Funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en Beijing confirmaron recientemente que 16 diplomáticos estadounidenses y sus familiares —a lo largo de la pandemia— han sido retenidos involuntariamente en campos de cuarentena y sometidos a estrictas medidas de confinamiento sin fecha definitiva de liberación”, decía la carta.

“A los republicanos del Comité les preocupa que los diplomáticos estadounidenses puedan ser o hayan sido presionados para entregar información de inteligencia mientras están detenidos en los campos de cuarentena [chinos]”.

Comer es el miembro de mayor rango del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, que publicó la carta. McCaul dirige el Grupo de Trabajo sobre China del Partido Republicano y es el miembro de mayor rango de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara.

“Debemos proteger a nuestro personal de los esfuerzos de contraespionaje chinos”, decía un comunicado del Comité de Supervisión en Twitter.

Comer y McCaul sugirieron que la cuarentena involuntaria de los diplomáticos estadounidenses en China era una amenaza para la seguridad nacional, y sugirieron que la cuarentena del PCCh de funcionarios estadounidenses clave podría ser parte de un esfuerzo de espionaje más amplio.

“El confinamiento de los diplomáticos estadounidenses en [China] plantea graves problemas de seguridad nacional”, decía la carta.

“[China] representa una amenaza geopolítica para Estados Unidos y no debería estar coaccionando a los diplomáticos estadounidenses y vigilándolos bajo políticas draconianas de cuarentena”.

La carta también citaba las pruebas de la correspondencia interna de los denunciantes puesta a disposición del Congreso y el reportaje original de The Washington Post para esbozar cómo los funcionarios del PCCh hacían pruebas a la fuerza a los diplomáticos estadounidenses para detectar otras enfermedades además del COVID-19 e intentaban separar a los diplomáticos estadounidenses de sus hijos durante largos periodos colocándolos en una “clínica de la fiebre”.

También subrayó el historial de operaciones del PCCh contra ciudadanos y socios estadounidenses y señalando que el régimen había ejecutado previamente 30 fuentes de inteligencia estadounidenses durante la Administración Obama.

“Dada esa preocupante realidad”, decía la carta, “es razonable preguntarse y preocuparse por las amenazas que plantea [China] a los diplomáticos estadounidenses mientras están o estaban en cuarentena involuntaria e injustamente, presumiblemente bajo el pretexto de los protocolos COVID-19”.

“Desgraciadamente, estas medidas extremas de contención forman parte del intento [de China] de socavar la seguridad nacional de Estados Unidos y de socavar la reciprocidad básica en las relaciones diplomáticas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.