Reseña de EpochTV: Cómo Antifa y las ideologías socialistas tienen sus raíces en el comunismo

Por Emily Allison
27 de Septiembre de 2021
Actualizado: 08 de Diciembre de 2021

En el último episodio de una serie documental especial de EpochTV, Joshua Philipp compara las ideologías del comunismo, el fascismo, el nazismo y la anarquía—tanto en su inicio como en su desarrollo.

En la política estadounidense actual, existe la idea de extrema derecha frente a extrema izquierda. Sin embargo, a menudo se tergiversa. Ambos extremos del espectro —el socialismo suele estar en la extrema izquierda, y el fascismo y el nazismo en la extrema derecha— se derivan en realidad de diferentes interpretaciones del comunismo. Y todas estas ideologías políticas comparten creencias en el colectivismo estatal, las economías planificadas y la lucha de clases.

Las distintas interpretaciones del comunismo surgieron después de que las predicciones de Karl Marx sobre las futuras revoluciones resultaran ser falsas, lo que hizo que los comunistas de la época volvieran a la mesa de trabajo. En primer lugar, en contra de la predicción de Marx de que los medios de vida de los trabajadores empeorarían bajo el capitalismo, sus medios de vida en realidad mejoraron. Además, cuando se produjo la revolución comunista, no fue en las llamadas sociedades “capitalistas tardías” (que en ese momento eran Gran Bretaña y Alemania), sino que tuvo lugar en Rusia, que todavía estaba en un estado agrario, lo que significa que su economía se basaba en los cultivos y las tierras de cultivo.

Además, en lugar de que la lucha de clases fuera entre el llamado “proletariado” y la “burguesía”, la Revolución Bolchevique resultó ser entre los militares y la intelligentsia y el sistema feudal de gobierno zarista ruso. Estas predicciones inexactas también refutaron las teorías de Marx, haciendo que los comunistas reevaluaran aún más su sistema de creencias. La reevaluación permitió que surgieran otras ideologías variantes, incluyendo, entre otras, el fascismo y el nazismo.

Vladimir Lenin, un revolucionario ruso, tomó el poder en Rusia tras su papel en la incitación de la Revolución de Octubre de 1917. Los revolucionarios derrocaron al Gobierno Provisional, que se había creado tras la Revolución de Febrero que había derrocado al Zar. Proclamaron que el poder del Estado había pasado a manos de los soviéticos y eligieron a Lenin como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, que era ahora el nuevo gobierno soviético.

Una vez elegido, se aprobó la política de Lenin “El Decreto sobre la Tierra”, que decretaba la abolición de la propiedad privada y la redistribución de las fincas entre los campesinos. Su régimen revolucionario suprimió la oposición política, incluidos otros marxistas que se oponían a las ideologías de Lenin. Lenin creía que el capitalismo era el enemigo del trabajador y proponía el establecimiento de la “dictadura del proletariado”, es decir, el gobierno directo de los campesinos y los trabajadores armados, que en teoría acabaría con el capitalismo y serviría de preludio al establecimiento de una sociedad comunista sin clases.

Mientras tanto, después de que Lenin tomara el poder en Rusia, Benito Mussolini comenzó su toma de posesión de Italia. Como uno de los socialistas más prominentes de Europa, Mussolini aprendió de la Primera Guerra Mundial que el nacionalismo era más popular que los llamados a una revolución obrera. Así, revisó el marxismo para convertirlo en fascismo. “Fascio” es una palabra italiana que se refiere a un manojo de palos que refuerza el mango de un hacha, y se utilizó para representar la idea del colectivismo estatal.

Al igual que Lenin, Mussolini creía que el trabajador no era revolucionario por naturaleza y que debía ser empujado a la acción radical por una élite intelectual. Después de Mussolini, apareció Hitler con la idea del “socialismo nacional”. Hitler se aprovechó del hecho de que el pueblo alemán había sido dividido por las nuevas fronteras nacionales establecidas por el armisticio de la Primera Guerra Mundial, y así utilizó la política de raza e identidad para reunir a sus seguidores. Al igual que Lenin tenía como objetivo a los agricultores ricos y Mao Zedong, del PCCh, a los terratenientes para luchar contra sus movimientos socialistas, Hitler tenía como objetivo a un único grupo de personas con la lucha estatal—los judíos.

Como señaló el autor y cineasta Dinesh D’Souza en su libro “La Gran Mentira: Exponiendo las Raíces Nazis de la Izquierda Estadounidense”, las políticas nazis seguían un programa de 25 puntos que reflejaba fielmente los programas de los socialistas actuales. Estos incluían la sanidad y la educación universales y gratuitas, la nacionalización de las grandes corporaciones y fideicomisos, el control gubernamental de la banca y el crédito, la división de los grandes latifundios en unidades más pequeñas y políticas similares.

El conflicto que tuvo lugar posteriormente entre los distintos sistemas durante la Segunda Guerra Mundial no fue una batalla de ideologías opuestas, sino una lucha sobre qué interpretación del socialismo prevalecería. Decir que el nazismo, el fascismo y el leninismo no tienen nada que ver con el socialismo o el comunismo, es simplemente falso. Simplemente perdieron sus respectivas guerras en el curso de la historia, y fueron repudiados.

Según “El camino a la servidumbre” de F.A. Hayek, “El conflicto entre los partidos fascistas o nacionalsocialistas [nazis] y los partidos socialistas más antiguos debe considerarse, en efecto, en gran medida, como el tipo de conflicto que está destinado a surgir entre facciones socialistas rivales”.

Un ejemplo actual de facciones socialistas rivales puede verse con Antifa, que aboga simultáneamente por el comunismo, así como por la anarquía a través de la completa destrucción del gobierno. Aunque estas ideas pueden parecer incompatibles, históricamente, los movimientos anarquistas y socialistas a menudo iban de la mano. Mientras que los socialistas creían que era necesaria una etapa de tiranía gubernamental para llevar a la sociedad al comunismo, los anarquistas creían que podían saltarse la etapa de tiranía socialista para crear el comunismo. William Godwin, que vivió entre 1756 y 1836, fue uno de los anarco-comunistas fundadores. Sostenía que a través de la anarquía personal, una persona podía lograr lo que llamaba “comunismo voluntario”.

Bajo la idea del comunismo voluntario, los anarquistas logran la desolación del comunismo destruyendo internamente su reconocimiento de la moral y la jerarquía, rompiendo así los lazos de la moral y el orden dentro de sí mismos, en lugar de hacerlo a través de instituciones externas. Sin embargo, los anarquistas también jugaron un papel importante en las protestas violentas y las revoluciones a lo largo de la historia para crear gobiernos socialistas. La organización Antifa no siempre tuvo como objetivo el “fascismo” real, como afirma. Más bien, era una estrategia para tomar el poder.

Los oscuros orígenes del comunismo, Episodio 4 | Programa especial [Episodio completo]

Vea el episodio completo aquí.

“80 años de acción antifascista”, de Bernd Langer, es un folleto de un antiguo miembro de la Autonome Antifa, que en su momento fue una de las mayores organizaciones antifascistas de Alemania. Según Langer, la organización se remonta al “Frente Unido” de la Internacional Comunista de la Unión Soviética (Comintern) durante el Tercer Congreso Mundial celebrado en Moscú en junio y julio de 1921. En el IV Congreso Mundial de la Comintern, celebrado en 1922, la organización trató de reunir a varios partidos comunistas y obreros de Alemania bajo una única bandera ideológica que controlaba.

Los soviéticos creían que, después de Rusia, el comunismo se apoderaría de Alemania, ya que este país contaba con el segundo partido comunista de Europa, el KPD (Partido Comunista de Alemania). En Alemania, Adolf Hitler se convirtió en jefe del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (el Partido Nazi) en 1921. El 23 de agosto de 1923, el Politburó del Partido Comunista de Rusia celebró una reunión secreta y, según Langer, “todos los funcionarios importantes se pronunciaron a favor de una insurrección armada en Alemania”.

El KPD lanzó un movimiento bajo la bandera de Acción del Frente Unido y marcó su ala armada “antifascista”, bajo el nombre de Antifaschistische Aktion, o “Acción Antifascista”, en el que tienen sus raíces las organizaciones Antifa de otros países. Acción Antifascista, comenzó a atraer a algunos miembros que se oponían a la llegada del fascismo real a Alemania, pero que desconocían la conexión.

El comunismo también era impopular entre mucha gente en Alemania en aquella época. La violenta retórica revolucionaria asustaba a la gente, y la clase media nunca aceptaría el comunismo. Al ver esto, los socialistas de Alemania comprendieron que necesitaban una nueva estrategia. Así que el KPD, bajo su ala de Acción Antifacista, calificó de fascistas a todos los que se oponían a ellos. Así, los partidos rivales, especialmente el SPD o Partido Socialdemócrata de Alemania, fueron colocados bajo la etiqueta de fascistas.

Irónicamente, el grupo al que los “antifascistas” dirigieron sus ataques con más fuerza fue el de los socialdemócratas.

La Acción Antifascista acabó siendo tan violenta en sus operaciones que tuvo el efecto contrario. Consternados por el fracaso del gobierno existente para resolver la crisis, abandonaron las facciones enfrentadas de la derecha política y se unieron a los nazis. Con la ayuda de la Acción Antifacista, los comunistas empujaron al pueblo hacia un sistema nazi, aún bajo las ideas socialistas que arrasaban en el mundo.

Mientras tanto, el pueblo no sabía que el KPD era en realidad un miembro de la Comintern y, en pocos años, pasó a depender financieramente de la central de Moscú, lo que hizo que los dirigentes del KPD cayeran bajo el mando del aparato soviético. Muchos líderes del KPD se convertirían más tarde en dirigentes de la República Democrática Alemana comunista, incluido su infame Ministerio de Seguridad del Estado, la Stasi, después de la Segunda Guerra Mundial.

Las organizaciones Antifa originales fueron diseñadas para ser utilizadas como un arma, esgrimida por los políticos para mover al pueblo en su dirección deseada fomentando el caos. Langer señala que las etiquetas “fascistas” solo sirvieron como “conceptos de batalla” bajo un “vocabulario político” y que “el antifascismo es una estrategia más que una ideología”.

Como escribió el autor y economista Ludwig von Mises en “Caos planificado”, “es importante darse cuenta de que el fascismo y el nazismo eran dictaduras socialistas”. Añadiendo que “la filosofía de los nazis, el Partido Nacional Socialista Alemán del Trabajo, es la manifestación más pura y consistente del espíritu anticapitalista y socialista de nuestra época”.

Señala que el eslogan que los nazis utilizaban para condensar su filosofía económica era que “el commonwea [la mancomunidad] está por encima del beneficio privado”, que era una idea del Nuevo Acuerdo Americano y del sistema soviético para gestionar la economía, y que también corría bajo la bandera de la lucha contra la desigualdad. “Implica que los negocios con ánimo de lucro perjudican los intereses vitales de la inmensa mayoría, y que es deber sagrado del gobierno popular impedir la aparición de beneficios mediante el control público de la producción y la distribución”.

Aunque los socialistas actuales quieren divorciarse de las instituciones fracasadas del nazismo y el fascismo, lo cierto es que adoptan muchas de las mismas políticas intervencionistas, narrativas sobre la desigualdad e ideas subyacentes. Para que el socialismo asuma el poder, desestabiliza el orden social existente con el caos y la violencia, apuntalando intencionadamente “crisis” y enemigos de clase a los que culpar, para que la gente esté lo suficientemente harta como para conformarse con un “nuevo” sistema, que los socialistas se asegurarán de que sea su sistema.

Sigue a EpochTV en las redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/EpochTVus 
Twitter: https://twitter.com/EpochTVus
Rumble: https://rumble.com/c/EpochTV

Gettr: https://gettr.com/user/epochtv
Gab: https://gab.com/EpochTV
Telegram: https://t.me/EpochTV
Parler: https://parler.com/#/user/EpochTV


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS