Residentes de estados azules están pagando mucho más por electricidad que en estados rojos, dice estudio

Por Tom Ozimek
25 de Noviembre de 2023 8:34 AM Actualizado: 25 de Noviembre de 2023 8:41 AM

Los residentes de los estados azules, demócratas, cuyos gobiernos han adoptado políticas climáticas agresivas, están pagando mucho más por la electricidad y el combustible que sus homólogos que viven en estados rojos, republicanos, que carecen de tales políticas, según un nuevo informe de la mayor organización estadounidense de legisladores estatales.

El informe, de la American Legislative Exchange Council (ALEC), ofrece un desglose de los precios de la energía en todo Estados Unidos, y además demuestra la relación entre las políticas de los grandes gobiernos y los elevados costos de la energía.

“Mientras que algunos estados se basan en los principios del libre mercado y la innovación para limitar las emisiones a la atmósfera provocadas por el hombre, otros utilizan un enfoque más severo mediante la aplicación de normas, la promulgación de mandatos y los sistemas de precios que benefician a determinados tipos de tecnologías”, se lee en el informe.

“Ya sea que se trate de mandatos, subvenciones o una combinación de ambos, cuando el gobierno se inmiscuye en los mercados energéticos, los contribuyentes acaban pagando la factura”.

La tendencia a vincular los mandatos gubernamentales con precios más altos de la electricidad es evidente en todo el informe.

Por ejemplo, el simple hecho de ser parte del Estándar de Cartera de Energías Renovables (RPS), que dicta que una cierta cantidad de la generación de electricidad de un estado debe provenir de fuentes renovables, elevó los costos de la electricidad en un estado participante en alrededor de un 11%.

Un gran gobierno significa mayores costos de electricidad

En general, el informe encuentra que los estados rojos que carecen de sus propios mandatos de energía verde o que no participan en esquemas de límites máximos y comercio (sistemas que limitan las emisiones agregadas de un grupo de emisores, estableciendo un límite máximo de emisiones) tienen los costos de electricidad más bajos.

Los estados rojos, Idaho, Wyoming y Utah, tienen los precios de electricidad más bajos. Entre los 10 estados de las regiones del Atlántico medio y el noreste del país, ninguno de ellos tiene un RPS ordenado por el gobierno ni participa en esquemas de límites máximos y comercio, como la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI), que es un programa de límites máximos y comercio de CO2.

Utah tiene un objetivo voluntario de energía renovable del 20% para 2025, pero no es un mandato. Idaho y Wyoming no tienen medición neta ordenada por el estado, que es la práctica de facturación de los servicios públicos que consiste en registrar el exceso de energía generada por una instalación solar y aplicarla a la factura del cliente como crédito para la energía extraída de la red.

Si bien el informe señala que el impacto de la medición neta exigida por el Estado “todavía no está claro”, algunas empresas de servicios públicos han dicho que representa un desplazamiento de costos de las personas que pueden permitirse el lujo de instalar paneles solares, dejando a las personas sin energía solar pagando una mayor parte de los costos fijos de mantenimiento de la red eléctrica.

Aparte del estado de Alaska, en rojo, y Hawaii, en azúl, (que tienen valores atípicos geográficos y, por lo tanto, comprensiblemente tienen los costos de electricidad más altos), los cinco estados con los precios de electricidad más altos son todos azules: California, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut y New Hampshire.

Los cinco estados cuentan con sistemas de límites máximos y comercio, y tienen en vigor mandatos gubernamentales del RPS. Cada uno de estos estados también ha impuesto una política de medición neta exigida por el estado a sus servicios públicos.

En general, la diferencia en los costos de electricidad entre los estados rojos más baratos y los estados azules más caros es sustancial. Los costos de un kilovatio hora en California, Massachusetts, Rhode Island y Connecticut son más del doble que en los estados rojos de Idaho, Wyoming y Utah.

“Existe una fuerte correlación entre las grandes políticas gubernamentales y los mayores costos de la electricidad”, sostiene el informe.

“Al diseñar políticas energéticas y ambientales, los legisladores deberían evitar imponer más controles gubernamentales y, en cambio, deberían permitir que los mercados se adapten, innoven y mejoren”.

Además de la electricidad, el estudio de ALEC también analizó los costos de la gasolina en todos los estados y de manera similar encontró que, en general, existía una correlación entre los mandatos gubernamentales y los precios.

“Los estados con requisitos de contenido de combustible más estrictos, más regulaciones e impuestos superiores al promedio generalmente tienen precios de gasolina más altos que aquellos que no los tienen”, se lee en el informe.

Electricidad vs. gas natural

De otra parte, un informe reciente de la Administración de Información Energética (EIA) de EE. UU. encontró que el costo de calentar una casa el próximo invierno usando gas natural será aproximadamente un 40% menor que usando electricidad.

Se proyecta que los hogares que utilizan electricidad para calentar sus hogares pagarán USD 1063 en promedio entre noviembre y marzo, según un informe de perspectivas de combustibles de invierno del 7 de noviembre de la EIA. Por el contrario, se espera que los hogares que utilizan gas natural solo desembolsen sobre USD 601.

Las destacadas conclusiones se producen cuando la administración Biden intensifica su guerra contra los aparatos de gas, incluidas las calderas, mientras promociona alternativas eléctricas (como las bombas de calor), todo en nombre de la lucha contra el cambio climático.

Recientemente, el Departamento de Energía (DOE) anunció que el presidente Joe Biden utilizará poderes de emergencia en tiempos de guerra para impulsar la producción estadounidense de bombas de calor eléctricas, mientras su administración continúa presionando para reemplazar las calderas que funcionan con combustibles fósiles.

Anteriormente, el DOE propuso nuevos estándares de eficiencia energética para calentadores de agua residenciales que requieren que los calentadores de agua eléctricos del tamaño más común usen tecnología de bomba de calor y los calentadores de agua instantáneos a gas usen tecnología de condensación para lograr eficiencia energética.

Los republicanos del Subcomité de Crecimiento Económico, Política Energética y Asuntos Regulatorios de la Cámara de Representantes argumentaron al respecto que los estándares de eficiencia de los electrodomésticos propuestos por el DOE serían gravosos y costosos para los estadounidenses, y afectarían más a las familias de bajos ingresos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.