Residentes de Nuevo México afectados por la primera prueba nuclear de 1945 podrían ser indemnizados

Por Bryan Jung
03 de Agosto de 2023 3:10 PM Actualizado: 03 de Agosto de 2023 3:10 PM

Los residentes de Nuevo México que estuvieron expuestos a la radiación de la primera prueba de bomba atómica del mundo y los mineros navajos que posteriormente extrajeron uranio durante la Guerra Fría podrían obtener una indemnización tras décadas de reclamaciones.

La exposición a la radiación presuntamente ha dejado a generaciones de residentes locales con graves problemas de salud.

El Senado de Estados Unidos votó el 27 de julio a favor de ampliar la cobertura a los residentes de Nuevo México y los navajos de la Ley de Compensación por Exposición a la Radiación (RECA) de 1990, una ley federal que está previsto que expire el año que viene, como parte de la Ley de Autorización de Gastos de Defensa Nacional (NDAA).

La ley original de 1990 fue aprobada por el Congreso para conceder compensaciones económicas a los afectados por la radiación a sotavento del Sitio de Pruebas de Nevada.

Los mineros del uranio de otros estados se añadieron posteriormente a la lista, pero los residentes de Nuevo México y los navajos quedaron excluidos hasta ahora.

Los funcionarios del gobierno llevan mucho tiempo diciendo que el Congreso tendría que modificar la ley para ampliar las indemnizaciones a los residentes de Nuevo México e Idaho afectados por la radiación.

El senador Ben Ray Luján (D-N.M.) y el senador Mike Crapo (R-Idaho) volvieron a presentar la enmienda en julio con apoyo bipartidista para incluir a los residentes de esos dos estados en la RECA antes de su vencimiento previsto en 2024, reportó Axios.

Ambas cámaras del Congreso están trabajando en una legislación de compromiso para añadir la prórroga a los proyectos de ley NDAA que compiten entre sí, pero hasta ahora la versión de la Cámara de Representantes no incluye la ampliación de la RECA.

Afectados por las pruebas de la bomba atómica

El renovado interés por la prueba Trinity, derivado de la reciente película “Oppenheimer”, ha aumentado la concienciación y el apoyo a las familias afectadas por la radiación.

“Oppenheimer”, que se estrenó en los cines, sigue al equipo estadounidense dirigido por J. Robert Oppenheimer en la carrera por crear la bomba atómica.

La película atrajo más atención a su causa en Washington.

El gobierno estadounidense había confiscado tierras a los residentes locales del norte de Nuevo México durante la Segunda Guerra Mundial para construir el laboratorio de Los Álamos, Nuevo México.

El equipo de científicos detonó la primera bomba cerca del pueblo de Tularosa, de mayoría hispana, y de la Reserva Apache Mescalero, el 16 de julio de 1945, en lo que se conoció como la Prueba Trinity.

Los residentes de Nuevo México sólo se enteraron de la prueba de la bomba después de que el ejército estadounidense lanzara las dos bombas atómicas sobre Japón, justo antes del final de la 2ª Guerra Mundial.

En 1945, los residentes informaron de lluvia negra y vacas quemadas que transmitieron el envenenamiento por radiación a través de la leche a los residentes desprevenidos.

Los funcionarios del gobierno nunca informaron a los residentes sobre los peligros del lugar y las familias siguieron celebrando picnics allí e incluso se llevaron artefactos radiactivos, como el cristal verde conocido como “trinitita”.

Los efectos de la radiación de Trinity acabaron causando formas raras de cáncer a muchos de los 30,000 residentes locales y a sus descendientes.

Familias ignoradas durante años

Tina Cordova, cofundadora del Tularosa Basin Downwinders Consortium, que defiende a las familias afectadas por la radiación, dijo a Axios que nadie de Universal Pictures se puso nunca en contacto con ellos en relación con las pruebas.

“Hemos hecho todo lo posible por ponernos en contacto con los cineastas desde que estaban rodando hasta hoy”, dijo la Sra. Cordova.

“Sólo incluir un panel, un mensaje al final de la película que reconozca el sacrificio y el sufrimiento del pueblo de Nuevo México”, dijo.

Durante la Guerra Fría, el gobierno aceleró la extracción de uranio en la carrera por producir armas nucleares en las tierras de la Nación Navajo.

Los Angeles Times informó en 2006 de que la tasa de natalidad de las ovejas descendió drásticamente con los años y que los corderos supervivientes nacían con graves deformidades.

Los mineros de uranio navajos, empleados por el gobierno, también desarrollaron cáncer y fueron afectados por las enormes facturas de asistencia sanitaria.

Un informe de 2017 del Salt Lake Tribune, descubrió que la prueba Trinity de 1945 causó cáncer y pérdidas económicas a generaciones de familias del sur de Nuevo México.

La Sra. Cordova declaró a Axios que, durante décadas, muchas familias locales se vieron obligadas a pagar costosos tratamientos contra el cáncer con los ingresos obtenidos de la venta de pasteles.

“El gobierno federal lo hizo sin nuestro consentimiento y luego se olvidó de nosotros”, dijo, y culpó al racismo de la falta de compensación de la RECA.

Las familias y sus simpatizantes han celebrado protestas, vigilias y campañas de envío de cartas durante años, para exigir el pago de indemnizaciones tras haber sido utilizados como conejillos de indias involuntarias para el tratamiento de radiación después de la prueba.

“Casi ocho décadas después de la prueba Trinity en Nuevo México, muchos habitantes de Nuevo México siguen al margen del programa RECA original. Esto es inaceptable”, escribió el Sr. Luján en una declaración previa a la ampliación de la ley.

“Con el renovado interés por la prueba Trinity, no podemos olvidar a las personas que enfermaron y murieron por exposición a la radiación. Hace tiempo que debería haberse hecho justicia”, declaró el senador a Axios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.