Residentes en Shanghai cuestionan datos del COVID-19 mientras la ciudad intensifica su control del virus

Por Eva Fu
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

La ciudad más poblada de China ha intensificado las medidas de control del virus a pesar de garantizarle al público acerca de una propagación limitada del COVID-19; dichas afirmaciones contradicen las experiencias de los residentes locales.

Shanghai, un centro financiero global ubicado en la costa este de China, ha reportado solo tres infecciones nacionales por el virus desde mediados de marzo, atribuyendo prácticamente todos los brotes recientes a casos “importados” del extranjero.

En entrevistas recientes con The Epoch Times, los residentes de la metrópoli expresaron su escepticismo sobre la narrativa oficial, describiendo un nivel intensificado de alerta que recuerda los primeros días cuando el virus arrasó por China la primera vez.

Los controles de temperatura corporal y el uso de mascarillas, que se habían dejado de hacer por un tiempo, han regresado—junto con la app del código de salud, un programa digital de tres niveles que marca la salud de las personas de color verde, amarillo y rojo, que en algún momento se extendió a todo el país. La sincronización de tales acciones, durante el periodo en que otras áreas como Xinjiang y Qingdao estuvieron lidiando con sus propios nuevos grupos del virus, ha aumentado la ansiedad del público.

En el distrito residencial de Huamu en el área de Pudong de la ciudad, los residentes dijeron que los funcionarios han minimizado el número de casos del virus, así como a las medidas de cuarentena impuestas a algunos en el vecindario.

Anteriormente, surgieron discusiones online que indicaban que hubo hasta cinco infecciones locales confirmadas que dieron como resultado que docenas de vecinos fueran puestos en cuarentena.

Los funcionarios de Pudong, en un posteo el 26 de octubre en la noche, descartaron la información como “rumores”, diciendo que solo encontraron un paciente en el área de Pudong que se enfermó durante la cuarentena y no infectó a otros. El posteo declaró además que los contactos del paciente dieron negativo.

Una residente del barrio de Huamu cuestionó las afirmaciones de las autoridades, y dijo que “muchas personas han sido puestas en cuarentena”.

“Lo que [las autoridades] dijeron sobre los casos negativos del virus es falso”, dijo en una entrevista, y agregó que de la noche a la mañana han aparecido normas más estrictas sobre el virus en su área residencial.

Otra residente recordó que un oficial del comité vecinal dijo que todos los comités cercanos habían recibido instrucciones de “examinar vigorosamente igual como en la etapa inicial del brote”.

“El virus todavía está allí y acecha. Quién sabe quién podría ser el próximo en infectarse”, dijo la residente.

Otras partes de Shanghai también mostraban señales de un control más estricto del virus.

Hace aproximadamente una semana, el personal de seguridad del Hospital Jing’an Shibei de Shanghai rechazó a dos personas mayores por no tener la app del código de salud. Si bien su temperatura corporal era normal, los dos no tenían smartphones y no eran lo suficientemente expertos en tecnología como para usar el código para probar su estado de salud, dijo un testigo a The Epoch Times.

En el vestíbulo del hospital, los voluntarios y los trabajadores de seguridad gritaron a través de los altavoces para que todos “se pusieran en fila a un metro de distancia (alrededor de 3.3 pies)”, dijo la residente. Los médicos estaban “protegidos hasta los dientes”, equipados con gafas y trajes para materiales peligrosos que no habían visto últimamente, dijo, y agregó que este equipo mejorado pudo deberse a un empeoramiento del brote.

Los autobuses instalaron termómetros infrarrojos y rechazaron a cualquier persona “no calificada” para estar a bordo, dijo otro residente.

Un aviso de emergencia compartido por los residentes a The Epoch Times mostró que se le había dicho a una empresa de administración de servicios públicos que cerrara todas las entradas a los vecindarios residenciales bajo su supervisión, excepto la entrada principal. También ordenó una mejor selección de los ingresantes.

Un aviso de emergencia en Shanghai del 24 de octubre para intensificar las medidas de control de brote. (Proporcionado a The Epoch Times)

Otras fotos proporcionadas a este medio mostraban a un guardia de seguridad de pie junto a un conductor de autobús para aplicar las regulaciones del virus, mientras que voluntarios con uniformes rojos y sombreros se daban prisa para tomarle la temperatura a las personas en los parques públicos.

“Shanghai ha entrado en modo de guerra”, dijo una persona en una entrevista. “Los conductores tienen guardias como acompañantes y los visitantes del parque tienen guardias rojos”.

Las autoridades comunistas chinas tienden a suprimir las noticias negativas que podrían afectar su imagen nacional, especialmente durante un periodo próximo a los principales eventos y aniversarios clave.

La ciudad será sede de la Exposición Internacional de Importaciones de China anual el 5 de noviembre, un motivo que atrajo a una multitud de 917,200 visitantes a nivel internacional en 2019, según los medios chinos. Las autoridades se han comprometido a que sea un éxito a pesar del virus y recientemente han invitado a funcionarios mundiales a asistir.

La página del evento de 2020 incluyó una entrevista de Vitaly Mankevich, presidente de la Unión Ruso-Asiática de Industriales y Empresarios, quien dijo a los medios estatales chinos que la exposición era un testimonio de que “las medidas de control de brotes del gobierno chino han sido muy efectivas”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS