Brote de COVID-19 en Xinjiang probablemente es peor que las cifras oficiales, según críticos

Por Eva Fu
27 de Octubre de 2020
Actualizado: 27 de Octubre de 2020

Después de que se descubriera un solo caso de COVID-19 en la región del extremo occidental de China, Xinjiang, las autoridades tomaron la medida extrema de hacer pruebas a los 4.75 millones de residentes de la ciudad de Kashgar en dos días.

El rápido programa de pruebas ha dejado a algunos críticos preguntándose si las autoridades están contando la historia completa del último brote.

El 27 de octubre, las autoridades de Kashgar afirmaron que se detectaron un total de 183 casos en la jornada de pruebas. Todos ellos fueron rastreados hasta el condado de Shufu, donde la primera infección, una joven de 17 años, fue identificada durante las pruebas de rutina, dijeron las autoridades. Las autoridades han vinculado los casos recientes a una fábrica de ropa en las afueras de la ciudad, donde trabajan los padres de la adolescente.

Según las autoridades, la adolescente no tuvo contacto con ningún paciente con virus confirmado o sospechoso o con aquellos con signos de fiebre.

“El gobierno debe una explicación adecuada al público: ¿cómo adquirió el virus esta joven de 17 años?” dijo Sean Lin, exdirector de laboratorio de la rama de enfermedades virales del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed.

Li Linyu, el secretario del comité del Partido Comunista Chino de la comisión de salud de Kashgar, afirmó que todos, excepto cinco, eran pacientes asintomáticos y que el último grupo no estaba relacionado con el brote de julio en la capital de Xinjiang, Urumqi, que provocó un cierre de semanas en la región.

Los residentes locales dijeron a The Epoch Times que fueron obligados a tomar drogas que los funcionarios afirmaron que podrían evitar que se contagiaran con el virus.

Los datos oficiales no han logrado convencer a Dilshat Rishit, portavoz del Congreso Mundial Uigur con sede en Munich, de que el brote no es más grande de lo que los funcionarios anunciaron. El grupo defiende los derechos de la minoría musulmana que ha sido severamente perseguida por el régimen chino.

La noticia del último brote se hizo pública después de que los habitantes de Kashgar, alarmados por las repentinas cancelaciones de vuelos y los cierres de entradas a las autopistas, compartieron la información en las redes sociales chinas.

CHINA-POLITICS-RIGHTS-RELIGION-XINJIANG
Oficiales de policía patrullando en Kashgar, en la región occidental de Xinjiang de China, el 4 de junio de 2019.

El mismo día, la policía local puso un anuncio pidiendo al público que “no crea ni difunda rumores”, señaló Rishit. La policía borró rápidamente el posteo en cuestión de horas sin explicación alguna, desconcertando a los ciudadanos.

“El PCCh se ha dedicado a encubrir las cosas desde el principio, y solo revelan los datos cuando es imposible ocultarlos, como exprimir la pasta de dientes de un tubo”, dijo en una entrevista reciente. “Nadie confía en los anuncios oficiales”, añadió.

El comentarista de asuntos chinos Wu Te usó la analogía de “abrir la tapa de una olla de alta presión”. Las autoridades publicaron los datos del virus solo después de que el público se pusiera ansioso e hiciera preguntas sobre el último brote, dijo.

“La verdadera situación es definitivamente peor que lo que las autoridades locales han dicho. No podían seguir manteniéndolo bajo la tapa”, dijo.

Kashgar es una de las varias ciudades de Xinjiang donde se han construido campos de detención similares a prisiones para encarcelar a uigures y otras minorías musulmanas. Rishit expresó su preocupación por los detenidos que serían vulnerables si el virus estallara dentro de tales instalaciones.

Esta foto tomada el 12 de octubre de 2020 muestra a un trabajador sanitario tomando una muestra de un estudiante de secundaria para ser analizada por el COVID-19, como parte de un programa de pruebas masivas tras un nuevo brote de coronavirus en Qingdao, en la provincia oriental de Shandong en China. (Foto de STR/AFP vía Getty Images)

Kashgar ha suspendido las clases desde el jardín de infancia hasta la secundaria hasta el 30 de octubre.

Mientras tanto, el Hospital de la Unión en el condado de Shufu dijo a NTD, medio asociado de Epoch Times, que se ha convertido en un centro de cuarentena designado y ya no acepta pacientes.

“Tienes que llamar al director del hospital para preguntar sobre este asunto [el brote]”, dijo un miembro del personal por teléfono.

Mientras que el Hospital del Pueblo, también en el condado de Shufu, sigue aceptando pacientes, un hotel cercano al sitio dijo que los residentes locales han sido confinados a sus alojamientos.

Varias ciudades y regiones chinas han impuesto una norma de cuarentena de dos semanas para los viajeros procedentes de Kashgar.

Con información de Luo Ya y Xiao Lüsheng. 

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

A continuación

7 sismos en 5 días en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS