La respuesta de China al embargo de armas de Vietnam revela las ambiciones del régimen

26 de Mayo de 2016 Actualizado: 26 de Mayo de 2016

El 23 de mayo, Estados Unidos hizo un movimiento diplomático en la región de Asia – Pacífico, que refuerza la creciente coalición contra el Partido Comunista Chino (PCCh), profundiza la influencia estadounidense en la región, y se expande el número de naciones con respecto a China que se están alejando del pacifismo y la inacción.

La respuesta del PCCh fue dar la bienvenida a la medida, y declaró que era un desarrollo saludable para el mundo.

Sí, esa respuesta parece que no es característica del PCCh tienes la razón, pero sólo porque sus intereses son mucho más profundos.

El hecho en discusión es el levantamiento del embargo por décadas en armas sobre Vietnam por parte del presidente Barack Obama. Este se reunió con el líder vietnamita Tran Dai Quang y declaró, de acuerdo con The Associated Press, “Este cambio asegurará de que Vietnam tenga acceso a los equipos que necesita para defenderse y eliminar un vestigio persistente de la Guerra Fría”.

En respuesta, la portavoz del ministerio de relaciones exteriores chino, Hua Chunying, dijo según una transcripción, que China está “feliz de ver a Vietnam desarrollar relaciones normales con todos los países, incluyendo EE.UU.”.

Con el PCCh, todas sus respuestas, ya sea a través de su portavoz del ministerio de relaciones exteriores o de los medios estatales de noticias, van a ser estrictamente regulados, y con algo de esta magnitud, también bien calculados.

Lo interesante de este desarrollo es que el PCCh parece haber evaluado que es más importante fingir apoyo por este desarrollo en vez de criticarlo. Y su posible interés es el potencial que esto podría ser al actuar como un trampolín para comenzar a presionar a Estados Unidos y a la Unión Europea de que levanten los embargos de armas similares en China, los cuales fueron establecidos después de la masacre perpetuada por el régimen en la Plaza Tiananmen en 1989.

El pobre historial de derechos humanos de Vietnam ha sido uno de los principales puntos de crítica en el acuerdo, y el hecho de que Obama siguiera adelante con el acuerdo a pesar de esto es probable que tenga a algunos líderes chinos muy satisfechos.

El régimen chino empuja una ideología en su forma de diplomacia de que los derechos humanos no deben ponerse en el camino de la política. Esta política ha permitido forjar alianzas con algunos de los regímenes más despóticos del mundo, construyendo su propio bloque de influencia con los países que Estados Unidos y la Unión Europea se niegan a tratar.

Este factor ha provocado fuertes críticas en el PCCh, ya que su apoyo a países como Corea del Norte permite que regímenes totalitarios se sostengan cuando de otro modo muy probable hubieran colapsado.

Por supuesto, Vietnam no es tan malo como Corea del Norte, pero está dirigido por un gobierno de un solo partido comunista, y también tiene algunas de las mismas violaciones de derechos humanos como otros estados comunistas. De acuerdo con una clasificación de libertad en países por Freedom House, Vietnam obtuvo 20 de los 100 donde 0 es el menos libre. Se observa que Vietnam tiene casi ninguna libertad política y pocas libertades civiles.

Lo que es interesante acerca de la respuesta de China al nuevo acuerdo es que sus pensadores de propaganda, aparentemente, han evaluado que el beneficio de una débil respuesta sopese el beneficio de la crítica, particularmente ya que esto es probable cambie la marea más tarde a su favor en la región de Asia-Pacífico.

El acuerdo en sí es más simbólico que otra cosa. Su principal impacto será probablemente mucho menos en la fuerza militar de Vietnam y mucho más sobre cómo se percibe a Vietnam a nivel mundial.

Vietnam ya estuvo comprando vehículos y equipos militares de Rusia, y el cambio en la postura de EE.UU. es poco probable que vuelva a Vietnam mucho más una amenaza militar para China de lo que ya es. Vietnam tiene más personal militar que Estados Unidos, con cerca de medio millón en servicio activo y una fuerza de reserva de tres millones.

Pero si la historia reciente nos dice algo, el PCCh de verdad sí ve este nuevo acuerdo como una amenaza y solo esta refrenando su lengua. Cuando Estados Unidos comenzó a levantar su embargo, en Vietnam en 2014, el medio de comunicación del régimen Diario del Pueblo criticó el acuerdo y acusó a Estados Unidos de interferir con el “balance de poderes en la región”.

El “equilibrio de fuerzas en la región” es lo que este nuevo acuerdo probablemente afectará más. Lo que cambia es cómo Estados Unidos considera a Vietnam, y eso podría también ayudar a la diplomacia vietnamita con otras naciones. Como informó Japan Times, se reducirá la “sensibilidad política” que las naciones tengan cuando fortalezcan lazos con Vietnam.

TE RECOMENDAMOS