Restaurantes están listos para contratar, pero ayudas por desempleo desmotivaron a los trabajadores

Por Bowen Xiao
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

A medida que más y más estados comienzan a aliviar las restricciones pandémicas, los restaurantes grandes y pequeños se enfrentan a un problema generalizado: la contratación de empleados.

Los propietarios y gerentes de restaurantes en Nueva York, California, Washington y Chicago le dijeron a The Epoch Times que los problemas de contratación se han convertido en una pesadilla a la que se le une una letanía de otros desafíos, como las reglas para prestar el servicio en áreas bajo techo. Dicen que las bonificaciones federales por desempleo, otorgadas durante la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), incentivaron a las personas a quedarse en casa en lugar de trabajar.

Ahora, los restaurantes están comenzando el largo, difícil y costoso ascenso hacia la rentabilidad. Los bloqueos impuestos en todo el país hace un año han dejado fuera de servicio a más de 110,000 restaurantes, algunos de ellos de forma permanente.

La situación de las contrataciones se ha vuelto tan terrible que una ubicación de McDonald’s, en Florida, comenzó a pagar USD 50 a cualquiera que se presentara a las entrevistas de trabajo. Otras franquicias como Taco Bell, que necesita al menos 5000 nuevos empleados, están llevando a cabo eventos de contratación en sus estacionamientos.

Las dificultades de contratación han existido durante mucho tiempo en la industria de servicios, incluso antes de la pandemia. Pero Hudson Riehle, vicepresidente senior de investigación de la Asociación Nacional de Restaurantes, dijo que la situación está alcanzando niveles sin precedentes.

“En enero, el 7 por ciento de los operadores de restaurantes calificaron la contratación y retención de la fuerza laboral como su principal desafío; en abril, ese número había aumentado al 57 por ciento”, le dijo Riehle a The Epoch Times.

“Con menos personas en la fuerza de trabajo, las ayudas de estímulo todavía en vigor, las preocupaciones por la seguridad de los trabajadores, la necesidad de que los cuidadores permanezcan en casa y una competencia mucho mayor con otras industrias por los trabajadores, los operadores están volviendo a las técnicas de reclutamiento, anteriores a la pandemia, para hacer contrataciones”, dijo.

“Una tragedia estadounidense”

Mark Fox, un nativo de Dublín que vive en la ciudad de Nueva York, es dueño de cuatro restaurantes en la Gran Manzana. Si bien el negocio finalmente está comenzando a recuperarse, los problemas de contratación han ralentizado el proceso.

“Tenemos dificultades para contratar trabajadores por horas, camareros, meseros, mozos de bar, ayudantes de camareros, corredores y personal de limpieza durante la noche”, le dijo Fox a The Epoch Times dentro de su restaurante insignia, The Ragtrader & Bo Peep Cocktail and Highball Store.

“Probablemente nos falten 60 empleados”, dijo. “Tengo un restaurante en Greenwich Village que no he vuelto a abrir todavía porque no tiene la mano de obra”.

Mark Fox, propietario de The Ragtrader & Bo Peep Cocktail and Highball Store, en la ciudad de Nueva York, el 29 de abril de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
The Ragtrader & Bo Peep Cocktail and Highball Store, en la ciudad de Nueva York, el 29 de abril de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

The Ragtrader, un restaurante de 300 asientos en su cuarta semana de reapertura, se vio muy afectado el año pasado. Fox dijo que perdió una cantidad de dinero “devastadora”. Dijo que los niveles de ingresos actualmente son la mitad de lo que ganó en 2019, pero que la aguja se está “moviendo en la dirección correcta”.

Según Fox, el factor más importante detrás de la dificultad de contratación es el aumento de las prestaciones por desempleo, que se entregarán hasta principios de septiembre. Si bien enfatizó que eran necesarias al comienzo de la pandemia, cree que el gobierno federal ha extendido las ayudas por demasiado tiempo.

“No es económicamente beneficioso para [la gente] regresar al trabajo”, dijo. “Así que estamos en una verdadera crisis con respecto a la escasez de mano de obra”.

Mientras Fox contaba su historia, habló sobre la lucha emocional que enfrentó cuando se vio obligado a despedir trabajadores sin garantizarles un rápido regreso. En ese momento, no tenían otros recursos financieros y Fox se sintió impotente al no poder ayudarlos.

Si bien es un defensor del distanciamiento social responsable y de las prácticas de higiene, Fox cree que las restricciones por la pandemia en la ciudad fueron arbitrarias y no que no se basaron en pruebas científicas.

“Creo que había desconfianza por parte del gobierno estatal. Mucha gente perdió sus negocios y perdió sus medios de vida y sus sueños a causa de ello”, dijo. “Y creo que es una tragedia estadounidense, para ser perfectamente honesto contigo”.

La ciudad de Nueva York y el estado de Nueva York tenían diferentes restricciones el año pasado. Fox señaló una restricción que le hizo rascarse la cabeza: los invitados no podían sentarse en la barra del bar en la ciudad de Nueva York, pero sí en el estado de Nueva York. Los restaurantes de Nueva York suelen ser más pequeños y la norma hacía imposible que muchos locales siguieran abiertos.

Y, aunque en el estado de Nueva York se ha permitido una ocupación en los restaurantes del 50 por ciento hasta el día de hoy, la ciudad de Nueva York cerró dos veces y los restaurantes recibieron órdenes, que estuvieron vigentes por varios meses, para que la ocupación de sus instalaciones no sobrepasara el 25 por ciento. Fox dijo que tuvo que pagar decenas de miles de dólares para traer equipos de protección, equipos de desinfección, verificadores de temperatura y más.

The Ragtrader & Bo Peep Cocktail and Highball Store, en la ciudad de Nueva York, el 29 de abril de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)
The Ragtrader & Bo Peep Cocktail and Highball Store, en la ciudad de Nueva York, el 29 de abril de 2021. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La gente gastó dinero que no tenía y acabó cerrando de nuevo, dijo. También calificó de “ridículo” el toque de queda de las 10 de la noche.

“Creo que nuestros líderes estatales y municipales no hicieron su trabajo”, dijo. “Creo que tomaron decisiones arbitrarias basadas en corazonadas. Espero que tengan que rendir cuentas por ello”.

Andrew Rigie, director ejecutivo del NYC Hospitality Alliance, una asociación sin fines de lucro que representa a los establecimientos de comida y bebida, dijo que los restaurantes se enfrentan a una “compleja escasez de mano de obra”, además de una crisis económica.

“Necesitamos un plan y políticas para ayudar a que más personas vuelvan a trabajar”, le dijo Rigie a The Epoch Times por correo electrónico.

Cheques por desempleo

Jim Walker, un dueño de restaurantes que vive en California y expresidente de la Asociación de Restaurantes de Newport Beach, dijo que toda la industria se ha visto sumida en el caos.

“Hay una enorme escasez de personal de cocina, y los que están disponibles están dictando lo que quieren que se les pague”, le dijo Walker a The Epoch Times. “Encontrar camareras y camareros es nuestro mayor reto”.

Debido a esto, Walker ahora ofrece bonificaciones para los nuevos empleados que permanecen durante un cierto período de tiempo y ofrece bonificaciones al personal existente por trabajadores nuevos que traigan a los restaurantes. Es dueño de tres restaurantes, Bungalow Restaurant, Cedar Creek, Domenico’s Pizza, y tiene previsto inaugurar otro en julio.

Si bien el negocio está regresando, los costos están “aumentando significativamente”, dijo y señaló que los criadores de ganado han reducido sus rebaños debido a la falta de demanda y que, en una semana, los costos de la carne para un chuletón con hueso aumentaron USD 7 por libra.

Además de eso, Walker paga USD 100,000 por año en las comisiones por aceptar pagos con tarjetas de crédito. Los beneficios de desempleo, dijo, también inhiben el impulso que tiene la gente para trabajar.

“La gente se queda en casa porque puede ganar más dinero con la extensión de las ayudas económicas del gobierno que si regresa al trabajo”, dijo.

El exterior del restaurante Bungalow, en Corona del Mar, California. (Foto de cortesía de Bungalow Restaurant)

“Aquellos que cruzan la frontera y que normalmente podrían convertirse inmediatamente en parte del mercado laboral no lo están haciendo debido a toda la ayuda gubernamental que se está entregando actualmente”, agregó. “No están motivados ni desesperados por conseguir un trabajo una vez que están en EE.UU.”

La ciudad de Nueva York, por ejemplo, ha reservado USD 2100 millones en fondos del presupuesto estatal para entregarle a los inmigrantes ilegales que perdieron el trabajo durante la pandemia.

La esposa de Walker fue recientemente a un restaurante en San Juan Capistrano. Cuando le entregaron la factura, había una tarifa del 4 por ciento por los servicios de la cocina. Algunos restaurantes, según Walker, ahora también están cobrando una “tarifa de recuperación por COVID”, y muchos consumidores ni siquiera se dan cuenta de los cargos adicionales.

Un chef y propietario de una franquicia de restaurantes de mariscos en California comentó sobre la triste situación que pasa su restaurante en una publicación en Twitter, ahora viral.

“No hay empleados disponibles en California”, escribió Andrew Gruel el 29 de abril. “Estamos pagando a los lavavajillas USD 21 para comenzar. Las dos razones principales por las que la gente me dice que no trabajará: 1. Están ganando lo suficiente con el desempleo y prefieren no trabajar; 2. Con las escuelas cerradas, no pueden pagarle a nadie para que cuide a sus hijos”.

Gruel agregó en una publicación de seguimiento que ni una sola persona con la que habló dijo que le tenía miedo al virus.

Sin opciones

Keisha Rucke, propietaria de The Soul Shack, dijo que su restaurante tiene poco personal y que siempre está buscando nuevas contrataciones.

Rucke le dijo a The Epoch Times que necesita cuatro meseros más, una persona de guardia para el día y otra para la noche, y otro equipo de limpieza. Su personal de cocina, sin embargo, ha permanecido con ella en todo momento durante los dos últimos años desde que abrieron.

“Acabo de contratar a dos cajeros. No pude conseguir cajeros durante un mes”, dijo. “Literalmente tenía gente aquí haciendo varias cosas al mismo tiempo. Yo hacía de cajera, de hecho, tuve que contratar a mi hija para que viniera”.

Dos de sus amigas, propietarias de restaurantes en el área, le dijeron que tenían que ajustar sus horarios para cenar debido a la falta de meseros. Rucke dijo que subió sus pagos por hora para conservar a sus trabajadores.

Keisha Rucker en su restaurante, Soul Shack, en Chicago, el 30 de abril de 2021. (Cara Ding/The Epoch Times)
Marty Cunningham, cocinero del restaurante, Soul Shack, en Chicago, el 30 de abril de 2021. (Cara Ding/The Epoch Times)

Ella cree que hay varias razones por las que la contratación es difícil, una de ellas es que las personas todavía reciben cheques por desempleo que, probablemente, son más altos que los cheques de pago que recibirían por trabajar. Otra de las posibles razones es que todavía tienen miedo de salir debido a la pandemia.

“No sé qué es lo que podemos hacer”, dijo. “Veo tantas señales en las que la gente busca meseros, personas de guardia y cajeros que no creo que en este momento sea solo una cuestión de la industria de los restaurantes”.

Incertidumbre

Eric St. Clair, gerente de Proper 21, un bar ubicado en Washington, dijo que la parte más difícil de contratar para ellos era la incertidumbre. Un día estaban ocupados todo el día y, al siguiente, no llegaba nadie.

Cerraron por completo durante 3 meses el año pasado, y aunque algunos exempleados regresaron, algunos se fueron a otras industrias, como la industria de la belleza y de la construcción. Si bien la contratación es un factor, el mayor problema que enfrenta el bar son las restricciones a los restaurantes impuestas por la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser.

“Ahora los restaurantes están un poco paralizados”, le dijo a The Epoch Times. “Siguen manteniéndonos en un 25 por ciento cuando otros estados han levantado las normas que obligaban el uso de mascarillas en exteriores y Virginia está permitiendo la apertura de las barras de bar”.

“Desearía que eliminara las restricciones”, dijo. “Un montón de bares le han enviado cartas recomendando que retire las restricciones, pero ella no está haciendo nada al respecto en este momento”.

St. Clair señaló que los restaurantes más pequeños estuvieron mucho más perjudicados que los restaurantes corporativos o las cadenas de restaurantes. Dijo cómo, durante mucho tiempo, sus restaurantes solo tenían un gerente y un barman haciendo todo.

Emel Akan, Cara Ding y Lynn Hackman contribuyeron a este artículo.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_
Siga a Bowen en Parler: @BowenXiao


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS