Resumen anual: la última lucha por la libertad de Hong Kong

Este artículo es parte de una serie especial de Epoch Times que examina el 2019

Por ANNIE WU
24 de Diciembre de 2019 1:48 PM Actualizado: 24 de Diciembre de 2019 1:48 PM

HONG KONG – Cuando no se desarrollan protestas en las calles de Hong Kong, la ciudad continúa marchando: personas que caminan hacia sus destinos, vendedores ambulantes que venden sus productos, vehículos que transportan pasajeros de aquí para allá.

Pero en casi todos los vecindarios, quedan grafitis, carteles y calcomanías, (en las aceras, paredes, puentes aéreos, farolas y escaparates) que declaran rebelión, un anhelo de libertad y enojo por la brutalidad de la policía hacia los manifestantes y el quebrantamiento del poder que le fue dado al gobierno.

Durante más de seis meses, los hongkoneses han montado el mayor desafío al Partido Comunista Chino en la historia reciente. Enojados por un proyecto de extradición, ahora retirado, que encapsulaba sus temores sobre la creciente invasión del régimen chino a la autonomía de la ciudad, millones de personas obstruyeron las calles para pedir que la propuesta fuera descartada.

“Este proyecto de ley es solo un punto de activación. Pero detrás de esto, hay problemas subyacentes y más profundos: el temor de los hongkoneses al régimen chino”, dijo Zack Ho, el convocante de 18 años de un grupo activista de estudiantes llamado Inspidemia Hong Kong.

Zack Ho, un activista estudiantil, fotografiado en la oficina de The Epoch Times en Hong Kong, el 16 de diciembre de 2019. (Nina Wong/The Epoch Times)

China prometió que la autonomía y las libertades de la ciudad permanecerían sin cambios durante 50 años después de su transferencia del dominio británico al chino en 1997.

Pero el proyecto de ley (que habría permitido al régimen chino buscar la extradición al continente de individuos para su enjuiciamiento) despertó la ira y el miedo de los habitantes de Hong Kong sobre un futuro incierto, dijo Ho, ya que “el gobierno de Hong Kong ha hecho que la ciudad sea más ‘roja’, más integrada [con el continente]” con el tiempo.

Durante meses, el gobierno se negó a ceder. Mientras tanto, la policía disparó gases lacrimógenos, balas de goma y otros proyectiles para sofocar las protestas.

Nunca se cortarán los lazos

En una muestra de frustración por la incapacidad del gobierno de Hong Kong para escuchar a los ciudadanos, el 1 de julio, durante el 22° aniversario de la entrega de la ciudad, los manifestantes irrumpieron en la entrada del edificio de la legislatura y entraron, rociando graffiti en las paredes y dañando la propiedad.

Cuando la policía advirtió que limpiarían las instalaciones, los manifestantes que habían rodeado el edificio decidieron intentar rescatar a las personas que estaban dentro, por temor a que pudieran ser arrestados. Los manifestantes en el interior se habían negado a irse y emitieron un ultimátum al gobierno para abordar sus demandas.

“A partir de ese día, establecimos el concepto de no cortar los lazos entre los pacíficos y los valientes”, dijo Ventus Lau, un activista prodemocrático que acusado por eventos relacionados a la protesta del 1 de julio. Esta última es una referencia para aquellos que están dispuestos a usar tácticas más agresivas durante los enfrentamientos con la policía.

“Aunque no esté de acuerdo con la estrategia, seguiremos estando del mismo lado”, agregó.

Ventus Lau, activista prodemocracia, fotografiado en un estudio en Hong Kong, el 18 de diciembre de 2019. (Gordon Yu/The Epoch Times)

Ivan Lam, presidente del partido prodemocracia Demosisto, cree que la solidaridad es un factor clave en la longevidad del movimiento.

Durante el Movimiento Paraguas de 2014, cuando Lam, su colega miembro de Demosisto, Joshua Wong, y otros jóvenes activistas encabezaron una protesta en favor de la democracia que buscaba presionar al gobierno para que otorgara el sufragio universal en las elecciones municipales, “siempre hubo discusiones entre diferentes tácticas y estrategias”. dijo.

“Esa es una de las razones por las que fallamos cada vez en el pasado”.

Las protestas de Umbrella terminaron sin efectuar ningún cambio en el sistema electoral de la ciudad.

El sufragio universal se prometió en la mini constitución de la ciudad redactada por las autoridades chinas y británicas en el período previo a la entrega. Actualmente, el máximo funcionario de la ciudad es elegido por un comité compuesto principalmente por élites pro Beijing.

En este movimiento, no hay líderes, y los manifestantes han adoptado una filosofía de “ser agua” para seguir la corriente y cambiar las tácticas cuando sea necesario.

Y a diferencia de 2014, cuando los manifestantes ocuparon continuamente el distrito comercial de la ciudad hasta que las autoridades limpiaron el sitio, “ni una sola acción representa el movimiento, sino que [usamos] diferentes acciones para sostenerlo”, dijo Lam, señalando que los hongkoneses han iniciado recientemente esfuerzos para establecer nuevos sindicatos prodemocracia en preparación para una huelga planificada.

“El movimiento no se extinguirá como el fuego, sino que continuará”.

Futuro

Después de más de 6000 arrestos desde junio, en las últimas semanas, los manifestantes han sido menos propensos a participar en enfrentamientos callejeros, mientras que la policía ha estado más restringida en el uso de la fuerza. Las tensiones disminuyeron después que los candidatos a favor de la democracia obtuvieron una victoria aplastante en las elecciones del consejo de distrito.

Ahora, en el séptimo mes de la campaña, los manifestantes deben responder preguntas importantes: ¿hacia dónde se dirige el movimiento ahora? ¿Puede ser sostenido o se desvanecerá como el Movimiento Paraguas?

“Ahora, es un crítico… punto de inflexión. Posiblemente, las protestas se calmarán … tal vez sea hora de estar listos para una pelea a largo plazo, desde diferentes aspectos de la sociedad”, dijo Sinsajo, una estudiante de la Universidad de Hong Kong (HKU). Como muchos manifestantes, ella eligió usar un seudónimo por temor a represalias de las autoridades.

Muchos piden que las protestas entren en la vida cotidiana, al elegir patrocinar restaurantes y tiendas que apoyan las protestas, por ejemplo. Algunos, como Lau, creen que las tácticas más radicales deben coexistir con las marchas y manifestaciones pacíficas que él ha ayudado a organizar.

“Incluso si realizas manifestaciones todos los días, este gobierno no se preocupará por ti”, como se ha evidenciado en estos últimos meses, dijo Lau. “Necesitamos cosas que puedan amenazar a esta administración para ganar esta guerra”.

En cuanto a los pasos concretos para el futuro, nadie tenía una respuesta clara. La mayoría acaba de hablar de un deseo inquebrantable de persistir hasta que se cumplan todas las demandas.

“Como en un partido de fútbol, solo tenemos que mantener el juego en marcha”, dijo Lau.

La demanda más elevada es la del sufragio universal, ya que el régimen chino ya ha declarado que no permitiría elecciones para el máximo cargo de la ciudad sin que Beijing examine a los candidatos.

Pero “sin un cambio fundamental en el sistema electoral, el gobierno de Hong Kong no tendría que escuchar las demandas de la gente y siempre tendría que obedecer al gobierno chino”, dijo Sinsajo.

Sin una verdadera democracia, “los problemas de Hong Kong son como una bomba de tiempo y no se sabe cuándo va a explotar”, predijo Lau.

Durante un reciente evento de discusión realizado por estudiantes de HKU, con el objetivo de ayudar a sus compañeros de clase internacionales a comprender las protestas en curso, los manifestantes estudiantiles iniciaron un debate sobre el futuro de su hogar, los defectos del activismo prodemocracia en el pasado y cómo el movimiento debería progresar.

Se ha producido un cambio innegable desde que comenzaron las protestas: los habitantes de Hong Kong ahora tienen más conciencia política que nunca. Sinsajo dijo que sus amigos, que solían publicar en las redes sociales sobre cuestiones de sociedad y comida, ahora comentan constantemente sobre las protestas.

H, estudiante de ingeniería de cuarto año, dijo que los hongkoneses solían evitar hablar de política. Pero con este movimiento, “no buscas política, sino que la política te encuentra a ti”.

Las probabilidades se han incrementado, pero Lau ve esperanza en la perseverancia de la gente.

“Todavía creemos que Hong Kong es un lugar con libertad. Nunca olvidaremos esto”.

El abuelo de H había huido a Hong Kong desde China continental, viendo la ciudad como un refugio seguro del control comunista.

“No quiero ver a Hong Kong devuelto al Partido Comunista Chino tan fácilmente”, dijo.

Sigue a Annie en Twitter: @annieeenyc

Mira a continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90,000 y 150,000 retiros diarios. ¿Dónde terminará?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.