Retiran cargos contra exsoldado afgano que pedía asilo en la frontera entre EE.UU. y México

Por Julianne Foster
26 de Enero de 2023 12:41 PM Actualizado: 26 de Enero de 2023 12:41 PM

Un juez federal retiró el 23 de enero los cargos penales contra un exoficial de inteligencia de combate afgano que fue arrestado y detenido por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos cuando solicitaba asilo en septiembre de 2022 en la frontera de Del Río, Texas.

Abdul Wasi Safi, de 26 años, trabajó con las fuerzas especiales estadounidenses antes de que Estados Unidos retirara sus tropas de Afganistán en agosto de 2021. Su familia y la congresista Sheila Jackson Lee (D-Houston) se habían esforzado por liberar a “Wasi”, como se le conoce, desde su detención.

Jackson Lee anunció la noticia el 24 de enero.

“El Sr. Safi cruzó el Río Grande con un grupo de emigrantes después de haber sido golpeado en otro país y desesperado por encontrar una manera de llegar a América para ver la libertad”, dijo Jackson Lee en un comunicado. “Desgraciadamente, su entrada se produjo por un puerto que no era de entrada y el Sr. Safi ha estado retenido desde entonces en centros de detención. Lo que ha ocurrido en las dos últimas semanas ha sido un esfuerzo estratégico y contundente para reunir a todas las agencias y tomar la decisión correcta para el Sr. Safi”.

Epoch Times Photo
Abdul Wasi Safi. (Cortesía de Sami-ullah Safi)

Según los abogados de Wasi, éste sigue detenido pero ya puede empezar a solicitar asilo de nuevo, reportó The Texas Tribune.

“Les prometo que estoy muy contento y que es un gran alivio para mí”, dijo Sami-ullah Safi, hermano de Wasi, al medio de comunicación sobre la desestimación de los cargos.

Sami-ullah, de 29 años, ciudadano estadounidense residente en Houston y que trabajó para el Departamento de Defensa de Estados Unidos durante 10 años, pidió recientemente ayuda a la Casa Blanca para su liberación.

“Pido a la Administración de Biden que libere a mi hermano”, dijo Sami-ullah durante una conferencia de prensa el 13 de enero. “Él creía en la misión de este país en Afganistán. Por eso luchó junto a las Fuerzas Especiales de Estados Unidos… para eliminar el terrorismo”.

Jackson Lee, que preside el caucus Estados Unidos-Afganistán, pidió además que Wasi recibiera un indulto presidencial en enero por presuntamente haber intentado cruzar ilegalmente la frontera.

“Se trata de un error que debe corregirse inmediatamente”, declaró en la rueda de prensa.

Epoch Times Photo
Abdul Wasi Safi (D). (Cortesía de Sami-ullah Safi)

Según su hermano, Wasi entró en modo de supervivencia para evitar ser capturado o asesinado por los talibanes, que sabían que había ayudado a las fuerzas estadounidenses con datos biométricos —datos científicos como un escáner de huellas dactilares con fines de identificación— que el ejército estadounidense había dejado atrás.

Sami-ullah dijo que su hermano contaba con la ayuda de amigos, colegas y familiares que le proporcionaban lugares seguros donde alojarse, y que utilizaba grupos de chat para mantenerse informado sobre qué rutas eran seguras cuando viajaba de un lugar a otro.

También dijo que se puso en contacto con grupos de veteranos de Estados Unidos para que le proporcionaran casas seguras en Afganistán, pero que nunca lo hicieron. Dijo que también se puso en contacto con cargos electos, embajadas y consulados estadounidenses sin éxito.

“Nadie me ayudó de ninguna manera. Me ignoraron”, dijo Sami-ullah a The Epoch Times en una entrevista anterior.

Finalmente, dijo que pagó 1200 dólares a alguien dispuesto a darle a su hermano un visado en papel para escapar a Pakistán.

Sin embargo, dijo que su hermano no tardó en enterarse de que los dirigentes paquistaníes colaboraban con los talibanes para capturar y entregar a personas de interés en los puestos de control utilizando tecnología de huellas dactilares.

Pero, según Sami-ullah, al final su hermano pudo conseguir un visado humanitario para Brasil, adonde también estaban siendo enviados muchos otros refugiados afganos.

Epoch Times Photo
Abdul Wasi Safi. (Cortesía de Sami-ullah Safi)

Pero allí, según Sami-ullah, su hermano fue golpeado y le robaron, junto con otros refugiados afganos, por lugareños que, debido a su nacionalidad, los veían como terroristas.

Su incapacidad para encontrar un lugar seguro en el país le sirvió de motivación para intentar llegar a EE. UU. “a cualquier precio”, dijo su hermano Sami-ullah.

Sin embargo, antes de llegar a la frontera estadounidense, su hermano fue capturado por la policía panameña y torturado durante semanas, dijo, porque también lo consideraban un terrorista.

La barrera del idioma le impidió explicar su historia a los varios agentes que “lo golpearon, dándole puñetazos y patadas, hasta que perdió la cuenta de cuántas personas lo estaban golpeando”, dijo Sami-ullah.

Liberado finalmente por la policía panameña en septiembre, a Wasi le dieron cinco días para abandonar el país y se unió a un grupo de otros inmigrantes que intentaban ser aceptados en Estados Unidos.

A finales de septiembre, la caravana llegó a la frontera, y Wasi fue detenido por agentes de la patrulla fronteriza —señalado como afgano— mientras que a los demás los dejaron marchar, explicó Sami-ullah.

Fue trasladado a un primer centro de detención en Texas, donde fue interrogado agresivamente durante tres días, dijo Sami-ullah.

Los agentes fronterizos estadounidenses, según Sami-ullah, también negaron a su hermano tratamiento médico por las heridas que sufrió en Brasil.

“No lo entiendo”, dijo Sami-ullah. “Un hombre que tenía antecedentes en el Departamento de Defensa, que luchó por la misión de Estados Unidos, un hombre que se enfrentó a terroristas, y ahora se le trata como a un terrorista”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.