Retiro de Afganistán fue “fracaso estratégico”, dice Jefe de Estado Mayor Conjunto de EE. UU.

Por Isabel van Brugen
29 de Septiembre de 2021
Actualizado: 29 de Septiembre de 2021

El máximo responsable militar del Pentágono ante el Congreso dijo el martes que la retirada de Estados Unidos de Afganistán y la evacuación de Kabul de estadounidenses, afganos y de los aliados tras la toma del poder por parte de los talibanes el mes pasado fue un “éxito logístico pero un fracaso estratégico”.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, hizo estas declaraciones al comparecer ante los miembros de la Comisión de Servicios Armados del Senado, cuando fue interrogado junto con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el comandante del Comando Central de Estados Unidos, el general del Cuerpo de Marines, Frank McKenzie, sobre la retirada de Afganistán.

En la audiencia, los legisladores criticaron la gestión de los últimos días de la guerra de 20 años en Afganistán y reconocieron la decisión de retirar todas las tropas estadounidenses restantes antes de la fecha límite autoimpuesta por el Presidente Joe Biden, el 31 de agosto. Unas 124,000 personas, entre ellas unos 6000 estadounidenses, fueron evacuadas de Kabul el mes pasado.

“Fue un éxito logístico pero un fracaso estratégico”, dijo Milley, el militar de mayor rango del país.

“El resultado en una guerra como ésta es un resultado de fracaso estratégico. El enemigo está al mando en Kabul, no hay otra forma de describirlo. Este resultado es un efecto acumulado de 20 años, no de 20 días”, añadió Milley.

Al ser interrogado sobre qué se podría haber hecho de otra manera para evitar el colapso del gobierno respaldado por Estados Unidos en Afganistán y la posterior toma de Kabul por los talibanes el 15 de agosto, Milley dijo que creía que las tropas estadounidenses deberían haber mantenido una presencia de miles de personas en el país.

El general Scott Miller, al mando de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, también dijo que creía que las tropas estadounidenses debían haber permanecido en el país.

McKenzie, por su parte, dijo que había planteado la preocupación de que una retirada completa “conduciría inevitablemente al colapso de las fuerzas militares de Afganistán y, finalmente, del gobierno afgano” y que confiaba que sus recomendaciones fueran escuchadas por el presidente.

En medio de las crecientes críticas de ambos partidos políticos, Biden defendió su gestión de la retirada, calificándola de un “éxito extraordinario”. El presidente dijo que su decisión de poner fin a un conflicto de dos décadas fue una elección entre retirarse o comprometer más fuerzas armadas por años.

Presionado sobre si los principales asesores militares recomendaron mantener 2500 soldados en Afganistán, Biden dijo a ABC News el mes pasado que “nadie me dijo eso que yo recuerde”.

El senador Tom Cotton (R-Ark.) indicó el martes que cree que el consejo de Milley fue rechazado por el presidente.

“Está claro que el presidente Biden mintió al pueblo estadounidense e ignoró el consejo de los militares”, añadió el representante Doug Lamborn (R-Co.) en Twitter.

El martes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que el presidente “dejó en claro” que los consejos de los asesores “estaban divididos” y que Biden “no resumió lo que cada individuo le transmitió”.

Cuestionado sobre por qué no dimitió en señal de protesta, Milley dijo que sería “un increíble acto de rebeldía que un oficial comisionado dimitiera sin más porque mi consejo no es aceptado”.

“Este país no quiere que los generales decidan qué órdenes vamos a aceptar y hacer. Ese no es nuestro trabajo”, dijo Milley. “El presidente no tiene que estar de acuerdo con estos consejos. No tiene que tomar esas decisiones solo porque seamos generales”.

“Es obvio que la guerra en Afganistán no terminó en los términos que queríamos”, dijo Milley en la audiencia, señalando que el grupo terrorista Talibán está “ahora en el poder en Kabul”.

“Debemos recordar que los talibanes eran y siguen siendo una organización terrorista y que todavía no han roto los lazos con al-Qaeda”, añadió. “No me hago ilusiones de con quién estamos tratando. Queda por ver si los talibanes pueden o no consolidar el poder o si el país se dividirá aún más hacia una guerra civil”.

La audiencia del martes en el Senado fue la primera de las dos reuniones previstas sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán. El miércoles está prevista una segunda sesión en la Cámara de Representantes.

Según Austin, unos 100 estadounidenses que desean abandonar Afganistán siguen en el país.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS