Retrasos en gasoductos podrían aumentar la quema y las emisiones de carbono, afirman expertos

Por ALAN MCDONNELL
01 de Agosto de 2020
Actualizado: 01 de Agosto de 2020

Los analistas de la industria energética Rystad Energy dijeron que esperan que la producción de gas natural en la Cuenca Pérmica al oeste de Texas se recupere rápidamente este año, pero advierten que las reducciones en las inversiones en oleoductos claves a raíz de la crisis del virus del PCCh podrían resultar en un incremento de la quema de gas natural para 2023.

En sus cálculos, Rystad asumió un precio para el crudo West Texas Intermediate (WTI) de 45 a 50 dólares, lo cual podría significar una recuperación sustancial en la cuenca para septiembre y niveles de producción récord para finales de 2021.

“En un mundo del WTI entre 45-50 dólares, habrá necesidad de nuevos proyectos de extracción de gas del Pérmico ya en 2023-2024”, dijo el jefe de investigación de esquisto de Rystad Energy, Artem Abramov, en el comunicado de prensa. “Si estos proyectos no son aprobados con suficiente antelación, la cuenca podría terminar con otro periodo de deterioro de las diferencias locales y potencialmente un aumento de la quema de gas”.

La quema ocurre cuando un exceso de gas es despedido en una forma controlada para regular las presiones en los pozos— o para quemar el gas natural y los productos relacionados donde la infraestructura adecuada para su captura, transporte, y venta no están disponibles.

El gas natural se quema en una planta en las afueras de la ciudad de Cuero, Texas, en una foto de archivo. (Spencer Platt/Getty Images)

Si este gas no es quemado sino descargado a la atmósfera, actúa como gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento hasta 36 veces mayor que el dióxido de carbono, según la Agencia de Protección Ambiental.

Cautelosas inversiones en los oleoductos podrían producir efectos indeseados

De acuerdo con Rystad Energy, las compañías de gas de mediana escala mantienen o se ven obligadas a adoptar filosofías de inversión conservadoras, de modo que es probable que cualquier nuevo oleoducto se apruebe demasiado tarde para permitirle atender la creciente demanda en los próximos años.

La crisis del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) y la consiguiente reducción de la demanda de energía han creado un entorno incierto para la inversión en infraestructuras de gas, y los productores de petróleo y gas con falta de liquidez han recortado drásticamente los costos de desarrollo, de los yacimientos de gas y de la mano de obra como respuesta.

Además, los oleoductos y gasoductos se han enfrentado a una resistencia considerable en los últimos meses, lo que ha frenado aún más la motivación de la industria.

Grupos ecologistas como el Sierra Club anunciaron una “victoria histórica” cuando el gasoducto de la costa atlántica fue cancelado el 5 de julio, a pesar de que el proyecto recibió la luz verde de la Corte Suprema de Estados Unidos en junio. Uno de los promotores del proyecto, Duke Energy, dijo en un comunicado que el proyecto no se continuaría debido a la “inaceptable capa de incertidumbre y retrasos anticipados” que enfrentan Duke y su socio en el proyecto, Dominion Energy.

“Si alguien todavía tenía dudas sobre si la era del gas de hidrofracturación había terminado o no, esto debería responderlas”, dijo el director ejecutivo de Sierra Club, Michael Brune, en un comunicado. “Duke y Dominion no decidieron cancelar el gasoducto de la Costa Atlántica—la gente y las organizaciones de primera línea que lideraron esta lucha durante años los obligaron a alejarse”.

Los trabajadores colocan las tuberías de un gasoducto en las afueras de la ciudad de Waynesburg, Penn., el 13 de abril de 2012. (Mladen Antonov/AFP/Getty Images)

Las cancelaciones de oleoductos y gasoductos dañan el medio ambiente

Un gasoducto recientemente cancelado, el Proyecto de Mejora del Suministro del Noreste (NESE), fue propuesto para mejorar el suministro de gas a los clientes domésticos e industriales en Nueva York y Nueva Jersey. El 15 de mayo, sin embargo, los dos estados volvieron a rechazar la propuesta, sugiriendo en cambio que los requerimientos de gas natural deberían ser satisfechos por la infraestructura actual.

Un análisis del ciclo de vida (pdf) se llevó a cabo en 2019 por la Red Nacional en el proyecto por M.J. Bradley & Associates (MJB&A). El estudio determinó que para el período de 2020 a 2030, la NESE habría reducido las emisiones netas de gases de efecto invernadero en comparación con la demanda correspondiente satisfecha con combustible para calefacción y electricidad.

De acuerdo con la Administración de Información Energética, hasta una cuarta parte de los hogares de Nueva York se calientan con gasolina.

El estudio dice que el NESE podría haber resultado en una reducción de emisiones de hasta un 38 por ciento, con beneficios monetizados para la sociedad calculados en hasta 262 millones de dólares en 10 años.

“Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del ciclo de vida”, el informe afirmó que “el gas natural suministrado por NESE reduce las emisiones de óxido de nitrógeno, dióxido de azufre y material particulado en la ciudad de Nueva York y en Long Island, en comparación con el uso de electricidad y combustible para calefacción para satisfacer la misma demanda”.

El desarrollador del proyecto Williams Cos. expresó su decepción con la decisión de Nueva York y Nueva Jersey de negar los permisos del NESE. La empresa no volverá a presentar una demanda en este momento, dijo.

“La decisión de detener este importante proyecto de infraestructura es desafortunada para la región ya que el diseño y la construcción habrían generado una valiosa actividad económica en Pensilvania, Nueva Jersey y Nueva York”, dijo la empresa en un comunicado, “y habría apoyado directa e indirectamente con más de 3000 puestos de trabajo durante el período de construcción”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Pompeo critica a CEO de tecnología por su ignorancia “incrédula”

TE RECOMENDAMOS