Revelaciones clave de los “Archivos de Twitter”

Los archivos revelan cómo el gobierno presionó al gigante de las redes sociales para que censurara un gran número de cuentas
Por Petr Svab
17 de Enero de 2023 2:36 PM Actualizado: 19 de Enero de 2023 11:26 AM

Los documentos revelados por el nuevo propietario de Twitter, el multimillonario tecnológico Elon Musk, muestran a la empresa de redes sociales entrelazada con un aparato de censura gubernamental-privado.

Twitter suprimió o eliminó contenidos sobre diversos temas, como las irregularidades en las elecciones de 2020, los problemas del voto por correo y varios aspectos de la pandemia del COVID-19. La empresa estaba sometida a presiones gubernamentales para que eliminara esos contenidos y a sus proveedores de la plataforma, aunque la mayoría de las veces cooperaba voluntariamente con las peticiones de censura, indican los documentos.

Musk tomó el control de Twitter en octubre, convirtiendo la empresa en privada. A continuación, despidió a la mitad de la plantilla y a gran parte de los altos directivos, prometiendo dar un nuevo rumbo a Twitter. Las publicaciones de los “#ArchivosdeTwitter” han sido parte de su prometida apuesta por la transparencia de la empresa.

Permitió a varios periodistas independientes enviar consultas que luego fueron utilizadas por los empleados de Twitter para buscar en los documentos internos de la empresa, a veces con la condición de que las historias resultantes se publicaran primero en la propia plataforma.

Los dos principales responsables de las publicaciones han sido los periodistas Matt Taibbi, exredactor colaborador de la revista Rolling Stone, y Bari Weiss, exredactora de The New York Times y The Wall Street Journal. Ambos son liberales que han expresado su desilusión con las corrientes más extremas del progresismo y el neoliberalismo.

Otros implicados en las publicaciones han sido los periodistas independientes Lee Fang y David Zweig, el exreportero del New York Times Alex Berenson, así como el escritor y ecologista Michael Shellenberger.

Los periodistas solo han hecho pública una parte de los documentos que revisaron. También han redactado los nombres de los empleados implicados, aparte de algunos ejecutivos de alto nivel.

Los documentos muestran que el FBI y otras agencias estatales, locales y federales han estado escudriñando el discurso político de los estadounidenses a una escala significativa, e intentando que se suprimiera o eliminara en internet el discurso lícito. Muchos comentaristas conservadores y tradicionalmente liberales lo han considerado una violación de la Primera Enmienda.

Elon Musk concede entrevistas a su llegada a la reunión Offshore Northern Seas 2022 (ONS) en Stavanger, Noruega, el 29 de agosto de 2022. (CARINA JOHANSEN/NTB/AFP vía Getty Images)

Twitter, un importante centro de expresión política, ha sido uno de los principales objetivos de la censura. En los últimos años se han publicado muchas noticias en Twitter y una parte importante del debate político nacional tiene lugar en la plataforma, ya que permite una interacción directa y pública entre todos los usuarios de la plataforma, desde los más destacados a los menos.

Twitter se resistió a algunas peticiones de censura, pero hubo pocos indicios de que la empresa lo hiciera por una cuestión de principios. Más bien, los ejecutivos a veces no encontraban una política que pudieran utilizar como justificación. Jack Dorsey, ex director ejecutivo de Twitter, recibió presiones de sus lugartenientes para ampliar las políticas y permitir una censura más exhaustiva, según muestran los documentos.

“La hipótesis que subyace a gran parte de lo que hemos implementado es que si la exposición, por ejemplo, a la desinformación causa directamente daño, debemos utilizar remedios que reduzcan la exposición, y limitar la difusión/viralidad del contenido es una buena manera de hacerlo (simplemente reduciendo la prevalencia en general)”, dijo Yoel Roth, entonces jefe de Confianza y Seguridad de Twitter, que rige la política de contenidos, en un mensaje interno de 2021 publicado por Weiss.

“Tenemos a Jack a bordo con la implementación de esto para la integridad cívica en el corto plazo, pero vamos a necesitar hacer un caso más robusto para conseguir esto en nuestro repertorio de remedios de política — especialmente para otros dominios de política”.

Epoch Times Photo
Jack Dorsey creador, cofundador y presidente de Twitter y cofundador y CEO de Square en Miami, Florida, el 04 de junio de 2021. (Joe Raedle/Getty Images)

En muchos casos, los dirigentes de Twitter permitieron de facto al gobierno silenciar a sus críticos en la plataforma.

Muchas solicitudes de censura llegaron con una actitud imperiosa, en particular las de la Casa Blanca de Biden, pero también algunas de la oficina del representante Adam Schiff (D-Calif.), que en ese momento dirigía el poderoso Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

En torno a noviembre de 2020, la oficina de Schiff envió una lista de exigencias a Twitter, entre otras cosas para que eliminara “todos y cada uno de los contenidos” sobre el personal del comité y suspendiera “muchas” cuentas, incluida la de Paul Sperry, periodista de RealClearInvestigations.

La oficina de Schiff acusó a Sperry de acoso y de promover “falsas conspiraciones de QAnon”.

Sperry rechazó la acusación, pidió a Schiff que mostrara pruebas de sus afirmaciones y anunció que estaba considerando emprender acciones legales.

Las demandas de Schiff fueron aparentemente una respuesta a los artículos de Sperry que especulaban sobre la identidad del denunciante de la Casa Blanca que alegaba un “quid pro quo” entre el presidente Donald Trump y el presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

Sperry informó, utilizando fuentes anónimas, de que el informante era probablemente el entonces analista de la CIA Eric Ciaramella, a quien se escuchó hablando en la Casa Blanca con Sean Misko, un empleado de la Administración Obama. Misko se unió más tarde al comité de Schiff.

Epoch Times Photo
La luz del sol de la mañana golpea la bandera que ondea sobre la Casa Blanca en Washington, el 18 de marzo de 2015. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Twitter rechazó las demandas de Schiff, salvo revisar “de nuevo” la actividad de la cuenta de Sperry. La cuenta de Sperry fue suspendida meses después. Taibbi dijo que no fue capaz de averiguar por qué.

Bajo presión

Las numerosas solicitudes de censura que Twitter recibió a través del FBI se formularon como una mera llamada de atención sobre la información, dejando en manos de la empresa la decisión de qué hacer con ella. Pero los ejecutivos de Twitter se sintieron claramente obligados a acceder a estas peticiones, incluso en casos en los que internamente se esforzaban por justificarlo, según muestran los documentos.

La presión gubernamental adoptó varias formas. El FBI hacía un seguimiento de sus peticiones y, si no se cumplían, Twitter tenía que dar explicaciones a la oficina. Si la posición de Twitter en un asunto difería de la esperada por el gobierno, los ejecutivos de la empresa eran interrogados y se les hacía saber que la oficina, e incluso la comunidad de inteligencia en general, no estaba contenta. Esto ponía a los ejecutivos en modo de protocolo de intervención y se apresuraban a salvar la relación, que al parecer consideraban esencial.

Epoch Times Photo
Un sello que dice “Departamento de Justicia Oficina Federal de Investigación” se muestra en el edificio del FBI J. Edgar Hoover en Washington, el 9 de agosto de 2022. (STEFANI REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

Los medios de comunicación corporativos sirvieron como otro punto de presión. Si Twitter no hacía lo que se le pedía con la suficiente rapidez, los medios de comunicación recibían información que mostraba a Twitter ignorando algún problema de suma importancia, como posibles operaciones de influencia extranjera en su plataforma.

Una petición de censura, por ejemplo, apuntaba a una cuenta presuntamente dirigida por la inteligencia rusa, aunque Twitter no recibió ninguna prueba de ello.

“Debido a la falta de pruebas técnicas por nuestra parte, por lo general lo he dejado, a la espera de más pruebas”, dijo un ejecutivo de Twitter que anteriormente trabajó para la CIA, según Taibbi.

“Nuestra ventana en eso se está cerrando, dado que los socios del gobierno se están volviendo más agresivos en la atribución y la presentación de informes al respecto”.

El correo electrónico interno sugiere que Twitter, a pesar de no tener pruebas concretas que lo respalden, no se atrevería a desobedecer la petición debido a las consecuencias mediáticas de que el gobierno etiquetara públicamente la cuenta como dirigida por la inteligencia rusa.

El Congreso era quizá la espada de Damocles más pesada que pendía sobre la cabeza de Twitter. Los legisladores no solo podían provocar una cobertura mediática negativa, sino también implicar a la empresa en audiencias e investigaciones, o incluso presentar leyes que podrían perjudicar los resultados de Twitter.

The logo of the CIA
El logotipo de la CIA se ve en la sede de la CIA en Langley, Virginia, el 21 de enero de 2017. (Olivier Doulier/Pool/Getty Images)

Por ejemplo, justo cuando el senador Mark Warner (D-Va.) estaba presionando a Twitter para que presentara más pruebas de las operaciones de influencia rusa en su plataforma en 2017, también se asoció con los senadores Amy Klobuchar (D-Minn.) and John McCain (R-Ariz.) para proponer un proyecto de ley que habría exigido una amplia divulgación de la publicidad política online.

Mientras tanto, los directivos de Twitter estaban convencidos de que los legisladores estaban filtrando la información que Twitter les proporcionaba y sembrando noticias negativas, incluso cuando la empresa intentaba aplacarlos con medidas cada vez más estrictas contra las cuentas reales y presuntamente vinculadas a Rusia.

Aunque oficialmente el FBI solo alertaba a Twitter de actividades de actores extranjeros malignos, muchas de las solicitudes de censura eran simples listas de cuentas con escasas o nulas pruebas de vínculos extranjeros malignos. A veces, Twitter intentaba pedir más información, señalando que no podía encontrar ninguna prueba por su parte, pero a menudo simplemente cumplía. Según Taibbi, a Twitter le resultaba imposible actuar con la diligencia debida en cada solicitud, ya que eran demasiadas.

Una solicitud revelada por Taibbi afirmaba que “las cuentas de correo electrónico adjuntas” fueron creadas “posiblemente para su uso en operaciones de influencia, recopilación de redes sociales o ingeniería social”.

“Sin más explicaciones, Twitter recibía un documento Excel”, dijo Taibbi.

Las solicitudes de censura se inclinaron en contra de la derecha política. Algunos investigadores dijeron que la derecha estaba mucho más implicada en la difusión de desinformación, pero los documentos indican que la censura no era tanto una cuestión de dicotomía derecha-izquierda, sino más bien pro y antisistema. Incluso algunas cuentas de izquierdas eran objeto de censura si se alejaban demasiado de la narrativa oficial del gobierno.

Además, para empezar, la derecha no parecía muy dispuesta a exigir la censura. Taibbi no pudo encontrar ni una sola petición de censura de la campaña de Trump, de la Casa Blanca de Trump o incluso de algún republicano, aunque le dijeron que había algunas.

Por otra parte, no parecía haber apetito generalizado por atacar la desinformación procedente del propio establishment.

Epoch Times Photo
Una vista exterior de “The Mac Shop”, donde Hunter Biden presuntamente llevó su laptop a reparar pero nunca la recogió, en Wilmington, Delaware, el 21 de octubre de 2020. (ANGELA WEISS/AFP vía Getty Images)

La laptop de Hunter Biden

La supresión por parte de Twitter de la revelación del New York Post de 2020 sobre Hunter Biden, hijo del entonces candidato Joe Biden, fue diseccionada en el comunicado de Twitter con especial detalle. Al parecer, algunos ejecutivos de Twitter, en particular Roth, jefe de Confianza y Seguridad, eran invitados regularmente a reuniones con el FBI y otras agencias de inteligencia para recibir información sobre las actividades online de regímenes extranjeros. En los varios meses anteriores a las elecciones de 2020, Roth había sido condicionado a esperar una operación rusa de “hackeo y filtración”, posiblemente en octubre y con la participación de Hunter Biden.

El FBI alegó que había algunas pruebas de una operación de influencia rusa relacionada con los negocios de Hunter Biden en Ucrania. Pero la oficina también estaba al tanto de que Hunter Biden dejó su laptop con un tesoro de información explosiva en un taller de reparación de Nueva York y que una copia del mismo fue entregada al entonces abogado de Trump, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani. El FBI recogió la laptop del taller de reparaciones en diciembre de 2019 y tenía vigilado a Giuliani en agosto de 2020, cuando el técnico le entregó la copia. Como el FBI sabía, la información de la laptop no fue ni hackeada, ni producto de una trama rusa.

Cuando el Post publicó la historia, a los ejecutivos de Twitter no les quedó ninguna duda de que era exactamente lo que el FBI había estado advirtiendo.

“Esto se parece mucho a una operación de filtración un tanto sutil”, comentó Roth en un correo electrónico interno, a pesar de reconocer que no tenía pruebas para tal afirmación, salvo el “dudoso origen” de la laptop, que al parecer fue abandonada por Hunter Biden en un taller de reparación de computadoras.

Hunter Biden llega a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden en la fachada oeste del Capitolio de Estados Unidos en Washington, el 20 de enero de 2021. (Jonathan Ernst-Pool/Getty Images)

Roth señaló que, en realidad, la historia no infringía ninguna norma de Twitter. Sin embargo, fue marcada como “insegura” y bloqueada en Twitter en virtud de su política contra materiales hackeados, a pesar de que no había pruebas de que los materiales fueran hackeados.

El entonces director ejecutivo adjunto de Twitter, James Baker, respaldó la medida de censura, afirmando que era “razonable” “suponer” que la información sobre Hunter Biden había sido hackeada.

Baker fue abogado general del FBI hasta mayo de 2018. Se incorporó a Twitter en junio de 2020. En el FBI, Baker estuvo estrechamente involucrado en el escándalo de la investigación sobre Rusia, donde el FBI involucró a la campaña de Trump y luego a la Administración Trump en investigaciones exhaustivas basadas en acusaciones falsas y fabricadas de que Trump se confabuló con Rusia para influir en las elecciones de 2016. Las acusaciones fueron elaboradas por agentes financiados por la campaña de la oponente de Trump, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

De hecho, el FBI no tenía conocimiento de ninguna información de inteligencia que sugiriera una operación de “hackeo y filtración” antes de las elecciones de 2020, como testificó en noviembre de 2022 Elvis Chan, jefe de la rama cibernética de la Oficina de Campo del FBI en San Francisco, que era responsable de las comunicaciones con Twitter y otras empresas tecnológicas con sede en su jurisdicción.

El propio Twitter encontró muy poca actividad rusa antes de las elecciones de 2020, reportó Shellenberger, citando comunicaciones internas.

Shadowbanning

Twitter ha negado durante mucho tiempo la práctica del shadowbanning (supresión del alcance de una cuenta sin informar al usuario). La negación, sin embargo, definía específicamente el shadowbanning como hacer el contenido de la persona invisible a los demás. De lo que la gente se ha quejado es de que Twitter suprima el número de personas que ven sus contenidos sin hacerlos invisibles del todo.

Un ingeniero de Twitter dijo a Weiss: “Controlamos bastante la visibilidad. Y controlamos bastante la amplificación de su contenido. Y la gente normal no sabe hasta qué punto lo hacemos”.

Entre las personas cuyas cuentas fueron estranguladas subrepticiamente se encontraba Jay Bhattacharya, profesor de Medicina de la Universidad de Stanford y uno de los primeros críticos de los confinamientos por el COVID-19.

Otros fueron Dan Bongino, podcaster conservador y exagente del Servicio Secreto, y Charlie Kirk, fundador de Turning Point USA, el mayor grupo juvenil conservador del país.

El COVID-19

Twitter ha suprimido ampliamente la información relativa a la pandemia del COVID-19. Cualquier cosa sobre el origen del virus, su tratamiento, las vacunas desarrolladas para él y las políticas públicas para mitigar su propagación tenía que alinearse con la postura oficial del gobierno federal, promulgada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Zweig dijo que “encontró innumerables casos de tuits etiquetados como ‘engañosos’ o retirados por completo, a veces provocando la suspensión de cuentas, simplemente porque se desviaban de las directrices de los CDC o diferían de las opiniones del establishment”.

El usuario de Twitter @KelleyKga, autodenominado verificador de hechos, criticó un tuit en el que se afirmaba falsamente que el COVID-19 era la principal causa de muerte por enfermedad en niños. @KelleyKga señaló que tal afirmación requeriría una selección de datos y respaldó su argumento con datos de los CDC. Sin embargo, su crítica fue marcada como “engañosa” y suprimida. En cambio, el tuit que contenía la afirmación falsa no fue suprimido.

Lo único que hizo el médico Euzebiusz Jamrozik fue escribir en Twitter un resumen preciso de los resultados de un estudio sobre los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19. El tuit fue calificado de “engañoso” y suprimido. El tuit fue calificado de “engañoso” y suprimido.

A veces, al parecer, Twitter suprimió la información por su cuenta, pero muchas de las solicitudes relacionadas con el COVID-19 procedían del gobierno e incluso directamente de la Casa Blanca de Biden, según muestran archivos internos.

En un correo electrónico, el director digital de la Casa Blanca, Rob Flaherty, acusó a Twitter de “hacer todo lo posible” para resistirse a una de sus peticiones de censura, calificándola de “Calvinball total”, un juego en el que las reglas se inventan sobre la marcha. El correo electrónico no formaba parte de los archivos de Twitter. Salió a la luz durante una demanda contra el gobierno de Biden interpuesta por los fiscales generales de Misuri y Luisiana.

Otro miembro del personal de la Casa Blanca quería que Twitter censurara un tuit de Robert Kennedy, Jr, un crítico de la vacunación. El empleado se preguntó si Twitter podría “poner en marcha el proceso para eliminarlo cuanto antes”.

“Y luego, si podemos estar atentos a los tuits que caen en este mismo género, sería genial”, dijo en el correo electrónico del 23 de enero de 2021.

La administración no siempre intentaba que se eliminaran esos contenidos. Se suponía que a las personas que simplemente expresaban “dudas” sobre las vacunas solo se les suprimía el contenido para que no llegara a una audiencia significativa, indican los documentos.

El gobierno de Biden se jugaba mucho, ya que el despliegue de la vacuna fue una de sus primeras y más destacadas tareas. También había otras partes interesadas.

Epoch Times Photo
Joe Biden pronuncia un discurso sobre la respuesta al Covid-19 y el programa de vacunación en la Casa Blanca en Washington, el 23 de agosto de 2021. (JIM WATSON/AFP vía Getty Images)

Varias peticiones de censura procedían de Scott Gottlieb, miembro de la junta directiva y jefe del comité de regulación y cumplimiento de Pfizer, el gigante farmacéutico que fabricó la vacuna contra el COVID-19 más popular y que recaudó decenas de miles de millones de dólares con su venta en los últimos dos años.

Gottlieb envió a Twitter al menos tres solicitudes. Una de ellas contra un médico que argumentaba en la plataforma que la inmunidad adquirida de forma natural al COVID-19 es superior a la vacunación. Twitter suprimió el tuit, a pesar de que el médico tenía razón.

Otra solicitud apuntaba al autor Justin Hart, que argumentó en Twitter contra el cierre de escuelas, señalando que las muertes por COVID-19 entre los niños son extremadamente raras. Gottlieb envió la solicitud poco antes de que Pfizer recibiera la aprobación para el uso de su vacuna en niños. Twitter no accedió a la petición.

Otra solicitud apuntaba a Berenson, experiodista del NY Times. Gottlieb alegó que las críticas de Berenson al Dr. Anthony Fauci, responsable de la respuesta al COVID-19 en la Administración Biden, estaban provocando amenazas de violencia física contra Fauci. Twitter suspendió la cuenta de Berenson poco después.

Gottlieb envió sus peticiones al mismo funcionario de Twitter que actuaba como persona de contacto para las peticiones de censura procedentes de la Casa Blanca.

Epoch Times Photo
La cuenta de Twitter suspendida de Donald Trump aparece en la pantalla de una laptop el 8 de enero de 2021. (Justin Sullivan/Getty Images)

La expulsión de la plataforma de Trump

Trump era especialmente eficaz en Twitter. Sus frases, perfeccionadas a lo largo de décadas de trato con la prensa neoyorquina, funcionaban bien en la red social Twitter, lo que le valió al presidente unos 90 millones de seguidores y le otorgó el poder de saltarse los filtros de los medios de comunicación y captar al instante la atención nacional. Sin embargo, la presidencia de Trump a través de Twitter generó desprecio en los círculos más próximos, especialmente entre los partidarios de la política exterior, acostumbrados a la sutileza diplomática.

La eliminación de Trump de Twitter pocos días después de la protesta y los disturbios del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos parece ser uno de esos casos en los que los ejecutivos de Twitter actuaron por su cuenta, incumpliendo las políticas de contenido de la plataforma al suprimir la voz de un presidente estadounidense en ejercicio, según indican documentos internos.

Twitter suspendió la cuenta de Trump el 8 de enero de 2021, después de que el presidente hiciera dos posteos.

“Los 75,000,000 de grandes patriotas estadounidenses que votaron por mí, AMERICA FIRST y MAKE AMERICA GREAT AGAIN, tendrán una VOZ GIGANTE durante mucho tiempo en el futuro. ¡¡¡No se les faltará al respeto ni se les tratará injustamente de ninguna manera o forma!!!”, decía uno de los tuits de Trump.

“A todos los que han preguntado, no iré a la Inauguración el 20 de enero”, decía el otro.

Los moderadores y supervisores de Twitter coincidieron en que los tuits no violaban ninguna norma.

“Creo que nos costaría decir que esto es incitación”, escribió un miembro del personal. “Está bastante claro que está diciendo que los ‘patriotas estadounidenses’ son los que votaron por él y no los terroristas (podemos llamarlos así, ¿no?) del miércoles”.

Los altos ejecutivos, presionados por sus numerosos empleados contrarios a Trump, no quisieron aceptar esa conclusión y siguieron presionando para interpretar los comentarios de Trump como malintencionados.

“La mayor pregunta es si un tuit como el de esta mañana de Trump, que no es una violación de las normas a primera vista, se está utilizando como incitación codificada a más violencia”, argumentó Vijaya Gadde, jefa de Legal, Política y Confianza de Twitter, en un mensaje interno.

Epoch Times Photo
Donald Trump habla en el Despacho Oval antes de firmar una orden ejecutiva relacionada con la regulación de las redes sociales, en Washington, el 28 de mayo de 2020. (Doug Mills-Pool/Getty Images)

Otro equipo de moderación de Twitter proporcionó rápidamente una narrativa al argumento de Gadde. Trump era un “líder de un grupo extremista violento que está glorificando al grupo y sus acciones recientes”, concluyó el equipo, según mensajes internos.

Desvirtuando el memorando de Nunes

En enero de 2018, el entonces representante republicano Devin Nunes presentó su memorando en el que detallaba los abusos de vigilancia del FBI en pos de la investigación Trump-Rusia. El memorando era correcto en prácticamente todos los puntos sustanciales, como confirmó más tarde el inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz.

El memorando fue desestimado por los medios corporativos como una “broma”, pero ganó una tracción significativa en las redes sociales, no obstante. Los medios de comunicación tradicionales y varios legisladores afirmaron entonces que el memorando había sido impulsado en Internet por cuentas vinculadas a operaciones de influencia rusa.

Sin embargo, Twitter no encontró pruebas de influencia rusa tras el hashtag #Publiquenelmemo.

Epoch Times Photo
El representante Devin Nunes (R-Calif.) habla durante una audiencia en el Capitolio en Washington el 21 de noviembre de 2019. (Andrew Harrer/Pool/AFP vía Getty Images)

Todas las afirmaciones tenían como fuente la Alianza para Asegurar la Democracia (ASD, por sus siglas en inglés), un grupo creado en 2017 bajo el Fondo Marshall Alemán, un think tank financiado por los gobiernos estadounidense, alemán y sueco.

La ASD está estrechamente vinculada al establishment de política exterior y seguridad nacional de Estados Unidos. Estuvo dirigido en su momento por Laura Rosenberger, exasesora de la campaña de Clinton que desempeñó diversas funciones en el Departamento de Estado y en el Consejo de Seguridad Nacional. Su Consejo Asesor incluye al expresidente de la campaña de Clinton John Podesta, al exjefe de la CIA Michael Morell y al exjefe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) Mike Chertoff.

Los responsables de Twitter no sabían cómo había llegado la ASD a sus conclusiones.

“Investigamos y descubrimos que la participación era abrumadoramente orgánica e impulsada por una fuerte participación de tuiteros muy importantes (incluidos Wikileaks, Donald Trump Jr., el representante Steve King y otros)”, escribió Roth, responsable de Confianza y Seguridad, en un mensaje interno.

De hecho, el “panel de control” que ASD utilizó para hacer sus afirmaciones ya había sido sometido a ingeniería inversa por Twitter, un hecho que Roth no quiso revelar a los medios de comunicación.

Twitter intentó desmentir la historia entre bastidores sin dar esos detalles, pero fue en vano. Al principio, los periodistas publicaron la historia sin siquiera ponerse en contacto con Twitter, escribió Roth.

La carta inicial sobre el asunto de Schiff y la senadora Diane Feinstein (D-California), la principal demócrata en el Comité Judicial en ese momento, también se publicó antes de dar a Twitter la oportunidad de responder, dicen los mensajes internos.

Twitter intentó evitar que el senador Richard Blumenthal (D-Conn.) se sumara al ataque con su propia carta, pero de nuevo fracasó.

“Blumenthal no siempre busca soluciones reales y matizadas. Quiere llevarse el mérito de hacernos avanzar. Y puede que siga adelante solo cuando la prensa siga adelante”, comentó Carlos Monje, entonces director de Políticas Públicas de Twitter, en un mensaje interno. Anteriormente funcionario del Departamento de Transportes, Monje regresó al departamento bajo la Administración Biden.

Al final, Twitter nunca cuestionó públicamente la versión sobre Rusia.

Epoch Times Photo
El Pentágono se ve desde un vuelo que despega del Aeropuerto Nacional Ronald Reagan de Washington el 29 de noviembre de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Ayudar a las operaciones psicológicas del Pentágono

En 2017, un funcionario del Pentágono pidió a Twitter que pusiera en la “lista blanca” varias cuentas que el Departamento de Defensa estaba utilizando para difundir su mensaje en Oriente Medio. Twitter accedió, otorgando a las cuentas privilegios similares a los que reservaba para las cuentas verificadas.

Más tarde, sin embargo, el Pentágono eliminó cualquier conexión aparente entre las cuentas y el gobierno estadounidense, convirtiéndolas de facto en secretas. Aunque las cuentas deberían haber sido eliminadas en virtud de la política de actividad no auténtica de Twitter, la empresa las mantuvo durante varios años, según reportó el periodista independiente Fang.

El “ombligo” federal de la investigación

El FBI sirvió de conducto para que otras agencias gubernamentales pasaran información a Twitter y le pidieran favores, según Taibbi.

En un intercambio, el jefe cibernético del FBI, Chan, explicó que la oficina canalizaría a Twitter comunicaciones de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos (USIC, por sus siglas en inglés), pero otras comunicaciones relacionadas con las elecciones vendrían de la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de Infraestructuras (CISA, por sus siglas en inglés) del DHS.

“Podemos darles todo lo que estamos viendo desde el FBI y las agencias de la USIC”, dijo Chan. “La CISA sabrá lo que está pasando en cada estado”.

Luego preguntó si Twitter querría comunicarse con CISA por separado o si preferiría “confiar en el FBI para que sea el ombligo del [gobierno de EE. UU.]”.

Los ejecutivos de Twitter se sorprendieron al saber que el FBI tenía agentes dedicados específicamente a buscar en Twitter y señalar violaciones de las políticas de contenido.

Desde 2017, Twitter ha contratado al menos a 15 exagentes del FBI, enredando aún más a la agencia con la plataforma. La práctica es tan común, que hubo un grupo de discusión interno en Twitter para exagentes.

El FBI respondió a las revelaciones de los archivos de Twitter en un comunicado que calificó la información de “desinformación” difundida por “teóricos de la conspiración y otros … con el único propósito de intentar desacreditar a la agencia”.

Censura del Departamento de Seguridad Nacional

El DHS se las ha arreglado para meter con calzador la vigilancia del discurso en su mandato de proteger las infraestructuras críticas. En enero de 2017, poco antes de abandonar la Casa Blanca, el presidente Barack Obama designó las elecciones como infraestructuras críticas. La CISA del DHS convirtió entonces en su trabajo no solo proteger las elecciones de los piratas informáticos, sino también de la desinformación y la información errónea.

Epoch Times Photo
El edificio del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. en Washington, el 22 de julio de 2019. (ALASTAIR PIKE/AFP vía Getty Images)

En julio de 2020, la CISA se asoció con varias entidades privadas de investigación para buscar, estudiar y contrarrestar las amenazas electorales. Se autodenominaron Election Integrity Partnership (EIP) e incluían el Stanford Internet Observatory, el Center for an Informed Public de la Universidad de Washington, el Digital Forensic Research Lab del Atlantic Council y Graphika, una empresa de análisis de redes sociales.

El Atlantic Council actúa como think tank semioficial de la OTAN. Mantiene una estrecha relación con el gobierno, especialmente con la comunidad de política exterior e inteligencia. Su consejo de administración, compuesto por unos 200 miembros, incluye a siete exjefes de la CIA y una variedad de otras figuras de alto nivel de la seguridad nacional.

En la práctica, la EIP buscaba en las redes sociales todo lo que consideraba una amenaza para las elecciones, incluidas las opiniones que ponían en duda los resultados o procesos electorales de forma “engañosa”. Estos contenidos se enviaban a las empresas de redes sociales para su eliminación o supresión.

Alex Stamos, líder de la EIP, dijo que el grupo se creó para “llenar el vacío” en la lucha contra la desinformación electoral que el gobierno no estaba autorizado a abordar.

El gobierno no está autorizado a interferir en la expresión legal de los estadounidenses, que está protegida por la Primera Enmienda.

En su informe final tras las elecciones de 2020, la EIP se atribuyó el mérito de facilitar la eliminación o supresión de 22 millones de piezas de contenido en línea y docenas de “narrativas” enteras.

En general, los mismos actores que participan en la EIP también han estado implicados en la supresión de información relacionada con el COVID-19 y las elecciones de 2022.

La CISA trató de distanciarse del papel de censura de la EIP, diciendo que nunca envió a la EIP ningún ejemplo de desinformación potencial.

“La CISA no censura el discurso, punto. La misión de la CISA es crear resistencia a la desinformación y a las actividades extranjeras de influencia maligna que amenazan las infraestructuras críticas, incluidas las infraestructuras electorales”, dijo un portavoz de la CISA a The Epoch Times por correo electrónico.

“Trabajamos de manera imparcial con los funcionarios electorales estatales y locales para dotar al público estadounidense de información precisa sobre el desarrollo y la seguridad de sus elecciones. Los operadores de plataformas de contenido online como siempre, toman sus propias decisiones sobre el contenido de sus plataformas”.

Un funcionario de la CISA declaró a The Epoch Times que la agencia no envía solicitudes de retirada de contenidos a las redes sociales.

Esta afirmación parece chocar con otra información disponible públicamente.

El Centro de Análisis e Intercambio de Información sobre Infraestructuras Electorales (EI-ISAC, por sus siglas en inglés), financiado por el Departamento de Seguridad Nacional, anima a los funcionarios electorales locales a informar a EI-ISAC sobre “información errónea” o “desinformación”. A continuación, la información se remitirá a la CISA, que “la enviará a la plataforma o plataformas de redes sociales pertinentes para su revisión”, según un documento online del EI-ISAC.

Cuando se le preguntó por la discrepancia, el funcionario aclaró que la CISA estaba transmitiendo información identificada por funcionarios electorales estatales y locales como posible desinformación relacionada con la seguridad electoral a plataformas de redes sociales en los ciclos electorales de 2018 y 2020, pero no en el de 2022.

Un cambio de prioridades

Mike Benz, un exfuncionario del Departamento de Estado que manejó la cartera cibernética en la Administración Trump, rastreó el aparato de censura gubernamental-privado a la infraestructura de cambio de régimen de política exterior.

Epoch Times Photo
Mike Benz durante una entrevista en el programa “Over the Target” de EpochTV. (The Epoch Times)

El crecimiento de las redes sociales en la década de 2000 fue percibido por el establishment como algo positivo porque demostró ser inestimable para acelerar las insurgencias. Estados Unidos tiene un largo historial de apoyo a la oposición local a regímenes corruptos y dictadores, y las redes sociales permitieron a esos grupos organizar rápidamente protestas masivas, como demostraron los levantamientos de la Primavera Árabe, argumentó Benz.

Para ello, la política exterior estadounidense respaldó la libertad de expresión en Internet.

Sin embargo, tras las revueltas de 2016 del Brexit y la elección de Trump, el establishment estaba resentido con la libertad de expresión. Se consideró que ambos acontecimientos socavaban la OTAN y se culpó de ambos a la influencia extranjera en las redes sociales, concretamente a Rusia. Los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido, en particular, vieron la necesidad de identificar y purgar las operaciones de influencia rusa online y establecieron un aparato gubernamental-privado para hacerlo.

Sin embargo, cuando la investigación Trump-Rusia resultó ser un fracaso, el establishment tuvo que reconocer que eran principalmente las fuerzas internas las que impulsaban el mensaje populista, señaló Benz.

A partir de ese momento, el aparato creado para erradicar la influencia extranjera parece haber ampliado su enfoque para centrarse en el discurso nacional.

Sin embargo, el gobierno no puede atacar abiertamente el discurso nacional legítimo, ya que la Constitución prohíbe la interferencia del gobierno en el discurso político de los estadounidenses.

A pesar de este obstáculo, el gobierno encontró formas de apoyar indirectamente el ecosistema de censura nacional, argumentó Benz.

Un método que Benz identificó es la concesión de subvenciones a instituciones académicas para que investiguen la desinformación y desarrollen métodos para contrarrestarla.

La National Science Foundation, una agencia federal que financia la investigación no médica, ha concedido casi 40 millones de dólares a 42 universidades estadounidenses para contrarrestar la “información errónea” o la “desinformación” desde el inicio de la Administración Biden, descubrió Benz.

Dos miembros de la EIP, el Centro para un Público Informado de la Universidad de Washington y el Observatorio de Internet de Stanford, recibieron una subvención de 3 millones de dólares.

La Universidad George Washington recibió una subvención de 300,000 dólares para contrarrestar los mensajes “populistas” de los políticos estadounidenses y de otros países.

A Benz le molestó tanto la censura que fundó un grupo llamado Foundation for Freedom Online (FFO) dedicado a restaurar la libertad de expresión en Internet.

Y hay indicios de que la denuncia pública de la maquinaria censora ha surtido efecto.

El año pasado, el gobierno de Biden se vio obligado a suspender el Consejo de Desinformación previsto por el DHS. Su recién nombrada directora, Nina Jankowicz, renunció.

“Ahora mismo, la principal fuente de apoyo que pido es que sean apasionados fanáticos de esto”, dijo Benz durante su entrevista en el programa “Over the Target” de EpochTV con Lee Smith en diciembre.

“Díganselo a sus padres, díganselo a su esposa y a los niños en la mesa, díganselo a sus amigos. Si estás descansando entre partida y partida de ping pong, pon estos vídeos de Youtube para la gente. Todo esto empieza a nivel de guerrilla”, dijo.

“Este material habla por sí solo. Será un clásico de culto solo por el hecho de que ya existe. Porque una vez que lo veas, te garantizo que lo verás en todas partes. Este material es como un anillo decodificador secreto que te ayudará a abrirte paso entre las noticias diarias que ves en el espacio de la censura”.

Los archivos de Twitter, dijo, sirven como el “agujero … que está rompiendo este barco Titanic de la censura”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.