Revelan imágenes cómo operaron a un feto de 5 meses con malformación de espina bífida

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
23 de Junio de 2019 Actualizado: 24 de Junio de 2019

La Clínica Cleveland, en Estados Unidos, compartió un vídeo de cómo realizó con éxito su primera cirugía fetal en el interior del útero de una mujer embarazada para reparar el defecto congénito de espina bífida.

Los bebés que nacen con columna dorsal sin su completo desarrollo o espina bífida, pueden quedar con “daños permanentes” en la médula espinal y en el sistema nervioso. Su estado puede dar lugar a parálisis de los miembros inferiores, imposibilidad de caminar además de problemas funcionales para ir al baño y orinar adecuadamente, destaca la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La cirugía se realizó en febrero en un feto de casi 23 semanas de edad.

El 3 de junio la bebé, una niña, nació en un parto por cesárea casi en el término del embarazo completo. Ahora tiene una mejor opción de vida. “Madre e hija están bien”, destacó la Clínica.

La espina bífida se produce en los primeros meses de embarazo y se descubre con mayor frecuencia durante la exploración anatómica de rutina que se realiza cuando el feto tiene alrededor de 18 semanas de edad, señaló el equipo quirúrgico dirigido por el médico Darrell Cass, director de Cirugía Fetal en el Centro Fetal de la Clínica Cleveland.

“La enfermedad afecta la parte más baja de la columna vertebral y se produce cuando el tubo neural no se cierra completamente, lo que hace que la columna vertebral que protege la médula espinal no se forme como debería”, añadió el especialista.

“Esto a menudo resulta en daño a la médula espinal y los nervios e incluso puede causar daño cerebral”. El trastorno ocasiona que el líquido cefalorraquídeo retroceda y se acumule en la cabeza, desarrollando una hidrocefalia, y con ello un aumento de la presión y una expansión del cráneo a un tamaño mayor que el normal. También puede provocar convulsiones, visión tubular, discapacidad mental o muerte.

La cirugía al quinto mes de embarazo dio una solución al problema de hidrocefalia que se estaba presentando en el feto.

 

 

Ilustración de una espina bífida. (Wikimedia Commons)
Caso de un bebé nacido con hidrocefalia. (Wikimedia Commons)

Cirugía

Los médicos primero realizaron en la madre una incisión similar a una cesárea y expusieron su útero.

Luego usando un sistema de ultrasonido localizaron la placenta y el feto.

Acto siguiente cortaron el útero con una abertura de 4,5 cm para dejar expuesta la parte posterior del feto, dejando a la vista la lesión de espina bífida.

A continuación los cirujanos suturaron cuidadosamente varias capas individuales de tejido (miofascia, duramadre y piel) del feto para cubrir el defecto.

“Después de que el útero se vuelve a cerrar, el feto permanece en el útero durante el resto del embarazo y finalmente nace por cesárea”, dijo el equipo de Cleveland que incluyó a la Dra. Amanda Kalan.

“Al reparar con éxito el defecto antes del nacimiento, estamos permitiendo que este niño tenga el mejor resultado posible y mejore significativamente su calidad de vida”, señaló el Dr. Cass.

Foto ilustrativa de una madre sosteniendo a su bebé. (Echo Grid/Unsplash)

“Existen diferentes medidas de calidad para determinar el éxito de las reparaciones fetales y, en este caso particular, se lograron todas las mediciones para obtener la máxima calidad”, añadió, al referir que el problema de hidrocefalia y la presión del líquido en el cerebro fue superado. Se revirtió al cerrar la espina y el bebé nació casi al finalizar el embarazo con un buen desarrollo general.

El parto promedio después de la cirugía fetal es de 34 semanas de gestación, pero “en este caso, el bebé nació a las 36,5 semanas de gestación, superando el tiempo promedio de nacimiento en más de dos semanas y dándole al bebé más tiempo para desarrollarse y crecer”.

Imagen de archivo de los pies de un bebé recién nacido. (Ilustración – Shutterstock)

Tal como dijo el Dr. Cass, lo que los médicos ofrecen es una buena y mejor calidad en la vida a la persona que sufre de espina bífida. Pese a la operación el niño continuará siendo evaluado.

“Aunque la cirugía fue un éxito, la espina bífida nunca se cura”, afirmó el médico.

“Avanzando, el bebé requerirá atención de apoyo continua brindada por un equipo multidisciplinario de cuidadores en nuestra Clínica de Espina Bífida, que incluirá neurología, urología, ortopedia, pediatría del desarrollo y neurocirugía, entre otros especialistas”.

La Clínica Cleveland dijo que su equipo quirúrgico del Centro Fetal trabajó durante más de un año para prepararse para esta primera cirugía, lo que incluyó visitas a otros centros, simulaciones y consultas con otros expertos en el campo.

“Las familias en esta región ahora tienen más opciones cuando se trata de tomar este tipo de decisiones y estamos encantados de poder brindarles la atención necesaria para estos casos complejos”, dijo Cass, quien se unió a Cleveland Clinic como director de Cirugía Fetal en octubre de 2017 para desarrollar su programa de cirugía fetal, después de cofundar y codirigir el Texas Children’s Fetal Center en Houston durante 17 años.

“Me siento honrado de trabajar con este increíble equipo de médicos y ver cómo nuestros esfuerzos se materializan después de prepararnos durante tanto tiempo”, concluyó.

***

A continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS