Rusia buscó profundizar sus relaciones militares en Latinoamérica días antes de invadir Ucrania

Por Autumn Spredemann
25 de Febrero de 2022 10:35 PM Actualizado: 25 de Febrero de 2022 10:35 PM

SANTA CRUZ, Bolivia—Durante las visitas oficiales que tuvo el viceprimer ministro ruso, Yury Borisov, en Venezuela, Nicaragua y Cuba la semana pasada, habló de profundizar los lazos económicos y militares con los respectivos regímenes socialistas y comunistas de sus aliados en las Américas.

El presidente de la Duma estatal de Rusia, Vyacheslav Volodin, también visitó Cuba el 23 de febrero y Nicaragua el 24 de febrero, lo que supone el segundo encuentro diplomático oficial de Rusia con los regímenes antiestadounidenses de América Latina en una semana.

Además, la visita de estado de Volodin ocurrió pocas horas después del ataque de Rusia a Ucrania.

Algunos expertos creen que se ha establecido una nueva etapa de la era de la Guerra Fría en el hemisferio occidental y el analista político de América Latina, Fernando Menéndez, dice: “Eso es exactamente lo que quieren que pensemos”.

Agregó que tenía sentido poner a los aliados de Rusia en el patio trasero de Estados Unidos en la misma página diplomática y militarmente, especialmente debido a la invasión a gran escala lanzada contra Ucrania esta semana.

El presidente ruso de la Duma (Cámara Baja del Parlamento), Viacheslav Volodin, participa en una conferencia en la Asamblea Nacional de Nicaragua, en Managua, el 24 de febrero de 2022. Volodin llegó a Nicaragua el jueves tras visitar Cuba, mientras que Rusia lleva a cabo una invasión militar contra Ucrania. (Foto de STRINGER/AFP a través Getty Images)

Después de la reunión del 23 de febrero en Cuba, Volodin dijo que el régimen comunista de la isla apoyaba la postura de Rusia en Ucrania.

También mencionó que Cuba “enfatizó que ningún estado debe velar por su propia seguridad a expensas de la seguridad de otros estados. Cuba está lista para defender este punto de vista junto con Rusia en la arena internacional”.

La visita de Borisov a Venezuela el 16 de febrero se centró en objetivos militares y económicos.

Después de la reunión, el líder Nicolás Maduro proclamó que Rusia y Venezuela estaban en el “camino de una poderosa cooperación militar”.

El viceprimer ministro ruso reforzó el mensaje durante una visita al líder de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua el 17 de febrero y dijo: “Durante más de 40 años hemos estado proporcionando apoyo tecnológico y militar a su ejército y vamos a seguir ofreciendo nuestro apoyo”.

Ortega rápidamente expresó su apoyo a Rusia en Ucrania durante la audiencia con Borisov, diciendo que “el golpe [de la ‘Revolución de la Dignidad’ de 2014] en Ucrania” no debe olvidarse, comparándolo con las protestas generalizadas contra su gobierno en Nicaragua por los cambios en el sistema nacional de pensiones en 2018.

Borisov también visitó al líder del régimen comunista cubano, Miguel Díaz-Canel, el 18 de febrero para reafirmar los lazos entre sus naciones.

Los funcionarios del antiguo régimen castrista se apresuraron a condenar lo que llamaron “sanciones injustas” impuestas a Rusia y afirmaron su apoyo a Moscú en Ucrania.

Esta no es la primera vez en los últimos años que Rusia discute o incluso ejecuta un refuerzo militar con regímenes simpatizantes en la región, la cual se encuentra en la periferia de Estados Unidos.

Durante el enfrentamiento de los separatistas respaldados por Rusia en Georgia en 2008, la administración del presidente Vladimir Putin envió bombarderos con capacidad nuclear Tu-160 a Venezuela, acompañados de cuatro buques de guerra.

En 2013, Rusia envió bombarderos Tu-160 a la región mientras que aumentaban las tensiones con Estados Unidos y la Unión Europea por el apoyo de Rusia a los movimientos separatistas en Ucrania.

La administración de Putin envió bombarderos nuevamente en 2018.

Mientras que el almacenamiento de activos militares rusos en Venezuela ha llamado la atención de Washington, una iniciativa similar ha estado en marcha en Nicaragua.

En 2015, el parlamento nicaragüense votó a favor de permitir que los buques de guerra rusos atracaran en los puertos de la nación.

“Esta es una señal. Rusia quiere que Estados Unidos sepa que está en el vecindario”, dijo Menéndez.

También explicó que, a diferencia de China, existen límites en cuanto a hasta dónde Rusia puede amplificar su presencia militar en el hemisferio occidental debido a los recursos económicos limitados.

Esto se vuelve aún más frecuente ahora que Putin se ha comprometido a invadir Ucrania.

“Esta por ver cuánto pueden dedicar a estos regímenes”.

The Epoch Times se puso en contacto con el Departamento de Estado de EE. UU., que se negó a realizar comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.