Rusiagate, su modus operandi

Por Lee Smith
06 de Mayo de 2021 7:30 PM Actualizado: 06 de Mayo de 2021 7:30 PM

Opinión

Debido a que el exfiscal general William Barr no responsabilizó a nadie por la campaña de trucos sucios del Partido Demócrata y del FBI contra Donald Trump, el Russiagate sigue vivo. De hecho, informes de noticias recientes muestran que se ha convertido en el modelo operativo que el partido y sus socios, en los servicios de espionaje y los medios de comunicación, continuarán utilizando contra sus adversarios.

Las consecuencias seguramente serán catastróficas, ya que hacerle inteligencia a la mitad de Estados Unidos no puede evitar que se fracture aún más la paz interna del país.

El 3 de mayo, surgieron informes de que la administración Biden puede utilizar empresas privadas para recopilar información de inteligencia sobre sus críticos y recategorizados por la Casa Blanca como “terroristas nacionales”. Lo que los hace peligrosos, según los asesores de Biden, es que ellos creen que las elecciones de 2020 están comprometidas, como muchos de los participantes en los eventos del 6 de enero que han estado detenidos durante cinco meses en las cárceles de Washington sin fianza.

¿Creen los asesores del presidente Joe Biden que el uso de contratistas externos para eludir las leyes contra el espionaje de los estadounidenses reforzará la legitimidad del presidente? No, el objetivo es evitar que el movimiento America First se movilice. Para silenciarlo antes de que crezca. Según los informes, las empresas privadas con licencia del gobierno “reunirán grandes cantidades de información que podrían ayudar [a la inteligencia estadounidense] a identificar las narrativas clave a medida que surjan”.

La premisa básica de esta iniciativa de Biden debería sonar familiar: Es el modus operandi de la trama del Russiagate. En 2016, la campaña de Hillary Clinton le pagó a la firma de investigación de la oposición, Fusion GPS, y al exoficial de inteligencia del Reino Unido, Christopher Steele, para recopilar información sobre su rival republicano, que luego fue transmitida al FBI. De todos modos, ese es el relato estándar.

En realidad, los servicios de espionaje de EE.UU. utilizaron a Fusion GPS y a Steele para lavar su espionaje ilegal a los estadounidenses. Fueron los agentes de inteligencia estadounidenses y no los contratistas privados quienes sabían lo que necesitaban para obtener una orden judicial que les permitiera espiar a Trump. Las empresas externas que la administración de Biden quiere contratar servirán como extensiones para los servicios de inteligencia estadounidenses, dirigidos por la Casa Blanca, para espiar a los estadounidenses.

Rudy Giuliani dijo recientemente que el FBI lo espió al irrumpir en su cuenta de correo electrónico mientras trabajaba como abogado personal de Trump. La Oficina ha estado investigando a Giuliani desde al menos el otoño de 2019 por, posiblemente, violar la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), pero como expliqué recientemente en The Epoch Times, ese es solo un pretexto para atacarlo.

Por ejemplo, el FBI utilizó FARA como base para recopilar las comunicaciones electrónicas de la campaña de Trump en 2016. La realidad es que el FBI le ha encargado a la policía nacional que tome represalias contra Giuliani por hacer pública su corrupción.

En el período previo a las elecciones de 2020, el FBI, los medios de comunicación, las redes sociales y otras instituciones afiliadas al Partido Demócrata informaron mal a los votantes al afirmar que todas las noticias inquietantes sobre el clan Biden, como sus arreglos financieros documentados con chinos, rusos y ciudadanos ucranianos, era “desinformación rusa”. Pero como se trataba del mismo consorcio que impulsó la colusión de Rusia, cuando el FBI acudió a la oficina del senador republicano Ron Johnson, en agosto, para advertirle que podría ser el objetivo de una campaña de “desinformación rusa”, supo que lo estaban engañando.

“Debido a que no había sustancia en su notificación de advertencia, y debido a que ocurrió después a la producción y filtración de un producto de inteligencia falso por parte de los líderes demócratas… sospeché que la notificación se estaba dando para ser utilizada en alguna fecha futura con el propósito que tiene ahora: ofrecer a los medios de comunicación sesgados una oportunidad para acusarme falsamente de ser una herramienta de Rusia a pesar de las advertencias”, le dijo Johnson a la prensa la semana pasada.

Las notificaciones de advertencia son solo otra arma, en el arsenal del FBI, que se utilizará contra rivales del Partido Demócrata. En agosto de 2016, por ejemplo, el FBI envió a un agente a reunirse con Trump y su asesor principal, Michael Flynn, aparentemente para una notificación de advertencia, pero la verdadera razón, según los registros oficiales del gobierno, era recopilar información de inteligencia sobre ellos.

Giuliani, uno de los alumnos más ilustres del Departamento de Justicia, habría sabido de inmediato lo que estaba haciendo el FBI si hubiera llamado a su puerta para ofrecerle una “notificación de advertencia”. En consecuencia, el FBI decidió no hacerlo, a pesar de que tres organizaciones de medios, The New York Times, The Washington Post y NBC, informaron incorrectamente la semana pasada que había sido notificado.

La fuente de la afirmación era débil. La NBC, por ejemplo, atribuyó la información a “una fuente familiarizada con el asunto”. Los críticos de la prensa dicen que los reporteros deberían exponer sus fuentes, porque mintieron. Eso tendría sentido en un entorno mediático normal, pero esto es una guerra de información, que sigue una lógica diferente.

Por eso, por ejemplo, que ninguno de los cientos de periodistas estadounidenses que impulsaron el Rusiagate a diario, durante cinco años y pico, admitirá jamás que fue un fraude urdido por los servicios de espionaje estadounidenses y los agentes de Clinton.

Quién sabe, tal vez la fuente de la historia informativa falsa de Giuliani fue Fusion GPS. Algunos de los reporteros que escribieron las historias son amigos de Fusion, como Ken Dilanian de NBC, quien ayudó a impulsar una campaña de difamación diseñada por Fusion GPS contra el financiero Bill Browder. La historia del Post fue coescrita por Tom Hamburger, un periodista a quien los directores de Fusion GPS dicen que le informaron sobre las falsas acusaciones de colusión durante la Convención Nacional Demócrata de 2016. Difundiendo historias falsas relacionadas con Rusia es como Fusion GPS se hizo famoso.

En cualquier caso, parece que el FBI y el Departamento de Justicia estaban afectados por los informes falsos. Según la corrección de NBC, el informe “no le fue entregado, en parte por preocupaciones de que podría complicar la investigación criminal a Giuliani”. Es decir, los socios de la policía federal en la prensa habían revelado inadvertidamente que mientras lo investigaban, habían considerado simultáneamente tenderle una trampa y espiarlo.

Parece que algunos de los agentes del FBI, que le entregaron una orden judicial a Giuliani la semana pasada, se disculparon, tal vez incluso avergonzados de haber tenido que seguir las órdenes para tomar medidas contra un hombre cuyo fuerte liderazgo tras los ataques del 11 de septiembre le valió el título de Alcalde de Estados Unidos. Casi 20 años después, al menos, la mitad de la clase política de Estados Unidos ha envuelto al país en una crisis engendrada por una teoría de la conspiración, una crisis que pretenden hacer permanente.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado “El golpe permanente: Cómo los enemigos extranjeros y domésticos tienen como objetivo al presidente estadounidense”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.