Salen a la luz documentos sobre estudio de coronavirus financiado por EEUU en Wuhan

Por Katabella Roberts
07 de Septiembre de 2021
Actualizado: 07 de Septiembre de 2021

Se han publicado nuevos documentos que detallan la investigación financiada por EE. UU. sobre varios tipos de coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan, en China, donde se produjo el primer brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Más de 900 páginas de material fueron obtenidas por The Intercept en relación con una demanda de libertad de información presentada por la citada revista contra los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Los documentos detallan el trabajo de la EcoHealth Alliance, una organización sanitaria con sede en EE. UU. que utilizó dinero federal para financiar la investigación de los coronavirus de los murciélagos en el laboratorio chino.

Incluyen dos propuestas de subvención inéditas financiadas por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, así como actualizaciones de proyectos relacionados con la investigación de EcoHealth Alliance.

Una de las subvenciones concedidas por los NIH a EcoHealth Alliance se titula “Comprender el riesgo de aparición del coronavirus del murciélago” y asciende a 666,422 dólares.

Esboza un ambicioso plan dirigido por el presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, para “investigar la ecología, la biología evolutiva y la dinámica de transmisión de los coronavirus de los murciélagos en la interfaz entre el hombre y la fauna”.

“En concreto, realizaremos estudios de campo en China para obtener muestras de alta calidad de murciélagos e identificar, caracterizar y aislar coronavirus conocidos y nuevos. Analizaremos los patrones de transmisión del coronavirus entre los murciélagos y otros animales salvajes, y el riesgo de contagio a los humanos”, reza la propuesta. La investigación también incluye el examen de varias personas que trabajan con animales vivos.

Los documentos también señalan que el trabajo experimental clave con ratones humanizados se llevó a cabo en un laboratorio de nivel de bioseguridad 3 del Centro de Experimentación Animal de la Universidad de Wuhan, y no en el Instituto de Virología de Wuhan, como se suponía anteriormente, informó The Intercept.

Un técnico de laboratorio trabaja con muestras de personas que van a ser analizadas para detectar el nuevo coronavirus en el laboratorio “Ojo de Fuego” en Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 6 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

La propuesta de subvención también reconoce los peligros potenciales del estudio, incluso durante el trabajo de campo, afirmando que “implica el mayor riesgo de exposición al SARS o a otros CoV, mientras se trabaja en cuevas con una alta densidad de murciélagos sobre la cabeza, y la posibilidad de inhalar polvo fecal”.

“También existe cierto riesgo de exposición a patógenos o de lesiones físicas al manipular murciélagos, civetas, roedores u otros animales, sus muestras de sangre o sus excrementos”, afirma el documento. “El aislamiento del virus puede ser un reto”, señalan los investigadores.

La subvención para el coronavirus de los murciélagos proporcionó a la EcoHealth Alliance un total de 3.1 millones de dólares, incluidos 599,000 dólares que el Instituto de Virología de Wuhan utilizó en parte para identificar y alterar los coronavirus de los murciélagos susceptibles de infectar a los humanos, según The Intercept.

La subvención se concedió inicialmente por un periodo de cinco años, de 2014 a 2019. La financiación se renovó en 2019 pero fue suspendida por la Administración Trump en abril de 2020.

La segunda subvención concedida por los NIH a EcoHealth Alliance se titula “Comprender el riesgo de aparición de virus zoonóticos en los focos de enfermedades infecciosas emergentes del Sudeste Asiático“, y se concedió en agosto de 2020 y se extiende hasta 2025.

La propuesta afirma que “reunirá a los líderes en investigación de enfermedades emergentes de EE. UU., Tailandia, Singapur y las tres principales regiones administrativas de Malasia para construir un sistema de alerta temprana que permita protegerse de las amenazas de enfermedades pandémicas”.

El equipo “identificará los nuevos virus de la fauna silvestre del Sudeste Asiático, caracterizará su capacidad de infectar y causar enfermedades en las personas, y utilizará ensayos serológicos de muestras de personas de comunidades rurales con alto contacto con la fauna silvestre para identificar la tasa de fondo de la exposición, y los factores de riesgo que la impulsan”.

La vigilancia en profundidad en los hospitales que atienden a estas comunidades serviría para examinar si los brotes crípticos son causados por estos nuevos agentes, algo que los investigadores esperan que les ayude a desarrollar una respuesta rápida a los brotes en dichas regiones.

Investigadores del Centro interdisciplinario de investigación médica de Franceville recogen muestras de un murciélago en el interior de una cueva de la región de Zadie, en Gabón, el 25 de noviembre de 2020. (Steeve Jordan/AFP vía Getty Images)

Incluso antes de la pandemia, muchos científicos estaban preocupados por los peligros potenciales asociados a este tipo de experimentos, y los documentos recién publicados sin duda plantearán más preguntas sobre la teoría de que la pandemia del virus del PCCh se originó a partir de una filtración en un laboratorio de Wuhan.

Tras la publicación de los documentos, Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad de Rutgers, escribió en Twitter: “Los materiales confirman que las subvenciones apoyaron la construcción —en Wuhan— de nuevos coronavirus quiméricos relacionados con el SARS que combinaban un gen de espícula de un coronavirus con información genética de otro coronavirus, y confirmaron que los virus resultantes podían infectar células humanas”.

“Los documentos dejan claro que las afirmaciones del director de los NIH, Francis Collins, y del director del NIAID, Anthony Fauci, de que los NIH no apoyaron la investigación de ganancia de función o la mejora potencial de patógenos pandémicos en el WIV son falsas”.

El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a China a que compartiera los datos brutos de los primeros casos de la COVID-19, afirmando que es “de vital importancia saber cómo empezó la pandemia de la COVID-19” y para dar ejemplo a la hora de establecer los orígenes de todos los futuros eventos de contagio entre animales y humanos.

Un equipo dirigido por la OMS pasó cuatro semanas en la ciudad central de Wuhan y sus alrededores con investigadores chinos en enero de 2021 para investigar los orígenes de la pandemia.

En marzo, los investigadores dijeron que el virus se había transmitido probablemente de los murciélagos a los humanos a través de otro animal y que “la introducción a través de un incidente de laboratorio se consideraba una vía extremadamente improbable”.

Sin embargo, el régimen comunista chino se ha enfrentado a fuertes críticas por parte de la comunidad internacional, que le ha acusado de participar en un encubrimiento.

En julio, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo a varios periodistas que las investigaciones sobre los orígenes de la pandemia de la COVID-19 en China se estaban viendo obstaculizadas por la falta de datos brutos sobre los primeros días de propagación en ese país e instó al régimen a ser más transparente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS