San Marcos: el secreto turístico mejor guardado de Texas

Espere una aventura relajada, una atmósfera agradable y la parrillada de sus sueños
Por Amanda Burrill
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

Música diaria en vivo, una multitud ecléctica y una gastronomía que vale la pena visitar. Claro, Austin encaja, pero no es un secreto y ciertamente no puede igualar los precios más asequibles y la felicidad de los deportes acuáticos de la ciudad de San Marcos. La soleada ciudad universitaria, centrada entre Austin y San Antonio en el corazón de lo que Texas llama “Hill Country”, es la estrella emergente del turismo del estado conocido como Lone Star State.

La Plaza de San Marcos al anochecer. (Cortesía de Andy Heatwole)

Cuando el escenario de la fundación de Austin tuvo que desbordarse en algún lugar, la región del Gran San Marcos, el corazón del Corredor de Innovación del Centro de Texas, atrajo a los empresarios con incentivos monetarios y la promesa de un lugar ideal para vivir, trabajar y entretenerse. ¡Y sí que se entretienen! La vibración, especialmente en el centro, es artística y joven: los 40,000 estudiantes de la Universidad Estatal de Texas tienen mucho que ver con ello. Además Forbes nombró a San Marcos el mejor lugar para retirarse en Texas en 2018, y entre los 25 mejores del país en 2019.

Aunque San Marcos fue fundada oficialmente en 1851, los arqueólogos descubrieron piezas que se remontan 12,000 años atrás a los habitantes más antiguos conocidos del Hemisferio Occidental, los indios Clovis, lo que lo convierte en el sitio habitado continuamente más antiguo de América del Norte. San Marcos no tiene pretensiones y apenas comienza a atender a los turistas, lo que convierte este en un gran momento para visitarlo. Vuela a Austin o San Antonio y alquile un coche. El país de las colinas es muy extenso.

Un participante de la carrera de canoas se recupera después de cruzar uno de los pocos “rápidos” del río San Marcos. (Cortesía de la Biblioteca de la Asociación del Gran San Marcos)

Gánele al calor del agua 

La atracción más popular de la región, el cristalino y primaveral Río San Marcos, mantiene 23 grados durante todo el año, ideal para el paddle-boarding, canotaje, natación, pesca y lo más divertido, la flotación. Una bebida en la mano es opcional mientras se relaja en una llanta flotante y se deja llevar por la corriente. Lions Club Tube Rental, ubicado en el Rec Hall del Parque de la Ciudad de San Marcos, alquila llantas de mayo a septiembre. Flote río abajo hasta el Parque Río Vista, tome el sol en la playa si lo desea y luego tome el transporte de media hora de regreso al inicio.  

Ninguna visita a San Marcos está completa sin una tranquila flotación río abajo. (Cortesía de la Biblioteca de la Asociación del Gran San Marcos)

Experimente las fuentes de San Marcos, Spring Lake, sin mojarse en The Meadows Center con un tour en barco con fondo de cristal, que seguro será un éxito entre los niños. Los manantiales burbujeantes hacen referencia visual al nombre del lago mientras la flora y la fauna submarina cobran vida mientras un guía explica la actividad a continuación. Dentro del Discovery Hall del Meadows Center hay un acuario de 3785 litros con peces nativos de Spring Lake, y una exposición de especies en peligro de extinción que muestra la salamandra ciega de Texas y la salamandra de San Marcos. Para los amantes de la ciencia, solo se encuentran aquí.

A menos de una hora de la escena de las llantas flotantes se encuentran las actividades lacustres más convencionales en el lago Canyon, que ofrece 129 kilómetros de costa escénica y una abundancia de actividades como paseos en bote, esquí acuático, buceo, parapente y observación de la vida silvestre. 

Cielo abierto y vistas amplias: esto es Texas Hill Country. (Cortesía de Andy Heatwole)

Parrillada y pay: ¿Necesito decir más?

Buenas noticias para la gente libre de gluten: “Todo es más grande en Texas” ciertamente se aplica a la abundancia de carne. No pude probar todas las parrilladas de Hill Country, pero varias de ellas realmente me hicieron babear. Black’s BBQ se inició hace cuatro generaciones en su restaurante familiar en la cercana Lockhart, la “Capital de la parrillada de Texas”. En su local de San Marcos comí la mejor carne de mi viaje y un memorable trozo de panza de cerdo ahumado, recordable porque nunca había visto panza de cerdo ahumado en un menú de asado. 

Y no se pierdan The Salt Lick en Driftwood. Caminando por un pozo abierto que ha estado ahumando la carne desde 1967, percibí un fuerte olor a la deliciosa comida que vendría. Por recomendación, ordené “Thurman’s Choice”. Es un plato de falda, costillas de cerdo y salchichas con frijoles, papas y ensalada de col, el plato que comió “Poppa”, el fundador de Salt Lick, Thurman Roberts.

Si su grupo de comida favorito es el gluten, como yo, conduzca hasta el pueblo de Kyle, la “Capital del Pay de Texas” y coma un festín en la colorida y caprichosamente decorada Texas Pie Company. La chef Julie Albertson abrió su primera panadería en 1986 y desde entonces vende pasteles caseros (de 25 centímetros de profundidad o de 10 centímetros individuales) de las recetas heredadas de su abuela. La nuez del sur y la manzana holandesa son sus sabores más vendidos, de los que puedo dar fe. El pueblo está tan interesado que incluso construyó un evento especial sobre el pay, el Festival “Pie in the sky”, durante el fin de semana del Día del Trabajo.

Dos cosas que no puedes perderte en la plaza del centro de San Marcos: la estatua del Capitán John Coffee “Jack” Hays de los Rangers de Texas y el histórico Palacio de Justicia del Condado de Hays. (Cortesía de la biblioteca Greater San Marcos Partnership)

Una encantadora plaza peatonal en el centro de la ciudad

Cuatro bulliciosas manzanas rodean el majestuoso Palacio de Justicia del Condado de Hays, formando la plaza del centro de San Marcos. El entretenimiento incluye lugares de música en vivo, cervecerías, galerías de arte, establecimientos de venta al por menor y restaurantes. En el Root Cellar and Cafe rompí mi ayuno con el Sándwich Rae: dos huevos fritos con pepinillos a la parrilla, tomates y mayonesa en un croissant recién horneado. Una de las abuelas del cocinero solía hacerlo. Visite el Blue Dahlia Bistro para el almuerzo o la cena. Empiece con un vaso de vino y queso y luego pida de la selección de tartaletas; los sándwiches abiertos en pan recién horneado son su especialidad. Un paseo por la plaza es sorprendentemente romántico por la noche, el zumbido de las tiendas y restaurantes haciendo ruido yuxtapuesto al estoico e iluminado palacio de justicia.

Las puestas de sol hermosas, como ésta sobre el centro de San Marcos, son la costumbre. (Cortesía de Andy Heatwole)

Más aventuras en marcha

Las extensas vistas de las colinas se disfrutan mejor mientras se hace senderismo. El Área Natural de Spring Lake, donde se encontraron restos arqueológicos de 12,000 años de antigüedad, es un parque de 101 hectáreas situado justo encima de la cabecera del río San Marcos, que ofrece kilómetros de senderos para practicar el senderismo, el ciclismo y la observación de aves. A pocos minutos, el Área Natural Purgatory Creek, una de las áreas naturales urbanas más grandes de Texas, ofrece más de 1000 acres, con senderos para excursionistas de todos los niveles de habilidad. Por último, pero no menos importante, el Área Natural Jacob’s Well rodea, lo adivinaron, el Jacob’s Well, un pozo de agua alimentado constantemente por el Acuífero Trinity. Una cálida tarde fui de excursión, esperando encontrar el tipo de pozo al que uno envía un cubo, una estructura en la que metería la cabeza y tal vez lanzaría una roca. Resulta que el pozo, la cabecera de Cypress Creek, está totalmente sumergido y es el lugar perfecto para nadar. En mi caminata de regreso al auto, a cielo abierto con naranjas y rosas al atardecer, pensé que me hubiera decepcionado de no tener un traje de baño a la mano, si no me esperara otra noche de parrillada.

Las parrilladas en el Gran San Marcos, por sí mismas merecen una visita, son de clase mundial. (Cortesía de la Biblioteca de la Asociación del Gran San Marcos)

Amanda Burrill ve a través de una lente aventurera, típicamente enfocada en la comida y los viajes. Su educación incluye una licenciatura en arqueología, un máster en periodismo, un título culinario de Le Cordon Bleu, y credenciales de vino y licores obtenidas mientras vivía en París. Es veterana de la Marina de los Estados Unidos, triatleta Ironman, alpinista de alta montaña y conocedora de las novedades que se rumorean en UnchartedLifestyleMag.com.

El autor fue un invitado de la Asociación del Gran San Marcos.

*****

Mire a continuación:

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS