Se anticipa un cambio a la educación en casa ante una escuela virtual deficiente y con pocas opciones

Por Charlotte Cuthbertson
31 de Julio de 2020
Actualizado: 31 de Julio de 2020

WASHINGTON — A medida que las escuelas públicas continúan eligiendo modelos de educación virtual, los padres se acercan a las organizaciones de educación en casa para investigar otras opciones.

En Virginia, más de 44,000 niños ya son educados en casa, pero es posible que ese número aumente dramáticamente este año escolar, según Yvonne Bunn de la Asociación de Educadores en Casa de Virginia (HEAV).

En un año promedio, el aumento de las inscripciones de educación en casa en Virginia es de alrededor del 10 por ciento. Este año, Bunn anticipa un aumento del 30 al 40 por ciento, no solo en Virginia sino a nivel nacional.

Las llamadas a HEAV se han cuadruplicado desde que las escuelas cerraron por primera vez en marzo, dijo Bunn, quien es la directora de apoyo de la educación en casa y de asuntos gubernamentales.

“Y luego, por supuesto, se agregan a los correos electrónicos, y luego se agregan a las preguntas de Facebook”, dijo.

Inicialmente, la mayoría de las preguntas eran de padres que querían consejos sobre cómo lidiar con la escuela pública enseñada online en casa. Ahora, más padres están considerando un cambio permanente a la educación en casa.

Ella dijo que a medida que los padres comenzaron a ver los materiales que se enseñaban, les dio confianza en que podían dirigir el aprendizaje de sus hijos, y tal vez incluso hacer un mejor trabajo.

Bunn dijo que los padres le dijeron, “Prefiero ser un verdadero educador en casa que ser un padre de escuela virtual, donde el sistema público decide el plan de estudios, decide la carga y el ritmo de trabajo que mi hijo puede o no necesitar”.

Mucho de lo que hace Bunn es ayudar a los padres a entender cómo funciona la educación en casa y cuáles son los requisitos legales, que varían de un estado a otro.

Ella dijo que muchos padres con dos ingresos no están seguros de cómo hacer malabares con todo, pero una vez que se dan cuenta que las horas de instrucción son flexibles y mucho más cortas que en la escuela pública, se hace posible para muchos.

Bunn usa su propia experiencia de trabajo mientras educa en casa a sus tres hijos desde el jardín de infancia hasta el 12º grado.

“Típicamente, cuando hacíamos la primaria, el jardín de infantes, hasta, digamos, el tercer o cuarto grado, era en realidad nuestra meta terminar la escuela antes de la hora del almuerzo”, dijo. “Y entonces tendrían la tarde para hacer sus propios proyectos”.

“Porque no haces que se alineen, no los llevas a los bebederos, no tienes que llevarlos a la biblioteca, ir al comedor. Y entonces no te quedas ahí esperando a los estudiantes que están sufriendo”,

Ella dijo que la parte de la enseñanza de materias como la historia y la ciencia puede combinarse para niños de diferentes edades y etapas, mientras que la parte de la asignación puede basarse en la capacidad de cada niño.

“Nunca enseñé biología y química, y tampoco enseñé matemáticas superiores”, dijo Bunn. “Cuando nuestros hijos estaban en la escuela secundaria, tomaron esos cursos en el colegio comunitario. No sabía cómo iba a funcionar al principio porque nunca tuvieron biología de secundaria. Salieron sobresalientes, sobresalientes en biología universitaria, porque sabían cómo estudiar”.

Aunque una proporción menor de estudiantes educados en casa toman el SAT, los que lo hacen obtienen un puntaje más alto en promedio que los estudiantes de escuelas privadas o públicas.

“Son las clases particulares las que marcan la diferencia”, dijo Bunn.

Socialización e intimidación

Bunn dijo que en los dos años anteriores al golpe de la pandemia, se produjo un gran aumento de la educación en casa porque los niños estaban demasiado ansiosos en la escuela.

“Recibimos muchas llamadas de padres cuyos hijos sufren de ansiedad debido a situaciones de acoso en la escuela, o a que se les menosprecia, o se burlan, o cosas así”, dijo. Mientras que en casa, “los estudiantes no se enfrentan a las drogas y las pandillas y a la presión negativa de los compañeros, al acoso, a la baja autoestima”.

Los padres también hacen el cambio a la educación en casa porque quieren transmitir sus valores a sus hijos, así como proporcionar una experiencia académica más adaptada, ya sea que su hijo sea avanzado y no esté siendo desafiado, o que no le vaya bien y no reciba la ayuda que necesita.

Bunn dijo que la socialización no es un problema para los educadores en casa y que el educador promedio participa en más de cinco actividades sociales o deportivas diferentes durante el año escolar.

A menudo, las familias que educan en casa forman cooperativas locales para ayudarse mutuamente a hacer malabares con todo y proporcionar experiencias sociales, excursiones y experiencia en ciertos temas. Las cooperativas también pueden ayudar a los padres solteros que trabajan.

Incremento dramático

La Coalición de Escuela en Casa de Texas también experimentó un aumento dramático de padres interesados y espera que las inscripciones aumenten este año.

En marzo, mientras las escuelas enviaban a los niños a casa, la coalición lanzó un sitio web que ofrece a los padres un plan de estudios gratuito de seis semanas para ayudarles a cerrar el semestre.

“Vimos un éxito increíble con eso”, dijo Stephen Howsley, el analista de políticas públicas de la coalición, a The Epoch Times. Ahora, dijo, algunos padres dicen que les encantó estar en casa con sus hijos y quieren seguir adelante.

Texas es uno de los estados menos regulados para la educación en casa. Trata la educación en casa como una escuela privada, que el estado no puede regular, dijo Thomas J. Schmidt, un abogado de la Asociación de Defensa Legal de la Educación en Casa.

“Todavía se requiere que usted eduque a sus hijos, por supuesto, pero el estado no puede regular cómo o qué hace usted en ese programa educativo,” dijo Schmidt a The Epoch Times. Él dijo que lo mismo es cierto para estados como Oklahoma e Indiana, mientras que estados como Nueva York, Pensilvania y Massachusetts están entre los más regulados.

Howsley dijo que el control sobre el contenido del programa de estudios es una de las principales razones por las que la gente en Texas decide educar en casa. Originalmente, las razones religiosas jugaron un papel significativo en la decisión, dijo.

“Pero… muchos padres lo están haciendo ahora para dar a sus hijos más puntos de vista y una experiencia más amplia con respecto a su educación”, dijo.

Schmidt dijo que ayuda a los padres a navegar por los asuntos legales de su estado, incluyendo los gravosos requisitos de presentación de informes y el exceso de alcance de los distritos escolares. A veces, los distritos escolares presionan a los padres para que no retiren a sus hijos de la escuela pública local, o le dicen a un padre que necesitan proporcionar información o utilizar un plan de estudios de la escuela pública que no es legalmente obligatorio.

“La ley no exige que un padre se reúna primero con las autoridades de la escuela local para poder educar a sus hijos en casa”, dijo Schmidt. “Afortunadamente, ningún estado requiere que la educación en casa, o la escuela privada, utilice el programa de estudios de la escuela pública”.

Sin embargo, Schmidt dijo que le preocupa que algunos estados empiecen a agregar regulaciones a medida que la educación en casa se vuelve más popular.

A nivel nacional, alrededor de 2.5 millones de niños (o entre el 3 y el 4 por ciento de los niños en edad escolar) recibieron educación en casa en 2019, según el Instituto Nacional de Investigación sobre la Educación en Casa.

Una encuesta publicada a mediados de mayo por RealClear Opinion Research encontró que “el 40 por ciento de las familias son más propensas a educar en casa o a la escuela virtual después de los cierres”.

El presidente Donald Trump abogó para que se asignen fondos para la educación del niño, lo que probablemente daría un nuevo impulso a la educación en casa.

“Si las escuelas no se reabren, los fondos deberían ir a los padres para que envíen a su hijo a una escuela pública, privada, subvencionada, religiosa o una escuela en casa de su elección”, dijo Trump en una conferencia de prensa el 23 de julio.

“La palabra clave es ‘elección’. Si la escuela está cerrada, el dinero debe seguir al estudiante para que los padres y las familias controlen sus propias decisiones. Así que nos gustaría que el dinero vaya a los padres del estudiante. De esta manera, ellos pueden tomar la decisión que sea mejor para ellos”.

Sigue a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación:

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

TE RECOMENDAMOS