Se espera que aumenten los congresistas que planean impugnar el resultado de las elecciones

Por Zachary Stieber
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

Se espera que aumente el número de miembros del Congreso que se comprometen a impugnar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, en la próxima sesión conjunta.

“Somos tres los que hemos dicho públicamente que nos negaremos a certificar para Joe Biden los votos del Colegio Electoral y definitivamente tengo el fuerte presentimiento de que seremos más”, dijo la representante electa Marjorie Taylor Greene (R-Ga.) a The Epoch Times.

“El número crecerá, verán que el número crecerá, porque estoy hablando con mucha gente. Setenta y cinco millones de estadounidenses votaron por el presidente Trump y en este momento el 70 por ciento de ese número siente que se robaron la elección y que se produjo un fraude, y sabemos que tenemos grandes problemas aquí en Georgia. Así que creo que esto es definitivamente algo que el pueblo estadounidense nos apoyará en nuestros esfuerzos”.

Greene, el representante Mo Brooks (R-Ala.) y el representante electo Barry Moore (R-Ala.) se comprometieron públicamente a impugnar los resultados de las elecciones durante la próxima sesión conjunta del Congreso.

“Yo creo que nosotros, a medida que el proceso se hace más público y los medios empiezan a correr la voz de que este es nuestro plan, siento que hay buena gente conservadora, gente ética —me encantaría ver a algunos demócratas unirse a nosotros”, dijo Moore a The Epoch Times.

“Yo creo que algunos se nos unirán, ciertamente algunas personas dicen que apoyarán al presidente en el recorrido electoral (…) es hora de que nos pongamos de pie y nos aseguremos de que lo hacemos bien”.

Greene y Moore prestarán juramento el 3 de enero del año que viene, tres días antes de la sesión conjunta del Congreso.

El presidente Donald Trump, a la izquierda, y el candidato presidencial demócrata Joe Biden en fotografías de archivo. (Getty Images)

Según el recuento actual de votos, Biden, el candidato presidencial demócrata, ganó las elecciones por poco al conseguir los estados demócratas tradicionales y la mayoría de los estados indecisos.

El presidente Donald Trump y otros republicanos alegan que hubo fraude y otras irregularidades durante la elección, como la ampliación de los plazos para la votación por correo que, según afirman, fue ilegal.

The Epoch Times no está adjudicando al vencedor de la carrera en este momento debido a las continuas demandas y cuestionamientos relacionados.

Bajo el sistema del Colegio Electoral, los estadounidenses que votan por el presidente en realidad votan por una lista de electores que luego votan por el candidato que ganó el conteo total de votos del estado. Cada estado tiene un cierto número de votos electorales basado en su población.

Los electores se reunirán y votarán el 14 de diciembre en sus respectivos estados. Ellos firmarán los certificados del voto, que se envían al vicepresidente, al archivero y al secretario de estado y al juez del tribunal de distrito en sus respectivos estados.

Los electores pueden votar por los candidatos que no ganan el voto popular, pero hacerlo es inusual.

La decisión final sobre los votos se presenta ante el Congreso a principios del año próximo. Ambas cámaras del Congreso se reúnen en enero para contar los votos y declarar a los ganadores de cada estado.

El entonces vicepresidente Joseph Biden, preside el recuento de los votos electorales de las elecciones presidenciales de 2016 durante una sesión conjunta del Congreso en Washington el 6 de enero de 2017. (Mark Wilson/Getty Images)

Se pueden presentar objeciones, pero estas deben ser respaldadas por al menos un senador y un representante. Si una objeción se registra correctamente, la sesión conjunta se interrumpe y cada cámara se reúne por separado para considerar y votar sobre la objeción. La objeción puede ser aprobada por mayoría simple, lo que hace que los votos electorales del estado en cuestión sean nulos.

Los representantes demócratas registraron las objeciones en 2016 pero ningún senador se les unió.

En esta ocasión ningún senador se ha comprometido para emitir una objeción.

Tanto Greene como Moore han estado trabajando para influir en los senadores y senadores electos, pero cada uno se negó a identificar a ninguno por su nombre en el registro.

“Estoy en el proceso de hablar con varios senadores. No quiero decir sus nombres ahora mismo, pero me siento bastante esperanzado de poder sacar a un senador. Creo que podremos conseguir uno”, dijo Greene.

Las preguntas enviadas a todos los senadores republicanos y senadores electos que estarán o que posiblemente estarán en el próximo Congreso no fueron devueltas de inmediato.

La representante electa Marjorie Taylor Greene (R-Ga.) llega al hotel Hyatt Regency en el Capitolio de Washington el 12 de noviembre de 2020. (Sarah Silbiger/Getty Images)

Trump agradeció a Brooks la semana pasada por prometer impugnar los resultados. La campaña del presidente no respondió cuando se le preguntó si Trump está en contacto con los legisladores en relación con las impugnaciones previstas. El equipo de Biden tampoco respondió a las consultas.

Las impugnaciones tienen como objetivo activar un sistema secundario poco conocido de elegir un presidente si ningún candidato alcanza los 270 votos electorales necesarios para ganar. La Cámara de Representantes elige al presidente y el Senado elige al vicepresidente. En ese escenario, cada estado tiene un solo voto por cada cámara. Los republicanos tienen la mayoría bajo ese sistema en la Cámara y el Senado de Estados Unidos, lo que hace la opción atractiva para ellos.

Brooks, Greene y Moore planean presentar objeciones porque creen que Trump ganó las elecciones a pesar del conteo actual de votos.

“He vivido en Georgia toda mi vida y sé con certeza que Georgia no eligió a Joe Biden para presidente. Nosotros reeligimos al presidente Trump”, dijo Greene, señalando los testimonios dados la semana pasada durante una audiencia legislativa estatal en Georgia de el supuesto fraude electoral, el vídeo con contenedores tipo maleta y los condados que encontraron miles de votos sin contar durante una auditoría manual.

Greene y Moore destacaron las grandes multitudes que Trump atrajo en los mítines preelectorales, contrastándolas con Biden que pasó meses en su casa y, cuando salió, celebró eventos con solo docenas de asistentes.

“Yo fui uno de los primeros partidarios de Trump en 2016 y la gente estaba preocupada si él pudiera vencer a Hillary, y yo dije, ‘miren los mítines, solo miren los números’, y luego este año, exactamente lo mismo, la gente me preguntaba, decían, ‘bueno, está atrasado en las encuestas’, y yo decía, ‘mire los mítines'”, dijo Moore.

“Mi única preocupación es que lo roben, nunca soñé que realmente trataran de robarlo. Los datos no me concuerdan y luego tengo preocupaciones sobre el proceso, y respecto a quién termina ganando, tenemos que hacer esto bien. El pueblo estadounidense necesita tener confianza en el proceso”.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS