Se investiga posible “homicidio culposo” en la muerte del futbolista Davide Astori

Por Jesús de León - La Gran Época
05 de Marzo de 2018 Actualizado: 05 de Marzo de 2018

Se inició una investigación por homicidio involuntario sobre la muerte del capitán de la Fiorentina, Davide Astori.

El defensor de 31 años, fue encontrado muerto en su habitación del hotel el domingo por la mañana.

Los informes iniciales indicaban que había sufrido un ataque al corazón, no obstante se iniciaron los procedimientos penales tras las denuncias de homicidio sin premeditación, informa Gazzetta.

“Por ahora, ha sido llevado contra personas desconocidas”, dijo Antonio de Nicolo, fiscal general de Udine, a Radio Rai, según Mirror. “Hemos organizado una autopsia que se realizará lo más pronto posible”.

“Es un deber determinar si la muerte de Astori ocurrió debido a una trágica fatalidad o si alguien debería haber percibido algo”, explicó el fiscal Nìcolo, que no descarta ninguna hipótesis, según recoge el periódico La Repubblica.

La autopsia será realizada por el forense Carlo Moreschi y por el anatomopatólogo Gaetano Thiene de la Universidad de Padua.

(Bufandas, fotos y velas de amigos, fans y muchos niños)

A falta de autopsia, se determinó que el fallecimiento fue por causas naturales, sin embargo el jefe de la oficina fiscal de Udine reconoció que existe la hipótesis de homicidio culposo.

(Homenaje del jugador del Barcelona, Jordi Alba)

Astori comenzó su carrera en el AC Milan, y disfrutó de una carrera de 12 años en la Serie A.

Pasó seis años con Cagliari, don detuvo 174 apariciones para los sardos. En 2014 se unió a la Roma (en préstamo) antes de unirse a la Fiorentina el siguiente año.

Hizo su debut en Italia en el partido contra Ucrania en marzo de 2011 y ganó 14 partidos con la escuadra Azzurri, anotando una vez – contra Uruguay en el desempate – por el tercer puesto de la Copa Confederaciones en 2013.

El funeral de Astori está previsto se realice en Florencia el jueves (10 a.m.) en la Basílica de Santa Croce.

TE RECOMENDAMOS