¿Se izó la falsa bandera en Washington?

Por Roger Simon
08 de Enero de 2021
Actualizado: 08 de Enero de 2021

Opinión

No tengo pruebas concretas —aunque muchas cosas circulan por ahí— pero mis instintos me dicen que lo que ocurrió en Washington el miércoles fue casi enteramente una operación de “falsa bandera” y, si estoy en lo cierto, entre las más exitosas de la historia.

Si Antifa, Black Lives Matter o quienquiera que sea hicieron esto, ellos, y especialmente quien los controla, porque son peones en un juego mucho más grande, deben ser felicitados.

Consiguieron cambiar la política estadounidense literalmente en minutos, alentando a muchos de los partidarios del presidente Trump, dentro y fuera del Congreso, a huir como una bandada de pájaros asustados cuando una escopeta se dispara, y en el proceso destruyendo cualquier posibilidad de investigar siquiera lo que ocurrió en las elecciones de 2020.

Los “Perfiles de coraje” se transformaron en “Perfiles de cobardía” en el Senado, y solo un puñado de legisladores (Cruz, Hawley, Hyde-Smith, Lummis, Marshall, Kennedy y Tuberville) tuvieron las agallas y el carácter para mantenerse firmes.

Ahora, tengo que admitir que no estuve allí para presenciar esto. Estaba en una carretera entre Atlanta y Nashville, escuchando los acontecimientos que se transmitían por radio satelital, pero he asistido a casi dos docenas de mítines de Trump a lo largo de los años y ni una sola vez —repito, ni una sola vez— he visto ninguna violencia iniciada por los partidarios del presidente hacia personas o cosas materiales.

La he visto un poco, una o dos veces, dirigida hacia la gente de MAGA, acompañada de breves escaramuzas.

Pero los mítines de Trump, como sabe cualquiera que haya asistido a ellos, son reuniones extraordinariamente pacíficas de decenas de miles de personas, bastante notables en ese sentido.

Todo lo que sucedió en el Capitolio, toda la destrucción, es característico de BLM y Antifa (ver Portland, Seattle, Minneapolis, Nueva York, Los Ángeles, Washington y así sucesivamente) y no, por lo visto hasta ahora, de los partidarios de Trump.

¿Algo sospechoso?

Más que eso. El momento en que esto sucedió es notable, similar, de una manera extraña, a cuando Roger Stone fue acusado y la CNN milagrosamente apareció al amanecer con todo el equipo de televisión para grabar el arresto del “peligroso criminal de derecha” para la posteridad.

Cuando los “partidarios de Trump” irrumpieron en el Capitolio, los medios de comunicación se pusieron de nuevo en marcha para cubrirlo con presteza, incluso antes de que ocurrieran muchas cosas.

La naturaleza rápida, casi instantánea, de esta conclusión fue clara para mí en la radio mientras conducía, aunque no me sorprendió, dado que es el mismo medio que repetidamente excusó o ignoró la violencia de los activistas de izquierda.

También pensé rápidamente —sin atribuirme ningún mérito especial, me pareció obvio— que podría estar en marcha una operación de “falsa bandera”.

Si estaba especulando sobre eso, supongo que el presidente Donald J. Trump y algunos de los que lo rodean también lo estaban haciendo (otros estaban claramente listos para abandonar el barco a la menor señal).

Esto puede explicar parte de por qué Trump se demoró en responder y por qué se le critica tanto por eso.

Lo que en realidad parece haber ocurrido podríamos llamarlo una combinación de Antifa y envidia de Antifa. Liderados por izquierdistas disfrazados, algunos —no muchos, considerando el inmenso tamaño de la manifestación— partidarios de Trump siguieron a los provocadores hasta el Capitolio casi como si estuvieran en un viaje de placer.

Esto fue una tontería, pero en cierto sentido comprensible. Los izquierdistas no debían quedarse con toda la diversión adolescente.

Por supuesto, esto no fue adolescente y los izquierdistas son enemigos del estado. Por otra parte, la gran mayoría de los partidarios de Trump insistían en no entrar al Capitolio.

El papel de la policía en todo esto, la del Capitolio y la de D.C., era peculiar, por no decir otra cosa. ¿Cómo pudo alguna de estas personas penetrar tan fácilmente en los pasillos del poder en primer lugar?

En algunas fotografías, la policía del Capitolio parece estar haciendo señas a los manifestantes para que entren en el edificio. ¿Pero qué manifestantes y por qué? En otras fotos parecen estar bromeando con los tipos de BLM dentro del edificio.

Todo tenía el olor de una República bananera, solo que una República bananera como ninguna otra, con 330 millones de ciudadanos.

Entonces, ¿quién está detrás de todo esto?

Es difícil saberlo, aunque podríamos hacer algunas suposiciones. Pero los hechos son necesarios y ¿quién va a investigar? ¿El Departamento de Justicia? ¿El FBI? No es probable en estos días y menos aún en los próximos.

Tal vez lo haga un equipo de investigación independiente, si se encuentra la financiación.

Mientras tanto, hablando del “cuándo” de todo esto, se acaba de publicar un fascinante artículo del politólogo Claes Ryn que incluye este dato:

“En Suecia, un experto en elecciones estadounidenses publicó una serie de artículos que muestran que la victoria de Biden en los estados pendulares simplemente no podía ser explicada sin asumir un gran fraude. Como Donald Trump es aún más despreciado por los medios de comunicación en Europa que aquí, me sorprendió oír a algunos comentaristas europeos referirse a las elecciones presidenciales como si el fraude de las mismas fuera obvio para todos”.

¿Alguien que financie esa investigación?

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora editor independiente de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (Lo sé mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si es que aún no lo ha hecho) (no ficción). Encuéntrelo en Parler @rogerlsimon


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Critican a un académico chino por cuestionar el recuento de muertes por virus del PCCh en China

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS