Seis alimentos que hay que evitar a toda costa para no enfermarse

15 de Febrero de 2016 Actualizado: 16 de Febrero de 2016

Como todos sabemos, la alimentación desempeña un papel fundamental en cuanto a la salud de nuestro cuerpo. A través de la comida proporcionamos al organismo los nutrientes y la energía necesaria para trabajar en óptimo estado y prevenir el desarrollo de enfermedades.

Sin embargo, algunas comidas contienen compuestos perjudiciales que empeoran cuando se consumen en grandes cantidades. En los tiempos que corren, las alternativas “fáciles” de alimentación se han vuelto muy populares y han invadido el mercado. El problema es que muchas de estas comidas pierden todas sus propiedades y dejan de ser saludables para el cuerpo. Existen seis alimentos en particular que los expertos recomiendan evitar:

Tomates enlatados

En general hay que evitar todos los alimentos enlatados, pero los tomates componen un riesgo mayor de intoxicación si se encuentran en este envase. Esto se debe a que muchas de las comidas enlatadas contienen BPA, un químico tóxico que se relaciona con los problemas reproductivos, daños neurológicos y el incremento del riesgo de varios tipos de cánceres.

En los tomates, específicamente, el BPA se filtra de forma rápida debido al ácido de la verdura. Dos porciones de este tipo de comida al día es más que suficiente para exceder los límites seguros de exposición a esta sustancia, especialmente en niños.

Embutidos

Los embutidos o las carnes procesadas contienen sustancias que perjudican la salud, tanto a mediano como a largo plazo. Antes que nada, porque se fabrican con ejemplares criados en granjas de operaciones concentradas de alimentación de animales. Es decir, que se utilizan aquellos animales sometidos a tratamientos con hormonas de crecimiento, antibióticos y otros medicamentos perjudiciales.

Además, suelen contener un conservante llamado nitrito de sodio que, si se somete a temperaturas altas, puede convertirse en una sustancia potencialmente cancerígena. Por otro lado, estos alimentos contienen cantidades exageradas de grasas saturadas.

Brotes crudos

La alfalfa y otras raíces del estilo suelen usarse en los platos para agregar sabor. Sin embargo, en su forma cruda suelen contener bacterias dañinas que se proliferan con mucha facilidad. Para evitar una infección es mejor cocinarlas antes de agregarlas a los platos.

Huevos crudos

La ingesta de este alimento es común en deportistas, para aumentar la masa muscular, o en cantantes para mejorar la garganta. Sin embargo, el huevo crudo no ayuda con estos aspectos y, por el contrario, puede contener grandes cantidades de Salmonella, un grupo de bacterias que ocasiona graves infecciones gastrointestinales.

Margarina

Este alimento contiene grandes cantidades de grasas trans, que se asocian con enfermedades del corazón, cáncer, obesidad, deterioro óseo o enfermedades cutáneas, entre otros. Además, cuando se calienta libera radicales libres, unas moléculas tóxicas.

Pop de microondas

El pop (las palomitas de maíz) es sano cuando se hace de forma casera, pero es perjudicial cuando se compra el de microondas. En la bolsa que lo contiene, el pop tiene una sustancia llamada ácido perfluorooctanoico (PFOA) para que la grasa no se filtre, cuya acción se presenta como contaminante de la sangre.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS